jueves, 20 de agosto de 2015

el ventano



el ventano


Posted: 19 Aug 2015 11:35 PM PDT






"Grita Carolina Marín contra el dominio asiático. Coléricos '¡Vamos!' describen su juego, su personalidad, su éxito. ¡Dios, qué carácter! Hoy es su virtud, pero tiempo atrás tanta furia amenazó su carrera. En un entrenamiento invernal, la ambición le dominó y vino su entrenador de toda la vida, Fernando Rivas, a bajarle los humos. 'Me preguntó serio qué quería ser en la vida y yo sólo pude darme la vuelta y ponerme a llorar', explica".

Así comienza un reportaje que intenta retratar a la recientemente ganadora del campeonato del Mundo de Bádminton, la española Carolina Marín. Lo más curioso sería conocer los criterios por los que el periodista eligió el titular, que apenas tiene algo que ver con el contenido del artículo. Quizá eso que se llama 'micromachismo' se impuso a la hora de elegir.



Posted: 19 Aug 2015 10:28 PM PDT

Imagen tomada desde el exterior del parque


El popular artista urbano Banksy está preparando un misterioso espectáculo llamado 'Dismaland', a modo de versión satírica y algo siniestra del parque temático Disneyland, en un área abandonada en Somerset, en la costa del oeste de Inglaterra, y que podría inaugurarse este próximo fin de semana, según publica la prensa británica.

Un castillo, un molino de viento y un caballo de metal son algunas de las estructuras que se han podido ver desde el exterior del lugar elegido por el grafitero más popular del mundo cuya identidad sigue manteniendo en secreto y del que solo se conoce que nació en la ciudad británica de Bristol.

Banksy llevaba tiempo con la intención de trolear a la productora norteamericana Disley, sobre la que ha realizado algunos montajes críticos como expresión del consumismo y del gran sueño americano, además del tratamiento que la firma da a los animales en sus películas.

El artista británico ha dejado sus obras en las paredes de edificios de diversas ciudades de todo el mundo, así como en lugares representativos de las acciones polémicas de los gobiernos, como el muro de Gaza levantado por Israel.


Banksy anunció hace tres años este grafiti su intención de levantar 'Dismaland'



Posted: 19 Aug 2015 09:08 PM PDT




Andre Bachman conducía por una senda rural en la provincia canadiense de Alberta, cuando se encontró con un ganso. El hombre se quedó sorprendido por la extraña querencia del ave hacia él o hacia su coche y por lo alejado que se encontraba de un río o lago.

Andre sospechó que el pájaro se hallaba perdido en medio medio del bosque y decidió conducirlo hacia el cercano lago de Shiningbank, como si fuera una 'mamá gansa' cualquiera que guía a su retoño hacia un lugar seguro. Cuando ambos llegaron al lago, el ganso se metió al agua y dejó de seguir a su guía motorizado.






Fuente


Posted: 19 Aug 2015 04:43 PM PDT

No se descartan un cuarto error por parte de los organizadores del festival hasta su celebración en Benicàssim este sábado 22... Hasta entonces puede pasar de todo (Toni Martínez)




El festival de música Rototom Sunsplash ha podido dilapidar su prestigio ganado a pulso en sus 22 años de vida (cinco de ellos en Benicàssim) por una serie de decisiones que, una tras otra, han confundido a su público. El origen de toda la polémica está en la actuación del cantante estadounidense Matisyahu al que grupos de apoyo al pueblo palestino acusan de estar en contra de los derechos humanos.

La falta de firmeza del festival y la permeabilidad a las presiones exteriores se ha hecho evidente al cancelar la actuación de Matisyahu atendiendo a las demandas de la campaña del Boicot Desinversiones y Sanciones para Israel (BDS) que propugna el boicot a Israel. Posteriormente, ha sucumbido a las del lobby sionista y ha vuelto a incorporar al cantante a su programación.  Los organizadores han tomado, como mínimo, tres decisiones erróneas.

La primera, y más obvia, es la de invitar a un cantante sin conocer quién es y cuál ha sido su trayectoria. Si hubiesen investigado, sabrían que justificaba el ataque a la flotilla Rumbo a Gaza que en 2010 se saldó con diez muertos, que ha actuado en repetida ocasiones para el ejército israelí o sus simpatías por AIPAC, el lobby judío que en EEUU apoya los ataques a la población civil en Gaza y la creación de nuevos asentamientos en ese territorio. Tampoco, seguramente, han escuchado letras de canciones como Height, en la que el artista canta: "Vengo con una conciencia como mi espada", "yo mataré a todos ellos, asesinos locos" o "estoy dejando caer bombas sobre vuestras madres hasta que os rindáis". Frases estas que poco o nada tienen que ver con la defensa de la paz y el encuentro que siempre ha propugnado el festival.

El segundo error fue cancelar el concierto. No lo fue tanto por la decisión en sí sino, tal y como explica en su comunicado de este miércoles, por la causa: "El Rototom Sunsplash reconoce su equivocación, fruto del boicot y de la campaña de presiones, amenazas y coacciones promovidas por BDS País Valencià al considerar que podían alterar gravemente el normal funcionamiento del festival, lo que impidió gestionar la situación con lucidez". Es decir, echa la culpa a otros, en este caso a BDS. Pero el festival toma esta decisión tras, según asegura en su nota, comprobar "la indisponibilidad [sic] del artista a la hora de pronunciarse claramente contra la guerra y sobre el derecho del pueblo palestino a tener su propio Estado". ¿Qué ha cambiado desde entonces? Poco, o nada.

La tercera decisión, la de hoy miércoles, contribuye a crear más confusión. El Rototom Sunsplash vuelve a programar el concierto de Matisyahu en lo que, desde la campaña por el boicot a Israel, "vinculan" a "la presión del lobby sionista". Desde que el pasado sábado noche anunciaran la cancelación de la actuación una serie de sucesos crearon el caldo de cultivo para esta decisión: el periódico El País llevó el caso a portada, publicó un editorial, e incluso implicó al Gobierno valenciano en la decisión del festival contribuyendo a aumentar la confusión. También se pronunciaron al respecto la embajada de Israel en España, que acusó al festival de "racismo", el Partido Popular, PSOE, Podemos, el Ministerio de Asuntos Exteriores. Manos Limpias, anunciaba una denuncia en los tribunales.

Finamente, el festival ha decidido claudicar sin saber qué peso va a tener esa decisión en el futuro. Toda una encendida defensa de la "libertad de expresión" que se echa de menos en otras actuaciones de músicos más cercanos como Sociedad Alkohólika o Los chikos del maíz. De ellos, ni palabra.

Pero el caso Matisyahu no ha terminado todavía. No se descarta un cuarto error del festival en las próximas horas o días, quizás denunciando públicamente el acoso del lobby sionista y de algunos medios de comunicación para recuperar el concierto. Quedan muchas horas hasta el 22 de agosto, fecha prevista para su actuación y hasta entonces puede pasar de todo.


Toni Martínez, en La Marea


Posted: 19 Aug 2015 03:04 PM PDT


Foto: Ray Loriga



Los negocios cierran, hacen la maleta, y se van a algún lugar desconocido, tal vez en viaje de placer, o en busca de clientes más fieles, con los que empezar de cero. En su lugar vienen otros negocios nuevos, procurando también un cero tranquilo. Y así siempre. La existencia es una sucesión de negocios fracasados, salpicada por algún que otro éxito, aunque solo sea por cambiar de postura y que no se le duerman las piernas. Mucho me temo, de hecho, que el movimiento natural de todo establecimiento tiende hacia su cierre, antes o después.

En paralelo a la vida comercial que se establece a tu alrededor, tú creces, trabajas, tienes un par de hijos, incluso dejas de tener dos o tres hijos más, entierras a tus familiares, tus otros familiares te entierran a ti, escribes una buena novela, aunque no sea en este orden. Cada etapa de tu vida puede relacionarse con un negocio, una canción, un mundial de fútbol, o un automóvil. Cuánta gente podría escribir su biografía, que no recuerda, a partir de las evocaciones que le explotan por dentro al mencionar su Renault 11 Turbo. De mi etapa universitaria yo tengo una imagen indeleble del hipermercado Simago, en Santiago, al que acudía a robar novelas de Ray Loriga y pilas para el walkman.

De mi etapa universitaria yo tengo una imagen indeleble del hipermercado Simago, en Santiago, al que acudía a robar novelas de Ray Loriga y pilas para el walkman
De mis actuales días en Ourense, recordaré siempre un negocio al que nunca he entrado, ante el que me quedo mirando cada vez que paso por delante. Es una tienda de filatelia, minerales y numismática, en la que nunca entran clientes. Lleva ahí toda la vida. Es decir, toda mi vida, y probablemente vidas anteriores a la mía. Tal vez el secreto de esa longevidad sea la ausencia de compradores capaces de labrarle a un negocio una malísima reputación. Si hay un local al que no puedo entrar es a un local abarrotado de gente. Lo considero una malísima señal. En cambio, este, me fascina. Hago verdaderos esfuerzos para no entrar. Me conformo con mirar desde el escaparate. ¿Y si un día entro a comprar una calcopirita, pongamos, y lo echo a la ruina?

Hace tres años vi morir una librería en directo, a episodios breves y lentos, como una de esas telenovelas que nunca se acaban, o que más bien están toda la vida acabándose, y al final no se acaban. Fue una agonía lenta y marcó mi estancia en Madrid. Al principio parecía tener solo un catarro, por así decir. Qué negocio, o persona, no atraviesa un bache. Buscabas un libro en concreto, de un autor no demasiado conocido, y no lo tenían. No supe ver en aquello un síntoma de cáncer. Si volvías una semana después, y preguntabas por el mismo título, te decían que aún no había llegado. Al final buscabas el volumen dichoso en otra librería.

Pasaba el tiempo y empecé a descubrir calvas en las estanterías. ¿Era posible que se le estuviesen cayendo los libros, igual que si fuesen pelos? No quería ver la realidad, y me decía que, en efecto, debía tratarse de eso. Sin embargo, enseguida comenzó a atender el local una sola persona, cuando antes lo hacían tres. Había que esperar unos minutos para que te cobrase, porque en ese momento podía estar asesorando a alguien, o atendiendo a un proveedor por teléfono, o simplemente cagando. Los clientes éramos casi de la familia, aunque yo nunca supe su nombre, y no se nos hubiese pasado por la cabeza irnos sin pagar.

La siguiente constatación brutal fue la aparición de moscas muertas en el escaparate. Nadie las retiraba. Ni siquiera otros insectos. Al poco, dejó de haber cambio para los billetes de cincuenta euros. ''¿No tienes nada más pequeño?'', te preguntaba el librero. Tú negabas con la cabeza, y él te decía ''pues ya me pagarás mañana''. Y uno de esos 'mañana' simplemente no abrió. Los cadáveres de las moscas fueron en aumento, y sobre los libros que aún quedaban se fue depositando el polvo. Al poco, yo me cambié de ciudad. Me despidieron del trabajo, en realidad, pero me gusta pensar que me fui porque no podía resistir la visión de la librería muerta.


Juan Tallón, en El Progreso


Posted: 19 Aug 2015 12:54 PM PDT

































Posted: 19 Aug 2015 02:24 AM PDT


Una de las personas muertas en los encierros de este verano



El Partido Popular tiene una fijación enfermiza con todo lo que tenga que ver con el mundo de los toros, a los que dedica toda clase de ayudas y subvenciones con el objetivo de detener su irremediable caída. El ejemplo más sonado se ha dado en la Comunidad Valenciana, donde el PP ha inundado pueblos y ciudades con encierros y festejos taurinos, aunque en muchos de ellos nunca antes se habían celebrado.

Esta afición del PP por los toros se tradujo en un notable incremento de los festejos taurinos en 2014 respecto al año anterior. Así, de los 13.815 eventos de este tipo celebrados en 2013 se pasó a los 15.848 en 2014, con un aumento de 2.033 festejos, según datos del Ministerio de Cultura.

De estos 2.033 actos, el 88% tuvo lugar en la Comunidad Valenciana, gracias al respaldo económico que el PP dio a los bous al carrer desde las administraciones que gobernaba, unos eventos que logró incorporar en los programas de fiestas de localidades en las que nunca antes se habían celebrado.

Además del Gobierno autonómico, que se volcó en ayudar a las 650 peñas taurinas de la comunidad, las diputaciones provinciales destinaron decenas de miles de euros a subvencionar festejos taurinos al amparo de la Ley de Señas de Identidad, que impulsó el Ejecutivo de Alberto Fabra en la recta final de la legislatura.

Ante la posibilidad de perder las elecciones, el Ejecutivo de Alberto Fabra calificó los bous al carrer como Bien de Interés Cultural, con las ventajas fiscales en impuestos como el IVA y el IRPF, para elevarlo después a 'Seña de identidad' mediante una ley que el nuevo Gobierno quiere derogar.

En lo que va de verano han muerto una decena de personas en encierros de toros o vaquillas celebradas en España, a pesar de las medidas de seguridad que exige la legislación.


Fuente


You are subscribed to email updates from el ventano
To stop receiving these emails, you may unsubscribe now.
Email delivery powered by Google
Google Inc., 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, CA 94043, United States

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada