viernes, 6 de noviembre de 2015

El Placer de la Lectura


-


El Placer de la Lectura


Posted:

"En España siempre hemos sido pobres pero nuestros abuelos tenían dignidad"

Por Javier Velasco Oliaga TodoLiteratura.es
La escritora Almudena Grandes aparca momentáneamente sus Episodios de un Guerra Interminable, para publicar "Los besos en el pan", una novela contemporánea que guarda ciertas similitudes con "Las tres bodas de Manolita". Para la escritora madrileña la crisis económica que estamos sufriendo "es una guerra que no sabíamos que estábamos en ella y que la hemos perdido".

Acompañada por su editor Juan Cerezo, ha presentado a los medios de comunicación la novela, una obra que guarda muchos de sus recuerdos de infancia. El lugar elegido para el evento ha sido la sede de la Fundación Madrid, sita en la calle Larra, paralela a la calle Churruca, donde vivió en su infancia. En palabras de Juan Cerezo, "esta novela es la que estábamos esperando de ella. Muchos lectores la preguntaban por qué no contaba las cosas que estamos viviendo. Y lo ha hecho. Va a responder a las expectativas de sus queridos lectores".
Almudena Grandes lleva varios años centrada en sus episodios nacionales, pero siempre ha estado atenta a lo que sucede en la actualidad. "Mis artículos en El Semanal y mi columna así lo atestiguan", afirmó en la rueda de prensa. Pero los lectores le demandaban una novela como esta, centrada en nuestro presente, que en su opinión no es nada halagüeño: "yo siempre he sido optimista pero en estos momento no lo soy; cuando entre en vigor el nuevo Tratado de Libre Comercio se otorgará a las multinacionales un poder superior a lo que tienen los Estados". Si es que no lo tienen ya.
El título de la novela recién presentada es un recuerdo de lo que vivíamos en los años sesenta y, también, anteriores. Cuando se nos caía un trozo del pan al suelo, le dábamos un beso y nos lo comíamos. En aquellos años nos lo comíamos todo. Otra de las cosas que se hacían en su casa y en casi todos los hogares era que con el huevo que sobraba cuando se empanaban croquetas o lo que fuera, se hacían unas pequeñas tortillas. Algo que seguimos haciendo recordando nuestro pasado, aunque a la autora madrileña no le termina de gustar.
Durante la escritura del libro, estuvo un tiempo con su cuarta entrega de sus episodios, "Los pacientes del doctor García", simultaneándolas, pero cuando su marido, el poeta y novelista, Luis García Montero, se metió a político, fue cabeza de lista por Izquierda Unida en las elecciones autonómicas por Madrid, decidió dejar esta novela para centrarse en "Los besos en el pan" y ayudar a su esposo, que le ha acompañado en la presentación al igual que el periodista Miguel Ángel Aguilar.
"La novela es una mirada de urgencia sobre la realidad, sobre lo que está pasando. Escrita en presente de indicativo y un poco surrealista", explica Almudena Grandes con su verbo preciso y rotundo que ha captado esa realidad de manera cruda y rigurosa. También es la historia de un barrio de Madrid, el suyo propio, pero que podría ser un barrio cualquiera de España. No lo ha querido nombrar, precisamente por eso, pero al citar una estación de metro no ha podido, por menos, que citar la estación de Bilbao.
Para la autora la novela refleja el caos social en que vivimos y es muy significativo de lo que es la ciudad. En ese barrio viven tanto personas pudientes en casas suntuosas forradas de mármol, como personas humildes en casas angostas. "La crisis ha empobrecido a unos y otros, a toda la sociedad. Pero yo he querido centrarme en el punto de vista de los resistentes. En todo lo que hacen para seguir con su rutina", apunta.
"En España siempre hemos sido pobres pero nuestros abuelos tenían dignidad", expone con rotundidad. Sólo en la primera década del siglo XXI nos convertimos en un país de nuevos ricos, "bastante horteras, por cierto". En este viaje hemos perdido muchas referencias e, incluso, "mucha de nuestra cultura" y todo eso se ha perdido y, probablemente, en su opinión, para siempre. "Nunca vamos a llegar a aquella opulencia de principios de siglo que tuvo mucha similitud con los años treinta del siglo XX", pronostica.
En "Los besos en el pan" cuenta la vida de las víctimas de la Guerra Civil y de "la quiebra sentimental que se está produciendo en la actualidad", apunta. Por eso su receta ante esa quiebra que estamos viviendo es ser felices. "La felicidad es una manera de resistir, como un acto de esperanza y este tiene mucho que ver con Manolita –su anterior novela-", elucubra sobre la última novela de sus episodios.
"La novela es una historia de ciudad pero eso no quiere decir que lo que pasa no se pueda extrapolar a cualquier lugar", cree y agrega: "muchas veces, la visión que tenemos de la realidad desde la gran ciudad se distorsiona. Hay un punto tramposo. No es lo que realmente nos cuentan". No es que nos manipulen, que lo hacen, es que no tenemos acceso a toda la información.
Almudena Grandes no nos ha ocultado información, se ha mostrado sincera y belicosa. Sólo no ha querido entrar a desentrañar el final de la novela. "Unos acaban bien, otros acaban mal y otros no se merecen ese destino", concluye, no sin antes informarnos de que su próxima novela de la serie tiene prevista su publicación para la primavera de 2017. Tendremos que esperar dos años para la continuación de esos Episodios de una Guerra Interminable. La espera se nos va a hacer interminable.
Posted:
La esperada segunda entrega de la «Trilogía Helsinki», una original mezcla entre comedia y thriller escandinavo protagonizado por un grupo de nonagenarias.

Tienen más de noventa años. Pero no van a dejar que los criminales se salgan con la suya.
Siiri, Irma y Anna-Liisa creen haber recuperado la tranquilidad de su rutina diaria en El Bosque del Crepúsculo, el centro para la tercera edad de Helsinki en el que viven. Pero pronto las tres abuelas ven cómo su vida pasa a convertirse en un infierno por unas obras de reforma interminables. Los trabajos se inician escandalosamente temprano, el ruido es ensordecedor, en las paredes surgen agujeros, los residentes tienen que usar inodoros portátiles... y el joyero de Anna-Liisa desaparece misteriosamente.
A las ancianas no les queda más remedio que mudarse a un piso compartido, donde sus costumbres y manías no harán la convivencia nada fácil. Siiri, Irma y Anna-Liisa comienzan además a darse cuenta de que las obras de su residencia son bastante sospechosas y pueden encubrir otras actividades criminales. Cuando los secretos empiecen a desvelarse las tres amigas descubrirán que en esta vida poca gente está tan libre de culpa como parece.
La crítica dijo sobre Tres abuelas y un cocinero muerto...
«De Finlandia llega la Agatha Christie del norte.»
The Independent
«¡Cómo lo he disfrutado! Las protagonistas son tan divertidas y simpáticas que no podía dejar de desear que una de ellas fuera mi abuela.»
Lukutoukan kulttuuriblogi
«Una historia descrita como una combinación de Miss Marple y El abuelo que saltó por la ventana y se largó y que intentará conquistar a los lectores españoles con cada una de sus tres entregas que se irán publicando en castellano.»
Todo literatura.es
«La inteligencia de la narración se gana al lector... Contiene una pertinente crítica al mundo en que vivimos y a sus retorcidos valores. Prueba que los ancianos nos son una masa uniforme sino un grupo de individuos que portan una cantidad única de experiencias y recuerdos.»
Savon sanomat
Posted:

"Los maoríes tienen miedo a perder su cultura"

Por Javier Velasco Oliaga TodoLiteratura.es
Sarah Lark es el seudónimo de la escritora alemana Christiane Gohl, pero no es el único. Con dicho nombre publica novelas de estilo landscape, un nuevo género narrativo que ella ha creado y donde sus heroínas viven unos destinos marcados por la aventura, los viajes, el romanticismo y la historia. Con "La estación de las flores en llamas", comienza su nueva "Trilogía de los maoríes II", ambientada en Nueva Zelanda y considerada por sus lectores alemanes como su mejor obra.
La autora alemana, afincada en España, ha escrito con ésta, tres trilogías que se desarrollan en Nueva Zelanda. Ediciones B es su editorial española y ya tiene los derechos de las otras dos novelas de su nueva trilogía, que han sido un éxito en todo el mundo: más de ocho millones de lectores la avalan. "Mis libros son tanto para hombres como para mujeres, pero hay que tener en cuenta que el 80% de los lectores de todos los países son mujeres", reflexiona la autora.
En sus novelas hay protagonistas para todos los gustos. Sus mujeres suelen ser fuertes y emprendedoras; y sus hombres, aventureros y trabajadores. Y numerosas historias que se entrelazan. "Necesito más de una historia en mis libros y, al menos, una protagonista con quien se puedan identificar", explica Sarah Lark en la entrevista que hemos mantenido en la cafetería de un conocido hotel de la Gran Vía madrileña.
En "La estación de las flores en llamas" cuenta la historia de un viaje de emigrantes alemanes hasta tierras de Nueva Zelanda en busca de un lugar donde trabajar sus propias tierras. "A mediados del siglo XIX había muchos trabajadores que no tenían acceso a sus propias tierras y la promesa de tener mayor extensión de terreno les hizo cruzar medio mundo", cuenta la autora. "Eran personas que no eran pobres, no era un problema material, sino social", puntualiza.
Los protagonistas de la novela querían trasplantar una comunidad religiosa de Alemania a Nueva Zelanda sin cambiar nada, para vivir exactamente igual que vivían en su país de origen, sin tener en cuenta lo que había alrededor. Sin embargo, al llegar no encontraron lo que se les había prometido y hubo un choque de culturas, tanto con las colonias inglesas y francesas como con los habitantes de aquellas tierras: los maoríes.
"Los maoríes tienen miedo a perder su cultura, por eso escriben todo acerca de sus costumbres", cuenta la escritora alemana. La documentación para escribir sus novelas sobre Nueva Zelanda es muy fácil de obtener, en Internet tenemos casi todo de su historia y de sus costumbres. "Hay que tener en cuenta que es un país relativamente joven, tiene unos 700 años de historia", apunta Sarah Lark. Justo el tiempo en que unos habitantes de Polinesia llegaron a las islas de Nueva Zelanda. "Las islas estaban relativamente poco pobladas cuando llegaron los europeos. La del sur no tendría más de 2000 habitantes", afirma. Los maoríes han sabido preservar sus tradiciones mucho mejor que los aborígenes de Australia o de América del Norte, incluso la relación de los ingleses con ellos ha sido mejor que en otras colonias británicas. En el parlamento neozelandés había dos escaños para los maoríes.
El trabajo de documentación lo suele realizar Sarah Lark en paralelo al proceso de escritura. "Sólo he estado dos veces de visita en Nueva Zelanda, aunque próximamente voy a volver allí", nos confiesa la autora. Pese a eso demuestra tener un conocimiento exhaustivo de país del kiwi y del rugby. No es la primera, ya que autores como Julio Verne, no salían de su casa para escribir novelas con ubicaciones fabulosas. Como escritora se considera rápida: "escribo unas diez páginas al día. En un par de meses tengo escrito un libro y tardo otros dos en corregirlo", expone. Sus libros suelen ser narraciones de más de 800 páginas y sus lectores ¡quieren que escriba más!
En la novela cuenta cómo se realizaba la caza de ballenas o cómo llegaron las primeras ovejas a unas tierras donde había pocos animales. Todo en un mundo de hombres que controlaban todo. "Las mujeres de ese siglo eran como un caballo que se podía comprar o vender. Sólo tenían una posibilidad, la de casarse, porque no tenían acceso al trabajo. El único para el que se las requería era para la prostitución", explica de manera concienzuda. Las mujeres de las que trata en la novela son muy diferentes. Ida aspira a un matrimonio que le dé seguridad y Cat lucha por no caer en el destino de su madre, la prostitución.
"La estación de las flores en llamas es la historia de un cambio, es la historia de una oportunidad de una vida nueva", reflexiona la autora. No deja de ser la historia de un sueño. Ese sueño que todos los emigrantes llevan en su corazón y que en numerosas ocasiones se rompe. Aunque en las novelas de Sarah Lark siempre se mantienen las puertas abiertas a ese cambio donde las dificultades se superan con sufrimiento y pasión.
En todos sus libros aparece encima de su nombre un kiwi, el pájaro símbolo nacional de Nueva Zelanda, su país fetiche. "No sé por qué han escogido un pájaro como este para símbolo del país. Es un pájaro tonto, casi ciego, con problemas de equilibrio y que no puede volar. Es más como un osito de peluche, con más pelo que plumas", cuenta la escritora alemana entre risas que pese a todas esas características lo ha elegido como mascota.
Posted:

Recopilación de artículos periodísticos de carácter testimonial y político elaborados por García Márquez durante su viaje por los países socialistas a finales de los años cincuenta.


De viaje por Europa del Este es la crónica testimonial del viaje que realizó un joven Gabriel García Márquez por los países socialistas en los años cincuenta. En sus páginas el lector encontrará, junto a las observaciones de sus compañeros de viaje, un análisis perspicaz y no exento de ironía de los acontecimientos sociales y políticos de una época.
Su viaje por el enclave comunista arranca en la Alemania Oriental y prosigue por Checoslovaquia, Polonia, Hungría y la antigua Unión Soviética. Allí intentará desvelar la verdadera cara del comunismo ideado por Lenin: un régimen kafkiano apenas cuestionado por un pueblo asustado que parece resignarse a su destino.
Escrito y publicado por entregas en la misma época que el legendario Relato de un náufrago, este reportaje es otro ejemplo impagable de arduo trabajo de investigación, rigor histórico y fidelidad a los hechos narrados, pilares todos del periodismo de calidad. Con su indiscutible maestría literaria, Gabriel García Márquez demuestra una vez más su vocación más profunda: el placer de contar una buena historia.
"Yo no quería conocer una Unión Soviética peinada para recibir una visita. A los países, como a las mujeres, hay que conocerlos acabados de levantar."
Gabriel García Márquez
Posted:
Como sus dos famosas novelas anteriores ("Las correcciones" y "Libertad") en la más reciente, "Pureza", el autor norteamericano Jonathan Franzen apela a la complejidad narrativa, los personajes paroxísticos y la extensión. También a un soterrado humor que, sostiene, debe ser prioritariamente tomado en cuenta al abordar su nueva ficción.
"Pureza" apunta a una suerte de totalidad, tan propia de los escritores estadounidenses de renombre. Y no es gratuita la idea: la sospecha persistente es que, sin confesarlo abiertamente, muchos buscan o intentan –y a veces lo logran a medias- escribir al fin ese imposible llamado la Gran Novela Americana. Entre los contemporáneos, podríamos citar a David Foster Wallace, Stephen King y Thomas Pynchon, como a los más sobresalientes. Se trataría, según dijera el joven Vargas Llosa cuando hablaba de la novela total, de "atacar un tema desde todos los frentes posibles". El peruano hablaba de su país y su tiempo. En el caso de los norteamericanos se trataría de "contarnos" la complejidad de su país-continente, "atacándolo" también desde todos los frentes.
Es, por supuesto, una especulación, pero "Pureza" lleva a ese pensamiento porque presenta múltiples escenarios, aborda cuestiones diversas y termina siendo un puzle extendido, tanto que su sentido último sólo se entenderá al final, cuando Franzen se decide y ata los múltiples cabos sueltos que ha dejado como tales a lo largo de las casi 700 páginas de su historia. De sus historias.
El eje central de la historia tiene un nombre: "Pip" Tyler, una joven okupa que vive en Oakland, cumpliendo funciones en un trabajo insustancial, huyendo de su madre que la abandona, sin padre reconocido y con una deuda por sus estudios que la abruma.
Los okupas que la rodean son verdaderos neuróticos y la presencia de una pareja de alemanes altera aún más la vida poco común de una casa siempre al borde de ser rematada por deudas. Esos alemanes, especialmente una joven y bella mujer llamada Annagret, terminarán vinculándola con un activista oriundo de la ex Alemania Oriental llamado Andreas Wolf, quien ha montado una organización que filtra información reservada (secreta y hackeada, al estilo de Julián Assange) desde su refugio boliviano (protegido por Evo Morales). Diversas circunstancias llevarán a Pip a Bolivia y más tarde la retornarán a Estados Unidos, específicamente a Denver, donde el periodista Tom Averant dirige Denver Independent, un medio alternativo que se ocupa de investigaciones exclusivas y riesgosas, aunque no mantiene contactos con Wolf. Averant, es amante de Leila (a su vez casada con un escritor fracasado que por un accidente debe moverse en sillas de ruedas) y viene de un matrimonio fracasado del que no puede librarse desde el punto de vista emocional, a pesar del tiempo transcurrido. La primera mujer de Averant se llamaba Anabel Laird, era heredera de una enorme fortuna, pero había despreciado a padre y dinero y en un momento dado sencillamente había desaparecido. Quizás, en el momento en que se relata la historia, estuviera muerto.
Pip llega a Tom y Leila con una información inquietante, sobre misiles que habrían sido sustraídos de sus bases, y eso le permite relacionarse con la pareja periodística, quienes sienten en simultáneo atracción y rechazo por la joven.
Franzen es generoso a la hora de contar (y, de paso, volver más compleja aún la trama) y por eso "salta" al pasado y relata lo que fue la vida de Wolf cuando joven, privilegiado por ser hijo de un alto funcionario de la carcelaria Alemania Oriental, así como de una madre poderosa y absorbente.
"Pureza" ofrece al lector múltiples escenarios (Estados Unidos, Bolivia y Alemania, especialmente) y también situaciones diversas, esos cabos sueltos a los que antes se aludió y que Franzen irá anudando de a poco, aunque para eso el lector tendrá que ser paciente: todo le será explicado a su debido momento, pero previamente deberá leer lo suyo. "Pureza" hubiera ganado muchísimo, nos parece, si el autor hubiera ido recortando aquí y allá ese mar de palabras y situaciones que tanto lo complacen.
Por supuesto, pese a todo lo que hemos contado, evitamos dar las pistas correspondientes que lleven al desentrañamiento de la historia central y por qué "Pip" se vuelve epicentro y enlace de los diversos episodios. Baste con decir que un asesinato registrado muchos años atrás será uno de los detonantes y las búsquedas de Anabel y del padre de "Pip" las restantes.
Franzen se muestra muy interesado en Internet, en las redes sociales, los correos, y lo que subyace en todo eso. Él, como ocurre con Pynchon en toda su obra y más aún en su última novela, "Al límite", también nos habla de una suerte de paranoia universal, de teorías conspirativas, de poderes ocultos, a lo que suma Internet (en su apariencia y en sus profundos secretos nunca develados). Franzen apela a un humor muy personal, que a veces se vuelve negro, para "aligerar la carga" de lo que nos narra. En estos aspectos se muestra como un escritor ligado a la posmodernidad. En otros, reivindica a la propia novela decimonónica, a la que es tan afecto. El nombre de "Pip" sería su homenaje a Charles Dickens, ya que un Pip varón es el protagonista de "Grandes esperanzas", novela del narrador inglés.
"Pureza", como ocurriera con "Las correcciones" y con "Libertad", ha despertado adhesiones absolutas o rechazos manifiestos. A favor de Franzen cabe afirmar que es un narrador sólido y consistente y que sabe despertar en el lector diversas inquietudes, lo lleva a querer saber más sobre lo que narra. En detrimento de él, desde nuestra perspectiva, no todo lo que cuenta presenta la misma solidez y, por ejemplo, la pesadilla cotidiana de Alemania Oriental, más lo que en ella vida Wolf, o los cómicos episodios que se registran para encontrar datos sobre los presuntos misiles extraviados, se perciben más sólidos que otros momentos más livianos de la historia (la extenuante relación de Tom y Anabel). ¿Una de cal y otra de arena? En efecto, cargas repartidas casi por igual. Quedará en el lector sacar sus personales conclusiones.
Posted:
Una gran novela americana. Un clásico instantáneo.
«Una palabra: extraordinario. El hijo se afianza dentro del canon de las grandes novelas americanas. Un libro que realmente merece ser llamado obra maestra.»
Kate Atkinson
En El hijo, una novela de resonancias épicas y una historia de iniciación, Philipp Meyer explora la crueldad, el sacrificio y la ambición de un lugar y una época, el Lejano Oeste de Estados Unidos desde mediados del siglo XIX hasta los años setenta del siglo pasado.
Eli McCullough es el primer varón nacido en la recién inaugurada República de Texas. Durante una fatídica noche de 1849, una banda de comanches asalta su hogar, asesinando brutalmente a su madre y a su hermana y tomándolo a él como prisionero. Con apenas trece años pero armado de valor e inteligencia, se verá obligado a vivir en el seno de la tribu y a adaptarse a sus costumbres bajo un nuevo nombre y como hijo adoptivo del jefe indio. Cuando el hambre, las enfermedades y el avance del ejército americano acaban con los últimos poblados libres, Eli vuelve al mundo civilizado, donde acabará creando un imperio ganadero. Su hijo Peter cargará con el peso emocional de la campaña de su padre por el poder, mientras que Jeannie, su bisnieta, luchará para conservar el patrimonio de los McCullough en un mundo de hombres donde la ganadería ha dejado paso al petróleo.
Considerada una de las mejores novelas del año por la prensa y los lectores.
Finalista del Pulitzer 2014.
Éxito de ventas también en Europa:
más de 45.000 ejemplares vendidos en Gran Bretaña
y más de 70.000 en Francia.
Por uno de los autores más importantes de la literatura norteamericana actual.
La crítica ha dicho...
«Magistral
The New York Times
«El hijo puede ser reivindicada como una gran novela americana
The Washigton Post
«Sin lugar a dudas, uno de los mejores libros estadounidenses de este siglo. Un Cormac McCarthy con imponentes personajes femeninos, o un Jonathan Franzen más visceral
Bookseller
«Digno heredero de William Faulkner.»
La Libre Belgique
«Philipp Meyer nos ofrece un impresionante retrato de los orígenes de la América moderna
Le Salon Littéraire
«Malditos americanos. Las mejores películas, la mejor música y ahora un autor como Philipp Meyer. Esta épica novela merece un lugar en la lista de las grandes novelas americanas. El hijo es una maravillosa experiencia de lectura que no deja indiferente. Inolvidable.»
De Limburger
«Una obra maestra
Het Parool
Posted:
Antes de opinar sobre terrorismo, lee la novela que ha deslumbrado al premio Nobel Le Clézio, ha obtenido el Premio de Novela Árabe y ha sido llevada al cine.

«Imprescindible en estos tiempos en que el yihadismo monopoliza el terror del mundo occidental. Es de un realismo escalofriante.»
Jordi Soler, El País
Yashin y su pandilla son «Las Estrellas de Sidi Moumen», un equipo de fútbol que les proporciona los únicos instantes de brillo en sus vidas deslucidas. Ha crecido en Sidi Moumen, una barriada a las afueras de Casablanca, entre diez hermanos, una madre que lucha como puede contra la miseria y un padre recluido en el silencio y la oración. Un infierno terrenal que huele al vertedero que los muchachos han transformado en campo de fútbol, a hachís y pegamento para esnifar, a baños prohibidos en el río al que van a parar las aguas de las alcantarillas o a garajes con motocicletas destartaladas. Cuando les prometen un «acceso directo al Paraíso», ¿cómo van a rechazarlo?
Basada en la historia real de los jóvenes autores de los atentados que sacudieron Casablanca en 2003, la novela de Mahi Binebine traspasa la literatura y remueve nuestra conciencia.

La crítica ha dicho...
«Una historia llena de encanto. La voz poética de Yashin hace que la novela resplandezca.»
Chloé Brendlé, Magazine Littéraire
«Binebine cuenta con humor y dulzura la vida de estos seres olvidados por el reino de Marruecos. Con talento y precisión, no deja de lado ningún detalle, por muy doloroso que sea.»
François Sergent, Libération
«Una obra excepcional, con una calidad fuera de lo común.»
Charles-Henry Brignac, L'Action française
«Un libro de una gran delicadeza. Un escritor de enorme talento. Su maestría queda patente en la neutralidad y la humanidad con que retrata a los jóvenes de Sidi Moumen.»
Marc Dugain, Le Figaro litteraire
«Este libro mezcla el candor de la infancia y los horrores del terrorismo y confirma que Mahi Binebine es un gran escritor.»
Camille Tenesson, Le Nouvel Observateur
«Binebine nos pasea por todos los rincones de Sidi Moumen y nos descubre un mundo rico en colores, sabores y olores. Una hermosa historia narrada por una pluma elegante y alejada de todo maniqueísmo.»
E. Flory, Le Magazine des Livres
«Una novela magnífica que destaca por su gran calidad narrativa.»
La Marseillaise
«Una bellísima novela.»
Marine De Tilly, Le Point
«Lo que más me gusta de esta novela es la humanidad con la que retrata Binebine a su protagonista.»
Philippe Delaroche, Lire
«Su estilo preciso, colorido, nos regala unos personajes inolvidables.»
Ciné Télé Revue
«Mahi Binebine consigue introducir admirablemente en escena la maquinaria de la propaganda de los terroristas.»
L'Ouest France
«Una lectura escalofriante.»
Sylvie Rombaut, La Voix du Nord
Posted:

La mallorquina conquista el considerado galardón más importante de la literatura en España tras el Cervantes

efe / madrid 03.11.2015 | 11:55
La escritora Carme Riera ha sido galardonada con el Premio Nacional de las Letras Españolas 2015, concedido por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y dotado con 40.000 euros.
El jurado ha reconocido a Carme Riera, por "la altísima calidad de su obra en catalán y castellano en la que se combina la creación literaria con la investigación y divulgación, una obra polifacética de repercusión universal".
Este reconocimiento distingue el conjunto de la labor literaria de un autor español cuya obra esté considerada como parte integrante del conjunto de la literatura española actual escrita en cualquiera de las lenguas españolas.
Riera (Islas Baleares, 1948) es doctora en Filología Hispánica y Catedrática de Literatura española en la Universidad Autónoma de Barcelona y está especializada en el Siglo de Oro. Es miembro de la Real Academia de la Lengua (RAE), donde ocupa el sillón 'n'. También es miembro de la Real Academia de Bones Letres.
En 1995, el Ministerio de Cultura le otorgó el Premio Nacional de Narrativa por la obra 'Dins el darrer blau'. También fue distinguida con el Premio Anagrama de Ensayo en 1988, por 'La escuela de Barcelona' y, en 1989, con el Premio de las Letras Catalanas Ramon Llull, por 'Joc de miralls'.
Directora de la cátedra José Agustín Goytisolo y coordinadora de la obra completa del autor, del que publicó la antología 'Los poemas son mi orgullo' en 2003. Riera ha escrito en castellano buena parte de su obra ensayística y en catalán su obra narrativa. Sus obras se han traducido a varios idiomas, como el holandés, griego, inglés, alemán y ruso.
Jurado del premio
El jurado de este premio ha estado presidido por el director General de Política e Industrias Culturales y del Libro, José Pascual Marco Martínez; y la subdirectora General de Promoción del Libro, la Lectura y las Letras Españolas, Mónica Fernández Muñoz, ha actuado como vicepresidenta.
Han actuado como vocales el autor galardonado en la edición 2014, Emilio Lledó; el autor galardonado en la edición 2013, Luis Goytisolo; Inés Fernández-Ordóñez, designada por la Real Academia Española; Ramón Villares Paz, por la Real Academia Gallega; Ana María Toledo Lezeta, por la Real Academia de la Lengua Vasca; Joan Martí i Castell, por el Instituto de Estudios Catalanes; y Antonio Hernández, por la Asociación Colegial de Escritores de España (ACE).
Asimismo, también forman parte del jurado José Enrique Martínez Fernández, por la Asociación Española de Críticos Literarios; Blanca Berasategui, por la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE); Teresa San Segundo Manuel, por el Centro de Estudios de Género de la UNED; y Mercedes Monmany, por el Ministro de Educación Cultura y Deporte.
Posted:
"Memoranda" es el nombre del videojuego inspirado en Murakami. «Su trabajo», cuenta el creador del proyecto Bit Byterz «nos ha inspirado profundamente, y pensamos que el realismo confuso y surreal de su mundo de la ficción tendría un enorme potencial para convertirse en algo visual».  Así, el objetivo de Bit Byterz es aportar «realismo mágico» a la narrativa interactiva.
El argumento del juego es el siguiente: la protagonista de "Memoranda" necesita averiguar los motivos por los que ha empezado a olvidar su propio nombre, y ponerse a salvo antes de perder por completo la memoria.
En la página de Memoranda en la plataforma Kickstarter, Bit Byterz cuenta cómo, hace tres años, empezaron con un amigo a imaginar cómo sería el videojuego que querían crear. Ambos estuvieron de acuerdo en la posibilidad de inspirarse en los relatos de Haruki Murakami. Así empezaron y hoy buscan financiación por vía del crowdfunding, a pesar de que ya han conseguido el dinero que pedían para su desarrollo completo. "Memoranda" se lanzará dentro de pocos meses, en versiones compatibles con Windows, Mac y Linux.
Hasta entonces, compartimos el booktrailer del juego. ¡Deseamos que os guste!
Posted:
Hay, siempre, una aroma de enigma (en muchas ocasiones un enigma poético, sin más) en la obra de Proust. Y ello lleva al lector a dos especulaciones acerca del autor: de un lado, a pensar en su azarosa vida de errante espiritualizado toda vez que en cada cosa –en cada rosa, o dulce para el té…-había para él, encerrado, una especie de compromiso estético al que debía considerarse con respeto y cautela. De otro, porque siendo así, teniendo el autor un vinculo tan firme con la palabra y su significado, una trascendencia estética –incluso ética- tan reveladora, crea, necesariamente, en el buen lector una vinculación; hace que también para el lector se asiente un cierto compromiso en la forma de ver la realidad, en la forma de comprometerse con ella hasta el punto de dotarla de algo más allá que su propia forma material: pasa a ser objeto de poesía, de culto significativo, de atractivo misterio.
Tal es el proceder del autor con el lenguaje, con el código interno de las palabras, que la cosa, al fin, observada por el enfermizo y solitario y delicado Proust bien pudiera ser, sencillamente, la propia palabra, cada palabra. ¡Cuánto no encierra en sí cada una de ellas, cuánto no tiene de potencia imaginativa hasta el punto de que nos haga sentir más allá de sí propia, que nos haga reparar en lo inmediato y lo trascendente según su ubicación en el texto, según su significación…
Por eso ha de ser celebrado un texto como éste –mejor todavía si la versión es debida a un estudioso y profundo conocedor de su obra cual es el caso de Mauro Armiño, el traductor que nos viene trasladando desde hace años el acicalado mensaje que el francés tiene destinado al solitario que está al otro lado, el lector minucioso y atento- donde la letra, la palabra, adquieren un don profundo: el de un mayor contenido de vida por obra y gracia de quien nos explica el enigma; el propio Proust al pretender familiarizarnos con la lectura. Y así nos encomienda la lección: "Si la afición por los libros crece con la inteligencia, sus peligros disminuyen con ella. Una mente original sabe subordinar la lectura a su actividad personal" Repárese que, aquí, el autor separa más a la vez implica vida y lectura, al modo de un uno creativo. Y continúa: "Para ella no es otra cosa que la mirada más noble de las distracciones, la más ennoblecedora sobre todo, pues sólo la lectura y el saber proporcionan las 'buenas maneras' de la inteligencia"
Luego hace una consideración 'perfectamente humana' que ratifica su pensamiento y que llama a nuestra conciencia: "Solo podemos desarrollar la potencia de nuestra sensibilidad y de nuestra inteligencia en nosotros mismos, en las profundidades de nuestra vida espiritual" Y concluye. "Pero es en ese contacto con las otras mentes que es la lectura (el subrayado es mío) donde se forja la educación de las 'maneras' de la inteligencia"
    En el fondo, convengamos, Proust nos hace una llamamiento a la lectura como un ejercicio de distinción, como una invitación a valorar el mensaje recibido; a ejercer, en fin, el noble sentido del enjuiciamiento, de las pasiones de la libertad.

You are subscribed to email updates from Blog Home.
To stop receiving these emails, you may unsubscribe now.
Email delivery powered by Google
Google Inc., 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, CA 94043, United States

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada