miércoles, 16 de diciembre de 2015

Iniciativa Debate Público






Iniciativa Debate Público


Posted: 15 Dec 2015 04:57 AM PST
Sí, este tipo de persona puede que exista. Aunque, siendo malpensadas, también pudiera tratarse de una actuación intentando copiar el estilo de la que popularizara Carmen Franco y Polo (alias 'la nenuca'), hija del dictador fascista, en aquel memorable y espontáneo mensaje a los niños del mundo.
Sucedió en una conexión en directo con la residencia universitaria privada MasterHouse, donde TVE decidió tomar el pulso de la juventud española.
Por refrescar la memoria
La entrada Así ama una estudiante a Mariano Rajoy en TVE aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 15 Dec 2015 02:55 AM PST
–El presidente del Gobierno tiene que ser una persona decente y usted no lo es.
–Hasta ahí hemos llegado, señor Sánchez.
Ignacio Escolar | El Diario | 15/12/2015
El candidato del PP perdió los nervios. Se le notó: en la cara, en la pausa dramática y en la respuesta trastabillada e inconexa con la que contestó. Don Mariano Rajoy no está acostumbrado a que alguien, tan de cerca, le ponga en cuestión; que alguien le recuerde los sobresueldos, Bárcenas, Rato, Bankia, Granados, la Gürtel, la Púnica y su amnistía fiscal. "Hasta ahí hemos llegado", respondió, con ese tono caciquil, con ese tic autoritario que siempre le sale cuando alguien le retrata como lo que es: un político indecente. Un presidente que tenía que haber dimitido un minuto después de conocerse los sobresueldos que cobró de Luis Bárcenas y los SMS de apoyo que le dedicó.
Pedro Sánchez fue duro. No más de lo que habrían sido –con toda la razón– Albert Rivera, Pablo Iglesias o Alberto Garzón, que también han pedido a Rajoy su dimisión y han dedicado al presidente calificativos mucho más contundentes que su evidente falta de decencia. Decencia, según la RAE: "Dignidad en los actos y en las palabras, conforme al estado o calidad de las personas". Y un presidente que le desea fuerza a su tesorero cuando encuentran su botín en Suiza no es decente: ni en España ni en cualquier otro lugar.
La respuesta de Rajoy fue mucho más crispada que la propia acusación de Sánchez: "Ruin", "mezquino", "miserable", "deleznable…". Primero utilizó un argumento ridículo, el de la moción de censura, como si hubiese servido de mucho en una cámara con mayoría absolutísima del PP. Después sacó a relucir su currículum, como si llevar tres décadas en un coche oficial fuese en España garantía probada de honestidad. Y al final pidió al candidato socialista que fuese a un juzgado, en una de las clásicas manipulaciones de la derecha: confundir lo ilegal con lo indecente, como si para estar en política bastase con no ser un delincuente habitual.
El candidato socialista no trabajó demasiado la construcción de su alternativa presidencial, pero fue tremendamente eficaz en desmontar a Mariano Rajoy; en poner frente al espejo en horario de máxima audiencia, frente a millones de espectadores, al político que ha protagonizado una de las legislaturas más vergonzosas de la historia democrática de este país. Era casi la primera vez en cuatro años que Rajoy no se escondía en el plasma o en Bertín Osborne y el candidato del PSOE aprovechó la oportunidad.
Sánchez empezó nervioso, cortado por Manuel Campo Vidal, que le interrumpió en su primera intervención cuando reprochaba al presidente que no se hubiese dignado a debatir más. Se fue creciendo en la parte económica, acorraló a Rajoy por sus mentiras sobre el rescate a la banca o sobre los recortes y consiguió sacarlo de sus casillas cuando llegó a la herida que sangra, a la corrupción. Bárcenas, Rato, Granados, Púnica… A Sánchez no le faltaba munición.
El cara a cara recordó al último debate del estado de la nación en el que Rajoy también perdió los nervios, tachó de "patético" a Sánchez y –otra vez autoritario– le ordenó que "no volviese por aquí", como si el Congreso fuese un casino privado donde Rajoy decide quién puede entrar. Pero en esta ocasión, diez meses más tarde, el ataque de Sánchez y la respuesta airada de Rajoy fue mayor: por el formato –hasta la vetusta Academia de Televisión es capaz de organizar un debate con algo más ritmo que el encorsetado Parlamento español– y por el momento de la campaña en que el debate se celebró.
El candidato del PSOE llegaba al cara a cara con una sola carta que jugar. Para Sánchez, era prioritario desnudar a Rajoy, más que vestirse como alternativa. Como dice Mike Tyson, "todo el mundo tiene un plan hasta que recibe el primer puñetazo en la boca". Y en este debate, a seis días de las elecciones, el PSOE y su candidato llegaban martilleados por esas encuestas donde quedar solo segundos parece lo mejor que les puede pasar.
El debate, ese único cara a cara al que el presidente del plasma se prestó, fue un insulto democrático: el reflejo de una España que ya no existe y que probablemente no volverá. Es un desprecio a los ciudadanos que el candidato del PP se haya negado a debatir con los demás, y es desmoralizador que las urnas el domingo –si se cumplen las encuestas– no castiguen este desprecio muchísimo más.
Viendo lo mal que lo pasó Mariano Rajoy, su ausencia del resto de los debates se entiende mucho mejor. Si Rajoy sufre así con un debate a dos, imaginen cómo había sido si se hubiese dignado a debatir con los demás.
La entrada El presidente indecente aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 15 Dec 2015 02:15 AM PST
Especial Semana Electoral (I)
Si alguien pudiera ir a una clase de Ciencias Políticas un día y atendiera la explicación de lo que es el socialismo y de lo que representa el mundo obrero, se daría de cabezazos contra el pupitre porque no entendería nada de lo que le están contando. Bien porque le están mintiendo en toda regla, o bien porque su realidad está a mil años luz de todo aquello que le están mostrando…
La deducción no es muy compleja. A día de hoy quienes mienten son otros, y el socialismo ha pasado a mejor vida.
Pero, ¿qué nos ha ocurrido en el camino?
¿Dónde están esos miles de universitarios que estudiaron y aprendieron a analizar y evaluar sus conocimientos? Supuestamente informados (hasta accedieron a bases de datos hasta hace cincuenta años desconocidos). Enfundados en los trajes del saber, para solventar las dificultades y hacer progresar (y transformar) esos mundos lastrados que conocieron!
¿Dónde están esos miles que se dispersaron entre las ciencias y las letras, dejando atrás los campos para dibujar y ocupar las plazas urbanas? Supuestamente avanzando, porque nada había más fácil que transitar de una dictadura a cualquier otra sociocracia. Orgullosos de liderar modernidades y movidas casposas subvencionadas por doquier.
¿Dónde están esos miles que hablaban de democracias y voluntades pendientes, para emerger de las sombras de las que decían proceder? Supuestamente liberándose, opositando para socialistas con cargo y hambrientos pero de poder.
¿Dónde están esos miles que fornicaron felices y desatados y salieron y bailaron y se drogaron y ganaron y compraron y conquistaron? Supuestamente construyendo nuevas naciones, cerrando cicatrices nada fáciles de olvidar. Asfaltando los sacrificios de otros y recompensando tan solo el altar del narcisismo más burgués.
Intelectuales, periodistas, profesores, abogados, economistas, sociólogos, arquitectos, escritores, ingenieros, médicos, artistas, informáticos o psicólogos. La mayoría camuflados. Petrificados en nóminas solventes y trabajando para pulir sonrientes sus futuras y honorables pensiones.
Hay que ser poco amigo del pueblo para presentarse como catedrático en un aforo y mostrarse amigo del discurso de un tal González. Hay que tener valor para escribir cualquier artículo y defender al partido de los marchitos rosales. Hay que ser egoísta y mucho más para ir a estudiar becado y regresar con el deseo de votarles. Hay que comer mucho y mal, para no ser siquiera capaz de ver…
Google ImagesGoogle Images
Parece que no hay forma de comprender, que de la Universidad pudiera surgir tanta desdicha e infortunio. Que del academicismo nos llegaran, por ejemplo, los usureros del periódico El País y los feligreses de los gobernantes más traidores y delatores. Que desde los sindicatos y ayuntamientos floreciera de todo menos el puño en alto y la impronta de los luchadores.
Parece que no, pero la hay. Timadores sociales, que zurcieron los bolsillos de doble fondo para acumular el peso de la ingratitud y tanta maquinación. Porque hay que ser bien cómico para presentarse en público diciendo que uno se ha licenciado, y después de haber podido revisar todo el conocimiento tenerlos  bien puestos para respaldar a un partido que fue capaz de fulminar todos los sueños.
Si. Que me perdonen los votantes y compañeros socialistas que no pudieron estudiar porque tenían que trabajar, o ni tan siquiera tuvieron la oportunidad. Pero están a tiempo de revisar sus criterios y demandar el por qué de muchas acciones, o preguntar tan solo cómo es posible entender que el líder que todavía muchos proclaman pueda llegar a ser el lustroso millonario que partió del ánimo obrero.
Quien es capaz de sentirse orgulloso por lo mucho aprendido y aun así insiste en proclamar el favor de este partido, me temo que ha de aprender a asumir  cómo ser co- protagonista de la evolución de tamaño señuelo, porque el damnificado y el mundo obrero encenderá un día el pebetero para que con su llama alumbre el rostro de alguien tan irresponsable y torticero.
Sorprendente que después de todo lo que ha sucedido en los últimos cuarenta años apenas haya compañeros que cincelen con urgencia la bárbara trayectoria de tanto político sin complejos. Y cuestionable cuando menos que uno tenga que rebuscar para encontrar ensayos que borren de un plumazo su teatro de la adulterada y nada social democracia.
Que un facha defienda a Aznar es muy comprensible, pero que alguien que diga ser demócrata apoye al partido socialista es cuando menos, incongruente. Y para eso están los archivos de vida, para recordar a Isidoro y al gran Roldán, el no a la O.T.A.N. y los acuerdos militares que no podemos olvidar, las reformas laborales y la ley con la que patear la puerta, el cambio de la chaqueta de pana por los cuellos de alquitrán, los negocios giratorios y la privatización de hasta las migajas de pan, el fraude de la unión y las olimpiadas de la depredación, la "suerte" de unos pocos y el ultraje a gran parte de la población, las amistades rodeadas de reyes y dictadores y el desprecio hacia las minas y el agricultor, las balas del Estado y ningún cartucho para disparar contra la corrupción, los paraísos fiscales y los negocios de la transición, el desprecio hacia la izquierda y la clara apuesta por la ideología de la comercialización.
Expertos en hacer de la negligencia un negocio! Y quien se sienta ofendido que investigue, y si lo que lee no le abre los ojos que pida ayuda, que información hay de sobra para poder decir alto y claro que Pedro Sánchez es "hijo" y buen alumno de una nueva escuela que sigue abonando este prolijo e inadecuado ateneo de la moderna explotación.
Ni socialistas ni obreros, estos son parte de los españoles que vendieron  hasta el alma de los pobres que ahora no tienen fuerza ni para ir de manifestación, mientras su hijo favorito se codea con los ricos camino de convertirse en el esperpento abogado de la sin razón.
Estos días hemos escuchado muchas veces su grito de guerra para rociarnos con tanta e inadecuada manipulación: "La patria de los socialistas es la igualdad". Y sí, igual que comenzó la Transición, igual proseguirán con su himno al despropósito y abriendo puertas al TTIP y al Imperio de las alianzas a favor de toda invasión.
(es terrible poder llegar a pensar que alguien, en su sano juicio y después de ver el debate de ayer, sea capaz de tomar la decisión de votarles)
joséluis vázquez doménech, sociólogo
midominio        mifacebook        mitwitter
La entrada 1- Intelectuales y Socialistas Sin Vergüenza aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 15 Dec 2015 02:14 AM PST

Redacción/Rokambol/15.12.15
Todas las encuestas saltan por los aires.
La Madre que los parió a los dos quedaría hoy como primera fuerza política si se adelantaran cinco días las elecciones generales. De todos modos, al ser dos madres las candidatas a presidenta del Gobierno, se verían obligadas a formar un gabinete bicéfalo, eso sí, asistido por diferentes comisiones de cuñados en cada una de las diferentes carteras de Moncloa.
La Madre que los parió a los dos pactaría, con toda probabilidad, con "Hostia, por favor", "Esto que mierda es", y "Que vergüenza, coño", las pequeñas fuerzas emergentes que a consecuencia del debate de ayer entre los dos principales candidatos han experimentado una fuerte intención de voto en las últimas horas.
No obstante, la reunión prevista entre La madre que los parió, Hostia por favor, Esto que mierda es, y Que vergüenza, coño, podría cancelarse si finalmente no se llega a un acuerdo sobre el grado de hastío que cada una de las formaciones sufre ante el bipartidismo. Al parecer, mientras La Madre que los parió a todos opta por la indignación pura y llana, Hostia por favor exige una mayor dosis de rabia, y Esto que mierda es no está dispuesta a que se deje de lado la irritación y la decepción. Estas cuatro nuevas formaciones podrían, a su vez, escindirse en otras veintisiete si la coalición Apaga y vámonos retira todos sus apoyos comarcales.   Más en Rokambol
La entrada El debate Sánchez-Rajoy inclina el voto de los indecisos hacia "La Madre que los parió a los dos" aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 15 Dec 2015 01:14 AM PST
María Lekant Iván Sérbinov | Actualidad RT | 15/12/2015
"España está en venta", "España se vende… y es barata", "España es una ganga para los inversores extranjeros", anunciaban los titulares de los medios españoles en 2013.
Atraídos por las dificultades de este país afectado por la crisis económica, comenzaron a llegar los inversores extranjeros. Por su parte, el Estado les seguía el juego, deshaciéndose de sus propiedades a precio de saldo. En junio de 2013, el Gobierno sacó a la venta más de 15.000 de sus inmuebles, entre ellos algunos edificios singulares.
Dos años después, muchas cosas han cambiado, pero la tendencia general parece mantenerse: España sigue en venta y los inversores extranjeros aún aprovechan esta situación.
Por ejemplo, el hombre más rico de China, Wang Jianlin, quiere adquirir Marina d'Or, el mayor complejo turístico de España, para sumarlo a la colección de las compras que ya ha realizado en el país ibérico: desde el 20% de las acciones del club de fútbol Atlético de Madrid hasta el emblemático Edificio de España, ubicado en la capital.
En julio, otro grupo chino, Tzaneen International, ofreció una suma ridícula —10.000 euros— para hacerse con el aeropuerto de Ciudad Real, un lugar cuya construcción costó alrededor de 450 millones.
Tan atractivas son algunas ofertas y tal es el interés de los clientes foráneos que, en algunos pueblos de España, ya solo se habla inglés. Mientras tanto, la mitad de la deuda pública española en circulación se encuentra en manos de inversores extranjeros no residentes. Les detallamos estos y otros ejemplos a continuación.
Wang Jianlin, el hombre más rico de China y fundador del grupo Wanda, está negociando la compra del complejo turístico valenciano de Marina D'Or, construido en 1983 con el objetivo de convertirse en la mayor ciudad de vacaciones de Europa.
Su grupo empresarial está negociando la adquisición del 75 % de las acciones de este núcleo vacacional situado en las localidades de Oropesa del Mar y Cabanes (Castellón, Comunidad Valenciana) por una cantidad próxima a los 8.200 millones de yuanes —cerca de 1.200 millones de euros—, según informó el digital español El Confidencial citando al 'Diario del Pueblo' chino.
Es posible que Wang Jianlin, el fundador y presidente del grupo, ya haya visitado junto con otros representantes de la compañía esta 'ciudad de vacaciones', que cuenta con un campo de golf, un parque temático, cinco hoteles y balnearios, entre otras infraestructuras.
De efectuarse, no sería la primera compra del empresario chino en España: en 2014 adquirió el emblemático Edificio de España de Madrid por 265 millones de euros y este año se hizo con el 20 % del capital del Atlético de Madrid por unos 50 millones.
Estas negociaciones tienen lugar de manera paralela a las conversaciones que el magnate mantiene con las autoridades españolas para construir un complejo de viviendas en el suroeste de la capital, en el marco de la denominada 'operación Campamento'.
A menudo, el factor clave para adquirir un objeto en España es que tiene un precio económico. En este sentido, las infraestructuras millonarias que, en un momento determinado, no se terminaron como consecuencia de la crisis económica, son un verdadero filón de oro. Se trata de obras faraónicas en las que se invirtieron muchos millones de euros y que, además, requerían grandes gastos de mantenimiento: aeropuertos vacíos, museos sin obras de arte, vías férreas sin pasajeros…
Un claro ejemplo es el polémico caso del Aeropuerto Central de Ciudad Real, la primera instalación privada de este tipo en España, que permanece cerrado desde 2012 a causa de su baja rentabilidad y la falta de inversión.
Aunque las autoridades nunca han ofrecido información oficial sobre el coste de su construcción, las estimaciones más razonables barajan cantidades entre 600 y 900 millones de euros.
Sin embargo, durante una subasta pública que se celebró el pasado mes de julio, el grupo chino Tzaneen International, que realiza inversiones en proyectos de infraestructura, presentó una oferta escandalosa —10.000 euros— para lograr su adquisición, una cantidad muy por debajo del precio de salida, que era de 40 millones.
A través de un comunicado, esta firma aseguró que planeaba invertir entre 60 y 100 millones de euros para desarrollar el aeropuerto y convertirlo en un nudo de comunicación entre las empresas chinas y europeas.
Esta polémica compra no se cerró, pero se trata de un caso bastante representativo de cómo los inversores extranjeros se tratan de aprovecharse del fracaso de un proyecto.
Uno de los sectores más interesantes para los foráneos sigue siendo el negocio inmobiliario. La calidad de vida de España, el clima, una fácil conexión aérea con sus países de origen y, de nuevo, los precios bajos, provocan que los inversores extranjeros tengan cada vez más viviendas en el país.
Según un estudio de TM Grupo Inmobiliario, que ha analizado los perfiles de los compradores habituales de viviendas en la costa mediterránea, el mayor colectivo lo forman los inversores británicos (el 18,62 % de las adquisiciones realizadas por extranjeros), seguidos por los franceses (9,39 %), alemanes (7,25 %), belgas (6,90 %), italianos (6,13 %), rusos (5,83 %), suecos (5,83 %), chinos (4,14 %) y noruegos (3,74 %).
Por lo general, se trata de clientes de alto nivel adquisitivo que aprovechan la oportunidad proporcionada por la crisis para comprar una segunda residencia en España a un precio atractivo. Geográficamente, las zonas que más les atraen son las provincias isleñas, Madrid y las zonas mediterráneas.
Más allá de los apartamentos y las casas, España seduce a los inversores extranjeros con una oferta insólita: aldeas y pueblos enteros que cuestan "la mitad del precio de una plaza de garaje en Londres", según el titular de un reportaje del diario 'The Daily Mail'.
Y es que en España hay muchas localidades que necesitan repoblarse para no caer en el olvido. Con el fin de evitar que eso suceda, muchas localidades se venden a precios irrisorios.
Así, por tan sólo 60.000 euros es posible comprar un pueblo entero bien conservado. Un caso: en la provincia gallega de Lugo venden una aldea deshabitada y con edificaciones por 62.000 euros. El precio depende, básicamente, de la cantidad de propiedades, del estado de conservación y de su ubicación. Por ejemplo, la localidad de Proceda, situada en el Parque Nacional de Picos de Europa (Cantabria) y con 3.052 metros cuadrados construibles, cuesta 1,5 millones; por supuesto, el precio es negociable.
Sin embargo, estos dos pueblos no son los únicos, sino que hay aldeas a la venta por toda España, según el periódico español 'El País'. Galicia es la comunidad autónoma en donde esperan comprador más pueblos (35), aunque los interesados también pueden encontrar otras poblaciones disponibles en Aragón, Cataluña y Castilla y León.
Varias localidades casi vacías también venden casas y terrenos a precios simbólicos porque sus alcaldes tratan de atraer a nuevos habitantes. En algunas de ellas, el metro cuadrado sólo cuesta cinco euros.
Un dato curioso: en muchos pueblos españoles sólo se habla inglés. ¿Por qué? El 50 % de las casas y aldeas abandonadas las adquieren personas extranjeras —principalmente ciudadanos estadounidenses, alemanes y franceses— y la demanda internacional cada vez es mayor.
En estos lugares algunos buscan un entorno excepcional donde poder trabajar a distancia; otros estiman que son una buena inversión o una oportunidad para comenzar un negocio rural; algunos, simplemente desean retirarse a un entorno tranquilo.
"Las personas que se interesan por estos parajes se sienten ataídas por el clima, porque han venido durante sus vacaciones de verano, porque les interesa la inversión o porque en su país no podrían realizar una operación similar y aquí cuentan muchas ayudas", contó a RTElvira Fafian, que trabaja en la inmobiliaria Aldeas Abandonadas.
"La inversión inmobiliaria está en plena ebullición. Actualmente, en el sector terciario (oficinas, centros comerciales, logística…) alcanza los 6.000 millones de euros", cuenta al diario 'Cinco Días' Rafael Merry del Val, el presidente de Savills, consultora británica que opera en España desde hace 25 años.
El responsable de Savills indica que "estamos viendo mucho capital asiático, canadiense —que es una novedad—, algo menos de EE.UU. y bastante británico y latinoamericano".
Merry del Val asegura que "los inversores extranjeros confían en cualquier activo inmobiliario que se encuentre en España, incluso en el suelo, que es el más 'maldito' de nuestro sector".
Más allá de los sectores turístico e inmobiliario, un área que ha cautivado a varios millonarios extranjeros es el fútbol español. De este modo, clubes como el Málaga, el Valencia o el Atlético de Madrid son algunos ejemplos de este fenómeno que, al parecer, va en aumento.
En otoño de 2014, Peter Lim, un millonario de Singapur, se convirtió en el propietario del Valencia y, por tanto, en el primer dueño extranjero en la historia del club, al adquirir alrededor del 70 % de sus acciones por una cantidad que rondó los 100 millones de euros.
A principios de este año, el ya mencionado magnate chino Wang Jianlin también compró un 20 % de las acciones del Atlético de Madrid por 45 millones.
A su vez, desde 2010 el Málaga CF pertenece al jeque Abdullah ben Nasser Al Thani, miembro de la familia real catarí, mientras que otros clubes, como el Racing de Santander o el Deportivo Alavés, también estuvieron en manos extranjeras.
¿Por qué los millonarios foráneos están interesados en los equipos españoles? Un análisis de Europa Press indica que una de las principales razones es, sin duda, el prestigio de la Liga, que está considerada como uno de los mejores torneos de clubes de fútbol del mundo.
Otro factor que incentiva a los inversores tiene que ver con la crisis, que ha provocado que los clubes españoles sean más accesibles que, por ejemplo, los ingleses, y representen una buena posibilidad de inversión.
"En España, el fútbol mueve mucho dinero, maneja cantidades importantes en fichajes y, por tanto, para los empresarios extranjeros resulta atractivo invertir en la compra de jugadores y clubes ya que, además de obtener una rentabilidad, les permite adquirir una relevancia social y un impacto publicitario muy interesantes para sus negocios", asegura Sandalio Gómez, profesor del Iese y experto en gestión de entidades deportivas.
Por su parte, el profesor de economía financiera de la Universidad de Barcelona, José María Gay de Liébana, explica que este deporte "otorga proyección: no es igual ir a una ciudad y comprar su polígono industrial que su equipo de fútbol. Además, en los palcos de los estadios puedes conocer a las autoridades locales y a otros personajes públicos".
Por el contrario, los millonarios españoles no muestran tanto interés y prefieren invertir en sectores con menos riesgo: los problemas financieros y las deudas acumuladas de muchos clubes han generado mala fama al fútbol.
El apetito de los extranjeros por España está lejos de limitarse a los casos citados y los inversores asiáticos mantienen su actividad en el mercado español.
En estos momentos, el grupo chino HNA parece estar a la caza de oportunidades: tras convertirse en el mayor accionista de la cadena hotelera NH, está negociando la compra de casi la mitad de las acciones de Globalia, propietaria de Air Europa, la única compañía aérea 100 % española. Asimismo, acaba de adquirir el 42,3 % del capital social del RCD Espanyol —otro club de fútbol— y busca obtener una participación en la constructora OHL.
A finales de septiembre, otra empresa china, Bright Food, cerró la compra de la empresa catalana Miquel Alimentació, el mayor distribuidor mayorista de productos de alimentación en España.
Incluso el gigante de distribución El Corte Inglés, considerado como un referente de la economía española, vendió este verano un 10 % de su capital al jeque catarí Hamad Bin Jassim Al Thani quien, con esta maniobra, entró en el consejo de administración de la compañía.
En definitiva, casi el 40 % de la industria española pertenece a empresas de capital extranjero, según los datos más recientes de El Confidencial. En esta misma línea, a finales del pasado mes de junio más de la mitad de la deuda pública española en circulación —un 53,09 %— estaba en manos de inversores extranjeros no residentes, de acuerdo con los datos publicados por la Secretaría General del Tesoro.
"Se vende España", vuelven a anunciar los titulares de los periódicos. En realidad, lleva años en venta.
En la elaboración de este artículo se han utilizado los archivos multimedia de RT, Reuters y AFP
Preparado por María Lekant, Iván Sérbinov
La entrada España en venta… y a precio de saldo aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 15 Dec 2015 12:40 AM PST
Sánchez comienza reprochando a Rajoy su ausencia de otros debates y éste se centra en la creación de empleo
Isaac Rosa | El Diario | 15/12/2015
La carpintería como metáfora política: Rajoy y Sánchez sentados a una mesita, empequeñecida más todavía por el recuerdo de las mesas mostrencas de anteriores "cara a cara" PP-PSOE. Si uno ve cómo eran las de 2008 y 2011, cuando los dos partidos se repartían más del 80% de escaños, es inevitable pensar que el tablero ha menguado a la misma velocidad que el bipartidismo. Tanto, que la mesita de anoche parecía un pecio, un resto de aquellos buques gloriosos, un madero al que dos náufragos se abrazaban para no ahogarse.
De los dos, Sánchez era el que llegaba en peor situación. Mientras Rajoy tenía medio cuerpo fuera del agua, el líder del PSOE se agarraba al madero con las uñas y había empezado a tragar agua en las últimas encuestas. Así que salió en tromba: en la primera intervención reprochó a Rajoy que no fuera a más debates; y en la segunda ya estaba Bárcenas sobre la mesa. A partir de ahí, una primera hora de manoteo verbal, soltando leches en plan molinillo, ante un desbordado Rajoy y un Campo Vidal que se habría metido bajo la mesa si cupiese.
Pocas cosas más violentas que dos náufragos peleando por no ahogarse: Sánchez le metía una y otra vez la cabeza bajo el agua a Rajoy. Las pocas veces que el presidente cogía aire y hablaba, el otro le salpicaba, interrumpiéndolo. El tamaño de la mesa, con los dos a tiro de salivajo, hacía más agresivo el ataque del líder del PSOE, que golpeó sin cesar durante más de una hora. Arrojaba hasta sus propias propuestas, anunciadas con la misma ferocidad. Rajoy levantaba papeles como escudo, y Sánchez contraatacaba lanzándole portadas de periódico o un BOE con el memorándum del rescate. Tan pendiente estaba de colocar sus golpes ensayados ("el plasma", "el IVA de los chuches"), que se le escapaban sin réplica muchas de las falsedades que soltó Rajoy entre tanta cifra que leía.
En una de ésas Sánchez dijo algo sobre el derecho de las mujeres a ser madre que ni él mismo entendió bien, y Rajoy se agarró a ese clavo ardiendo para coger un poco de aire. Pero no había tregua: tras sacar el bazuca de la corrupción, acabó por agarrarlo de los pelos y hundirlo no ya en el agua, en el fango: "Usted tenía que haber dimitido hace dos años. El presidente del Gobierno tiene que ser una persona decente".
" Hasta ahí hemos llegado", exclamó el presidente revolviéndose por primera vez. Defendió su honor y llamó a Sánchez "ruin, mezquino y miserable", pero demostró que la corrupción es un flanco tan débil como para haberse pensado dos veces lo de presentarse, no ya a un debate, ni siquiera a unas elecciones: balbuceó, casi dijo que Bárcenas había devuelto lo robado, y clavó la rodilla en el suelo al leer de un folio sus medidas contra la corrupción, mientras Sánchez se ensañaba pero ya sin fuerzas: "señor Rajoy, miente, miente y miente".
El tramo final del debate fue más suave, por puro agotamiento de los náufragos. Sánchez se dejó flotar, satisfecho y sin fuerzas, mientras Rajoy recuperaba la iniciativa sin más ahogadillas. Llegaron tan reventados que los dos desaprovecharon el "minuto de oro" con obviedades sin mucha convicción. Quizás porque sabían que el verdadero minuto dorado se lo llevarían Iglesias y Rivera, invitados para comentar en La Sexta.
Sánchez hizo lo único que podía, lo que esperaban los suyos: soltarle a la cara a Rajoy lo que nadie más ha podido en esta campaña por incomparecencia. Seguramente le sirva solo para contener la fuga de votantes de los últimos días, pero eso ya es un éxito a estas alturas de su desastrosa campaña. En cuanto a Rajoy, se mostró como un cadáver incapaz de empatizar con los españoles: a una carta de una vecina afectada por recortes en dependencia, el presidente contestaba dando cifras, más cifras. El problema es que este cadáver va a ganar las elecciones.
La entrada Dos náufragos aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 14 Dec 2015 02:31 PM PST
Captura
Sebastiaan Faber | La Marea | 14/12/2015
Madrid, miércoles 11 de diciembre de 2013, Centre Cultural, 17:00. Los dirigentes socialistas Ramón Jáuregui y Trinidad Jiménez, junto con Ramón Paredes (vicepresidente de SEAT y del Grupo Volkswagen), presentan el libro La nueva diplomacia económica española, publicada por la editorial Delta. Sala llena. En primera fila se sientan José Blanco, Diego López Garrido, Eduardo Madina y Elena Valenciano. ¿Se lanza un libro? No, se lanza un candidato: Pedro Sánchez Pérez-Castejón, joven diputado y reciente doctor en Economía.
Lo que vino después es de sobra conocido: una trayectoria relámpago que culmina en julio de 2014 con la elección de Sánchez como secretario general del PSOE. Lo que precede a la presentación es menos conocido. De hecho, Sánchez y su equipo se han empeñado en ocultar esa prehistoria. Con razón, porque la luminosa fachada del Proyecto Sánchez tapa lo que tiene todos los visos de ser una obra un tanto chapucera que ha sabido burlar todos los controles de calidad.
La investigación que presentamos a continuación se inició hace un año, en noviembre de 2014. Nos interesa subrayar que de ninguna manera nos mueve una animadversión hacia ningún partido o persona en particular. Como miembros de la comunidad universitaria internacional, nos preocupa ante todo la integridad de los protocolos que la rigen. Y nos produce alarma no sólo lo que, en este caso, parece haber sido un uso instrumental y oportunista del prestigio universitario para fines de promoción política, sino sobre todo la aparente erosión de protocolos y vaciamiento de normas que lo hicieron posible. En nuestra opinión, esta erosión es síntoma, a la par que consecuencia, del deterioro sistemático y deliberado de la educación pública en España en favor de la privada —incluida la universitaria—. El caso de Sánchez no es el primero; está ahí, por ejemplo, el de Francisco Camps.
El presente texto nació de una serie de sospechas sobre el perfil académico de Pedro Sánchez. Se ha centrado en tres aspectos: su tesis doctoral, su libro publicado y su actividad investigadora, reflejada en sus publicaciones académicas. Ya iniciada nuestra investigación, algunos medios —Vozpópuli y El Mundo, en particular— se interesaron por el tema de la tesis y publicaron reportajes algo sensacionalistas, revelando algunos datos que confirmaron nuestras sospechas. Lo que sigue es —esperamos— una presentación más completa y más ecuánime del caso.
Los hechos básicos de la trayectoria académica de Sánchez son los que siguen. Se licencia en Economía y Empresas en 1995 por el Real Centro Universitario Escorial María Cristina, centro privado adscrito a la Complutense. En 1998 obtiene un máster en Economía y Política en Bruselas; también cuenta con un Diploma de Estudios Avanzados en Integración Monetaria de la UE por el Instituto Ortega y Gasset de la Complutense (2002). En 2008 empieza a impartir clases universitarias en la Universidad Camilo José Cela (UCJC), también privada, como profesor de Estructura Económica y de Historia del Pensamiento Económico. En febrero de 2010 inicia su doctorado en la misma Universidad. En noviembre de 2012 se doctora, cum laude, con una tesis tituladaInnovaciones de la diplomacia económica española: Análisis del sector público (2000-2012), dirigida por María Isabel Cepeda González, profesora de Economía Aplicada en la Universidad Rey Juan Carlos y ex colega de Sánchez en la UCJC.
El doctorado y la tesis
Lo más llamativo de la tesis doctoral de Sánchez es su aparente invisibilidad: el único dato públicamente conocido sobre el texto es su título. No hay ni resumen de la investigación, ni información pública sobre la composición del tribunal, ya que la tesis —extrañamente— no figura enTESEO, la base de datos centralizada de tesis doctorales leídas en España. (Otras 15 tesis leídas en la UCJC en ese año, incluidas varias de la misma facultad, sí aparecen listadas con ficha completa.)
Aunque hay un ejemplar de la tesis en la biblioteca de la UCJC, está restringido su acceso. A diferencia de la mayoría de las universidades españolas, la UCJC carece de un repositorio digital —una página web— que ponga las tesis doctorales a disposición del público en régimen de acceso abierto. Esa carencia es tanto más curiosa cuanto la normativa de la propia UCJC estipula que las tesis han de ser de acceso abierto y depositadas para ese fin en un repositorio. Cuando, en diciembre de 2014, nos pusimos en contacto con la biblioteca para pedir acceso a la tesis de Sánchez, hicimosreferencia a la normativa de la propia UCJC. Se nos contestó:
Las tesis doctorales inéditas (no publicadas), no pueden ser prestadas sin el consentimiento expreso del autor de la misma. Esta es una de ellas.
En nuestra universidad aún no está implantado el repositorio institucional para favorecer el acceso abierto a la producción científica. Por otro lado, esa normativa que indica entró en vigor a finales del 2013 y la tesis se presentó en 2012, fecha anterior, con lo que no es aplicable con carácter retroactivo.
El 17 de febrero enviamos un correo al equipo de comunicación de Sánchez (Verónica Fumanal y Juan Manuel Serrano):
Después de comprobar que la UCJC no cuenta con repositorio público de tesis doctorales me he puesto en contacto con la Biblioteca de la UCJC con una solicitud formal de préstamo interbibliotecario de mi universidad. Sin embargo, la bibliotecaria de la UCJC me ha comunicado que no está autorizada para prestar el texto sin el permiso expreso del autor, y que sus intentos por conseguir ese permiso del Sr. Sánchez no han dado fruto. (Dificultad que, me imagino, es debida sencillamente a la naturaleza ajetreada de su agenda.)
Por tanto se me ha ocurrido dirigirme directamente al PSOE, esperando que vosotros me podáis echar una mano.
La respuesta de Fumanal es casi inmediata:
La tesis de pedro esta publicada y a disposición en cualquier librería.
Contestamos:
Gracias por la prontísima respuesta, Verónica. Conozco el libro pero me interesa ver la tesis original tal y como fue defendida en 2012.
En ausencia de respuesta, volvemos a escribir dos días después:
Sólo una nota para recordaros mi petición. Tengo la impresión de que basta con que Pedro Sánchez dé su permiso (o vosotros lo deis por él) para que la biblioteca me pueda mandar la tesis. (De hecho la normativa de la UCJC estipula que todas las tesis doctorales sean de acceso abierto; lo que pasa es que esa normativa se adoptó en 2013, un año después de la defensa de la tesis de Sánchez.)
Por si facilitara las cosas, yo podría volver a contactar con la biblioteca de la UCJC con copia a vosotros. Ya me diréis.
No hay más comunicación por parte del PSOE. Dos meses después, en mayo, el equipo de Sánchez se muestra algo más flexible con el diario El Mundo que con nosotros, dejando que un equipo de periodistas acceda al texto de la tesis durante algunas horas, aunque bajo condiciones estrictas: se les prohíbe hacer fotos o sacar el texto de la biblioteca.
En noviembre, Contexto entrevista a Sánchez y le pregunta por la tesis. Sánchez contesta que ésta está disponible para quien quiera consultarla. En realidad, sin embargo, hasta el día de hoy la consulta sigue siendo altamente restringida: la tesis se puede consultar sólo en formato impreso, en la biblioteca de la universidad, sin hacer fotos o fotocopias y previa aprobación del equipo de comunicación del PSOE. (Este último detalle no deja de ser una forma de intimidación.)
Cabe subrayar la anomalía que supone en el ámbito universitario este semiblindaje de una tesis doctoral. El proceso mediante el cual se otorga el doctorado, la mayor prueba de aptitud académica, suele ser rigorosamente público. Se supone que el doctorando responda por la calidad y originalidad de su investigación ante cualquiera de sus pares en la comunidad universitaria. De ahí el carácter público de la defensa y la necesidad de que las tesis doctorales estén disponibles bajo un protocolo de libre acceso. La gran mayoría de las universidades dispone desde hace años de repositorios digitales para ese fin.
El mismo espíritu de escrutinio público queda reflejado en todas las normativas vigentes. Así, la ley actual, que entró en vigor el 11 de febrero de 2011, estipula en sus artículos 13.4 y 13.5:
4. La tesis doctoral se evaluará en el acto de defensa que tendrá lugar en sesión pública y consistirá en la exposición y defensa por el doctorando del trabajo de investigación elaborado ante los miembros del tribunal. Los doctores presentes en el acto público podrán formular cuestiones en el momento y forma que señale el presidente del tribunal.
5. Una vez aprobada la tesis doctoral, la universidad se ocupará de su archivo en formato electrónico abierto en un repositorio institucional y remitirá, en formato electrónico, un ejemplar de la misma así como toda la información complementaria que fuera necesaria al Ministerio de Educación a los efectos oportunos.
Verdad es que la misma ley, en el artículo 13.6, admite una excepción a este espíritu de apertura, pero las condiciones esbozadas allí no se aplican de ninguna forma al caso de Sánchez:
6. En circunstancias excepcionales determinadas por la comisión académica del programa, como pueden ser, entre otras, la participación de empresas en el programa o Escuela, la existencia de convenios de confidencialidad con empresas o la posibilidad de generación de patentes que recaigan sobre el contenido de la tesis, las universidades habilitarán procedimientos para desarrollar los apartados 4 y 5 anteriores que aseguren la no publicidad de estos aspectos.
Como ya hemos apuntado, incluso la normativa de la propia UCJC se hace eco de este espíritu, pidiendo la entrega de "Dos CDs con la tesis en formato electrónico, preferiblemente PDF no modificable (Secretaría y Biblioteca), con la carátula en color, a los efectos de su archivo, preservación y difusión en el repositorio institucional" y "Licencia para el depósito digital de la tesis en archivo electrónico y físico. El depósito implicará la cesión de forma no exclusiva a la Universidad, de los derechos de explotación de la propiedad intelectual de la obra (copyright), necesarios para esta finalidad".
El hecho de que, según la UCJC, esta normativa no sea, en rigor, aplicable retroactivamente a la tesis en cuestión, no quita el carácter anómalo de tratarla como si fuera secreto de Estado. En la práctica, la UCJC y Sánchez se sustraen del mismo proceso de evaluación por pares que constituye el fundamento de la integridad académica. Además, la ley en la que se basa la normativa sí es aplicable al caso de Sánchez: las normas en cuestión entraron en vigor en febrero de 2012 para todos los doctorandos, aunque hubieran iniciado su doctorado antes de 2011.
También el tribunal de tesis —el cuerpo de expertos independientes que determina si la tesis es digna de un título de doctor— presenta rasgos curiosos. Para empezar, dada la ausencia de una ficha TESEO, no es fácil saber quién formó finalmente parte del tribunal. Según el diario Vozpópuli, el elenco de miembros incluía los siguientes cinco nombres: Cristina Ruza y Paz Curbera, docente de la UNED; Santiago Pérez Pérez-Camarero, profesor asociado de la Universidad de Castilla-La Mancha; Alejandro Blanco Fernández, en la actualidad consejero de Hacienda en la representación española ante la UE; y dos profesores de la UCJC: Juan Padilla Fernández-Vega, antiguo vicerrector de Extensión Universitaria, actual secretario general de la UCJC; y Ricardo José Rejas Muslera, profesor de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Económicas.
¿Este tribunal se ajusta a la ley? No queda del todo claro. La normativa actualmente vigente, marcada por el mismo Real Decreto del 10 de febrero de 2011 —que es la aplicable a la defensa de Sánchez— "los miembros que integren el tribunal deberán estar en posesión del título de Doctor y contar con experiencia investigadora acreditada". Muchas universidades españoles —entre otras, las de Sevilla, Valladolid, Zaragoza y Castilla La Mancha— especifican que la experiencia investigadora acreditada equivale a un sexenio de investigación ("al menos un periodo de actividad investigadora reconocido de acuerdo con las previsiones del RD 1086/1989, de 28 de agosto"). No así la UCJC. Según Francisco López Muñoz, el director de la Escuela de Doctorado, para ser miembro de un tribunal de tesis basta con tener el doctorado.
En este sentido llama la atención que Padilla Fernández-Vega y Blanco Fernández se doctoraron apenas un año antes que Sánchez, en septiembre y junio de 2011, respectivamente. Más llamativo todavía es que a tanto Padilla como Blanco les dirigió la tesis la misma directora de Sánchez, Isabel Cepeda, y que ambos se doctoraron por la misma UCJC. Ni Padilla ni Blanco Fernández lucen un gran expediente de investigación. En suma, el tribunal, además de tener un carácter marcadamente endogámico, tiene poco peso académico.
Según los datos disponibles en TESEO, Cepeda solo ha dirigido cuatro tesis doctorales, todas en 2011 y 2012. Además de las de Padilla, Blanco y Sánchez (que, como hemos dicho, no figura en TESEO), fue directora de tesis de Jesús Gracia Sanz, Decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Económicas de la UCJC de septiembre de 2010  a septiembre de 2012. Gracia Sanz defendió su tesis durante su decanato, en diciembre de 2011.
Por otra parte, tanto Gracia Sanz como Rejas Muslera (miembro del tribunal de Padilla además del de Sánchez) tienen lazos con Belt Ibérica, S.A, "la empresa líder de servicios profesionales en el sector de la Seguridad Global y las Emergencias en España", con la que la UCJC firmó un convenio en 2010 para ofrecer un máster en cuestiones de seguridad global. Belt Ibérica, fundado en 1994 por el ex militar Ricardo Huelin Martínez de Velasco y afincado en Majadahonda, ha contratado con numerosas entidades públicas y privadas. El máster fue dirigido por Cepeda.
El libro
Según Verónica Fumanal, directora de comunicación, la tesis de Sánchez "está publicada". En efecto, en 2013 la editorial Delta publicó un libro titulado La nueva diplomacia económica. Innovaciones institucionales y estrategias en las relaciones económicas de España hacia Latinoamérica, Europa, Asia y África. Según afirma el propio Sánchez en su página biográfica dentro de la web del PSOE, en este libro "recogía y desarrollaba algunos de los contenidos de mi tesis".
Como ya queda relatado, la presentación del libro el 11 de diciembre de 2013 confirmó al hasta entonces diputado Sánchez como estrella emergente dentro del PSOE y candidato firme para la Secretaría General de dicho partido. El libro volvió a presentarse el 27 de febrero de 2014 en la Universidad de Valladolid, por parte del rector de la misma, Marcos Sacristán Represa. En ambos casos, Sánchez se refirió en sus anuncios a través de Twitter y de su blog personal, de forma orgullosa, a "mi libro" ("El próximo día once de diciembre presentaré mi libro" —anotó en su blog— "[…] El libro es fruto de la tesis que, por estas fechas, defendí el pasado año en la UCJC para obtener el doctorado".) También en Valladolid, Sánchez fue presentado como "autor del libro".
Sin embargo, la portada del libro en cuestión presenta a Pedro Sánchez Pérez-Castejón no como autor, sino como director del mismo, mientras que en el interior se menciona, además de a Sánchez como director, a dos autores: el propio Sánchez y Carlos Ocaña Orbis. Además, el libro cuenta con prólogo de Miguel Sebastián Gascón (ex ministro de Industria, Turismo y Comercio) y un prefacio a cargo del catedrático Francisco Aldecoa Luzárraga, antiguo decano de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid (entre 2002 y 2010; es decir, en laera pre-Podemos dentro de dicha facultad) y candidato derrotado por partida doble (2007 y 2011) en las elecciones a rector de la propia UCM.
El libro cuenta con una breve introducción firmada por Pedro Sánchez. En ella, agradece "a quienes me acompañan con su consejo y la redacción del libro, los profesores Francisco Aldecoa, Miguel Sebastián y Carlos Ocaña". Queda claro de qué partes de la redacción del libro se ocuparon Aldecoa y Sebastián (prefacio y prólogo, respectivamente). Pero no se explica de qué partes del libro pueda haberse encargado Ocaña. Aunque en la presentación celebrada en Madrid sí se mencionó que la tesis sirvió de base al libro, en éste la tesis no es mencionada. Más curioso es que ni siquiera aparezca citada en la bibliografía del mismo. Eso sí, la contraportada identifica a Sánchez como "doctor en Economía".
El libro, de 162 páginas más bibliografía y anexos, presenta un panorama global de la importancia de los factores económicos en las relaciones internacionales y en la labor diplomática realizada no sólo por el Ministerio de Asuntos Exteriores, sino por otros ministerios, instituciones transnacionales como la Unión Europea, e instituciones y actores que trabajan al nivel regional y local. El texto tiene un carácter marcadamente didáctico. (Sebastián lo caracteriza en su prólogo como "un buen manual".)
Más que proponer alguna teorización novedosa, los dos autores se limitan en gran medida a resumir —en forma de numerosos inventarios y listados— las investigaciones existentes sobre la diplomacia económica, con una fuerte dependencia en un número reducido de textos secundarios. El carácter del trabajo cabalga entre la síntesis y el refrito. El estilo es pedestre y la corrección tipográfica, algo defectuosa. Algunos párrafos se repiten literalmente en páginas diferentes (por ejemplo en las páginas 146 y 155).
La bibliografía tiene numerosos fallos y errores tipográficos. Algunas entradas están repetidas y otras ausentes. Sin ir más lejos, las dos primeras referencias del libro, que aparecen en la segunda página, son erróneas: la primera (Melissen, 1999) no figura en la bibliografía; la segunda (un trabajo de Saner y Yiu), que es citada numerosas veces en el libro, no es de 2001, como afirman los autores, sino de 2003.
¿Es una publicación académica? Cabe dudarlo. Para empezar, la estructura de la autoría es altamente anómala; el hecho de que el libro tenga un director hace pensar que se trata de un libro colectivo; impresión que queda desmentida por el hecho de tener sólo dos autores. Además, en los libros coordinados lo habitual es que figuren las autorías de los capítulos, cosa que no sucede en este caso. La edición sigue más bien la tradición de los libros en estricta coautoría. Todavía más anómalo es el hecho de que la tesis —en la que, según Sánchez, se fundamenta el libro, como ya se ha dicho— no salga referenciada en él ni una sola vez.
Y sin embargo los contenidos del libro y de la tesis coinciden casi por completo, como hemos podido comprobar cuando por fin pudimos consultar la tesis en la biblioteca de la UCJC, este mes de diciembre. Aunque la organización de los capítulos es ligeramente diferente, la bibliografía de la tesis reaparece casi idéntica en el libro, con todas las erratas incluidas. Si hubo revisión, fue mínima.
El expediente académico
Además del libro, la producción académica de Pedro Sánchez en su campo de especialización se parece limitar a tres artículos publicados (dos en 2012 y uno en 2013), dos de ellos con coautores. Sin considerar criterios de calidad, en términos puramente cuantitativos se trataría de un currículum poco competitivo en el mundo universitario español actual, incluso para una persona recién doctorada (sin contar con el hecho de que Sánchez ocupó un puesto académico durante cinco años, de 2008 a 2013). Los artículos son los siguientes:
  1. "La diplomacia económica de los Planes Integrales de Desarrollo de Mercado", con Juan Padilla Fernández-Vega de coautor, publicado en el Boletín económico de ICE, Información Comercial Española, Nº 3031, 2012, págs. 25-30;
  2. "Innovaciones en la Diplomacia Económica Española: Los Planes Integrales de Desarrollo de Mercado," con dos co-autores: Juan Padilla Fernández-Vega y Mª. Isabel Cepeda González, publicado en Anales de Economía Aplicada. Los efectos de la crisis y el futuro de la sociedad del bienestar, trabajo colectivo coordinado por Jesús Gracia Sanz, Antonio Sánchez-Bayón y Marta Pazos Seoane y publicado en 2012 por Delta y la Asociación Científica Internacional de Economía Aplicada (Asepelt), de 13 páginas;
  3. "La diplomacia comercial en el centro de la diplomacia económica española," sin coautores, publicado en el Anuario jurídico y económico escurialense, Nº. 46, 2013, págs. 345-362.
La suma de la producción de Sánchez en artículos académicos no alcanza las 40 páginas. Más de la mitad de ellas están elaboradas, además, en coautoría. Tan escaso bagaje constituye una anomalía en relación con las exigencias actuales del mundo académico en España de cara a la obtención de una plaza en una universidad. De hecho, la producción académica de un candidato a doctor acostumbra ya a ser más profusa en el momento en que deposita la tesis para su posterior defensa ante el tribunal.
Partes sustanciales de los tres artículos de Sánchez figuran también en el libro y en la tesis. Concretamente, el material del tercer artículo reaparece en los primeros dos capítulos del libro, mientras que segmentos de los primeros dos artículos reaparecen en el capítulo 3 del libro, titulado La diplomacia económica bilateral: el caso de los Planes Integrales de Desarrollo de Mercados (PIDM) y el Fondo para internacionalización FIEM. También hay solapas significativas entre los dos primeros artículos, como ilustran las tres selecciones incluidas en el anexo.
Un rápido cotejo de los tres artículos y del libro revela una solapa (casi) literal de un 50% entre el artículo 1 (en el Boletín del ICE), escrito con Padilla, y el artículo 2 (en Anales de Economía aplicada),escrito con Padilla y Cepeda. Además, las dos primeras páginas (un 14%, más o menos) del tercer artículo de Sánchez, publicado en Anuario jurídico y económico escurialense, presentan calcos (casi) literales de los dos otros artículos, sólo uno de los cuales (el del Boletín) es citado en nota a pie. Finalmente, un 45% de este tercer artículo consiste de pasajes que reaparecen (casi) idénticos en las páginas del libro.
La presencia de pasajes extensos de los artículos 1 y 2 en el tercer capítulo del libro hace que la autoría de ese capítulo 3 quede todo menos clara. Bien mirado, el texto tiene cuatro posibles autores: Pedro Sánchez (director y coautor del libro), Juan Padilla y María Isabel Cepeda (coautores de los artículos reciclados) y Carlos Ocaña (coautor del libro). (Aunque el artículo en el Boletín económicofigura en la bibliografía del libro, no es citado en el capítulo en cuestión.) Eso sí, en su introducción Sánchez dice querer "destacar la inestimable ayuda de los profesores Juan Padilla, Isabel Cepeda y Patricia Soublechero".
Ahora bien, Juan Padilla, coautor, formó parte del tribunal de tesis. La normativa no prohíbe que un coautor se incorpore a un tribunal, a menos que la tesis sea por compendio de artículos publicados, lo que no parece ser el caso de Sánchez. De todos modos, la coautoría pinta evidentemente mal, máxime por el hecho de que el tema del texto en coautoría es el mismo de la tesis.
Padilla y Cepeda son universitarios; de hecho, como ya se ha mencionado, ésta le dirigió la tesis doctoral a aquél (recordemos que fue en septiembre de 2011 y por la misma UCJC). Cepeda, que en la actualidad enseña en la Universidad Rey Juan Carlos, también ha ocupado cargos en la UCJC. El coautor del libro, en cambio, Carlos Ocaña Orbis, es el único que está empleado fuera del ámbito académico. En la actualidad trabaja como project manager del Real Madrid Club de Fútbol, donde se encarga —entre otras cosas— del diseño de la web. Hasta donde hemos podido averiguar, el coautor no estuvo presente, ni fue mencionado, en ninguna de las presentaciones del libro.
¿Cómo llega un gerente del Real Madrid a escribir un libro con un diputado del Congreso, futuro secretario general de su partido y —para colmo— hincha acérrimo del Atleti? Ocaña fue jefe de gabinete de Miguel Sebastián cuando éste ejercía de ministro de Industria en el segundo gobierno de Zapatero; en el primero, trabajó en la Oficina Económica del Presidente del Gobierno. Al volver el PP al poder, Florentino Pérez —presidente del Real Madrid y de la constructora ACS, empresa activa en la energía termosolar, área fomentada por el ministerio de Sebastián— le encontró acomodo laboral en el mundo del fútbol, como informa Thilo Schäfer en un reciente reportaje sobre Pérez en La Marea.Ocaña no tiene doctorado.
La conclusión de los hechos enumerados se perfila por sí misma: Sánchez consiguió el doctorado con base en una labor académica de calidad y cantidad ínfimas, al mismo tiempo que el prestigio generado por el título y la publicación del libro basado en la tesis —escrito en aparente coautoría pero presentado en público como exclusivamente suyo— le sirvieron como trampolín para el avance de su carrera política. Ambas cosas —y los intentos por esconderlas limitando el acceso a la tesis— suponen una lamentable desvirtuación de los criterios académicos.
Dos varas de medir: universidad pública y privada
No es casual que el doctorado de Pedro Sánchez sea de universidad privada. Casos como el suyo se explican, en parte, en base a las diferentes reglas de juego para universidades privadas y públicas. Para las últimas, por ejemplo, es imprescindible estar pertinentemente acreditado ante la ANECA (Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación), cuya puesta en pie habría tenido lugar con el fin de renovar y fortalecer la universidad española. (Irónicamente Cepeda, la directora de tesis de Sánchez, se presenta en LinkedIn como "especialista en elaboración de Acreditaciones (formularios y documentación) para la Aneca en todas las modalidades".)
Esta acreditación —cuyos criterios de evaluación piden "que los solicitantes acrediten una actividad investigadora intensa, desarrollada de forma continuada en el tiempo"— es necesaria para todo tipo de plazas de profesor, excepto para la poco frecuente figura de titular interino. En el caso de las privadas, en cambio, la ley requiere tan sólo la acreditación del 60% de su personal docente con grado de doctor. (No se especifican limitaciones en cuanto al porcentaje de personal docente sin doctorado, por lo que en teoría una universidad privada podría nutrir su docencia de meros licenciados.) Así se explica que el propio Sánchez pudiera entrar como profesor en 2008, antes de doctorarse; o que el mismo decano de la universidad se pudiera doctorar después de asumir su puesto.
Esta diferencia de requisitos para las universidades privadas en España va en evidente detrimento de la meritocracia, pero también de la calidad del profesorado y, por tanto, de la educación. En este sentido, el modelo español de universidad privada contrasta con el modelo de la universidad privada de prestigio, como es el caso de las norteamericanas (Princeton, Harvard, Yale, Columbia, Georgetown, etc.). Así también se explica el abismo entre Estados Unidos y en España en términos de ranking. ¿Cabe importar modelos de éxito del exterior sin importar también sus criterios de calidad?
* Sebastiaan Faber es profesor de Estudios Hispánicos en Oberlin College. Otra colaboración de cara a la presente investigación permanece en el anonimato debido a los riesgos académicos que, según ha sido advertido el interesado, podría conllevar su firma en este trabajo de cara a su situación laboral y futuro profesional. Agradecemos a Bécquer Seguín y a David Jorge su ayuda en esta investigación.
ANEXO
Cotejo entre el libro y los artículos
Artículo 1
descarguniArtículo 2
descarga31descarg1
Libro
descarga41descarga3
La entrada Pedro Sánchez: la construcción de un candidato a través de su tesis doctoral aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 14 Dec 2015 12:47 PM PST
Javier Adler | Rebelión | 14/12/2015
Ante todo, que parezca que los gobiernos hacen algo para luchar contra el cambio climático. Porque lo primero es preservar las buenas intenciones de los gobernantes, alimentar la idea de que son gente preocupada por el medio ambiente y el bienestar de las personas. Así que ahí tenemos las ridículas fotos en las portadas, con los mandatarios cogidos de la mano y levantando los brazos. Y los titulares eufóricos sobre un acuerdo que no debería llamarse histórico sino histriónico, porque si algo ha dado un salto cualitativo aquí es la teatralidad de los gobiernos. Un ejemplo ilustrativo de todo esto, con sus grotescas contradicciones internas, es el editorial del diario El País sobre el acuerdo (1)
El título del editorial es "Salto decisivo", el subtítulo "La cumbre de París logra un acuerdo histórico contra el cambio climático", y así casi la mitad del texto abunda en esa visión del acuerdo, tan optimista como irreal, "paso decisivo" "acuerdo universal vinculante" "gran salto respecto del protocolo de Kyoto", "nuevo escenario", "mensaje claro a los agentes económicos", "el acuerdo debe ser celebrado como un hito". Hasta aquí, como mucho, es lo que leerán la mayoría de los lectores que reparen en el editorial. Pero si seguimos veremos que el propio editorial contradice su propio título de manera flagrante. La primera "lectura crítica" del acuerdo, siempre según el editorial, es la "falta de concreción en la reducción de las emisiones" y el hecho de que el acuerdo es vinculante "excepto en los objetivos de emisión de gases invernadero". Nada, un pequeño detalle, al fin y al cabo esos gases sólo son la causa principal del calentamiento global.
Por tanto, la reducción de gases invernadero es voluntaria, esto es, sometida a la buena voluntad de los gobiernos, algo que sin duda tranquilizará a todo el mundo. Pero ni siquiera esa voluntad declarada llega al objetivo de que la temperatura no aumente más de 2 grados, pues "con las reducciones comprometidas hasta ahora, la temperatura global podría subir a final de siglo entre 2,7 y 3,7ºC, lo que tendría efectos catastróficos". ¡Maravilloso acuerdo!
Más compromisos serios, crear un "fondo verde" para "ayudar" a que los países empobrecidos (típicamente llamados "en vías de desarrollo") se unan a la causa. En este sentido, los países "con capacidad" deben aportar "por lo menos 100.000 millones de dólares a partir de 2020". Pero si tenemos en cuenta que, según la ONU, hace falta aumentar en 267.000 millones de dólares anuales la inversión para acabar con el hambre en el mundo (2), ¿alguien en su sano juicio puede creer que vaya a aportarse algo significativo contra el cambio climático? Y por supuesto "ha quedado pendiente concretar cuánto debe aportar cada uno", sin duda para no poner límites a la generosidad de los países.
Por último, otra de las radicales "novedades" que comenta el editorial, el acuerdo para compensar por "pérdidas y daños" provocados por el cambio climático. Bien, por fin se ponen duros en algo, salvo por el pequeño detalle de que "se excluye cualquier reclamación de responsabilidades a los países industrializados por lo que han contaminado". No se puede decir que no sea novedoso, un acuerdo para combatir un crimen que castiga a todo el mundo menos a los criminales.
Ahora podemos comparar las otras expresiones que aparecen en el editorial y que contrastan con las que enumeré más arriba:
"falta de concreción", "voluntariamente", "flexibilidad en su aplicación", "compromiso", "ha quedado pendiente concretar", "excluye cualquier reclamación de responsabilidades".
En la clausura del encuentro, tras quedar todos satisfechos por haberse conocido, el anfitrión Hollande recordó que "siempre podrán decir que el 12 de diciembre de 2015 estaban en París (…) y podrán sentirse orgullosos ante sus hijos y sus nietos" (3). Las generaciones venideras le tomarán la palabra.
Notas:
(1) http://elpais.com/elpais/2015/12/12/opinion/1449948096_713050.html
(2) http://www.elperiodico.com/es/noticias/politica/onu-pide-invertir-267000-millones-dolares-anuales-para-erradicar-hambre-4345965
(3) http://internacional.elpais.com/internacional/2015/12/12/actualidad/1449910910_209267.html
La entrada El histriónico acuerdo de la Cumbre del Clima de París y el absurdo editorial de "El País" aparece primero en Iniciativa Debate.
You are subscribed to email updates from Iniciativa Debate.
To stop receiving these emails, you may unsubscribe now.
Email delivery powered by Google
Google Inc., 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, CA 94043, United States

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada