jueves, 13 de agosto de 2015

¡Lo logramos! La Gran Barrera de Coral, a salvo ­čÉč ✌





Ay├║danos a seguir protegiendo ecosistemas claves para el planeta
Greenpeace
Este correo es seguro. Puedes activar la visualización de imágenes de tu correo electrónico.
¡Lo logramos! La Gran Barrera de Coral, a salvo ­čÉč ✌

Este correo es seguro.
Ay├║danos a seguir protegiendo el planeta

No aceptamos dinero de gobiernos y empresas para no comprometer nuestra independencia. Por eso dependemos de personas como t├║ para poder seguir defendiendo el planeta.

Act├║a!
Hay proyectos que son una mala idea. Por ejemplo, abrir una nueva mina de carb├│n, ese combustible del s. XIX, en lugar de apostar por renovables. Si adem├ís la mina tiene un impacto ambiental sobre el medio marino, es a├║n peor. Y si el lugar marino donde impacta es uno de los ecosistemas de arrecifes de coral m├ís importantes del mundo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, entonces ya es una idea p├ęsima.
Ese es el caso de la mina Carmichael, a cargo de la empresa Adani, en la costa noreste de Australia. El proyecto incluye el dragado del fondo marino de la Gran Barrera de Coral para poder expandir las instalaciones portuarias del cercano puerto de Abbot. Adem├ís, la propia actividad de la mina generar├şa un tr├ínsito mayor de buques, aumentando el riesgo de accidentes y vertidos en un ecosistema de gran valor que se encuentra ya de por s├ş en una situaci├│n delicada: el 50% del coral ha desaparecido en los ├║ltimos 30 a├▒os y el cambio clim├ítico es uno de los principales causantes.
A todas luces, la mina Carmichael y la Gran Barrera de Coral son incompatibles. El gris y negro del carb├│n, los buques y los vertidos son incompatibles con el color vibrante de los arrecifes y las especies que los habitan. Es la barrera de coral m├ís grande del mundo, hogar de 400 tipos de corales, 1.500 especies de peces y de animales tan especiales como el dugong, un peculiar mam├şfero marino, o la tortuga verde, ambos amenazados. Es una joya de la naturaleza y un icono mundial que hay que proteger.
Pero, por fortuna, lo hemos logrado parar. A pesar del apoyo del Ministerio de Medio Ambiente australiano al proyecto, la raz├│n y la l├│gica han tenido m├ís peso esta vez que los intereses de la industria. La movilizaci├│n popular contra el proyecto de gente an├│nima dentro y fuera de Australia y de varias ONG, entre ellas Greenpeace, ha sido masiva. Once grandes bancos se han ido retirando del proyecto al considerarlo una mala inversi├│n. El ├║ltimo varapalo lleg├│ hace pocos d├şas cuando el Tribunal Federal de Australia revoc├│ el permiso para el proyecto.
As├ş, con el no de los bancos, del Tribunal Federal y el de la ciudadan├şa, la Gran Barrera respira con alivio. Solo queda que el Ministerio no inicie de nuevo los tr├ímites del permiso para dar jaque mate definitivo a un proyecto sin sentido. Si lo hace, all├ş estaremos para pararlo de nuevo. Con tu apoyo, claro.
Act├║a!
supporter

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada