domingo, 19 de julio de 2015

el ventano




el ventano


Posted: 19 Jul 2015 12:46 AM PDT




Pocos mes antes de hacer pública su abdicación, en junio de 2014, el rey Juan Carlos concedió una extensa entrevista a la productora francesa Cinétévé para un un documental biográfico sobre la figura del monarca. La cinta, en la que colaboraba Televisión Española, estaba lista para ser emitida en el primer aniversario de la abdicación, pero la cadena la tiene bloqueada. "Es un producto que no es actual. Trata de un rey que ya no es rey", alega RTVE.

TVE consideraba que la presencia en la cinta de dos socialistas, Alfonso Guerra y Alfredo Pérez Rubalcaba, debía ser compensada con testimonios de algún representante del PP. "La película es histórica, y en los momentos clave de la Transición los protagonistas fueron los socialistas. Para narrar el golpe de Estado es más lógico grabar a los políticos de aquella época que a Rajoy", contestó Miguel Courtois, director del trabajo.

A pesar de ello, la productora admitió la posibilidad de grabar a algún político destacado del PP que hubiera participado en la elaboración de la Constitución. "Pero nunca obtuvimos respuesta", asegura Courtois.

Un portavoz de TVE asegura que el documental, titulado 'Yo, Juan Carlos I', "no se puede emitir tal y como se montó. Está en la bodega y habrá que repensar el trabajo y rehacerlo porque el planteamiento es del pasado y está descontextualizado. Además, es una pieza que no es oportuna".

El director tampoco entiende el bloqueo. "Yo soy director de cine. No tengo el deber de la neutralidad", alega. La productora ejecutiva de Cinétévé, Lucie Pastor añade: "No somos periodistas. Trabajamos para un formato de historia en el que no tiene cabida la política. Esta es una obra documental. Un rey hablando sobre su reinado es algo excepcional, un testimonio audiovisual único que si se tarda en emitir puede perder su sabor".

El montaje estaba concluido para su emisión el pasado junio, coincidiendo con el primer aniversario de la abdicación de don Juan Carlos. En Francia se emitirá en horario estelar de France 3. En TVE ni siquiera la locución ha sido doblada al español, tarea que, por contrato, debe ser consultada al director del documental.


Fuente


Posted: 18 Jul 2015 10:44 PM PDT


David Pérez


Laura es monitora en los campamentos veraniegos del colegio público Vicente Aleixandre de Alcorcón, que la pasada semana recibió la visita del alcalde de la localidad, David Pérez (PP). Según denuncia esta joven, en un momento habló a solas con el regidor para pedirle una mayor limpieza de los baños pues los niños decían que olían mal. Una hora después, Laura estaba despedida.

En declaraciones a la SER, la joven explica su versión de los hechos: "El alcalde vino a ver el campamento, y le pedí hablar un minuto para pedirle que, por favor, enviasen a más personal de limpieza porque los baños olían muy mal, estaban muy sucios y mis niños se quejaban". Minutos después de la visita, Laura asegura que recibió la llamada de la empresa adjudicataria: "Laura, acabas de hacerle un espectáculo al alcalde y estás despedida".

El alcalde reconoce que estuvo hablando con la monitora, pero descarta que existiera una discusión y niega tajantemente haber solicitado su despido: "Nosotros no somos los que contratamos, será la empresa adjudicataria la que tome esta decisión, cosa que ignoro. Es cierto que hubo una monitora que se dirigió a mí, y yo la atendí. Que alguien que estuviera delante pudiera sacar alguna otra conclusión, pues puede ser".


Posted: 18 Jul 2015 11:35 PM PDT

Ilustración: Gilbert Garcin


Cuando daba clases, me gustaba mostrar a mis alumnos una secuencia memorable de la genial Queimada de Gillo Pontecorvo. En ella, el personaje que interpreta Marlon Brando, un agente al servicio del Imperio Británico y sus empresas, a propósito de la Revolución Francesa, dice que a veces 10 años pueden revelar las contradicciones de todo un siglo. Aquel movimiento que llenó las plazas españolas el 15 de mayo de 2011 señaló simbólicamente la crisis de nuestro régimen político, sus contradicciones, y marcó el inicio de una nueva Transición que sigue en marcha.

El régimen político español, que llamamos de 1978 en honor a su Constitución, es el resultado de nuestra exitosa Transición; un proceso de metamorfosis pilotado por las élites del franquismo y de la oposición democrática que hizo que España pasara de ser una dictadura a transformarse en una democracia liberal homologable.

Como señala Emmanuel Rodríguez en su último libro, las élites políticas y económicas franquistas carecían de legitimidad pero contaban con casi todo el poder. Mientras, las élites de la izquierda clandestina casi sólo contaban con legitimidad. Vázquez Montalbán, con su fina ironía, llamó a esto "correlación de debilidades".

Aquel proceso de transformación contó con momentos normativos fundamentales en lo político, como los referendos que avalaron la Ley para la Reforma Política y la propia Constitución, y también en lo económico, como los Pactos de La Moncloa que abrieron el camino a la versión española de desarrollo neoliberal. El fracaso del golpe del 23-F que consolidó el prestigio de la Monarquía, la victoria del PSOE en 1982, y la incorporación de España a la Comunidad Europea y a la OTAN terminaron de consolidar nuestra Transición.

El nuevo régimen se articuló sobre un sistema de dos grandes partidos nacionales, manejó bien la tensión catalana mediante un funcional sistema de reconocimiento mutuo entre las élites de Cataluña articuladas políticamente en torno a CIU y las españolas, y convivió con el terrorismo de ETA en un País Vasco en el que el PNV se convirtió en el partido hegemónico.

Apoyada por un desarrollo sin precedentes de la cultura audiovisual y unos medios de comunicación que se consolidaron como los principales actores ideológicos, la base social del régimen de 1978 fueron unas nuevas y autopercibidas clases medias que asociaron el futuro de España a una promesa de modernización y mejora de sus condiciones y expectativas de vida que, en cierta medida, se cumplió.

La última etapa feliz de aquel régimen, que precedió a la crisis de 2008 y que fue protagonizada por el Partido Popular, se asentó sobre un modelo de desarrollo basado en el consumo mediante el crédito, en la especulación inmobiliaria y en la división del trabajo europeo. La crisis financiera terminó por revelar los límites y peligros del modelo español y el envejecimiento de sus estructuras políticas, haciendo pagar a las clases medias y asalariadas los platos rotos.

De aquellas instituciones del régimen de 1978 parece que hoy sólo gozan de relativa buena salud las Fuerzas Armadas (más modernas en buena medida gracias a que se abrieron al mundo), la Monarquía, gracias a la sustitución de Juan Carlos por Felipe, y el PNV, que seguramente espera su momento.

El periódico en el que hoy escribo constituye quizá el más importante baluarte cultural de aquella Transición y de aquel régimen y, quizá por ello, allá por 2012 (mucho antes de Podemos), en un lucidísimo editorial titulado 'La urgencia de pactar' percibió la crisis orgánica española y llamó a los partidos del régimen (PSOE y PP) a ponerse de acuerdo entre ellos para enfrentar una situación de vulnerabilidad del sistema de partidos que podría dar al traste con su histórica estabilidad.

Pero la década de transformaciones había comenzado ya. El proyecto europeo no había dejado de debilitarse como consecuencia de la crisis (así lo reconocía el presidente del Parlamento Europeo el día que me estrené en aquella Cámara), y en España, al tiempo que el problema catalán estallaba en todo su esplendor, Podemos desafiaba al bipartidismo con una fuerza inédita.

Que a pesar de nuestra inexperiencia y de nuestros errores, a pesar de haber recibido más ataques que nadie, sigamos con las expectativas de ganar las elecciones intactas, es solo explicable por la excepcionalidad del momento. Que una fuerza política como Podemos, en la que sus órganos internos y sus candidatos son elegidos en primarias abiertas a la ciudadanía, sin listas bloqueadas, en la que nada menos que la política de alianzas se somete a referéndum, sea alternativa de gobierno, es sólo explicable por la excepcionalidad que vivimos.

La historia nunca está escrita (ignorar esto fue quizá el mayor error de algunos materialistas), y en los próximos meses va a dirimirse en España, siempre con un ojo mirando a Europa, la forma en la que se resolverá la nueva Transición en marcha. Las próximas elecciones, de hecho, no abren sólo una nueva legislatura sino quizá el inicio de un nuevo régimen político en el que muchas cosas habrán de cambiar.

La política es siempre conflicto y nos tocará jugar nuestras cartas en un contexto difícil, en el que nos enfrentamos a adversarios muy poderosos que celebran hoy el acuerdo de Grecia como una victoria temporal de la razón cínica y de la reacción frente al europeísmo social. Sin embargo, Grecia no es España. Nuestro país cuenta con mucha más fuerza como actor en Europa y con unas instituciones públicas capaces de disciplinar a nuestras oligarquías corruptas, improductivas y defraudadoras simplemente haciendo cumplir la ley.

Llevamos un año preparándonos para ganar siendo la fuerza política que representa a las clases populares y a la sociedad civil, defendiendo un proyecto de país para las mayorías sociales basado en la regeneración de las instituciones, en la justicia social y en la soberanía. Para ello estamos comprometidos con la promoción de un nuevo pacto de convivencia social y territorial que habrá de articularse mediante un proceso constituyente que no se negocie en despachos, sino mediante un gran debate social, que haga que en la nueva Transición los protagonistas fundamentales no sean las élites políticas y económicas, sino los ciudadanos.

Decía un lúcido socialista ruso que hay décadas en las que no sucede casi nada y semanas en las que las décadas se precipitan. Las semanas que nos esperan son de estas últimas. Trataremos de estar a la altura.


Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, en El País


Posted: 18 Jul 2015 09:14 AM PDT





Recordad bien: era julio
y era noche de verano.

Por las calles, asfaltadas
de golfas y de noctámbulos,
iban y venían hombres
con los trajes de trabajo,
hechas fiebre las miradas,
hechos carrera los pasos.

¿Hacia dónde tan de tarde
van los que madrugan tanto?

Recordad bien: era julio...
y era noche de verano.
Por la Corrredera Baja,
Tudescos y el Desengaño,
a la calle de La Luna,
do estaban los sindicatos,
con violencia de torrente
caminaba río humano.

¡Armas!, pedían, nerviosos.
¡Armas!, pedían airados.
¡Armas!, para sujetar
a los canallas del fascio.

Como no les daban armas,
a la lucha se lanzaron,
la mitad medio desnudos,
la mitad medio descalzos,
y al amanecer el día
comenzaron el asalto.

¡El Cuartel de la Montaña
se entregó a los Sindicatos!

Recordad bien. Era julio
y era noche de verano.

Antonio Agraz


Fuente


Posted: 18 Jul 2015 07:41 AM PDT





Dirk y Jenny viven en pareja desde hace unos años, cuando él se separó de la mujer con la que se había casado. Ahora, su vida diaria aparenta ser muy semejante a la que llevan millones de parejas que viven bajo un mismo techo, como muestran las fotos que les ha hecho Sandra Hoyn en su casa en algún rincón de Alemania.

Hoyn conoció a Dirk a través de un foro de internet especializado en búsqueda de relaciones de todo tipo entre personas adultas, y le planteó la posibilidad de mostrar al mundo cómo se pasa la vida con una 'compañera' como la suya. Unas imágenes que encierran un aluvión de mensajes (algo) inquietantes.

































Fuente


You are subscribed to email updates from el ventano
To stop receiving these emails, you may unsubscribe now.
Email delivery powered by Google
Google Inc., 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, CA 94043, United States

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada