domingo, 26 de julio de 2015

MareaVerde




MareaVerde


Posted: 24 Jul 2015 01:07 PM PDT
Para la portavoz de Educación del PP en la Asamblea de Madrid, los profesores pintamos más bien poco, porque ni nuestro nombre conoce. Le recuerdo a nuestra portavoz (que pagamos con el dinero público, de todos) que somos profesores de Dibujo  -009- y hubiera estado bien que, sabiendo el epígrafe, pudiera haber consultado la lista de vacantes concedidas esa misma mañana. Más que nada porque así estaría bien documentada, vería que el número de vacantes no llega a cubrir el número de profesores  que salen desplazados en la especialidad de Dibujo, y no diría tantos disparates en su intervención; y si no fuera por la situación dramática del profesorado y del alumnado para el próximo curso, los apelativos de la portavoz del PP en la Comunidad de Madrid podrían tener su lado gracioso y chusco.

Ayer se aprobó en la Comunidad de Madrid la Proposición No de Ley de moratoria en la aplicación de la LOMCE, presentada por PODEMOS y apoyada  por el PSOE, con la abstención de CIUDADANOS y el voto en contra del Partido Popular.

Hubo un consenso en las distintas intervenciones (PSOE, PODEMOS, CIUDADANOS) sobre la precipitación y la improvisación en la implantación de la LOMCE en el próximo curso escolar. La tardía publicación del desarrollo legislativo hace inviable una adecuada planificación del nuevo curso escolar y la incertidumbre y el caos no pueden ser el contexto adecuado…para la implantación de una nueva ley educativa que no cuenta con el beneplácito de la comunidad educativa ni de gran parte de la sociedad.

La aplicación de la LOMCE en Madrid supone un mazazo a nivel laboral que está afectando al profesorado de secundaria de todas las especialidades y es especialmente dramático para el profesorado de Dibujo de la Comunidad de Madrid, donde las plazas vacantes  se reducen por la aplicación de la LOMCE, y, como consecuencia, se ha desplazado  al profesorado con plaza definitiva, ha dejado sin destino provisional a más de un centenar de profesionales y deja en el paro al profesorado interino. Recuerdo las palabras de antecesoras como Esperanza Aguirre, que acusaba al profesorado de la pública de no haber aprobado la oposición, y vemos cómo la resultante de sus propuestas políticas expulsa de sus centros a profesorado que no sólo ha aprobado su oposición sino que cuenta una gran profesionalidad y experiencia.

Sin embargo, como ciudadana no deja de sorprenderme el espectáculo de gradas vacías en la bancada popular,  donde muchos diputados y muchas diputadas abandonaron el recinto durante el debate, incluida nuestra presidenta Cristina Cifuentes… Y, ante la magnífica intervención de Cecilia Salazar, que presentaba la propuesta de PODEMOS, detallada, argumentada, y razonada, la respuesta de la  portavoz del PP  fue una intervención plagada de imprecisiones y lugares comunes, cuyo único argumento era "hay que cumplir la ley".  LEY que se ejerce contra los ciudadanos más vulnerables, nuestros hijos y jóvenes, cuando su responsabilidad es defenderlos.

El profesorado madrileño no olvida que es el PP quien, con  su actuación interesada, favorece conciertos y cierra aulas en educación infantil, bachilleratos artísticos,…. Son sus políticas las que asfixian económicamente a la Universidad y a los centros educativos públicos y son ellos  quienes acumulan múltiples denuncias y sentencias por la vulneración de la legalidad vigente en aspectos diversos: sentencia del  Colegio del Álamo; denuncias y sentencias sobre el bilingüismo; no aportan la documentación y datos a las Juntas de Personal Docente madrileñas; no negocian con los representantes de los trabajadores; reúnen de forma esporádica la mesa sectorial de educación…

Y lo realmente esperpéntico de estos defensores de la legalidad a ultranza nos deja atónitos a un profesorado, al que se ha acusado de todo, al que se nos ha sancionado por el ejercicio de derechos fundamentales, al que solo les ha faltado aplicarnos la ley de vagos y maleantes... Y, sin embargo,  son nuestros acusadores los que ahora se sientan en el banquillo, y aquéllas que nos señalaban con el dedo tienen a responsables de confianza y a políticos de sus equipos implicados –presuntamente-  en tramas bochornosas y corruptas. Lucía Figar y Esperanza Aguirre tuvieron que salir por la puerta de atrás durante los momentos más álgidos de la movilización de la Marea Verde..., con sus índices de popularidad tocados.

Su tozudez  y su empeño en legislar contra la ciudadanía, en especial contra los más pobres y los más desamparados,  les sigue restando apoyos y popularidad. El Partido Popular en Madrid se aferra a la coletilla de "hacer cumplir la ley" –estatal-, en una carrera desenfrenada cuyo objetivo es el desmantelamiento sistemático y programado de la Educación Pública madrileña.

Tuve la ocasión de asistir a lo que me pareció un espectáculo más que bochornoso, porque es bastante lamentable que la señora portavoz del PP se refiera a nuestro trabajo como "unas clases de pintura", agrediéndonos no tanto por el concepto sino por el tono que utilizó, cuando las asignaturas que nos atañen incluyen un abanico en el mundo de la imagen, la expresión plástica para el dibujo la pintura, escultura, grabado…., las artes plásticas, fotografía, vídeo  y técnicas gráfico-plásticas, el diseño, el dibujo técnico, la comunicación audiovisual, lo que incluye el dominio y manejo, asimismo, de las nuevas tecnologías aplicadas a la imagen, el manejo y de programas informáticos…, materias que se recortan, dando un paso atrás en la presencia de las enseñanzas artísticas en la educación obligatoria, donde sólo las artes visuales, audiovisuales y la música habían entrado a formar parte del currículo, y otras siguen formando parte de asignaturas optativas en el mejor de los casos. Muchas disciplinas artísticas no están reconocidas en nuestro país como enseñanzas superiores.

Es obvio que una ley de mejora educativa no puede implantarse en un marco de recortes en la educación, sin dotación presupuestaria, memoria económica y una planificación realista para su implantación en los centros de manera que no genere este caos y la indefensión manifiesta de los múltiples afectados y afectadas, docentes, personal laboral…, y en definitiva los más indefensos: nuestr@s niñ@s y jóvenes.

En la pasada legislatura, al Partido Popular se le hinchó la boca diciendo que en las calles los de la camiseta verde no representábamos a nadie. Ahora qué, ¿tampoco el parlamento madrileño? 

Por favor, que se lo hagan ver los del Partido Popular Madrileño; rectificar es de sabios.  Y una recomendación para la portavoz del Partido Popular: al menos sería recomendable que llegase con los deberes preparados. Tiene que presentarse a los exámenes de septiembre; su nota es un suspenso.


LOLA RUIZ DURÁN
Es miembro de la Asociación de Profesores de Dibujo
y de la Comisión de Acciones de la Asamblea Marea Verde Madrid

Entrada relacionada:

El PP de Cifuentes se queda solo defendiendo la LOMCE


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada