martes, 27 de octubre de 2015

Iniciativa Debate Público





Iniciativa Debate Público


Posted: 26 Oct 2015 11:16 AM PDT
Maxime Combes | Viento Sur | 25/10/2015
[Del 30 de noviembre al 11 de diciembre, Francia va a acoger y presidir la vigésimo primera Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2015, más conocida como COP21. En este artículo Maxime Combes analiza el resultado de la última reunión preparatoria celebrada en Bon, en la que la mayoría de los gobiernos del planeta han presentado sus planes para hacer frente a los retos que plantea el cambio climático.]
La mayoría de los Estados del planeta ya han hecho públicos sus objetivos para la reducción de las emisiones de gas efecto invernadero para el periodo posterior al 2020. La lectura de los mismos no deja lugar a dudas: los Estados proponen que nos echemos de cabeza al rio del caos climático. Justo lo que habría que evitar.
De los 195 Estados-miembro de la ONU, 150 ya han dado a conocer lo que será su contribución a la lucha contra la desregulación del clima (INDC en la jerga de la ONU). Estas contribuciones, que son voluntarias y que no comprometen a nada, plantean sobre todo objetivos de reducción de emisiones de gas de efecto invernadero para el período posterior al 2020. Estos 150 países representan alrededor del 90% de las emisiones mundiales; es decir, alcanzan una dimensión suficiente para hacernos una idea de las repercusiones que pueden tener sus propuestas para el calentamiento del clima.
¿2,7 % de calentamiento máximo? ¡Mentira!
Los medios de comunicación han retenido esta cifra utilizada por numerosos negociadores y comentaristas. Según ellos, la lucha contra la desregulación climática estaría bien encaminada porque los (anunciados) compromisos de los Estados permitirán que el calentamiento del clima no supere los 2,7º C en relación a la era pre-industrial; un primer paso antes de ir más lejos y lograr situarnos en una trayectoria que, de aquí a fin del siglo, permitiría que el calentamiento máximo no superase los 2ºC.
Esta forma de presentar las cosas es engañosa. El estudio del que ha salido esa cifra ofrece una horquilla que va de 2,2ºC a 3,4ºC. Es decir, presenta la increíble brecha 1,2ºC, superior al calentamiento climático actual. Por decirlo en dos palabras, nada está claro.
Por otra parte, nunca se informa de que el calentamiento de 2,7ºC es tres veces superior al calentamiento actual (0,85ºC) que ya acarrea riesgos graves a lo largo y ancho del planeta.
Más importante aún, estas propuestas de contribución voluntaria conducen a un crecimiento continuo de las emisiones de aquí al 2030, lo que hará que en esa fecha se hayan alcanzado las 53-55 gigatoneladas (Gt) de CO2. Es decir, entre 15 y 17 Gt más de CO2 por encima del límite máximo de emisiones recomendado por el GIEC [grupo de expertos de la ONU en cuyos análisis se basan los Estados para elaborar sus propuestas] para evitar superar la barrera de 2ºC de calentamiento.
Y lo que es más importante aún, tales niveles de emisión en 2030 podrían imposibilitar que en el futuro se pudiera recuperar el camino para lograr un calentamiento máximo de 2ºC y, menos aún, para situarse por debajo de 1,5ºC. Ese estudio explica que allí donde los Estados se han comprometido a objetivos máximos de reducción del 1,5% de aquí al 2030, para situarse en una trayectoria de 2ºC sería necesario alcanzar tasas de reducción anuales del orden del 3% o 4%. Es decir, serían precisos objetivos anuales que podrían "no ser técnicamente posibles" y que, en todo caso, serán "costosos". Por consiguiente, es necesario comprender que el cálculo que conduce a un calentamiento máximo de 2,7ºC de aquí al fin del siglo se establece sobre la base de estas tasas de reducción de 3% al 4% a partir de 2030. Esta hipótesis tiene poco fundamento y da a entender que se podría esperar algunos años más antes de comprometerse totalmente en la reducción de las emisiones. Pero eso no es cierto, porque en materia climática es imposible recuperar el tiempo perdido: las emisiones se acumulan a lo largo de los años en la atmósfera y es ese stock el que determina el calentamiento climático, más que el flujo de un año determinado.
Estudio realizado por colectivo de la sociedad civil /1
Sindicatos, asociaciones y ONG internacionales decidieron realizar su propia investigación sobre las contribuciones voluntarias presentadas por los Estados. Ese estudio se hizo público el pasado día 20 de octubre en Bon, Alemania, con ocasión de la última semana de negociaciones previas a la conferencia de la COP21 en Paris. Los resultados de la investigación no dan lugar a dudas: las contribuciones voluntarias de los Estados resultan inaceptables porque nos llevan a un calentamiento climático superior a 2ºC y además no son equitativas. Uno de los puntos fuertes de este estudio a la hora de analizar sus contribuciones iniciales es que toma en cuenta la responsabilidad histórica de los Estados y su desigual capacidad para actuar. Por tanto, la sociedad civil llama a los Estado a revisar sus propuestas. Se trata de un veredicto en las antípodas de todos esos negociadores y comentaristas que dan a entender que los Estados estarían bien encaminados en lo que respecta a la lucha contra la desregulación climática.
He aquí los principales resultados del estudio/2:
1. Tomado globalmente, los compromisos de los Estados no permiten situarse por debajo de 2ºC y mucho menos aún de 1,5ºC. Incluso en el (hipotético) caso en el que todos los Estados cumplan de forma efectiva sus promesas, el calentamiento climático podría superar los 3ºC, es decir, existe una fuerte probabilidad de embarcarnos en un escenario de explosión climática peligrosa y no controlable.
2. Las contribuciones de los Estados representan menos de la mitad de las reducciones de emisión que sería necesario realizar de aquí al 2030; los compromisos actuales representan pues una muy pequeña parte de lo que se debería haber hecho/3.
3. Si se tienen en cuenta sus compromisos financieros, las contribuciones de la mayoría de los países desarrollados están muy lejos de lo que, en justicia, les correspondería hacer: la contribución de Japón representa el 10% de lo que debería realizar en términos de reducción de emisiones y de financiación; la de Estados Unidos, un 20% por debajo y la de la Unión Europea un poco más del 20%.
4. La mayoría de los países en desarrollo han puesto sobre la mesa objetivos de reducción de emisiones que son compatibles con -o se acercan a- lo que les corresponde, planteando un potencial de reducción de emisiones superior a sus compromisos actuales.
5. Mientras que la financiación en relación al clima es absolutamente clave para que los países desarrollados cumplan con la parte que les corresponde en el esfuerzo global, salta a la vista la falta de medios que se ponen a disposición para hacer frente a los costes de adaptación y a las pérdidas y daños que sufren, sobre todo, los países más vulnerables ante la desregulación climática.
Exigencias de cara a la cumbre de Paris
1. El acuerdo de Paris debería basarse en un enfoque básico en términos de la cantidad de carbono a alcanzar para poder determinar los objetivos de cada país, tanto en términos de reducción de emisiones como en el de la financiación. En función de ello, se deberían ir agregando objetivos de cara a fechas posteriores: 2020, 2025, 2030, 2040 y 2050, con el fin de ofrecer una hoja de ruta que permita alguna opción razonable para situarse por debajo de 1,5ºC o, en el peor de los casos, de 2ºC de calentamiento. El objetivo de descarbonización total de la economía mundial se debe fijar para 2050 y no para el fin del siglo.
2. El acuerdo de Paris debe incluir un mecanismo eficaz para que los compromisos de los Estados sean revisados al alza en cada etapa del proceso, sobre la base de las recomendaciones científicas y de las exigencias de equidad, y sin posibilidad de dar marcha atrás.
3. Se deben adoptar compromisos suplementarios sustanciales en lo que respecta a la financiación pública para políticas eficaces para la reducción de emisiones y de adaptación para los países que lo necesiten.
4. Los distintos Estados deben revisar al alza sus propias políticas de transición energética con el fin de salir de la era de las energías contaminantes.
Si se escucha a los comentaristas -y sobretodo a los negociadores franceses- el proceso de recogida de las contribuciones voluntarias de los Estados-miembro ha constituido un éxito inmenso, dado que la mayoría de los países han presentado sus propuestas y que las mismas constituyen una base para avanzar más lejos. El estudio de los colectivos de la sociedad civil -en el que se afirma que el mismo no agrada mucho a la presidencia francesa de la COP21- muestra que esos comentarios son demasiado optimistas y que no pueden ocultar la falta de ambición de las contribuciones realizadas por los Estados.
Notas:
1/ Entre las organizaciones que se encuentran en el origen de esta evaluación están: Aid International, Climate Action Network, CARE international, Christian Aid, CIDSE, Friends of the Earth International, Iternational Trade Union Confederation, Oxfam, Third World Network, WWF International, etc.
Este trabajo fue realizado sobre la base a una previsión sobre el nivel carbono con una débil probabilidad de que permita estar por debajo de 1,5º C y con el 66% de probabilidades de quedar por debajo de 2º C. Se trata de una previsión carbono de alto riesgo y relativamente poco ambiciosa. Los resultados de la evaluación son aún más sorprendentes al tomar en consideración las responsabilidades históricas de los diferentes países y su diferente capacidad para actuar.
3/ Ver la diferencia entre lo que se ha hecho y lo que se debería de haber hecho en el gráfico del documento de la nota 1/
* Maxime Combes, economista y militante d'Attac Francia. Ha publicado Sortons de l'âge des fossiles ! Manifeste pour la transition, Seuil, coll. Anthropocène y ha co-coordinado Crime Climatique Stop ! L'appel de la société civile, Seuil, Anthropocène.
La entrada Los Estados preparan un calentamiento climático ¡superior a 3ºC! aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 26 Oct 2015 03:59 AM PDT

Redacción/Rokambol/26.10.15
"Tiene los pulmones de puta madre", destaca la sentencia.
El farsante aprovechaba el momento en que otros compañeros de trabajo salían a fumar un cigarrillo para unirse a ellos y disfrutar de unos minutos de asueto y tertulia mientras simulaba inhalar sustancias nocivas. "Todos sabíamos que era un jodido impostor, pero era tan divertido y ocurrente que decidimos hacer la vista gorda", explica uno de los compañeros fumadores del trabajador despedido.
Al parecer, el engaño se prolongó durante casi siete años, hasta que una discusión entre el farsante y un  compañero del grupo de fumadores acerca de uno de los postulados de Euclides acabó de manera poco elegante. Según el testimonio de los otros trabajadores, el comediante no soportó que calificaran de axioma lo que él veía como un teorema, así que le arrebató el cigarrillo a su contertulio y se lo partió en dos. Minutos después, el farsante era denunciado ante la empresa por falsificar su adicción al tabaco y fue despedido inmediatamente. Tras varios recursos el Tribunal Supremo ha fallado a favor de la empresa.
La patronal cree que podría haber muchos más farsantes entre los grupos de empleados fumadores, por lo que ya ha advertido a sus trabajadores adictos a la nicotina que considerará cómplices a todos aquellos que encubran a quienes no se traguen el humo.
La típica mirada huidiza del mapache, las caladas cortas e inseguras al cigarrillo, no expulsar humo por la nariz y la exagerada forma de coger el pitillo con las dos manos son algunas de las señales inequívocas por las que se puede desenmascarar inmediatamente a un falso fumador.   Más en Rokambol
La entrada El Supremo avala el despido de un empleado que salía a fumar sin tragarse el humo aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 26 Oct 2015 02:51 AM PDT
Ramón Cotarelo | Palinuro | 26/10/2015
CiudadanosHan transcurrido treinta y cinco años desde que Bertram Gross publicó su famoso libro Friendly Fascism. The New Face of Power in America, pero su contenido y sus conclusiones son hoy tan vigentes como antaño. El autor caracterizaba con esta fórmula de fascismo simpático la revolución neoliberal y conservadora que arrancó en los Estados Unidos y el Reino Unido a fines de los años setenta y se consolidó en los ochenta durante los mandatos de Ronald Reagan y Margaret Thatcher. La teoría económica de matriz neoclásica, monetarista, centrada en la oferta, desreguladora, enemiga del consenso del Estado del bienestar se llamó Reaganomics en los EEUU y Thatcherism en el RU. Y está perfectamente retratada en esta expresión del "fascismo simpático".
¿Algo más simpático que un actor mediocre de Westerns y una dama rígidamente metodista, hija de un tendero? Simpáticos y, en el fondo, fascistas. Los discursos dogmáticos y rimbombantes del fascismo con su fe en el heroísmo, la pelea, la rivalidad, la conquista y el triunfo, se convierten aquí en las monsergas sobre el espíritu empresarial, la libre competencia, la supervivencia de los mejores, el éxito, el individualismo y la libertad.
En España es lo mismo. La dicharachera Esperanza Aguirre con sus tonterías sobre el mercado libre y la libertad de los agentes suena igual que los discursos de José Antonio Primo de Rivera, y está muy cercana al Rivera actual, razón por la cual le gustaría que desapareciera porque lo ve como un rival peligroso en su mismo pastizal.
En teoría, entre el fascismo de siempre y el fascismo simpático hay una gran diferencia de actitud en cuanto al  Estado, pero no es así. Es cierto que los neoliberales españoles abominan del Estado y tratan de reducirlo a su mínima expresión, descapitalizándolo, dejándolo sin servicios públicos para decir después que no funcionaban y suprimirlos o privatizarlos. Pero también lo es que eso es de boquilla. Luego viven todos de parasitar el Estado. Esperanza Aguirre no ha trabajado casi nunca en la empresa privada pues lleva toda su vida en cargos públicos, cobrando del erario, como Rajoy, Báñez, etc o bien de los fondos de la Gürtel, también como Rajoy y otro.. Además también tiene estupendamente colocada en puestos públicos a casi toda su familia. Y, como ella, docenas, cientos de cargos del PP. Hablan mal del Estado, pero viven de parasitarlo.
Lo mismo sucederá llegado el momento con C's. El talante fascista de nuevo cuño,simpático, es evidente en todo cuanto hace y dice Rivera. España no se toca; la Iglesia, menos; la Corona, ni te cuento. Las corridas de toros son una tradición artística y cultural que es preciso preservar frente a la antiespaña, siempre al acecho. Hay que favorecer la industria, lo que quiere decir el capital, reducir los derechos laborales de la gente a la nada y permitir que la exploten hasta recuperar la tasa de beneficio en detrimento de los trabajadores.
El fascismo simpático se presenta con ademanes juveniles, renovadores, partícipe en esa moda de exigir relevos generacionales en todas partes,  como si el hecho de ser menor de cuarenta años diera más luces a cualquiera. Tiene asimismo el consabido respeto por la jerarquía, la disciplina y la teórica entrega a una causa. Pero, si se escarba un  poco, sale el viejo dogmatismo hispánico.
Y lo que sale siempre también es la demagogia de un populismo trivial que habla a los sentimientos de la gente para engañarla mejor.
La entrada El fascismo simpático aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 26 Oct 2015 01:49 AM PDT
Víctor Arrogante | Nueva Tribuna | 25/10/2015
Alguien decía que quienes apuestan por la izquierda están de suerte, porque tienen mucho en donde escoger. Lo cierto es que ante la extrema necesidad de que las fuerzas que representan a la izquierda política e ideológica se unan, lejos de ello, se disgregan, alejados de confluir, se multiplican en otros tantos grupos. Ni se respetan ni reconocen por cuestiones de poder. Tendrán sus razones, pero lo que ocurre es contrario a lo que necesitamos. Quedan menos de dos meses para las elecciones generales, que deben desalojar a la derecha del poder. En manos de la izquierda está conseguirlo.
Ya he tratado lo necesario que es la unidad de la izquierda para derrocar a la derecha, pero insisto. Los hechos son tozudos y parece que no hay forma de que cambien. Los proyectos de cada cual adquieren mayor protagonismo y se defienden con más fuerza que la unión, el frente común o la confluencia. Lo peor es cuando surgen nuevas iniciativas de izquierdas, y algunos que las promueven, no lo han sido nunca y ahora solo probablemente. No se puede confundir, que alguien defienda determinadas injusticias que sufre y yo defiendo, con presentarse adalid de la izquierda. No es cuestión de nomenclatura; sino de ideas, estrategias y tácticas.
En la historia de España, la unidad de la izquierda no ha tenido final feliz. Pero unidad ha habido y lo negativo de la historia no tiene por qué repetirse, pese a la llamada de los voceros interesados, argumentando que volverán a ocurrir los males si no gobierna la derecha. La izquierda sigue dividida y en el peor de los casos enfrentada. La izquierda tiene que cuestionar el poder, sin olvidar que el objetivo de la acción política, consiste en la transformación de la realidad injusta y la función de las ideas y principios en cargarse de razones. Hay que tomar el poder y derogar todas las leyes injustas, promovidas en estos cuatro insufribles años de legislatura. Juntos contra el enemigo.
En la derecha hay gente honrada y decente, con convicciones políticas conservadoras y liberales, que entienden que la democracia es el mejor sistema de convivencia. Pero la derecha que representa el Partido Popular es la más radical de Europa, mantiene vivo el franquismo sociológico, reaccionario, caciquil y racista; y en ese caldo están sus votos. Provocaron una guerra por el poder y defender sus intereses económicos y de religión. Ganaron la guerra y la dictadura durante cuarenta años. Sus herederos controlaron la Transición, se han mantenido en el poder y sin complejos dominan todo con ánimo de quedarse y completar su proyecto, ahora con el apoyo de la derecha europea.
La derecha está unida, desde el centro, hasta su extremo: liberales, democristianos, conservadores, franquistas y la extrema derecha. Frente a ello los partidos de izquierdas se han caracterizado por marcar sus diferencias. Por sí mismo no es negativo, si pretende fortalecer los debates y encontrar, mediante la razón, las ideas que lleven a superar la situación de injusticia que soporta la clase trabajadora, pero es innegable que esa desunión, hace que la derecha se mantenga en el poder y consiga sus fines.
En 1936 se constituyó una coalición electoral, entre los principales partidos republicanos y de izquierda, que ganó como Frente Popular, con la pretensión de modernizar el país y promover la justicia social. La derecha dio un golpe de estado contra la República que fue políticamente antidemocrático, jurídicamente anticonstitucional, socialmente conservador, espiritualmente clerical, ideológicamente totalitario, económicamente capitalista, militarmente absolutista y moralmente inhumano. Hoy harían lo mismo si pudieran. Generales hay que demandan duelo a muerte y quienes piden que el ejército intervenga en Catalunya, para cortar el soberanismo; sin olvidar la «ley mordaza» contra el pueblo. Algunos de los problemas sociales de aquella época siguen vigentes y los comportamientos de la derecha siguen siendo parecidos, por lo que la unidad de la izquierda es tan necesaria como entonces.
Ante la herencia que nos deja el PP, que ha consolidado la miseria, la unidad de la izquierda es necesaria para dar la vuelta a la tortilla. No es pedir generosidad, sino compromiso y conciencia que caracterizan a la izquierda. Compromiso por encontrar los elementos comunes ideológicos y llegar a acuerdos para dar los pasos en la misma dirección estratégica y trabajar en una misma acción, contra la derecha antisocial y reaccionaria, que se mantiene en el poder desde hace demasiado tiempo.
Es cuestión de unión, no de crear nuevas formas o poner nuevos nombres que disgregan y atomizan el mapa político. Demasiadas siglas y cambio de denominaciones, en tantos territorios, confunden. Yo estoy perdido. Lo ideal es la unidad de la izquierda más allá de siglas, partidos y personalismos, con el compromiso de llevar a cabo políticas de izquierda, sin enfrentamientos entre quienes defienden las mismas causas. Lo contrario perjudica los intereses populares y benefician a los de la derecha y no es eso.
Entre las formaciones de izquierda, aunque parezca lo contrario, es más fácil coincidir en el trabajo contra la pobreza, indignarse ante la exclusión social, ser inconformista con toda forma de injusticia o considerar una aberración la desigualdad social; dar prioridad a los derechos humanos, por encima de los intereses de los mercados y ser intolerantes ante las injusticias. Pero es más complicado eludir egoísmos partidistas de organización, personalismos humanos o posiciones tácticas de corto recorrido.
El socialismo, comunismo, anarquismo, sindicalismo, ecologismo, feminismo, pacifismo, son ideologías y demandas sociales, que desde lo específico, dan una visión global de la cuestión, para promover la igualdad, la justicia social y la solidaridad. Para conseguir sus fines tienen que llegar al poder y mejor unidos. Unidad desde la diversidad, frente a la derecha como enemigo común. Todo puede conseguirse uniendo, no disgregando. También podría entenderse que el que no quiere la unión o la torpedea, es porque prefiere que el enemigo venza y eso es traición, que puede haberla.
El pueblo llano, representado por organizaciones republicanas, de izquierda y sindicales, fue capaz de formar un Frente Popular en 1936, comprometidos con un plan político común que sirvió de fundamento electoral y norma de Gobierno. Ganaron, aunque la conspiración se puso en marcha nada más formarse el gobierno Azaña. Con unidad, también las elecciones municipales en 1931 derrocaron la monarquía.
Habrá quienes teman utilizar el término frente popular, por lo que significó, y prefieran frente unido, frente común, o Unidad Popular. Cualquiera que sea el término, hoy como ayer, la necesidad, la razón, la dignidad, exigen que la desigualdad y la injusticia social desaparezca y éste debe ser un objetivo común de la izquierda. Al Partido Socialista, a Izquierda Unida, a Podemos, a todos los movimientos sociales de izquierdas ¡Uníos!
La entrada La izquierda aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 26 Oct 2015 01:28 AM PDT
Antón Losada | El Diario | 25/10/2015
Lo has conseguido. Hay que felicitarte. Me rindo ante ti. No lo hago porque ya seas el hombre más rico del mundo, tu patrimonio duplique y triplique al de no sé cuántos países y pertenezcas a ese selecto club del uno por ciento de la humanidad que acumula más de la mitad de la riqueza mundial. Ni me alegra ni me deja de alegrar. Me pasa un poco lo que a Mariano Rajoy con Aznar, que ni coincide ni deja de coincidir. Te felicitaría con más entusiasmo si nos hubieran desvelado que eras Batman. Eso sí que tiene mérito. A mi el dinero me gusta pero me aburre.
Tampoco te felicito por tu modelo de negocio. Fabricar barato a precios de miseria en países donde la miseria es mejor que nada para vender aún más barato no supone un gran invento, tampoco una novedad revolucionaria. Ya durante la Revolución Industrial se abarataba mucho el precio del carbón haciendo bajar a niños para ahorrarse túneles y galerías. Los talleres asfixiantes, las jornadas interminables y los salarios de subsistencia resultan un modelos muy viejo. Lo sabemos todos. Tú y los millones de clientes que compran esa ropa tan chula y tan bien de precio. La diferencia es que tú eres mas listo y le sacas más beneficio.
Tampoco te felicito por los puestos de trabajo que crean tus empresas y por los que según muchos deberíamos estar agradecidos. Los médicos, maestros o trabajadores de los servicios públicos han mejorado e incluso salvado miles de vidas y eso no nos ha impedido echar a la calle a más de trescientos mil durante estos últimos cinco años sin que nadie les diera las gracias; más bien todo lo contrario. La Ley es igual para todos, o eso dice la Constitución.
Tampoco te doy la enhorabuena por tu reciente iniciativa de donar varios millones de euros a la sanidad pública gallega para mejorar los servicios de oncología. Es sabido que a los ricos nos gusta más la caridad que pagar impuestos. La caridad tiene dueño, mejora tu imagen y hay que estarnos agradecidos; da clase. Los impuestos son anónimos, suponen una obligación que no mejora tu imagen y nadie te da las gracias; resultan algo muy burgués.
La razón de mis parabienes es puramente fiscal. Como a la inmensa mayoría de los autónomos y pequeños empresarios de este país me gustaría saber cómo te las arreglas para que Hacienda devuelva dinero a tus sociedades y tributen a una media del 5%. Sí, ya sé que la razón normalmente alegada es la doble tributación. Pero me cuesta creer que muchos de los países donde trabajas, tan corruptos y laxos en su legislación laboral o industrial, se muestren tan estrictos en materia fiscal.
Como a la inmensa mayoría de los trabajadores de este país me encantaría saber cómo consigues que tu tributación por patrimonio y renta personal no supere el quince por ciento, igual que lo logran los propietarios de los más de trescientos cincuenta mil millones de euros que circulan en España invertidos en toda suerte de artefactos financieros que sirven, fundamentalmente, para ahorrarse o evadir impuestos.
Por eso te felicito, Amancio. Por tu asesor fiscal. Es un crack. Un grande de verdad a la hora de manejarse en esa legislación fiscal tan comprensiva con las necesidades de la gente emprendedora como tú.
La entrada Enhorabuena Amancio aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 25 Oct 2015 02:40 PM PDT
sinpermiso.info | 24/10/2015

Clasismo y televisión
Pablo28030
Hace unos meses, mientras entraba en uno de los centros comerciales de mi barrio, no pude evitar escuchar a una pareja que hablaba en susurros sobre el asco que le daba este tipo de gente, y que vaya forma de salir vestido a la calle. Ella refunfuñaba y él, en silencio pero con la misma cara que su acompañante, asentía sin parar como muestra de aprobación. Atrás, a unos pocos metros, dos chicas jóvenes, una de ellas con un bebé en brazos, se dirigían al establecimiento hablando. Cada una calzaba un par de zapatillas de andar por casa, y un albornoz que sólo dejaba ver la parte inferior del pantalón de lo que parecía un pijama. La pareja entró rápidamente en el centro comercial y las dos jóvenes se pararon en la entrada mientras una apuraba un cigarro. Ahí se quedó la cosa.
La pareja parecía del otro lado del puente, que en mi barrio viene a ser ese lugar que se encuentra al otro lado de la M30. Uno de esos lugares donde el césped de los parques se riega, donde las fuentes de agua potable funcionan, donde las calles relucen limpias y donde los setos se podan. Esos lugares en los que los coches de policía circulan por si hay algún aviso, y no para escudriñar de arriba a abajo a cada persona que pasa. Esos lugares donde los aparcamientos están delimitados con rayas verdes o azules, como para intentar evitar que aquella gente a la que no le sobra el dinero aparque ahí su vehículo.
En cambio, las dos chicas sí que parecían del barrio. Porque en el barrio no es raro ver a gente que sale con pijama y albornoz cuando comienza el frío de otoño o cuando llega el buen tiempo de la primavera. No es raro ver a la chavalería en chándal, con gorras y zapatillas horteras, con pendientes de oro, cortes de maquinilla en la ceja o peinados extravagantes, desde las greñas por la nuca hasta los pelos de punta petrificados por la gomina. Esta gente no destaca al andar por uno de esos barrios en los que las pintadas de las paredes tardan meses en limpiarse, en los que las papeleras y los cubos de basura rebosan tantos desperdicios que han goteado residuos hasta formar a sus pies un charco de mierda. No destaca en esos barrios en los que los coches caros sí lo hacen, en esos barrios en los que los baldosines de la acera están rotos, y en los que los operarios cambian la fecha del inicio de las obras en la valla para que duren un trimestre más. Esos barrios en los que los edificios están levantados sin ningún orden urbanístico lógico, y en los que los árboles ni se cuidan ni se riegan. Esos barrios en los que, hasta hace unos años, los pizzeros no pasaban por ciertas zonas por si les robaban la moto. En los que aún se ven las secuelas de la heroína en los pocos supervivientes a los que, de vez en cuando, se les ve comprando una litrona y dos cigarros en el chino.
Esta gente no destaca en estos barrios. Pero tampoco en los platós o series de televisión. Cientos de Lores de esa famosa serie de Telecinco, preocupadas por el botellón y por gustarles a Richi. Cientos de Jonathan, de chavales quinquis que van mal en los estudios y que no tienen aspiraciones ni metas en la vida, porque nunca se las han dado. Cientos de Aídas, de madres coraje que se ganan los cuartos yendo a limpiar las casas de esos barrios del otro lado de la M30, esos en los que el césped de los parques se riega, donde las fuentes de agua potable funcionan, donde las calles relucen limpias, donde los setos se podan y donde los aparcamientos están delimitados con rayas verdes o azules para que Aída no pueda aparcar su viejo coche. Aída va a limpiar las casas de las zonas en los que los coches de policía no escudriñan a cada persona que pasa. Esos coches de policía que, cuando cae el sol, cruzan la M30 acompañados de un equipo de La Sexta para grabar Policías en acción, programa en el que se muestra lo malos que son los Jonathan, las Lores y los supervivientes de la heroína, que roban en tiendas, conducen de forma temeraria y llevan porros en la guantera del coche.
Esos programas que se nutren de la falta de oportunidades y de esa gente que nunca ha tenido nada y se ha dignado a sobrevivir. Un Callejeros, que hace espectáculo de la penuria de la clase trabajadora, la venta de droga en los barrios populares, de los descampados, de los coches tuneados y de las viviendas antiguas. Esos programas que vuelven a cruzar el puente de la M30, pero para mostrarnos las mansiones de los ricos en Quién vive ahí, para enseñarnos sus dúplex, sus enormes y preciosos jardines, sus piscinas particulares y sus cochazos en los garajes. Mientras tanto, Jonathan y Lore están en Gran Hermano, fallando respuestas a preguntas de cultura general para que los ricos de los barrios bien se rían y para que la gente de los barrios populares se avergüence de sí misma. Lo que no saben es que Jonathan y Lore estudiaron en aulas masificadas de colegios sin recursos. Que se dejaron greñas y vistieron con chándal porque era la ropa más barata. Que fueron a botellones porque las copas en el bar eran demasiado caras. Que jugaron al fútbol en parques descuidados, en campos en los que dos sudaderas arrugadas hacían de portería. Que sus padres no pudieron pagarles el título de ADE, ni comprarles un mini con el que ir a la universidad, porque el salario que entraba en casa no daba para más que para llegar a fin de mes. Que no encontraron un trabajo decente y bien remunerado, y que tuvieron que alquilar o dar una patada a la puerta de uno de esos pisitos de esos barrios sin orden urbanístico, con papeleras que rebosan basura y con pintadas que tardan meses en limpiarse. Que entraron en Gran Hermano porque, si lo hacían bien, tendrán la vida resuelta, y eso es algo que nunca llegarían a lograr en sus circunstancias normales.
¿Y qué ocurre? Que los espectáculos son muy graciosos. Que es llamativo ver persecuciones policiales y peleas, escuchar las vivencias de drogadictos y a mujeres mayores que dicen cocretas y almóndigas. Y que es divertido ver a chavales que no saben que Ramón y Cajal fue una, y no dos personas y que la capital de Asturias no es Almería. Pero cuando te das cuenta de que tú, tu barrio y tu gente sois la atracción del espectáculo, es cuando el espectáculo deja de ser divertido.

"El Principe": Una mirada atrás a la sociedad musulmana en España

Yasmina Aidi
El Príncipe, la exitosa serie de televisión española que trata el tráfico de drogas y el yihadismo en la ciudad de Ceuta, es muy entretenida. Es divertido ver al líder de los villanos, el señor de la droga Faruq, hablar español con acento cubano y después maldecir con acento marroquí, al grito de "Din dyemark!".
Resulta hilarante ver que todos los personajes protagonistas tienen ojos verdes y que pasan gran parte del tiempo intercambiándose miradas. Es incluso gracioso atestiguar el orientalismo musical, que inunda la escena con melodías tristes y decora el paisaje con mezquitas cada vez que aparece un personaje musulmán.
El Príncipe es una mezcla curiosa entre las series estadounidenses sobre terrorismo, como 24, y cualquier sensual telenovela de México o Brasil. La serie parece amena, hasta que se hace patente la forma en que esta ciertamente da forma a las percepciones del público con respecto al Islam y los musulmanes españoles, y que los seis millones de espectadores que cada martes se sientan frente al televisor se toman la serie muy en serio.
El público no lo percibe como una descripción cómica y distorsionada del norte de África, sino como una fuente fiable de información sobre la cultura islámica y la vida común de los musulmanes. En realidad, El Príncipe es una prueba del carácter retrógrado del discurso sobre la diversidad y la inmigración en España.
"Un barrio peligroso"
Ceuta es una ciudad española del norte de África que comparte su frontera occidental con Marruecos. Fue allí desde donde Tarik ibn Ziyad comenzó su invasión de la Hispania visigoda en el año 711. Dinastías bereberes y árabes han gobernado la ciudad desde el siglo VIII, hasta que esta cayó bajo el dominio de Portugal en 1415. Desde el uno de enero de 1688, este enclave pertenece al Reino de España.
La población de Ceuta ronda los 90.000 ciudadanos y está conformada por una ligera mayoría cristiana (en torno al 52 %) y un 45 % de personas musulmanas. El Príncipe, el barrio musulmán situado en las colinas nororientales de la ciudad, alberga a 12.000 personas y es habitualmente descrito por los medios de comunicación españoles como "el barrio más peligroso de España", a causa de la violencia, el tráfico de drogas y, más recientemente, el extremismo religioso que se dan en el lugar.
Este problemático suburbio es el escenario de la célebre serie televisiva de TeleCinco, la cual presenta varias líneas argumentativas: en primer lugar, hay un conflicto entre Faruq (el capo de la droga interpretado por el actor cubano de ojos verdes Rubén Cortada) y Aníbal, su adversario.
El romance de Morey con Fátima recupera las fantasías más vulgares y racistas que los hombres de raza blanca tienen con las mujeres árabes.
Otro personaje, el capitán Morey, un agente especial enviado desde Madrid para investigar el oscuro mundo del Príncipe, es interpretado por Alex González. Morey termina enamorándose de la hermana de Faruq, Fátima, interpretada por la actriz hispano-tunecina de ojos verdes Hiba Abouk. En el primer episodio, Fátima le cuenta al recién llegado Morey la cruda realidad sobre la vida en Ceuta: "O eres moro, o eres cristiano, marroquí o español, pero no las dos cosas".
Si el objetivo de la serie era mostrar que ser español y musulmán no es una contradicción, El Príncipe ha sido un fracaso.
Los hombres musulmanes de la serie son, en efecto, unos monstruos culturales. Con sus trajes de Armani y su acento caribeño, Faruq pretende encarnar el arquetipo del patriarcado musulmán, llegando incluso a obligar a su hermana Fátima a obedecerle a él en lugar de a la policía. Este personaje ultra-masculino, según nos revela el argumento, es en realidad estéril, aunque en lugar de visitar a su médico, culpa a su esposa Leila por su esterilidad.
Fantasías vulgares y racistas.
Con frecuencia, da la sensación de que el bien afeitado Morey fue destinado a la colonia española en el norte de África no para investigar la corrupción, sino para liberar a las mujeres ceutís musulmanas de la tradición y el patriarcado y para mostrarles que su libertad no yace en la devoción a su familia, sino en la lealtad al Estado español (es decir, la modernidad que representa Morey). No obstante, el romance de Morey y Fátima recupera las fantasías más vulgares y racistas que los hombres blancos tienen con mujeres árabes. En un episodio, Fátima dedica cinco largos minutos a desnudarse para el capitán Morey, dejando caer su velo al suelo en cámara lenta.
 "Esta serie es una vergüenza. Ofrece una visión superficial y estereotipada del Príncipe, y está grabada en Madrid", afirma Rachid Hamidou, abogado y miembro del Movimiento para la Dignidad y la Ciudadanía, un partido político creado recientemente que busca dar poder a la comunidad musulmana de Ceuta.
"Este barrio tiene sus problemas, es un gueto… Ceuta es una ciudad muy segregada; pocos autobuses con conexión al centro paran en El Príncipe. Hay pobreza y paro. Los musulmanes, que llevan siglos viviendo aquí, no han podido solicitar la ciudadanía española hasta 1986 y el árabe todavía no está reconocido como una lengua oficial", denuncia Hamidou.
"La serie no trata ninguno de estos temas políticos y hace parecer que los problemas del Príncipe se deben exclusivamente a nuestra cultura y religión, como siempre".
Elevado sobre las colinas de Ceuta, y con su mezcla de edificios de color pastel y ladrillo, El Príncipe recuerda a una favela de Brasil. La serie denota una clara influencia de las populares telenovelas brasileñas como El Clon y Salve Jorge, que abordan los encuentros culturales entre América latina y el mundo islámico.
Sin embargo, las series brasileñas, a pesar de sus bailarinas tapadas con velos y sus largos momentos musicales con coreografía, muestran que se han realizado a partir de una documentación adecuada y desde la simpatía política por las personas que viven en favelas y por el mundo musulmán. Ambos grupos son presentados como víctimas de la violencia y discriminación del Estado.
Ojalá El Príncipe tuviese como fin proteger a los musulmanes españoles de los estereotipos extendidos por los medios de comunicación mundiales.
Un personaje insidioso
El personaje más insidioso de la serie es Hakim, un ceutí musulmán y miembro de la policía local. Se trata de un individuo ultranacionalista que insiste en ser llamado Joaquín: "Me llamo Joaquín, no Hakim. ¡Soy español!"
Evidentemente, este personaje ultranacionalista resulta ser un yihadista y doble agente. El mensaje para el espectador español es claro: incluso tu patriótico vecino musulmán puede ser un terrorista. Esto es una irresponsabilidad. El Príncipe está perpetuando estereotipos injuriosos sobre los españoles musulmanes en un momento en el que el gobierno del PP está aprobando leyes de seguridad draconianas a medida contra las minorías en España.
"Creo que lo más ofensivo de El Príncipe es el uso repetitivo del término 'moro'", dice Hamidou. "Cada personaje lo usa de manera indiferente; los productores parecen no darse cuenta de que ese término es peyorativo e insultante. En Ceuta, ese término no se usa. Cuando los cristianos se refieren a nosotros, dicen "musulmán" o "musulmana". La historia de los musulmanes en Ceuta no se suele contar en los medios españoles. Hay calles dedicadas a líderes coloniales, como Enrique El Navegante, que asesinó a miles de musulmanes, pero muy pocas dedicadas a nuestras contribuciones. Y cuando, finalmente, una serie trata sobre nosotros, somos moros y terroristas".
La serie muestra la alienación encarnada en jóvenes indignados y fumadores de cachimbas, pero no se esfuerza en entender por qué la juventud se acerca a las bandas callejeras y al extremismo religioso. No se mencionan las políticas coloniales de Franco, ni las políticas dictadas desde Madrid, Washington y Rabat que han conducido a este nivel de desesperación. En lugar de ello, al igual que las calles laberínticas del barrio, los residentes de El Príncipe dan una apariencia misteriosa, exótica y peligrosamente inescrutable.
España tiene una larga historia de convivencia y resulta muy impresionante que, de toda Europa occidental, España y Portugal sean los únicos países en los que no existen movimientos de extrema derecha beligerantes contra la inmigración. Esperemos que esto siga siendo así y que la nefasta serie televisiva no agite sentimientos xenófobos.
http://www.aljazeera.com/indepth/opinion/2015/10/muslims-spain-151004085759468.html
La entrada Reino de España: clasismo y xenofobia en televisión aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 25 Oct 2015 11:50 AM PDT
'LA AMNESIA DE LOS CÓMPLICES', NUEVA OBRA DEL EXLÍDER DEL PCE Y DE IU
RAIMUNDO CASTRO | Cuartopoder | 25/10/2015
gerardo_iglesias_amnesia_libro
Portada del libro de Gerardo Iglesias 'La amnesia de los cómplices'.
El fundador de IU, desvinculado desde 1991 tanto del PCE que lideró como secretario general como de esa coalición que presidió −por discrepancias con la orientación adoptada por ambas organizaciones, según matiza-, acaba de publicar el libro "La amnesia de los cómplices" (KRK Ediciones, 2015), donde recopila 150 biografías de maquis asturianos "que claman contra la impunidad del franquismo". Y en él, a modo de balance, además de homenajear a esos 150 guerrilleros antifranquistas que lucharon contra la Dictadura hasta el final, reclama que las fuerzas políticas lleven a cabo, de una vez por todas, el cambio rupturista que, a su juicio, no se pudo hacer en 1978 por el temor que provocaban los poderes fácticos del franquismo.
Iglesias escribe que "España necesita un cambio rupturista, a partir de la apertura de un proceso constituyente, que comience por asumir y resolver la gran asignatura pendiente de la Transición: expulsar del sistema político y de todos los ámbitos de la vida económica, social, judicial y cultural las herencias del franquismo".
Tras su extenso trabajo sobre la recuperación de la memoria histórica, Iglesias saca conclusiones muy singulares. A su juicio, la Transición que supuso la Constitución del 78 no tuvo nada de "modélica", como siguen considerando muchos poderes establecidos. "La realidad fue bien distinta, porque el nuevo Estado democrático comenzó su andadura condicionado por la permanencia de los aparatos del Estado franquista: mismos mandos militares, mismos policías, mismos jueces y otros funcionarios comprometidos hasta el cuello con la Dictadura…", precisa. E incluso, hace referencia a una reflexión del socialista Gregorio Peces Barba sobre el Tribunal Supremo, el 90% de cuyos jueces procedían de la época franquista: "Hay algunos presidentes de sala que levantan el brazo cuando hay alguien al que oyen cantar el Cara al Sol".
El fundador de IU aprovecha el libro para hacer autocrítica y destaca que, incluso en el propio PCE, "una interpretación equivocada del concepto de reconciliación nos mantenía callados y las heridas siguen abiertas porque nadie ha querido curarlas; simplemente fueron cubiertas de un negro y tupido velo". Tras recordar que la dirección comunista no organizó ningún repliegue y su guerrilla fue desapareciendo según la represión fue eliminando a todos sus miembros y que los guerrilleros socialistas estuvieron tan abandonados que cuando llevaban diez años en la guerrilla "sólo habían tenido una comunicación por carta con los dirigentes del partido en el exilio", el ex líder de IU critica que quienes fueron parte de la oposición franquista más o menos activa se hacen cómplices, objetivamente, de la gran injusticia al "sostenerla y no enmendarla".  Y destaca: "El secuestro contumaz de esta parte de nuestra historia no solo supone una gran injusticia con las víctimas de la represión franquista sino que es, además, causa importante de la corrupción institucional generalizada y de la involución democrática que vive la España del presente bajo el Gobierno deMariano Rajoy".
Porque, a juicio de Iglesias, "lo que debieron ser concesiones transitorias para superar la dictadura sin nuevas confrontaciones violentas se convertían en renuncias, reafirmando el modelo de Estado sustentado básicamente en la connivencia de las élites de dos grandes partidos con las oligarquías financiera y económica y la institución monárquica". "Y el miedo que había calado hasta los huesos bajo el terror de la Dictadura continuó siendo un valioso instrumento en manos de las nuevas élites gobernantes", precisa.
Tuvieron que pasar más de treinta años, destaca Iglesias, para que el 15-M, otros movimientos sociales y la aparición de nuevas fuerzas políticas comenzaran a sacudir los cimientos del sistema nacido de la "Modélica", como define a la Transición con ironía. Y ahora hay que expulsar del sistema político y de todos los ámbitos de la vida económica, social, judicial y cultural las herencias del franquismo".  El ex líder comunista afirma que, por no haber hecho eso antes,  pasa ahora aquí lo que no acontece ni en Alemania ni en Italia ni donde el fascismo estuvo gobernando. "En España, aún se hacen homilías resaltando la figura de Franco y alabando la dictadura. Recientemente, un diputado denunciaba que, en quince Obispados, hay símbolos e imágenes del franquismo", denuncia. Y lo que, a su juicio, es aún más grave: "En presencia de representantes del PP, se ha homenajeado a la División Azul".
Y es que, según el ex diputado comunista, "seguimos atados al pasado con mucho franquismo presente". Aunque, añade, "hoy vemos cómo el sistema nacido de la transición, lastrado por las herencias del franquismo, pierde fuelle y, a la vez, un amplio movimiento en pro de la memoria democrática, amparado por el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas, otros tratados internacionales e iniciativas como la Querella Argentina reclama con fuerza desconocida hasta ahora la deuda que mantiene el Estado español con aquel período de nuestra historia".
El dirigente histórico del PCE que sucedió a Carrillo hizo la presentación, significativamente, en el Pozu Fortuna del valle de Turón, en Mieres (Asturias), un lugar que aún guarda los restos de más de trescientas víctimas de la represión franquista. Y, según indicó, lo que más le impresionó durante el año en que estuvo recogiendo testimonios es que todavía la gente tiene miedo a contar lo sucedido. "Se irán con el miedo a la tumba", comentó indignado.
Para comprender la dimensión de la barbarie franquista que permanece impune, Iglesias afirma que basta citar el siguiente ejemplo: "España ocupa el segundo lugar en número de desapariciones forzadas después de Camboya". Y, a modo de conclusión, se pregunta: "¿Puede seguir ignorando, un país que se llama democrático, tan terrible realidad?".
La entrada Gerardo Iglesias publica 150 biografías de maquis "que claman contra la impunidad del Franquismo" aparece primero en Iniciativa Debate.
You are subscribed to email updates from Iniciativa Debate.
To stop receiving these emails, you may unsubscribe now.
Email delivery powered by Google
Google Inc., 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, CA 94043, United States

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada