viernes, 18 de diciembre de 2015

Iniciativa Debate Público


-

Iniciativa Debate Público


Posted: 17 Dec 2015 10:50 AM PST
Erasmo publica su Elogio de la Locura en 1511. "Un divertimento" según el propio autor que pone voz a una particular divinidad: la Locura. El de Rotterdam alude en realidad a la estulticia; a la necedad o insensatez como rasgo principal de un género humano que raya en el absurdo. Su consecuencia final es una humanidad enloquecida. "¿Qué diferencia encontráis entre aquellos que, en la caverna de Platón, miran las sombras y las imágenes de los distintos objetos, no deseando nada más y complaciéndose en ello, y el sabio que salido de la cueva ve las cosas como son?" pregunta una desafiante Locura que nos recuerda a los rebeldes de la película Matrix buscando su emancipación.
La premeditada locura de nuestro tiempo descansa en enmascarar un nuevo fundamentalismo financiero revestido de aparente sensatez. Una depredación institucionalizada cuyo éxito radica en presentarse como ideología del justo medio. Decía Gramsci que la construcción del sentido común de una sociedad por parte de sus grupos hegemónicos no consiste sino en la adulteración de aquel. Se trata de consagrar la irracionalidad; de crear la legalidad que permita envolverse en impunidad. Es en definitiva, el desahucio del contrato social, garante de la convivencia, en aras a unos intereses particulares que ya se han apropiado de la política. ¿Son servidores de lo público o capataces del capital privado? Acaso hace tiempo que decidieron dejar de ser nuestros empleados.
El ilusionismo que elogia a una patria desangrada es muy consciente de que su transacción política sólo puede culminar en la estafa social de una gran mayoría de la población; en embaucar a la sociedad creyente en su buena nueva. Consagrada la distorsión, sólo queda acusar al contrario de albergar los mismos propósitos que íntimamente se asumen como propios. La acusación del termino populismo como arma arrojadiza, sólo puede nacer desde quien lo practica en origen; desde el tradicional marco de poder que ve peligrar su status por vez primera.
El ciudadano del que nos habla Ortega en su rebelión de las masas, [el especialista u hombre de una dimensión profesional] bien podría integrar hoy las sociedades damnificadas por esta revolución enmascarada de las minorías. Y sin embargo Erasmo pondría a estas élites sobre aviso: "la verdad posee cierta genuina virtud de agradar" advierte el sabio. Ciertamente, la verdad tiene algo de irresistible; acaba siempre emergiendo, atrae sin remisión. Es la erótica de la materia. Este domingo, el país da respuesta a las recetas neoliberales con las elecciones de mayor carga erótica de su historia reciente.
La entrada Ilusionismo y materia aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 17 Dec 2015 09:48 AM PST
Iker Armentia | El Diario | 16/12/2015
Hasta que empezó a sudar en los platós, Albert Rivera era el rey de la fiesta de la democracia, el candidato mejor valorado en un partido muy piropeado por las encuestas. Pero, a pesar de que a Ciudadanos se le está haciendo larga la campaña, los analistas naranjas siguen comparando el huracán Rivera con el entusiasmo que levantó Felipe González en el 82. Él es algo más atrevido y quiere ser el nuevo Adolfo Suárez: alcanzar La Moncloa es una parte del plan para protagonizar la Retransición. Unos defienden que es el candidato idóneo para renovar los vetustos pactos del 78; otros lo consideran el guardián definitivo del gatopardismo español, que quiere cambiarlo todo para que todo siga igual. Rivera utiliza otras palabras: "Queremos cambiarlo todo sin romper nada".
Albert Rivera, como Adolfo Suárez, es –tal y como describen Ellakuría y Albert de Paco en el recomendable libro 'Alternativa naranja'– un animal político con más olfato que lecturas, algo especialmente rentable en España, donde leer demasiados libros, sean o no de Kant, ha sido motivo de exilio en el ministerio de Cultura, y ya ni eso.
Como Adolfo Suárez, Rivera también tiene un rey, Felipe VI, que a su vez necesita un Albert, un Pedro o una Soraya con los que apuntalar la nueva transi específicamente diseñada para la Generación Hormiguero: sin safaris locos, con mucha gente bailando en la tele y con corruptos más disimulados, a poder ser.
Rivera, como Suárez, cuenta con un partido hecho a su medida, casi tan presidencialista como la UCD. Y si Suárez mató a su padre, la dictadura franquista en la que se había criado, Rivera tiene el encargo de ajusticiar  al bipartidismo en el que quiso militar pero del que abjuró para liderar la resistencia del nacionalismo español frente al 'stablishment' del nacionalismo catalán.
Y Rivera, también como Suárez, tiene esa dosis justa de azar que es imprescindible para triunfar en política. Rivera llegó a la presidencia de Ciudadanos en su congreso fundacional de 2006 porque, en pleno navajeo interno, se tomó la decisión estrambótica de elegir al presidente del partido por orden alfabético –por el de nombre y no el apellido, para más piruetas–, y Rivera resultó ser el campeón de la competición. En la vida hay que tener un poco de potra.
A Rivera solo le falta el pueblo. El 20D se verá.
Como todo movimiento político, el de Albert Rivera también se ha forjado sobre varios mitos. Esta es una selección de algunos de los más citados en tertulias televisivas y otros lugares poco recomendables.

1. ¿Ciudadanos es un partido nuevo en España?

Ciudadanos nació en 2006 de las entrañas de las trincheras contra el nacionalismo en Cataluña y como respuesta a un PSC que gobernaba con el independentismo republicano de ERC, y a un Partido Popular que había jubilado a Alejo Vidal-Quadras para que Aznar pudiera seguir hablando catalán en la intimidad con Jordi Pujol.
La formación de Albert Rivera ha evolucionado desde entonces de un partido fundamentado en un discurso antiidentitario a uno regeneracionista. De un producto exclusivo para Cataluña a un éxito en toda España. Pero esta bio tiene trampa: Ciudadanos llevaba tiempo intentando hacerse con el mercado español. No es cosa de ahora.
Ciudadanos se presentó a las elecciones generales en… ¡2008! y consiguió tan solo 46.313 votos (0,18%), ganándole por los pelos al PACMA. En las europeas de 2009, el resultado electoral en coalición con Libertas fue un descalabro: 22.903 votos (0,14%). En 2010 mantuvo los tres diputados del Parlamento catalán, pero un año después llegó la decepción de las municipales. En las generales de 2011, Rivera volvió a intentar un acuerdo con UPyD, y tras la negativa de Rosa Díez, Ciudadanos decidió no repetir por su cuenta y reclamó – sin citarlo– el voto para la formación magenta.
Como en todas las biografías autorizadas, los puntos negros salen en pequeñito en las notas al margen.
Y después –sobre esta parte de la historia se ha escrito mucho más– llegó la sucesión de éxitos que han merecido la atención mediática: el resultadón en las catalanas de 2012 (de 3 a 9 diputados), la irrupción en el Parlamento europeo, la gira por España para preparar el nuevo desembarco, el harakiri de UPyD y el pelotazo del 27S.

2. ¿Ciudadanos es un partido de la nueva política sin los tics de la vieja política?

Ciudadanos se presenta como un partido nuevo frente a "los de siempre" –Rivera girando la cabeza hacia Soraya y Pdr con su particular juego de manos rápidas–, e intenta crecer en un espacio basado en una regeneración no dramática de la política contra un bipartidismo corrupto y sin democracia interna. Ahí es donde aparecen la independencia judicial, la dimisión de los imputados, las primarias obligatorias y otros lemas similares.
Pero la evolución de Ciudadanos atesora una parte de las prácticas que censura a los partidos tradicionales.
Los cronistas relatan que Albert Rivera se mantuvo al margen de las crudas refriegas que acompañaron al nacimiento de Ciudadanos y que esa posición ambigua le permitió alzarse con la presidencia del partido. Existe consenso respecto a este análisis, pero los hagiógrafos extienden el puritanismo primigenio de Rivera al resto de su carrera política, y tienden a presentar a Rivera como víctima inocente de maléficas conspiraciones, mientras él trata de quitarse de encima las asechanzas de sus adversarios. Veamos.
La pérdida de la inocencia de Rivera comenzó en el minuto uno de su estreno político. Todavía atronaban los aplausos de su victoria congresual de 2006, cuando se abrazó a Teresa Giménez Barbat –que durante dos días había estado peleando contra los izquierdistas del partido– para decirle que era su madre política y que nunca la olvidaría. Y hasta ahora.
Poco después, en el segundo congreso del partido en 2007, Albert Rivera ya había afilado su colección de cuchillos 'jinsu'. La Ejecutiva que él presidía pretendía que las candidaturas a la dirección del partido fueran cerradas para esquinar a los críticos. No lo consiguió. "Rivera responde con un órdago: solo aceptará repetir como presidente si salen elegidos cada uno de los miembros de su candidatura", recuerdan Ellakuría y Albert de Paco en 'Alternativa Naranja'. Todo muy de los congresos convulsos de la vieja política. Al final, Rivera se alzó con la victoria.
Otro de los momentos de aquellos primeros años que presentan a un Rivera mesiánico que ignora a los órganos de decisión en su partido se vivió con motivo de las elecciones europeas de 2009. En aquel tiempo, el grupo parlamentario catalán de Ciudadanos es un sindiós. La frialdad entre sus tres integrantes –Albert Rivera, Antonio Robles y José Domingo– es indisimulable. Un día, en medio de un pleno, Robles recibe la llamada de un periodista de Europa Press: quiere confirmar que Ciudadanos se va aliar con  Libertas en las europeas. A Robles le suena a chiste.
Robles cuenta en  'Historia de la Resistencia al nacionalismo en Cataluña' que el periodista se puso tan pesado que decidió girarse y preguntarle a Rivera al oído: "Oye, Albert, alguien nos está haciendo una broma, dicen que hemos pactado con Libertas". Robles rememora: "Albert me miró serio y asintió: "El viernes doy una rueda de prensa en Madrid". Estábamos a miércoles. Me quedé de piedra. El secretario general no sabía ni pío, el consejo general no había corroborado nada, y en la Ejecutiva nadie había hablado de ello".
Miguel Durán fue el cabeza de lista de aquella coalición.
El coordinador del partido en Andalucía, Mario Acosta, publicó en 2007 el Manifiesto por la Dignidad en el que acusaba a Rivera de acumular poder y saltarse las normas internas para imponer en las listas municipales a candidatos de su cuerda. "Se han infiltrado mafiosos, políticos corruptos y gentes procedentes de otras formaciones que ni comparten, ni respetan los principios y valores que dieron vida al partido", denunciaba.
A pesar de que los críticos con Albert Rivera de aquella etapa fueron desahuciados o abandonaron la militancia del partido, este tipo de acusaciones se han repetido a lo largo del tiempo.
Este mismo 2015, Jaime Trabuchelli dejaba Ciudadanos tras perder las primarias en Madrid frente a Begoña Villacís, la candidata oficial de Albert Rivera. "Yo me fui de Ciudadanos porque un partido que ha sido asaltado por una Ejecutiva que no está dispuesta a soltar las riendas bajo ningún concepto y quiere llamarse democrático, es una estafa a la sociedad", explicaba Trabuchelli en un post de su blog en el que denunciaba la expulsión de tres afiliados de su entorno. "Han sido tres atropellos al más puro estilo totalitario: demasiada independencia, demasiada fuerza, demasiada honestidad. Muestras elegidas a conciencia para hacer imperar la ley del silencio –'Omertá'– al más puro estilo de la mafia siciliana y modelar el comportamiento de la masa a sopapo".
Hay más denuncias. Recientemente, el periodista Jordi Pérez Colomé ha desvelado en El Español, los trapicheos de Ciudadanos con sus primarias en Aragón.
En Ciudadanos, los candidatos de Rivera, entre los que no faltan paracaidistas de última hora, salen victoriosos y reciben los mimos del aparato; los que se enfrentan a los designios del líder son condenados al ostracismo. Ciudadanos se mantiene fiel a la tradicional cultura española de no llevarle la contraria al jefe.
Ciudadanos, como todas las formaciones que hablan en nombre de la nueva política, se ha autoimpuesto unas estrictas normas éticas que, en algunos casos, se han sorteado o ignorado. Su código interno obliga a cesar a los militantes que falseen su currículum, pero Ciudadanos ha salido en defensa de su número dos en Madrid, César Zafra, después de que  eldiario.es publicara que mintió en el currículum que presentó ante la Asamblea de Madrid. Para la formación de Albert Rivera solo fue una exageración.
El parlamentario catalán de Ciudadanos, Jordi Cañas, dimitió en abril del pasado año tras ser imputado por supuesto fraude fiscal. El partido naranja lo vendió con una muestra de su apuesta por la nueva  política, pero poco después Cañas fue colocado por su partido como asesor en el Parlamento europeo. Desde Ciudadanos argumentaron que no se puede condenar a un imputado "a no comer ni trabajar". Ajá.

3. ¿Albert Rivera es el candidato del Ibex 35?

El día que Juan Carlos Monedero soltó su pretendido chiste sobre Albert Rivera, todos miramos a los dedos de Monedero y no escuchamos lo que estaba diciendo:
–Cuando Josep Oliu dijo "necesitamos un Podemos de derechas", Albert Rivera dijo: "Yo".
El 25 de junio de 2014, al presidente del Banco Sabadell Josep Oliu se le escapó, en un tono aparentemente ligero, ese deseo íntimo de que ojalá surgiera en España un "Podemos de derechas más orientado a la iniciativa privada y el desarrollo del país". "El Podemos que tenemos nos asusta un poco", afirmaba el banquero mirando a Mónica Oriol, presidenta entonces del Círculo de Empresarios, y ganadora del Premio a la Declaración Neoliberal de la Década por su "prefiero contratar a mujeres mayores de 45 años o con edades inferiores a los 25 para evitar embarazos".
Josep Oliu, el padre de la expresión "Podemos de derechas", es patrono de  FEDEA(Fundación De Estudios de Economía Aplicada), un 'think tank' con origen en el Banco de España y que está impulsado, por el Banco de Santander, Repsol, BBVA, Iberdrola, Telefónica y La Caixa, entre otras empresas del Ibex 35.
La relación de Ciudadanos con FEDEA es conocida. De allí procede Luis Garicano, el artífice del programa económico de la formación de Albert Rivera. De allí también es Florentino Felgueroso, cuyas ideas sobre Educación en la fundación del Ibex 35 han encontrado eco en el programa de Ciudadanos. El actual director de FEDEA, Ángel de la Fuente, fue el presidente de la mesa de aquel primer congreso de Ciudadanos que encumbró a Albert Rivera. Ya no está vinculado al partido.
El pasado mes de octubre se reunió el Consejo Empresarial para la Competitividad, un club en el que participan, bajo la presidencia de César Alierta de Telefónica, firmas como Inditex, Mercadona, El Corte Inglés o el BBVA. El periodista de El Mundo, Carlos Segovia, charló con uno de los asistentes: "Estuvimos hablando bastante de política en esta ocasión y la mayoría pensamos que PP con Ciudadanos es la mejor opción". También es la mejor opción para diez altos ejecutivos y analistas españoles de firmas financieras de la City londinense entrevistados por el diario Expansión para una información titulada 'La City confía en Ciudadanos como antídoto al riesgo político en España'.
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha señalado que Rivera es "una persona con gran atractivo personal y político". Y según los autores de 'Alternativa naranja', Rivera ha logrado "sintonizar con Isidro Fainé, presidente de La Caixa".
En 'De Ciutadans a Ciudadanos. La otra cara del neoliberalismo', Josep Campabadal y Frances Miralles aportan una visión muy interesante: los impulsores iniciales de Ciudadanos son intelectuales clásicos –periodistas, escritores, filólogos…–, mientras que la generación Rivera es "un producto casi puro del milagro económico español, esencialmente distinta en cosmovisión a las anteriores". En los cuadros dirigentes de Ciudadanos encontramos abogados de entidades financieras, propietarios de inmobiliarias, especialistas en derecho mercantil, expertos en 'coaching' empresarial, etc. El propio Albert Rivera procede del departamento jurídico de La Caixa.
Rivera ha tenido una gran acogida entre las élites empresariales del país. Efectivamente: no asusta.
Sobre esta cuestión hay muchas teorías conspirativas, siempre atractivas pero en ocasiones exageradas. ¿Ciudadanos es un partido creado por el Ibex 35? No. ¿Ciudadanos es un partido bendecido por el Ibex 35? Sí.

4. ¿Ciudadanos no es de izquierdas ni de derechas?

Antes de que escucháramos a Pablo Iglesias decir "yo a ti no te he interrumpido, Inda", el periodista Arcadi Espada, uno de los mentores de Ciudadanos, escribía sobre el futuro de la formación naranja: "Izquierda y derecha son dos categorías vencidas por la realidad, y cualquier partido que se reclame novedoso tiene que superarlas". "No queremos una España de rojos ni azules", suele afirmar Albert Rivera distanciándose de los esquemas de identificación política que han marcado al país desde 1812.
En el PP aspiran a arrinconar a Ciudadanos hacia su izquierda y azuzan el fantasma de un acuerdo con Pedro Sánchez, y la izquierda lo manda al rincón de la derecha y, en ocasiones, al de la ultraderecha por su coincidencia con movimientos ultras en las movilizaciones contra el proceso independentista en Cataluña o su alianza con la coalición extremista Libertas en 2009. Hay quienes consideran que son liberales con tintes socialdemócratas o socialdemócratas con tintes liberales.
Otros, como el secretario de Estado de Cultura, José María Lasalle, defienden que Ciudadanos es un artefacto político posmoderno "sin un relato político" y Albert Rivera, un "producto perfecto de la mercadotecnia". Este tipo de observaciones desdeñan a Ciudadanos como una simple burbuja desideologizada ansiosa por hacerse con el poder (como si los partidos tradicionales se dedicaran a organizar torneos de ajedrez y no fuera maquinarias electorales perfectamente engrasadas).
Sean los diagnósticos más o menos acertados o descaradamente bochornosos, el hecho es que Ciudadanos es objeto de un detallado escrutinio sobre su trasfondo ideológico con el objetivo de enfrentarlo a sus propias contradicciones. Las cosas de la vida, esto ha permitido a Ciudadanos mantenerse durante un buen tiempo en una ambigüedad que le facilita atacar al electorado del PP mientras intenta desguazar al PSOE. No da abasto zampándose votantes de otros partidos.
Sin embargo, cada día que pasa hay más españoles que sitúan a Ciudadanos entre el centro derecha y la derecha pura. Según el último informe del CIS, en una escala entre el 1 (izquierda) y el 10 (derecha), un 49,3% de los encuestados ubica a Ciudadanos entre el 6 y el 10. Ese porcentaje en abril era del 36,5%, y del 18.6% en enero. Eso sí, una cuarta parte de los preguntados no sabe todavía en qué casilla poner al partido: es el porcentaje más alto de las cuatro grandes formaciones políticas que se disputan la presidencia del Gobierno.
¿Qué dice su programa electoral? Quizás eso nos dé alguna pista. En abril de 2015, El País desveló que gran parte de las propuestas fiscales de Albert Rivera coinciden con la fundación FAES impulsada por José María Aznar. Josep Campabadal y Frances Miralles explican que este programa fiscal es "ortodoxia liberal en estado puro", lejos de esa Dinamarca a la que tanto cita Albert Rivera: la reforma del IRPF supondría "una reducción de la capacidad recaudatoria del Estado y orientar los recursos hacia el sector financiero"; gracias al nuevo IVA, con dos únicos tramos, "bajaría el gravamen en artículos de lujo, grandes bienes y hostelería, y subiría el de los productos básicos, medicamentos y alimentos"; la exención en el impuesto de Patrimonio se eleva hasta el millón de euros.
Ciudadanos propone un contrato único que ­–aquí hay una gran controversia abierta– podría facilitar todavía más el despido en las empresas (sí, se puede) y procura equilibrarlo con un complemento salarial que, tal y como se plantea, recuerda muy poco al sistema de protección social del País Vasco y más a las medidas ultraliberales del Reino Unido y otros países dirigidas al precario sostenimiento de una clase trabajadora pobre que permita a las empresas contratar mano de obra con salarios de miseria.
En 2013, Luis Garicano, el gurú económico de Ciudadanos, reprendía a los sindicatos por no aceptar un sistema de despido "sin causalidad", el sistema de a la calle porque sí. Garicano ha sido además un defensor acérrimo del repago –mal llamado copago– en la Sanidad pública. Su partido no lo ha incorporado al programa electoral.
Y Ciudadanos se ha convertido además en la punta de lanza del discurso más retrógrado de los últimos tiempos sobre la violencia machista en España. Su programa electoral propone acabar con las penas específicas por violencia de género.  Ayer mismo, preguntado por la violencia de género, el cabeza de lista de C´s por Cantabria, Carlos Pracht, decía que  "las mujeres yihadistas y el aborto también son violencia". ¿Y si Ciudadanos está explícitamente intentando captar el voto machista?
Ciudadanos sí tiene ideología. Es un partido de derechas. Y a partir de aquí se pueden añadir más adjetivos a gusto del consumidor.
La entrada Desmontando a Albert Rivera: cuatro mitos sobre Ciudadanos aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 17 Dec 2015 05:02 AM PST

eldiario.es | 17/12/2015
El joven que agredió este miércoles al presidente del Gobierno ha resultado ser sobrino de su mujer. El joven que le lanzó el puñetazo y cuyas iniciales son A.V.F. es hijo de una prima de Elvira Fernández (Viri), la esposa de Mariano Rajoy. Según publica La Voz de Galicia, la familia es muy conocida en Pontevedra y simpatiza con el PP.
El agresor pasó la noche en un calabozo de Marín y va a ser sometido este jueves a una valoración psiquiátrica por parte de los forenses del Instituto de medicina Legal (Imelga). Durante su declaración en comisaría dijo que "ni pertenece ni tiene afinidad" con ningún partido político o colectivo activista.
La decisión depende ahora del fiscal de menores, que debe decidir si es tratado en un centro de menores u otro tipo de institución, si así lo indica la valoración de los psiquiatras.
La entrada El agresor de Rajoy es familiar de su mujer aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 17 Dec 2015 02:35 AM PST
Especial Semana Electoral (y III)
No hay mejor dictadura que aquella que, con apariencia democrática, va minando al compás de una música fúnebre todas y cada una de las garantías legislativas.
Sin que hayamos de dar validez total a algún régimen conocido, ello no impide que podamos mostrar en pocos pasos cómo se destruyen los cimientos de cualquier democracia y se asesta un durísimo golpe a los derechos de toda la ciudadanía.
Desde la muerte de Franco España ha asistido a una sucesión de hechos que confirman el escaso valor asignado a los tres pilares básicos donde debía de asentarse el nuevo régimen político.
La transición fue, y sigue siendo, un complot diseñado a espaldas del pueblo, en el que una serie de  personajes tuvieron a bien llevar las riendas del país con el claro objetivo de impedir la llegada de nuevos aires desde plataformas vinculadas al mundo obrero y que conformaban un descontento generalizado.
A día de hoy asistimos a una nueva maniobra para impedir el auge de la llamada indignación, y aunque los procesos y las razones son diferentes, las herramientas utilizadas se implantan con el mismo fin: regular y encauzar la rabia con métodos altamente contaminados y pervirtiendo siempre el funcionamiento libre de las organizaciones sociales, políticas, y todos sus movimientos.
La justicia, la libertad y la igualdad no solo representan esos tres pilares antes mencionados, también debería de ser el principio de un largo camino. Pero ni tan siquiera hubo inicio alguno para hacer real dicha posibilidad. Lo que sí hubo fue una flagrante ostentación del engaño y de la manipulación más burda e intolerable.
La Democracia es un mito para hacer gobernable una sociedad maltratada continuamente. La influencia que pueden ejercer todas las personas sobre los gobiernos es tan ínfima que sorprende aún que haya millones de personas que corran ciegas detrás de su esperanza.
Otra cosa es que nos pusiéramos manos a la obra para dejar atrás un sistema que está sepultando cadáveres como moscas contra la pared de los sueños. Pero proseguir imantando el voto para que nada cambie, es un despropósito que pasará factura.
Los dos grandes partidos, grandes sobre todo en protagonizar capítulos deleznables y propios de regímenes autoritarios, siguen empeñados en engrandecer el imperio del mal, y pertenecen ambos a la misma familia universal que está colaborando para extender la miseria, las guerras y las grandes migraciones.
Google ImagesGoogle Images
Esta familia universal sabe lo que se hace, y su gran mérito estratégico reside precisamente en saber vestir de democracia la más insospechable dictadura. La cantidad de recursos empleados para tal fin es inabarcable, y con todo su oro del mundo están siendo capaces de destruir hasta la última hectárea de ilusión o de futuro.
No hace falta nombrar cada una de las innumerables acciones realizadas por populares y socialistas a lo largo de toda su trayectoria. Pero puede ser importante recordar su inigualable protagonismo en el deseo de pertenecer a la más torpe y cruel de las organizaciones existentes, como es la Organización para el Tratado del Atlántico Norte, que suma por cada intervención suya un innumerable reguero de muertos y un record absoluto en desestabilizar cualquier zona del planeta en interés único y exclusivo de la expansión del mercado global del capitalismo.
También conviene dejar constancia de los continuos pactos establecidos por ambos partidos, siempre con el fin de dar prioridad al interés de unos pocos, y de pasarse por el arco del triunfo a quienes se supone representan. Es igual que sean anti-terroristas o de Estado, todos son contrarios a la emancipación y autodeterminación de los individuos, y todos dejan en muy mal lugar los derechos antes conseguidos. La reforma del artículo 135 de la Constitución es un claro ejemplo de cómo se las gastan, y sirve para apreciar cuán cerca estamos de las dictaduras, y cuán lejos del deseo de la inmensa mayoría de la ciudadanía. Los dos partidos manifiestan sin complejos que no había otra opción, y de la noche a la mañana nos encontramos con una ley que vaticina el secuestro del presupuesto público para priorizar el pago de la deuda y liquidar el bien común. Este acontecimiento ya es por si solo de suficiente calado para confirmar el titular de este artículo, pero también lo debería ser para ponernos en alerta ante todo lo que se avecina.
Voy a terminar hoy con un hecho acaecido hace bien pocos días, justo al comienzo de la campaña electoral casualmente. El 07 de diciembre entra en vigor una norma que hace posible que ya no existan imputados en la campaña electoral, dado que ahora se entiende que ese término es peyorativo y estigmatiza a quien se le asigna. De ese modo, solo tendremos "investigados", y pasarán a ser "encausados" cuando las pruebas y los  indicios sean sólidos. Un lavado de imagen irrisorio, un lifting a la desfachatez política.
Lo que yo y el conjunto de toda la población pueda llegar a pensar en torno a éstas y mil y una historias más es papel mojado y del todo irrelevante. Nuestra visión del mundo y nuestros deseos no se verán reflejados, sencillamente porque no existe la democracia, y porque estos dos partidos, junto con otros tantos que se extienden por el mundo están al servicio de unos intereses concretos, que no son los tuyos, no son los nuestros y, lo que es peor, están en clara contradicción con el principio de representatividad que supuestamente adquirieron a través de otras elecciones.
Las decisiones más importantes no consideran la necesidad de ninguna democracia, sencillamente porque quienes las toman ni han sido elegidos por quienes votan, ni falta que les hace. Pero eso sí, necesitan del juego de los partidos políticos para encauzar de cara a la galería la implantación de un nuevo tipo de dictaduras de las que ya formamos parte.
Y estos dos partidos, sin ningún tipo de duda, son socios del mismo circo, y se bañan en el mismo charco enfangado donde estaría bien que jamás volvieras a poner los pies.
joséluis vázquez doménech, sociólogo
midominio        mifacebook        mitwitter
La entrada 3- PP Y PSOE: Máximos patrocinadores de las "dictaduras" del siglo XXI aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 17 Dec 2015 02:19 AM PST

Redacción/Rokambol/17.12.15
"El voto por correo no es eso", ha aclarado.
La agresión al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no tendrá absolutamente ningún valor a efectos de la votación del próximo domingo, según acaba de decidir la Junta Electoral, a pesar de que algunos entendidos en paquetería postal creen que la hostia fue enviada en tiempo y forma. El hecho de que el agresor sea, además, un hooligan con el encéfalo de una lombriz aplastada le invalida para recurrir su voto bajo ninguna circunstancia.
Todos los expertos en seguridad coinciden en afirmar que la protección de Soraya Sáenz de Santamaría no hubiera servido ayer de nada, pues la hostia habría pasado holgadamente por encima de la cabeza de la vicepresidenta hasta estrellarse con el pómulo de Rajoy. Moncloa niega rotundamente que el tic del ojo del presidente haya desaparecido. "Sigue estando ahí, enviando señales muy claras a los españoles, como no puede ser de otra manera", ha declarado el jefe de prensa.
La condena a la agresión ha sido unánime, además, por parte de todas las asociaciones de desahuciados, mujeres afectadas por la violencia de género, enfermos terminales en lista de espera, militantes de Podemos agredidos por encapuchados, pensionistas arruinados por los bancos, víctimas de sacerdotes pederastas, familias en estado de pobreza energética, dependientes privados de atención, y universitarios españoles empleados en más de quinientos MacDonald's de toda Europa.   Más en Rokambol
La entrada La Junta Electoral declara nula la hostia de Pontevedra aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 17 Dec 2015 02:14 AM PST
A Mariano Rajoy le han dado un buen golpe, y no me gusta la violencia, pero con el corazón en la mano no puedo condenar la agresión, se me escapa la situación personal y familiar del chaval, aunque algún medio haya asegurado que pertenece a una familia acomodada de Pontevedra. Solo puedo asegurar que, actualmente, yo no lo hubiera hecho. Poco más.
Pudiera ser que el joven solo buscase la notoriedad que se fomenta en este mundo-show de Grandes Hermanos, Islas, Salsas Rosas, y 'cultura' del triunfo (un éxito que en los actuales parámetros tiene demasiado que ver con la fama o el dinero, y no con el bienestar o la propia realización). Por otro lado también pudiera haberse tratado de un joven que ha vivido la desintegración de su círculo familiar o social, y que ha sido capaz de no abstraerse (como en diferente medida hacemos el resto de la sociedad) del origen de su situación.
Porque hostias, lo que se dice verdaderas hostias, son las que nos dan quienes nunca han tenido la más mínima voluntad de gobernar para que todos vivamos lo mejor posible, y por contra se han dedicado únicamente a calibrar el punto de ruptura social para aproximarse a él todo lo posible, sin fracturarlo, con la exclusiva meta de favorecer a los de su clase.
Y es que Rajoy, aunque los medios nos vendan de él esa imagen de teletubbie, de bonhomía, de juicio y compostura, no deja de ser un auténtico clasista de matrícula. Y sus hostias, las que él nos da, son mucho más cobardes y hacen mucho más daño que las que se dan con los puños. No se equivocó Pedro Sánchez cuando dijo que no era decente. El circo montado alrededor de la agresión de un menor no puede borrar un universo de indecencias (y el listado lo tomo prestado de un magnífico artículo de mi querido Carlos Delgado):
Porque, desde luego, es indecente que el presidente de la corrupción se haga el ofendido. Es indecente que el presidente de un partido que tiene bajo investigación a todos sus tesoreros anteriores y una contabilidad B acreditada en un auto judicial pretenda dar lecciones de decencia. Es indecente que quien aparece en esa contabilidad B como perceptor de sobresueldos en su época de ministro no sea responsable de nada. Es indecente que el jefe de Bárcenas se permita hablar de honestidad. Es indecente que quien escribió mensajes de ánimo a un delincuente y mintió sobre ello al Congreso quiera convencernos de su integridad. Es indecente que al PP le roben 40 millones de euros (más de 6.600 millones de pesetas) para esconderlos en Suiza y su presidente diga no saber nada, a pesar de figurar en esa cuenta suiza como persona autorizada. Es indecente que quien pretendió engañarnos el otro día sobre el objetivo del ataque a la Embajada española en Kabul hable de unidad contra el terrorismo yihadista. Es indecente que a Rajoy le parezca «normal» que el embajador en la India utilice su cargo para cobrar jugosas comisiones. Es indecente que quien ha recortado drásticamente las ayudas a la dependencia pague con los presupuestos de Moncloa una asistencia continuada 24×7 para su padre anciano. Es indecente que Rajoy hable de transparencia mientras guarda bajo siete llaves su expediente de registrador de la propiedad y sigue sin explicar cómo desempeñaba su labor de registrador en Santa Pola (Alicante) mientras vivía y mantenía su residencia en Galicia. Es indecente que un partido que, según el juez, se ha visto beneficiado económicamente por delitos de corrupción pueda seguir presentándose a unas elecciones. Es indecente que el Gobierno que prometió no meter tijera ni en Educación ni en Sanidad haya puesto a 35.000 maestros en la calle y continúe reduciendo servicios médicos y privatizando hospitales. Es indecente que los mismos que implantaron el copago farmacéutico digan que les preocupa la salud de sus ciudadanos. Es indecente que quienes quieren privatizar mamografías se coloquen en la solapa un lazo contra el cáncer. Es indecente que quienes cambiaron la Constitución para entregar la soberanía a los acreedores y convertir el pago de la deuda en prioridad absoluta e inexcusable tengan la desfachatez de indignarse cuando Cataluña reivindica su propia soberanía. Es indecente que quienes han abaratado el despido y amputado los derechos laborales hablen de lucha contra el paro. Es indecente que hablen de democracia los que han secuestrado el Parlamento con su mayoría absoluta y han gobernado a golpe de decreto. Es indecente que quienes han aprobado la Ley Mordaza hablen de libertades. Es indecente que se encarcele a manifestantes y se indulte a banqueros. Es indecente que la gente pase frío mientras se les perdonan miles de millones a las eléctricas y la factura energética se dispara. Es indecente que los principios draconianos de una Ley Hipotecaria del siglo XIX sigan vigentes en el siglo XXI. Es indecente que quienes promulgan una ley que acorta los plazos de instrucción y pone trabas a la investigación judicial digan combatir la corrupción. Es indecente que quienes hacen desaparecer libros de visita y discos duros hablen de colaborar con la Justicia. Es indecente que en España siga habiendo miles de aforados. Es indecente que el partido que ha creado las tasas judiciales se atreva a pronunciar siquiera la palabra 'justicia'. Es indecente que hablen de igualdad quienes han situado los índices de desigualdad en máximos históricos. Es indecente que se siga insistiendo en vender recuperación económica cuando al cabo de cuatro años en España se han perdido cotizantes, la tasa de paro se ha rebajado apenas unas décimas, la deuda pública ha crecido en casi 300.000 millones de euros y la pobreza campa a sus anchas.
La sociedad española ha cambiado mucho en los últimos cuarenta años. Hoy –y esto debe ser sin duda positivo– se rechaza la violencia evidente, y un puñetazo nos revuelve las tripas. Solo nos falta aprender a detectar la violencia estructural, esa de cuyos golpes no te recuperas en una semana ni en un mes. Esa que te marchita por dentro, en muchas ocasiones para siempre. Solo nos falta ser tan duros o más con ella que con lo que pudiera ser una simple y tímida reacción a sus efectos.
Aunque va a ser muy difícil, porque así como nos han querido inculcar que una agresión al poder es siempre condenable (si las UIP te inflan a palos, aunque solo estés sentado reivindicando normalidad, es porque eres un delincuente), también se nos sigue vendiendo una cultura que exonera de responsabilidad a ese mismo poder, político o económico, en esta psicodelia de manos invisibles que todo lo regulan como por arte de magia, incluso los merecedores de hostias.
Y todavía más difícil cuando se permite la existencia de un servicio público (los medios de comunicación) que atenta constantemente contra la ética y la lógica.
Aprovechar, como se está haciendo, la agresión de un menor para etiquetar ideológicamente un comportamiento, inventando adhesiones si hace falta, no sé si es ruiz o ruín, pero sí sé que es repugnante. Tanto como exagerar con un retoque fotográfico la magulladura que el golpe de un chaval produce en un canalla.
Anda, si el @ABC_es ha retocado la foto para que parezca más sangrienta. pic.twitter.com/W7sjDQgiMB
— El Teleoperador (@teleoperador) December 16, 2015
En cualquier caso, el mejor golpe que se le puede dar a esta gente, el que más puede dolerles, es dejarles sin poder. Ojalá este país ahí sí sepa pegar fuerte. Lo sabremos el próximo domingo.
La entrada De hostias y basura aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 16 Dec 2015 12:07 PM PST
Un joven de 17 años ha propinado un tremendo puñetazo a Mariano Rajoy aprovechando que el candidato paseaba, haciendo campaña, por los alrededores de la Plaza de España de la ciudad de Pontevedra.
El menor se encuentra en este momento detenido en dependencias de la Policía Nacional de esa misma ciudad.
El rostro del presidente del Gobierno muestra las marcas de la agresión.
Un menor agrede a Rajoy durante su paseo electoral en Pontevedra https://t.co/U0j5Fqi4Iv pic.twitter.com/NYT9EdQ12r
— PontevedraViva.com (@PontevedraViva) December 16, 2015
Los líderes del resto de formaciones han querido expresar públicamente su rechazo a la violencia y se han preocupado por el estado del agredido.
Un nutrido grupo de viandantes ha aplaudido y vitoreado al agresor a la salida del lugar en el que la policía le mantenía retenido antes de trasladarlo a dependencias policiales.
La entrada (Vídeo) Rajoy, agredido por un menor en Pontevedra aparece primero en Iniciativa Debate.
You are subscribed to email updates from Iniciativa Debate.
To stop receiving these emails, you may unsubscribe now.
Email delivery powered by Google
Google Inc., 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, CA 94043, United States

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada