sábado, 26 de septiembre de 2015

Iniciativa Debate Público





Iniciativa Debate Público


Posted: 25 Sep 2015 06:01 AM PDT
"He descubierto esta mañana que vuelvo a sentir, en algún sentido, ese miedo al pellizco de monja por no ser lo suficientemente feminista"

Clara Grima | El Diario | 23/09/2015
Haber nacido en un pueblo de la Andalucía profunda a comienzo de los 70 tiene muchísimas ventajas y algún pequeño inconveniente; por ejemplo, el haber recibido una educación con marcado carácter religioso. En mi caso y en el de mis hermanos más por inercia que por otra cosa puesto que mis padres ni eran muy creyentes ni muy practicantes: tenían seis hijos y mucho que trabajar.
Pero sí, me criaron en la fe católica y en el miedo que esta nos imponía: miedo a hacer algo mal que te condenara al más crudo de los infiernos. Es la baza con la que cuenta esta gente para conseguir tantos seguidores. Así que sufrí, como muchos de ustedes quizás, los terribles pellizcos de monja, esos que, con la más sádica de las sonrisas, te daban estas señoras mientras te retorcían la piel del brazo para avisarte de que estabas pecando.
En mi colegio, público, no había monjas de hábito pero sí eficientes guardianas de la moralidad con grandes crucifijos sobres sus vírgenes pechos. Como aquella cuyo nombre no quiero recordar, que me soltó su pellizco de monja por ir, con once años, con un vestido de tirantes a clase un día de verano sevillano mientras se asombraba de que no me diera vergüenza mostrar mis hombros gorditos y redonditos provocando con ello la lujuria de mis compañeros. Todos de mi edad, por cierto.
La misma que me llevó a la dirección para gritarme que había perdido el respeto de todos mis compañeros por haberme manchado mi pantalón amarillo y la silla de sangre en una de mis primeras menstruaciones. Yo vivía con miedo. Miedo a pecar, a que se me moviese la puta compresa que era enorme por aquella época. Miedo a que, como me contó un catequista que me preparaba para la confirmación cuando empezaba a dudar del chiringuito y le dije que eso del infierno con fuego era un rollo, el infierno fuese pasar a otra dimensión para descubrir que tu familia se olvidaba de ti y tus mejores amigas se reían de ti contándole a todo el mundo tus secretos. Tenía doce años. Y mucho miedo. Afortunadamente, cuando tenía dieciséis años uno de los mejores profesores que he tenido, Antonio Hurtado, planteó un par de preguntas acertadas sobre eso de la fe en la clase de filosofía y abrí los ojos. Y me liberé del miedo. Del miedo al pecado y a los pellizcos de monja.

¿Por qué les cuento hoy todo esto? No espero frases que me sirvan de terapia, gracias, está más que superado. Ay, ojalá me importase ahora algo de eso… Se lo cuento porque he descubierto esta mañana que vuelvo a sentir, en algún sentido, ese miedo al pellizco de monja por no ser lo suficientemente feminista. Porque siento que en internet, en general, y en las redes sociales, en particular, existe una congregación de 'monjas' que se dedican a pontificar sobre qué es y qué no es lo que debemos hacer las mujeres para no caer en el infierno del machismo. Sí, como un valenciano frente a alguien que cocina una paella (es un chiste para desdramatizar, no tengo nada en contra de los valencianos. Yo tengo amigos valencianos).

¿Cómo sentarnos en el metro?

No es solo una, son muchas, pero en los últimos tiempos, al menos en mi entorno de redes sociales, la que se gana el puesto de madre superiora del convento es una a la que yo llamo Sor Feminismo. Si no saben quién es tampoco se pierden nada, créanme. Pues bien, los pellizcos y el paternalismo de esta hermana y sus acólitas  consiguen, a veces, que muchas personas midan sus palabras y sus hechos hasta lo absurdo por no ser tachadas de machistas. Todos los hombres son, según su misal, violentos maltratadores en potencia. Coño, si es que pretenden hasta enseñarnos a sentarnos en el metro como nos enseñaban a sentarnos en misa.

A veces, muchas, pienso que, en realidad, tras este personaje se esconde el más recalcitrante de los machistas y que lo que se propone es, en realidad, dinamitar desde dentro el más que necesario movimiento en pro de la igualdad. O, es la otra opción, ha encontrado un filón y se está forrando escribiendo panfletos 'feministas'. Esta última es bastante creíble.

A ver, que hay aún mucho machismo en la sociedad es más que evidente. Que hay que fomentar campañas y cambios de hábitos para ir convergiendo a la igualdad entre sexos también. Y legislar consecuentemente para acelerar el proceso, claro. Que necesitamos urgentemente la implicación de las administraciones para conseguir la conciliación laboral y poder ser madres sin que nos castiguen profesionalmente por ello está más que claro. Que hay que eliminar el sexismo de las televisiones y de los catálogos de juguetes también. Que nos queda mucho trabajo (y se destina poco dinero) para erradicar el cáncer de la violencia de género lo sabemos todos. Y así, existe una lista casi infinita de reivindicaciones que son necesarias para que no exista la brecha de género.
Somos muchos los que estamos tratando de aportar nuestro granito de arena en esta lucha, sin pontificar, sin atacar a los hombres en conjunto, sin dar pellizcos de monja a los que no piensan como nosotros. Porque no creo que este sea el camino, en serio. Ver machismo en cualquier gesto nimio de la sociedad me recuerda mucho aquel cuento de Pedro y el lobo. Es así. Los indecisos terminan por cansarse de estas pataletas (y de que los metan a todos en el mismo saco) y se vuelven a lo suyo; no estarán cuando llegue algún lobo.

Mi amiga Mamen se enfada conmigo cuando le digo que yo no soy feminista porque no puedo odiar a los hombres, porque hay muchos hombres importantes en mi vida, porque me gusta que un compañero me invite a café, porque algunos piropos en la calle me hacen sonreír y andar a saltitos, porque no quiero pasar por delante de un colega con más méritos que yo solo por ser mujer, porque, cuando les doy un beso de buenas noches, no puedo ni quiero pensar que alguno de mis dos hijos, varones los dos, pueda llegar a ser una copa de champán envenenada. Ella siempre me responde lo mismo: "Clarita, lo de esa gente no es feminismo". Y tiene toda la razón.
La entrada Sor Feminismo aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 25 Sep 2015 05:24 AM PDT

J. L. Obrador | 20 minutos | 25/09/2015
El Gobierno valenciano tiene "todo preparado" para transportar a 1.100 refugiados sirios desde la isla griega de Lesbos hasta Valencia pese al bloqueo del Ejecutivo central. Así lo ha afirmado a 20minutos el presidente de la Generalitat, el socialista Ximo Puig, quien se muestra sorprendido por la reacción del Gobierno que preside Mariano Rajoy ante una iniciativa "solidaria" de los valencianos frente al drama de los desplazados.
Puig anunció la semana, junto a la vicepresidenta del Consell y responsable del área social, Mònica Oltra, la cesión por parte de la empresa valenciana Baleària de un barco para evacuar refugiados hacia la Comunitat Valenciana, donde diferentes instituciones, como la propia Generalitat y el Ayuntamiento de Valencia, han puesto en marcha dispositivos de acogida para estas personas.
El operativo del Gobierno valenciano está, según fuentes de la Conselleria de Transparencia, Responsabilidad Social, Participación y Cooperación, dividido en dos grandes vertientes. Una primera se refiere a la asistencia a los refugiados cuando lleguen a la Comunitat Valenciana, tanto en el ámbito sanitario, social como educativo (con traductores). La llegada del barco aceleraría la atención a estas personas, aseguran desde este departamento. Por otra parte, el Consell ha creado un fondo dotado con cerca de 500.000 euros para intentar paliar esta problemática. La mayor parte de este dinero, en concreto 350.000 euros, irá destinada a 15 ONG valencianas que trabajan sobre el terreno, por ejemplo en campos de refugiados de zonas limítrofes.
La idea pasa por establecer un corredor humanitario en el Mediterráneo para acelerar el desplazamiento de los refugiados y evitar tener que atravesar el centro de Europa. Sin embargo, la vicepresidenta del Gobierno central, Soraya Sáenz de Santamaría, congeló la iniciativa el pasado viernes al expresar su "agradecimiento" al mismo tiempo que aludía a que se trata de un problema de ámbito europeo.
"Se agradecen las muestras de solidaridad de instituciones y de empresas privadas, pero este es un procedimiento europeo y se establecen mecanismos que tenemos que respetar y la garantía de que lo hagamos bien". Al mismo tiempo, señaló que el Ministerio de Empleo ha estado en contacto con las comunidades autónomas y con diversas ONG para acordar "un procedimiento común", explicó la vicepresidenta.
En esta misma línea, el delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Moragues, instó este miércoles a que nadie "vaya por libre" ni intente "adelantarse" en el acogimiento de refugiados, en alusión a la iniciativa del Consell de Puig. El jefe del Consell replicó que la Generalitat "no irá por libre", y reiteró su petición para que Rajoy retire la "prohibición absurda" a la solidaridad de los ciudadanos.

Capacidad para 1.200 personas

Baleària puso a disposición del Gobierno valenciano el buque Martín i Soler, que puede estar disponible para partir hacia Lesbos a principios de noviembre. Se trata de un barco de 165 metros de eslora y una capacidad para 1.200 personas y 105 vehículos.
"Mientras la UE se pone de acuerdo, no podemos seguir discutiendo mientras la gente se ahoga intentando pasar de Turquía a Grecia", ha señalado Oltra, que ha asegurado que "los valencianos estamos hartos de ver noticias de personas que se ahogan en el mar huyendo de la guerra y por eso hemos de actuar con rapidez", afirmó la vicepresidenta valenciana, Mònica Oltra. Para Ximo Puig, esta iniciativa muestra "lo que de verdad queremos ser: el paradigma de la justicia social, la cooperación, la libertad, la cultura y la creatividad".
La entrada El Gobierno de Rajoy impide a la Generalitat Valenciana evacuar por mar a 1.100 refugiados sirios aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 25 Sep 2015 03:18 AM PDT

Redacción/Rokambol/25.09.15
El asesor filosófico del presidente podría estar muerto.
La grabación del diálogo entre Mariano Rajoy y su director de campaña durante uno de los ensayos previos a la participación del presidente ante las cámaras de televisión pone en aprietos a todo el equipo de imagen del Partido Popular.
Este diario ha tenido acceso a una parte de esa conversación, la más barata, pues la grabación completa costaba cuarenta y cinco euros en el mercado negro.
Transcribimos únicamente el diálogo y omitimos una serie de sonidos, como llantos, balbuceos, golpes secos y otros ruidos propios de la selva de Costa Rica que únicamente aportarían más confusión, terror y lástima al documento.
Director de Campaña: No pasa nada, señor Presidente, vamos a repetirlo de nuevo hasta que nos salga bien. ¿De acuerdo?
Mariano Rajoy: Venga.
DC: ¿Está listo?
MR: Estoy listo.
DC: Muy bien. Vamos a la frase retórica. La que habla del Tratado de la Unión Europea. Desde el principio.
MR: Venga.
DC: Adelante, pues.
MR: Un vaso es un tenedor.
DC: Bien. esto va muy bien, señor Presidente. De todos modos, vamos a repetirlo otra vez porque primero tiene que hablar de los platos. Y recuerde lo que le dije la semana pasada acerca de los tenedores. Nada de tenedores. ¿De acuerdo?
MR: De acuerdo.
DC: Adelante, señor Presidente. Vamos con la primera parte de la frase.
MR: Un plato es un vaso.
DC: Perdone, señor Presidente, está mezclando la segunda parte de la frase con la primera parte, que también deberemos ensayar, por cierto.
MR: ¿Un plato no es un vaso?
DC: Según el Tratado de la Unión, no.
MR: Creo que estamos manejando demasiados elementos. No me gustaría que me acorralasen en una disquisición.
DC: No se preocupe. Lo va a hacer muy bien. Vamos a la primera parte de la frase, por favor. El plato.
MR: Un plato no es un plato.
DC: ¿Que ha dicho, señor Presidente?
MR: Me he vuelto a equivocar, ¿verdad?
DC: No, no, quizá he sido yo, que no he estado atento. ¿Ha dicho usted que un plato no es un plato o que sí lo es?
MR: La verdad, ya no lo recuerdo. A veces creo que sí y a veces creo que no.
DC: Bien. Si le parece vamos a dejar descansar la primera parte de la frase y ensayamos la segunda. Los vasos. ¿Correcto?
MR: Venga.
DC: Pues adelante.
MR: Un vaso es un plato.
DC: Señor Presidente,…
MR: Perdón. Un vaso parece un plato. No, ya lo tengo: Todos los vasos quieren ser platos. Tampoco. Ahora sí: Ningún plato quiere ser vaso.
DC: Señor Presidente, vamos a aparcar de momento este tema y ensayemos la pregunta de fuga. Ya sabe, la que debe emplear para zafarse de un argumento sólido. ¿La recuerda?
MR: Claro que sí.
DC: Venga.
MR: ¿Y Europa?
DC: Perfecto.
MR: Era Asia, ¿verdad? Me he vuelto a equivocar. Perdón. ¿Y Asia?
(El resto de la grabación no está disponible por el momento)   Más en Rokambol
La entrada Filtran una "misteriosa" grabación de Rajoy ensayando con su director de campaña aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 25 Sep 2015 03:09 AM PDT
Se acumulan en los últimos años los casos de grandes empresas que hacen trampas buscando el máximo beneficio.

Isaac Rosa | El Diario | 24/09/2015
Tranquilos, el fraude de Volkswagen es una excepción, no es la norma. Que nadie corra a sospechar de la industria automovilística, ni de las empresas alemanas, ni de las multinacionales en general. Ni por supuesto del capitalismo globalizado versión 2.1. Es la excepción, no la norma.
La norma es que las empresas respetan la ley, no engañan, no defraudan. Y cuanto más grande la empresa, más respeto, menos engaño. La mayoría de multinacionales asume su "responsabilidad social corporativa", y muestra su compromiso con la sociedad, el medio ambiente o la infancia mediante generosas donaciones y proyectos. La propia Volkswagen lo hace.
La norma es que el capitalismo respeta leyes y regulaciones, aunque poca falta hacen, ya que podría regularse solo, mediante la mano invisible del mercado. La norma es que la búsqueda del máximo beneficio a toda costa no necesariamente exige hacer trampas.
Ya sé, ya sé: abundan los ejemplos en contra de esta idea. Uno echa la vista atrás, solo a los últimos años, y encuentra infinidad de casos. Empresas que, como Volkswagen, hacen trampas, trucan productos, esquivan controles. Empresas que tienen doble contabilidad, hacen ingeniería fiscal, defraudan impuestos, evaden capitales, recurren a testaferros, tapaderas y paraísos. Empresas que estafan a sus clientes, a sus empleados, a sus compatriotas, a sus propios accionistas. Empresas que explotan a sus trabajadores, que cierran y dejan sin pagar nóminas atrasadas e indemnizaciones. Empresas que practican dumping laboral en países pobres, hasta con niños. Empresas que pagan sobornos, comisiones, tresporcientos; empresas que financian partidos y campañas electorales bajo cuerda, que untan a funcionarios, compran legisladores y jueces. Empresas que contaminan, destruyen recursos naturales e incluso lo hacen vestidas de verde. Empresas que manipulan mercados, pactan precios, se conchaban con sus competidores para crear oligopolios. Empresas que venden mierda, productos financieros tóxicos; empresas que alimentan burbujas, manipulan índices, suben y bajan artificialmente la Bolsa, se compinchan con auditores y calificadores. Empresas que al caer arrastran países, provocan rescates públicos, dejan ruina a su paso. Empresas que espían y roban a otras empresas. Por haber, hay hasta empresas que colaboran con dictadores, financian golpes de estado, pagan a sicarios contra sindicalistas o actúan como la mafia. O son la mafia.
Suena abrumador, pero háganme caso: son todo excepciones. No son la norma. No podemos pensar mal de las multinacionales solo porque se acumulen las informaciones negativas, de la misma forma que no podemos pensar mal del gran empresariado español solo porque el ex presidente de su patronal esté en la cárcel.
Yo mantengo intacta mi confianza en el sistema económico. Estoy seguro de que se pueden ganar 13.000 millones anuales de beneficio (los de Volkswagen el año pasado) sin romper nada, cumpliendo la ley, sin trampas. No creo que, como decía Balzac, detrás de toda gran fortuna hay un crimen.
Me niego a creer, como sostiene César Rendueles en Capitalismo canalla, que el capitalismo sea malo ya de nacimiento. Cuenta Rendueles que "el mercado generalizado es de origen canalla", y no es una forma de hablar, es literal: los primeros mercaderes de la modernidad eran auténticos granujas. De acuerdo, puede ser. Pero no pensemos que tres siglos después el capitalismo sigue en manos de canallas, solo porque el presidente del mayor fabricante mundial de coches y máximo representante de una de las mayores potencias industriales sea un canalla.
OPINIÓN | Volkswagen es una excepción, el capitalismo no es así (nos dicen) http://t.co/SKcxEza5GR Por @_isaacrosa pic.twitter.com/4dQ1Ywz3NI
eldiario.es (@eldiarioes) September 25, 2015
La entrada Volkswagen es una excepción, el capitalismo no es así aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 25 Sep 2015 01:46 AM PDT
  • ¿Qué hace especial la independencia de Cataluña respecto a las tentativas de Escocia y Quebec?
  • ¿Por qué España jamás permitirá un referéndum de independencia vinculante?
  • ¿Por qué la independencia de Cataluña sería un terremoto de alcance mundial?
Jordi Noguer | Golden.cat / Colaboraciones | 22/09/2015
El término nación tiene dos acepciones oficiales, más una mía, que sería: "Aquella comunidad de personas que son solidarias entre ellas, de buen grado". Pero ahora toca ceñirse a las definiciones históricas.
Por un lado, 'nación' significa lugar donde se nace, y su uso es tan antiguo, que ya se usaba en la época de los romanos para distinguir los provincianos respecto a los romanos nativos.
Esta acepción de 'nación' evolucionó en el tiempo, hasta acabar refiriéndose también al territorio con unas costumbres culturales, una lengua y unos rasgos característicos, diferentes de los de los territorios colindantes. Sería, pues, la visión folclórica del término 'nación'. A veces, para distinguirla de la otra acepción histórica de la palabra, para referirse a este concepto de 'nación', se usan los eufemismos 'realidad nacional' o 'nacionalidad'.
Así, cuando escuchamos a los políticos hablar de 'nación de naciones', o de 'estado plurinacional', o bien oímos decir que Andalucía es una nación, no debemos rasgasnos las vestiduras. Simplemente, se están refiriendo a la 'nación' según la visión folclórica del término.
A partir de finales del siglo XVIII, pero, una nueva concepción del término 'nación' emergió. La nación pasaba a ser un territorio delimitado, con el destino divino de constituir una Unión Perpetua indisoluble, por los siglos de los siglos. Y porque así fuera, en este territorio serían de aplicación unas leyes casi-sagradas. Con esto, se establecía el concepto de 'nación jurídica con Unión Perpetua'.
De alguna manera, se permutaba el vínculo férreo que había habido hasta el momento a través el absolutismo de los reyes de la época, por un vínculo férreo de nuevo cuño, logrado a través de leyes pétreas aplicadas a los naturales de un territorio, de forma que nada ni nadie pudiera alterar dicho vínculo, bajo ningún concepto. No hacía falta que la población de los territorios fuera culturalmente homogénea, porque los derechos y deberes pasaban a ser exactamente iguales para todo el mundo. Al fin y al cabo, se estaba rompiendo con el absolutismo que abogaba justamente por la superioridad ante la ley de unos hombres respecto de los otros, ¿verdad? De aquí el "Liberté, égalité et fraternité" francés.
Al margen, y como colofón de la conformación de la nación, era pertinente redactar una Constitución que pusiera por escrito todos estos principios inamovibles. No se trataría de una Constitución al estilo medieval, a guisa de pacto entre estamentos, sino que se tomaría el sentido literal de la palabra, esto es, se plasmarían los términos de la constitución de la nación en un escrito casi-sagrado.
Mucha gente piensa que esta manera de entender la nación proviene de la revolución francesa, pero, verdaderamente, donde primero se puso en práctica, fue en la independencia de los Estados Unidos de América respecto del reino inglés.
Concretamente, la declaración de la independencia de los USA fue en 1776, doce años antes de la revolución francesa, que fue en 1789.
En cuanto a la Constitución, la estadunidense fue redactada en 1787, mientras que, en el caso de la francesa, lo fue el 1791, cuatro años más tarde, pues.
Este decalaje en el tiempo es importante, porque el tercer país que tomó estas ideas de nación como Unión Perpetua, soportada sobre una Constitución concebida como un escrito casi-sagrado, fue precisamente España, en 1812.
Así pues, la Constitución pasaba a ser un documento jurídico nada laxo, donde no cabía ninguna interpretación sesgada de lo que se describía. Si quedaba establecido que el territorio nacional iba de tal punta a tal otra, todo ciudadano de la nación, dicho nacional, estaba obligado a defenderlo; con su vida, si hacía falta. Y al revés. Si alguien tenía la pretensión de alterar el territorio que comprendía la nación, o bien de obviar las leyes casi-sagradas dictadas en la Constitución, el resto de nacionales pasaban a tener la obligación de proteger a la nación contra cualquier ataque que la pusiera en algún aprieto. Por cierto, de aquí viene que los franquistas se auto-denominaran 'nacionales' e hicieran un 'alzamiento nacional' para defender el statu quo.
Puede parecer exagerado, pero la historia nos demuestra que realmente las naciones jurídicas con Unión Perpetua funcionan, y actúan, así.
Por ejemplo, todo el mundo da por hecho que la guerra civil norteamericana fue por una disputa entre los abolicionistas norteños y los esclavistas del sur, pero la realidad fue bastante diferente.
Cuando el nordista Abraham Lincoln llega a ser presidente de los USA en 1861, los estados del sur, muy en desacuerdo con la elección, envían sus dirigentes con la intención de pagar al estado central federal una cierta cantidad de dinero, a cambio poder de abandonar la nación norteamericana.
La respuesta del presidente Lincoln sonará mucho a los catalanes: "No os reconozco como gobernantes de ningún estado independiente o independizable. La soberanía recae únicamente en el conjunto de la nación federal norteamericana. El solo hecho de considerar aceptar vuestro dinero ya significaría romper la Unión Perpetua en que se basa nuestra nación". A la vez, también les recordó que la propiedad de los estados del sur era federal, o sea de todos los norteamericanos, y no particular de la gente que habitaba aquellos trocitos del territorio nacional. Los confederados no podían venderse una cosa que no era suya a efectos legales.
Es el equivalente americano del "España se una unidad de destino en lo universal", que escucharíamos decir, cien años más tarde, en boca de los franquistas.
Naturalmente, Lincoln no dejó más alternativa que el uso de las armas, si se quería romper la nación. Y, obviamente, todo el mundo que creía en este concepto de nación jurídica, la defendió también con las armas y, incluso, consideró legítimo exterminar todo el mundo que pensara que podía romper la nación, fuese durante la guerra civil o fuese una acabada ésta, como si de herejes se trataran. Por cierto, Lincoln fue asesinado por un confederal al final de la contienda, en venganza del trato recibido.
El belicismo habitual de los Estados Unidos debe de tener muchos motivos, pero uno de incontestable es que esta necesidad de tener enemigos exteriores (nazis, soviéticos, yihadistas, espaldas mojadas, etc.), se debe en el reconocimiento implícito de la debilidad de la cohesión de su nación, por mucho que en las películas nos hagan creer justo el contrario. Es aquello del "dime de qué presumes y te diré de qué careces". Tengamos claro que las cicatrices de la guerra civil nunca se han curado del todo, especialmente en Texas, y que las críticas estereotipadas entre los habitantes de los diferentes estados, menudean mucho más de lo que nos pensamos.
Por su parte, Francia y España también se han enfrentado a disgregaciones de su sagrada nación indisoluble.
En la constitución del 1812, España se definía como un vasto territorio repartido entre el España peninsular, la insular, la africana y la de ultramar. Es cierto que a lo largo de los siglos XIX y XX fue perdiendo territorios, pero fue siempre por vía de las armas; recordemos la guerra de Cuba, la guerra al Rif, etc.
Francia también acabó perdiendo Argelia por las armas, por ejemplo. Pero, en este caso, a pesar de perder territorio, no dejó que ningún 'nacional' se quedara en el país independizado y los forzó, literalmente, a ir a vivir a la metrópoli. Esto refuerza la noción que ningún ciudadano de la nación puede irse de ella. Pero lo pagaron caro; muchos de los problemas actuales de las banlieues provienen de esta decisión tomada.
Volviendo a España, es evidente que quienes redactaron la constitución del 1978 tenían muy claro todos estos conceptos. Cataluña y el País Vasco son simplemente tratados como 'nacionalidades', y se deja claro que sus 'hechos diferenciales' son meramente folclóricos y no les otorgan ningún 'derecho diferenciado'.
El famoso Estatuto catalán, abortado, pretendía precisamente elevar el estatus de Cataluña al nivel de nación jurídica, con derecho a la soberanía popular, cosa que hubiera puesto Cataluña a la altura de las naciones norteamericana, francesa, o de la propia española. No nos debe extrañar, pues, que se dijera a los catalanes, por activa y por pasiva, que estaban pidiendo un imposible. Cómo es sabido, finalmente, los guardianes de la nación sacaron el cepillo y 'cepillaron' bien el texto del Estatuto, hasta eliminar cualquier pretensión.
El motivo es obvio; una nación jurídica basada en un territorio concreto, y con una Unión Perpetua, por definición, no puede contener otra nación jurídica de igual nivel, porque implicaría aplicar leyes diferentes para los nacionales de diferentes territorios, y esto es justo lo que quería evitar la nación jurídica española tal y como fue concebida.
Como mucho, una nación jurídica con Unión Perpetua, como por ejemplo España, puede asociarse en términos de igualdad con otra nación jurídica equivalente, por ejemplo Francia, y constituir juntas un ente supranacional como es la Unión Europea, siempre poniendo como condición que no habrá injerencias entre los estados en cuestiones domésticas.
Por eso, cuando el primer ministro de Francia dice que Cataluña es un asunto interno español, lo dice pensando en términos de nación jurídica con Unión Perpetua, que lo obliga a tener un respeto absoluto en los asuntos que corresponden a territorios ajenos, y de las leyes que allí se aplican.
De hecho, el paternalismo constante que observamos por parte de los mandatarios de los Estados Unidos hacia Francia y España, no es tanto por el hecho de haberlos salvado del nazismo, como por la potestad que otorga a USA el hecho de haber sido la primera nación jurídica en la versión Unión Perpetua y haber servido de modelo a las que aparecieron posteriormente.
Teniendo presente todo lo dicho, la frase de Josep Pla que dice que "en lo referente a Cataluña, no hay nada que se asemeje más a un español de derechas que un español de izquierdas", se explica fácilmente. Los políticos españoles de izquierdas velan tanto o más que los de derechas para preservar la nación jurídica española. No nos tiene que extrañar, pues, el silencio clamoroso de los intelectuales de izquierdos españoles en la causa del independentismo catalán o vasco. Como mucho, esquivan la cuestión autodefiniéndose como internacionalistas, para no tener que dar la razón explícitamente a los oponentes de derechas.
En cambio, si nos fijamos, ni el Reino Unido ni en Canadá tienen esta concepción de la nación jurídica de Unión Perpetua. Esto les permitió aceptar, de forma relativamente fácil, la celebración de los referendos de independencia vinculantes, tanto en Escocia como en Quebec.
Por todo esto, hay que tener muy claro que España nunca permitirá un referéndum de independencia vinculante en ninguno de sus territorios nacionales. Ni nunca nadie se lo impondrá desde fuera. Hay que perder toda esperanza. El famoso "Caso de los catalanes", derivado de la Paz de Utrecht, no existe en ningún dossier diplomático.
También hay que tener muy claro que, si alguna vez se reforma la Constitución, seguro que se continuará haciendo con la misma visión de Unión Perpetua inalterable. En caso de no ser así, estaríamos realmente asistiendo a una refundación de España. O a su desaparición, seguramente. El famoso bipartidismo PP-PSOE, no es nada más que una lucha por tierra, mar y aire, financiada y auspiciada por todos los poderes fácticos, para asegurarse que nunca haya una mayoría alternativa que pueda forzar esta hipotética refundación. Y si nunca se llega a ella, como en el 1936,… siempre habrá algún militar salvapatrias presto a reconducir la situación.
Debe quedar bien esclarecido, pues, que si se modifica la Constitución española, y se concede hacer aparecer el término 'nación' en el redactado, al referirse en Cataluña, País Vasco, Galicia o, incluso, Andalucía, seguro que se dejará patente que simplemente se trata de un reconocimiento de estos territorios nacionales como naciones folclóricas no-jurídicas. En ningún caso la nueva Constitución otorgará ningún 'derecho diferenciado', puesto que, por definición, las leyes de los estados jurídicos como el español tienen que ser de aplicación a todos sus nacionales por igual.
Y menos todavía se obtendrá el derecho a autodeterminarse y convertirse en estado soberano, porque iría contra la esencia de la unidad territorial, que tiene que perdurar por los siglos de los siglos.
Se toleran los hechos diferenciales, sí, pero siempre que no impliquen diferencias jurídicas entre los nacionales.
Esto nos lleva a concluir que España no será nunca confederal ni federal asimétrica, sin un proceso de refundación de final incierto. Precisamente, Ibarretxe pretendió conseguirlo obviando este paso y le dejaron muy claro que, o renunciaba, o iba acababa en prisión.
Si alguien está pensando en el concierto vasco y navarro como 'derecho diferenciado' ya establecido actualmente, cabría hacerle notar que, si se les permite tenerlo, es precisamente porque lo usan como una arma contra sus aspiraciones independentistas. Sólo falta que insinúen a los vascos que, si siguen incordiando, perderán el concierto y se acaban las pretensiones de golpe, ipso facto. Lo hemos visto repetidas veces. Seguramente, en 1978, los padres de la Constitución tenían a la cabeza hacer la misma concesión en Cataluña, para tenernos igual de cogida, pero sea por una genialidad de Jordi Pujol en no aceptarlo, o sea porque se consideró que era económicamente inviable, renunciaron, y ahora tienen una arma arrojadiza menos contra el independentismo catalán.
Con todo lo dicho, resulta evidente que Francia y España no se avendrán nunca a reconocer la independencia de Cataluña, sea cual sea el mandato obtenido a las urnas de unas elecciones plebiscitarias. Pero, hay que tener presente que, por coherencia con su historia, los Estados Unidos tampoco se avendrán. ¿Cómo explicaría Obama a los estados del sur que ahora aplaude la disgregación de un territorio de una nación hecha a imagen de los USA, si sus antecesores forzaron una guerra civil traumática, precisamente para evitar una disgregación similar en su nación?
También, como excusa para frenarla, se suele esgrimir que a la Unión Europea tampoco le interesa la independencia de Cataluña, por aquello de evitar un efecto contagio y que Europa se acabe convirtiendo en un tencadís gaudiniano. Pero, en realidad, lo que no se quiere, de ningún modo, es un precedente de ruptura de una nación jurídica establecida como una Unión Perpetua, teóricamente indisoluble. Eso sí que facilitaría infinitamente la disgregación de los estados basados en vínculos más débiles y, sobre todo, dejaría sin argumentos a los franceses y americanos para oponerse a la independencia de Córcega y Texas, por ejemplo.
Con todos estos condicionantes, a Cataluña sólo le queda una carta para lograr la independencia. Conseguir el mayor número de reconocimientos posibles por parte de estados no constituidos con este concepto de nación a la norteamericana. Sólo así, y está para verse si sería suficiente, se podría hacer suficiente presión para que se diera el primer caso de ruptura de una nación jurídica de esta índole, sin haber tenido que pasar por las armas. Eso sí, al hacerlo, Cataluña abrirá la caja de los truenos, a escala mundial.
He aquí la importancia de obtener el máximo de votos a favor del sí a la independencia a las urnas. Sin un mandato mucho y muy claro, ninguno de estos países candidatos a reconocer el estado catalán no se arriesgará a hacerlo, porque de seguro que le comportará un enfrentamiento visceral con todas las naciones jurídicas con Unión Perpetua de todo el mundo.
Hay algo importante a tener presente, y es el hecho que ninguna independencia es reconocida inmediatamente. Hay que tener mucha y mucha paciencia. Los norteamericanos declararon la independencia en 1776, pero no se los reconoció como tal hasta el 1783, siete años después. Portugal lo hizo en 1640, pero España no la reconoció independiente hasta el 1668, 28 años después. Y, más curioso todavía es el caso del Rosellón, que fue anexionado por Francia en 1659, pero dicha anexión no fue legitimada hasta 1702, 42 años más tarde.
De todo esto, podríamos sacar unas cuántas conclusiones:
Ciertamente, el Decreto de Nueva Planta supuso un grave recorte en la nación cultural catalana, pero no fue nada en comparación al laminado en el derecho de autodeterminación que supuso la Constitución de Cadiz de 1812. Hay que suponer que fue en represalia por haber convertido Cataluña en una provincia francesa durante la ocupación napoleónica.
La Constitución de 1812 consiguió cerrar la puerta a quienes pudieran considerar Cataluña un territorio soberano que había sido tomado como botín en la Guerra de Sucesión, ocurrida cien años atrás, y desposeyó a los catalanes, para siempre jamás, del derecho a decidir la pertenencia o no de Cataluña dentro de España. De hecho, desde ese momento, ni siquiera se les permitiría decidir el tipo de relación con el resto de España.
La otra conclusión a considerar es que el célebre "Atado y bien atado" de la transición, no se refería a la continuidad del régimen franquista, ni que fuese disfrazándolo de democracia, sino que se estaba celebrando que la nueva Constitución del 1978 se hubiera hecho en términos de reanudación y perpetuación del modelo de nación jurídica con Unión Perpetua que ya se había consagrado en la Constitución de 1812. No nos tiene que sorprender que celebraran el bicentenario de la Constitución de Cádiz por todo lo alto, pues.
También hay que fijarse en el hecho que, cuando en la Constitución se dice que España es una nación, se hace en el sentido de nación jurídica a imagen de la norteamericana y no en el sentido de nación folclórica. Es obvio que, culturalmente, España no es nada homogénea, por mucho que gente como el ministro Wert, y otros muchos antes de que él, se hayan emperrado a hispanizar folclóricamente a diestro y siniestro. Pero no han dejado de intentarlo. De aquí que España se haya apropiado, sin ningún rubor, de la paella valenciana o del flamenco andaluz, y los vende en todo el mundo como cultura genuinamente española.
Finalmente, decir que si estos días vemos como amenazan los catalanes con corralitos, fugas de bancos, expulsión de los organismos europeos e internacionales, etc., no nos debe extrañar. Lo hacen precisamente porque los guardianes de la nación española están ejerciendo su obligación de declarar la guerra (psicológica, de momento, penal más adelante) a quienes promueven la ruptura de la nación española. Y en una guerra todo vale, por inmoral que sea.
Corolario: si algún día Cataluña hace su propia Constitución, tendrá que tener todos estos precedentes muy presentes, para no recaer en los mismos errores.
La entrada Una Cataluña independiente de récord Guinness aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 24 Sep 2015 01:57 PM PDT

La Sexta | 24/09/2015
Es 'Billy el Niño', el mayor símbolo de la tortura durante los últimos años de la dictadura. Disfrutaba maltratando a los detenidos por la Policía de Franco. Es la primera vez que una televisión graba su rostro. laSexta Columna le ha esperado, le ha encontrado y le ha preguntado si se arrepiente de algo. A través de los ojos de sus torturados, el programa muestra la crueldad con la que actuaba el número dos de la brigada político social.
La entrada La Sexta Columna desvela el rostro de 'Billy el Niño', símbolo de la tortura del franquismo aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 24 Sep 2015 12:46 PM PDT

El Diario | 24/09/2015
El exportero del Real Madrid Iker Casillas ha demandado por la vía civil a Bankia tras perder casi medio millón de euros que invirtió en acciones de la entidad tras su salida a Bolsa. Según han informado fuentes jurídicas a Europa Press, el cancerbero ha presentado dos escritos en los Juzgados madrileños de Móstoles y Pozuelo de Alarcón, que serán admitidos a trámite en los próximos días.
Casillas invirtió 480.000 euros en acciones y, tras la pérdida de valor de cotización de los títulos, su precio quedó reducido a 1.395 euros. Ha emprendido acciones legales a través del bufete Arriaga Asociados, en un intento de recuperar su inversión, según El Confidencial.
Casillas invirtió, en concreto, 240.000 euros a su nombre y otros 240.000 euros a través de su sociedad Ikerca S.L., por lo que el portero ha decidido presentar dos demandas separadas. El Juzgado 6 de Móstoles se encargará de instruir la reclamación presentada por su empresa y el que corresponde por reparto en Pozuelo asumirá la otra.
En los escritos, alega que contó con información falsa sobre la solvencia de la entidad bancaria en su salida a bolsa y denuncia incumplimiento de los deberes de información, transparencia y lealtad.
La entrada Iker Casillas demanda a Bankia tras perder medio millón de euros invertidos en acciones aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 24 Sep 2015 12:03 PM PDT

Algunos medios digitales de los que no voy a ofrecer más detalles –por solidaridad, y porque el que esté libre de riesgo que tire la primera piedra–, se han hecho eco de una noticia del portal "Actualidad Panamericana" referente a la agresión sufrida por unos neonazis colombianos en Alemania a manos de sus homólogos autóctonos.
No hay nada que criticar, no es la primera vez que ocurre ni será la última. Quizá lo que sí habría que hacer es empezar a agradecer a la gente de Rokambol, El Mundo Today o este mismo "Actualidad Panamericana" y a todos esos medios que utilizan el sarcasmo y la imaginación para producir contenidos, el que nos estén forzando a leer con tanta atención como criterio en un mundo que ha perdido su apariencia de sencillez, y en el que hasta lo más absurdo, con toda la razón, puede llegar a ser concebido y asumido como posible.
Lo mejor es que normalmente los medios como el citado suelen aclarar al pie de la publicación su carácter sarcástico, y esa es una buena práctica. A este respecto habría que pegar un tirón de orejas a El Mundo, La Razón, El País o ABC entre otros por no especificar que su contenido es, cuando no directamente producto de la imaginación de sus redactores y editores, una parodia de la realidad.
Y ya que estamos. No os perdáis la noticia, porque es fácil que os haga reír. De haber sido cierta habría que cambiar eso del "eres más tonto que un obrero de derechas", por un "eres más tonto que un neonazi colombiano… o español". Aunque… bueno, no he dicho nada.
Empieza así:

Neonazis colombianos fueron golpeados brutalmente por Neonazis alemanes

Berlín. Cinco colombianos pertenecientes al grupo neonazi Tercera Juerza, que viajó a Alemania para apoyar la marchas de grupos de ultraderecha que protestan contra el éxodo sirio, fueron golpeados brutalmente al ser confundidos con refugiados sirios. El hecho se registró en la ciudad de Dresden, cuando este grupo de manifestantes marchaba hacia la plaza central y […]
Más en: Neonazis colombianos fueron golpeados brutalmente por Neonazis alemanes
La entrada Difunden parodia de 'morenazis' como noticia real aparece primero en Iniciativa Debate.
You are subscribed to email updates from Iniciativa Debate.
To stop receiving these emails, you may unsubscribe now.
Email delivery powered by Google
Google Inc., 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, CA 94043, United States

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada