jueves, 31 de marzo de 2016

Iniciativa Debate Público





Iniciativa Debate Público


Posted: 31 Mar 2016 03:06 AM PDT

Redacción/Rokambol/31.03.16
Una prestigiosa editorial noruega acaba de lanzar un cuaderno con más de setenta cuartetas conteniendo sorprendentes referencias del sabio a la formación de Ciudadanos y muy especialmente a su líder, Albert Rivera. Al parecer, el famoso matemático, profeta y astrólogo, Michel de Nostradamus, fue especialmente puntilloso en su advertencia acerca de la irrupción de Rivera en la política española. "Nuevo engendro del Este sobreviene. Rápido cruza los territorios baldíos, pues es un capullo que desprende buen almizcle. Luz anaranjada. Sin pelos. Sin señales", escribe Nostradamus en la cuarteta 98 de la centuria IV.  Más tarde, añade: "De usura y caspa es su estela. De oro y organdí sus extremidades. Sus dos padres caen a su paso. Estruendo, nada más. Legiones ciegas le aclaman. Es el horror". Y aún más: "Atado y bien atado, protege la cripta y el legado", puntualiza el astrólogo.
El profeta llega incluso a dibujar un tosco apunte sobre Albert Rivera cabalgando sobre treinta y cinco corceles al mismo tiempo, una alegoría que los técnicos relacionan con las treinta y cinco empresas españolas que cotizan en Bolsa. "… y ves 35 marchando furiosos hacia diciembre", escribe el erudito junto a la ilustración.
Las referencias sobre Albert Rivera finalizan con una inquietante anotación que se aleja radicalmente del estilo literario del matemático y que no deja lugar a dudas sobre la extraordinaria desazón que ya en aquel tiempo embargaba a Nostradamus ante la futura aparición de Ciudadanos. "Cuidao, hostia", advierte simplemente al final de la centuria IV.  Más en Rokambol  
La entrada Publican las espeluznantes profecías de Nostradamus sobre Albert Rivera aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 31 Mar 2016 02:07 AM PDT
Santiago Alba Rico, La Calle del Medio | Rebelión | 31/03/2016
El mundo del crimen es tan variado como el de la fauna marina y mucho más que el de la virtud. Pero podemos decir que hay tres tipos básicos de asesinato: se mata por pasión, por interés y por placer. El crimen pasional es aquél en el que, ya se trate de celos, venganza u odio visceral, el objeto y el objetivo coinciden o, si se prefiere, es aquél en el que el fin (la finalidad) es el fin (la destrucción) de la víctima. Pensemos, en efecto, en el frágil Otello, en el justiciero conde de Montecristo o en el bíblico Caín, personajes de ficción tan poderosos que se han convertido ya en arquetipos y cuya pasión homicida, de raíz muy diferente, se concentra, en efecto, en un objeto personal e insustituible. Los crímenes pasionales, a menudo atroces y mezquinos, tienen la ventaja de ser antropológicamente comprensibles y no es extraño que hayan sido y sigan siendo la fuente de grandes dramas literarios.
El asesinato interesado, por su parte, no se interesa por la víctima, salvo en la medida en que es el medio para alcanzar otro objetivo: una herencia, el poder, una ventaja material o simbólica. Enseguida nos vienen a la cabeza algunos casos muy famosos: tiranos como Dionisio de Siracusa, los Borgia o Trujillo, locos fríos como Landrú, que mató a decenas de mujeres para mantener a su familia, y mafiosos como Al Capone o Lucky Luciano. Por muy diversos que sean sus motivos y su capacidad para el mal, los asesinos calculadores no sienten animadversión por sus víctimas, a las que una personalidad concreta favorable -guapos, buenos, generosos- no les salvaría tampoco de la agresión y la muerte.
El asesinato recreativo, por último, también concibe a la víctima como un simple medio, pero para obtener un placer sádico o deportivo, como en el caso de los "asesinos en serie". A los nombres de Jack el Destripador, el Vampiro de Dusseldorf o el Carnicero de Cleveland, cuya brutalidad refinada sigue abrumando nuestra imaginación, se unen las masacres cada vez más rutinarias en escuelas o centros comerciales, sobre todo en EEUU, como las cometidas por Eric Harris y Dylan Klebold en 1999 en Columbine o por Christopher Harper-Mercer en 2015 en el Instituto Umpqua de Oregón. Aunque en el asesinato recreativo se combinan el placer del acto y el placer del número -lo que invita a asociar su creciente frecuencia a dinámicas de guerra y mercado capitalista- podemos decir que estos tres tipos de crimen -por pasión, por interés, por placer- son trasversales a todas las épocas y todas las civilizaciones y obsesionan por eso mismo la fantasía estremecida de los seres humanos. Cuando integramos los tres tipos en una práctica política sistemática a gran escala -cuando la víctima no es una persona sino una etnia, una clase o una comunidad- hablamos entonces de "genocidio", cuyo ejemplo histórico más extremo es el del nazismo.
¿Hay solo tres tipos? Hay un cuarto tipo mucho más moderno, el bombardeo aéreo, que tiene apenas 100 años y que se diferencia de los anteriores por el hecho de que no contempla a la víctima ni como fin ni como medio de la acción sino como un simple residuo, lo que sitúa sus horrores al margen de la venganza y al margen del derecho, en un ámbito casi divino que excede nuestra imaginación. Sobre bombardeos, hasta donde yo sé, sólo hay una buena novela, muy extravagante y heterodoxa, Matadero 5, del estadounidense Kurt Vonnegut.
Pero hay un quinto tipo de asesinato, muy raro, en el que la víctima no es ni fin ni medio ni residuo sino una mera ocasión. Pensemos en el famoso caso de Richard Loeb y Leopold Natham, dos brillantes jóvenes de familia rica que en 1924 asesinaron a Bolly Francks, elegido al azar, con providencial arbitrariedad, para demostrar su desprecio por la moral burguesa y su superioridad intelectual, que querían materializar en la comisión de un "crimen perfecto". Este crimen inspiró, por cierto, la película de Alfred Hitchcock La Soga, de 1948, y precedió en 92 años al que cometieron hace unos días Manuel Foffo y Marc Prato, dos jóvenes italianos de familia pudiente que, sin placer, odio o interés, torturaron y asfixiaron en Roma al veinteañero Luca Varani, al que apenas conocían. Este quinto tipo de asesinato -el "ocasional"- admite a su vez dos variantes, ejemplificadas en los dos casos citados. En la primera, la de Loeb y Natham, la víctima contingente es la ocasión para probar -demostrar- un argumento filosófico, el de la relación entre genio e impunidad, como así reconocieron los propios asesinos, no lo bastante inteligentes, sin embargo, para no ser capturados y encarcelados. Se trata, digamos, de un asesinato "intelectual". En la segunda variante, la de Foffo y Prato, la víctima, en cambio, es la ocasión para probar -experimentar- una experiencia nueva. Esto declaró Foffo al fiscal Francesco Scava, muy intrigado por el móvil del homicidio: "queríamos ver qué se sentía" y "queríamos ver el efecto". Se trata, pues, de un asesinato "experimental".
Este quinto tipo -en sus variantes intelectual y experimental- tiene que ver con el "nihilismo"; es decir, con la convicción interiorizada de que nada, ni siquiera la vida humana, tiene valor. El nihilismo lleva inevitablemente a la acción, pues es en la acción negadora donde se realizan sus principios, pero podemos decir que, mientras que el nihilismo activo de Loeb y Natham se fundamentaba en un nihilismo del pensamiento, el de Foffo y Prato se basa en un "nihilismo de la sensación". Loeb y Natham vivían en una cultura capitalista jerárquica e hiperracionalista; Foffo y Prato en una postmoderna y consumista. Sería absurdo y hasta demagógico atribuir estos crímenes a la época en que vivimos, pero es posible, al revés, relacionar el "mercado" y sus pautas de consumo con el -así llamado- "nihilismo de la sensación", que no mata quizás directamente pero sí modela la percepción de ese "hombre nuevo" que Gunther Anders definía como un hombre sin mundo: sin memoria, por tanto, sin pasado ni futuro, volcado completamente en la "libertad" de las mercancías y sus placeres solubles, como el nescafé, en la experiencia inmediata de los consumidores.
Cuando los antiguos se imaginaban sin él, en lugar del "mundo" ponían a Dios o a la Razón, con sus potenciales caprichos y totalitarismos; nosotros tenemos el mercado, la instancia que responde hoy a estas tres preguntas humanas fundamentales: ¿qué podemos saber?, ¿qué podemos hacer?, ¿qué podemos sentir? Bajo el mercado, las tres preguntas, en realidad, convergen en una sola respuesta, la espina ideológica de la cultura del consumo. ¿Qué podemos saber? Sentir. ¿Qué podemos hacer? Sentir. ¿Qué podemos sentir? Cualquier cosa que se pueda comprar, incluido el dolor del otro. La radicalidad de Foffo y Prato, felizmente no muy frecuente, consiste en que su deseo de "sensaciones" les indujo a "pasar al acto", como hacen solamente los "civilizados" bombardeadores y los "bárbaros" del Estado Islámico. En general los demás aceptamos como suficientes las sensaciones pasivas manufacturadas en las pastelerías, los parques de atracciones, las tiendas de electrodomésticos y la televisión. No matamos a nadie, es verdad, pero las víctimas -las víctimas objetivas de este mundo injusto- son para nosotros también, como para Loeb, Natham, Foffo y Prato, una ocasión: la ocasión para sentirnos "buenos" de camino al supermercado. En conclusión: la tragedia de los refugiados retenidos -golpeados, rechazados- en nuestras fronteras es en realidad la tragedia de una Europa que, por la vía de la sensación y no de la razón, vuelve hoy muy deprisa a la "práctica política sistemática a gran escala" -integradora de odio, interés y placer sádico- que hace 80 años llamábamos "genocidio".
La entrada Crimen y mercado aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 31 Mar 2016 01:37 AM PDT

Bajo el lema 'Memoria, verdad y justicia', Argentina recordó el 40 aniversario del golpe militar. En la imagen, Plaza de Mayo. / Alejandro Santa Cruz (Efe)Bajo el lema 'Memoria, verdad y justicia', Argentina ha recordado el 40 aniversario del golpe militar. En la imagen, Plaza de Mayo al término de la manifestación del pasado día 24. / Alejandro Santa Cruz
Terror es no saber de dónde
viene el miedo. 
Rodolfo Walsh
AGUSTÍN MORENO | Cuartopoder | 29/3/2016
Se cumplen ahora cuarenta años del golpe militar en Argentina y excepto allí ha pasado sin pena ni gloria en todo el mundo. Tiene interés recordarlo porque una dictadura genocida no puede ser ajena a ninguna persona, porque fue brutal la manera de aplicar los planes neoliberales y por aquello de que si no conocemos la Historia estamos condenados a repetirla. Lo llamaron eufemísticamente Proceso de Reorganización Nacional. Comprendió de 1976 a 1983, menos de lo que dura una chaqueta. Pero fue una sangrienta dictadura militar caracterizada por un violento terrorismo de Estado ejercido sobre el pueblo argentino: asesinatos, desapariciones (estimadas en 30.000 personas según los organismos de derechos humanos), robo de bebés y violación sistemática de los derechos de las personas.También produjo un importante exilio político de decenas de miles de personas.
Los objetivos declarados por la Junta Militar, aquel 24 de marzo de 1976, eran exterminar la subversión (la guerrilla montonera y del ERP). Sus argumentos del manual del buen golpista eran cinismo puro: "por el bien del país y para salvar la democracia". La cuestión de fondo era aplastar a una juventud comprometida y militante que quiso cambiar las cosas desde las fábricas y la universidad. Fue un movimiento revolucionario, desde abajo, que tuvo el atrevimiento de exigir igualdad en libertad. Que organizaba las rebeldías necesarias para poner en cuestión un orden establecido injusto. Hay que recordar levantamientos populares previos como el "Cordobazo" de 1969 contra la dictadura militar de Onganía, la lucha contra el primer plan de ajuste neoliberal en 1975 ("Rodrigazo") o la masacre de Ezeiza (1973) que reflejó la tensión dentro del peronismo.
El movimiento obrero resistía los planes de ajuste derivados de una aguda crisis económica; la lucha de clases se intensificaba; el movimiento revolucionario disputaba el poder. Hasta ahí podía llegar el desafío al capitalismo criollo. La represión anterior y los asesinatos de la Triple A no eran suficientes. Con la excusa de la lucha contra el terrorismo se criminalizó la resistencia a las políticas neoliberales. Al sentirse amenazada, la oligarquía reaccionó con la mayor violencia.
Como dice Néstor Kohan, la finalidad fue reordenar de raíz el capitalismo argentino. Para ello se aplicó un programa neoliberal de ajuste económico, una política cambiaria al servicio del FMI, las tesis más dogmáticas de la Escuela de Chicago. Un auténtico saqueo del bien común del pueblo argentino. De ello se ocupó el ministro Martínez de Hoz, jefe de la patronal.
Argentina era el único país democrático que quedaba en el Cono Sur de América. Estaba rodeada de las dictaduras de Chile con Pinochet, Bolivia con Banzer, Paraguay con Stroessner y Uruguay con Bordaberry. Todas auspiciadas por Estados Unidos (USA). Aunque se quiso responsabilizar del golpe a la izquierda y a los movimientos guerrilleros, tipos como el general Villegas y el neoliberal Alsogaray venían defendiéndolo desde antes de que éstos aparecieran. En el plano nacional, era la lógica de la defensa del poder y privilegios de la oligarquía; en el internacional, la aplicación de la doctrina USA de la Seguridad Nacional en América. Todo ello debidamente coordinado con otros regímenes de gorilas y generales del Cono Sur a través de la Operación Cóndor.
Hubo muchas reuniones previas al golpe entre los militares y los empresarios, grupos financieros, la jerarquía de la iglesia, los grandes medios de comunicación y todo tipo de burocracias sindicales y políticas para obtener colaboración, complicidad o silencio. Era conocido por Kissinger y fue apoyado por Estados Unidos. A la una de la madrugada del 24 de marzo comenzó con la deposición de la presidenta Isabel Martínez de Perón y el arresto y secuestro de miles de activistas obreros, estudiantes, profesionales y políticos de izquierdas en Buenos Aires y en las principales ciudades.
40_aniversario_del_golpeUn activista disfrazado de obispo, durante la marcha del pasado día 24 que concluyó en Plaza de Mayo. / Javier Gallardo
Para vencer las resistencias populares y  para descastar a la izquierda argentina se aplicó la "guerra sucia". Formaban parte de ella las ejecuciones extrajudiciales, las terribles y sistemáticas torturas en la ESMA y otros centros de detención, las violaciones constantes, el asesinato de las mujeres recién paridas y el robo de niños, los vuelos nocturnos para arrojar detenidos sobre el mar, la quema de libros…  Un catálogo del horror, de la infamia. Puro fascismo, para imponer el empobrecimiento y la superexplotación a los trabajadores argentinos y el endeudamiento al país durante la dictadura.
El final vino de la mano de la derrota en la guerra de las Malvinas, las protestas sociales y la presión internacional por la violación de los derechos humanos. En 1983 la Junta Militar presidida por Bignone se vio obligada a dejar el poder intentando autoamnistiarse.
El Juicio a las Juntas por crímenes de lesa humanidad se celebró en 1985 y marcó un importante precedente. Pero también bajo el mandato de Alfonsín se aprobaron las leyes de Punto Final y de Obediencia Debida(1986-7) para extinguir la acción penal por terrorismo de Estado a los mandos intermedios. En 1990, Carlos Menem dictó indultos para los condenados. Era tal la situación de impunidad que los familiares de las víctimas reclamaron apoyo en el extranjero, lo que permitió abrir procesos penales contra personajes de la dictadura en países como Francia, España, Italia y Alemania. Finalmente, durante el mandato de Kirchner se derogaron las citadas leyes de ley de Punto Final y Obediencia Debida(2003-5). Por ello, se puede afirmar que, a pesar de los intentos -y a diferencia de España- en Argentina no ha habido plena impunidad para los responsables de crímenes de lesa humanidad imprescriptibles. Un largo recorrido judicial ha permitido condenar a una parte de los responsables (más de seiscientos) en procesos que aún continúan su curso.
La historia sigue muy presente en Argentina y está bien que así sea. Pero hay divergencias en el enfoque. Por una parte, están aquellos sectores que defienden la dictadura por su ideología ultraderechista, para justificar su complicidad o porque se beneficiaron de ella. Siguen actuando negros escuadrones que intimidan, asesinan y secuestran (caso del testigo Jorge Julio López). Los hay también que banalizan el horror, como otra manera de revisionismo histórico disculpatorio. Y quienes como el derechista presidente Macri, que el día del aniversario se ha despachado con este tuit ("nunca más a la división entre los argentinos") que quita importancia a la dictadura y plantea igual responsabilidad de represores y víctimas. Decir que no toca recordar, que lo moderno es olvidar los hechos y las responsabilidades, es otra manera de exculpación.
Y luego está el pueblo. El pasado 24 de marzo se celebraron unas masivas marchas conmemorativas. La columna central la encabezaban las Madres y las Abuelas de Plaza de Mayo (que han recuperado ya 119 nietos desaparecidos). Centenares de miles de personas llenaron las calles, abarrotaron Plaza de Mayo y otras plazas del país y volvieron a clamar "Ni olvido, ni perdón. Justicia". La movilización en recuerdo del golpe se produjo coincidiendo con la visita turística de unObama en retirada que debería de haber pedido perdón por la responsabilidad de EEUU al haber apoyado el golpe y la represión; algo que todo el mundo sabía y que recientemente WikiLeaks confirmó.
Hay la obligación de recordar para no volver atrás en la Historia. Pasado y presente se entrelazan. Por eso no hay que olvidar que la clase dominante argentina fue la responsable del golpe militar; que esa oligarquía encuentra otras formas de dominio y está hoy representada en buena medida en el actual gobierno. Las marchas del 24 de marzo son mareas de la historia que exigen justicia para las víctimas de la represión y justicia social para los trabajadores actuales que sufren los despidos y la devaluación salarial propiciada por Macri. Porque como dice Nora Cortiñas, de las Madres de Plaza de Mayo: "La lucha de los detenidos-desaparecidos era para no llegar a esta Argentina de ahora". Para que se abran nuevos horizontes de futuro hay que decir ¡Nunca más! al pasado y aprender de ello.
La entrada Y Plaza de Mayo se llenó de memoria aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 31 Mar 2016 01:24 AM PDT
Marta Borraz | El Diario | 30/03/2016
Tardó cuarenta años en contar los detalles. Pero hace dos se decidió a hacerlo por primera vez. Ahora el testimonio de Lidia Falcón, detenida en siete ocasiones entre 1960 y 1974 y torturada por la policía franquista, forma parte de la histórica querella que el pasado 16 de marzo la organización Women's Link interpuso en Argentina ante la jueza María Servini. El objetivo es que la magistrada que instruye el único proceso en el mundo que juzga los crímenes del franquismo amplíe la causa e investigue los delitos cometidos contra las mujeres.
La querella incluye a seis víctimas, pero solo Falcón sigue viva. La histórica abogada feminista pone rostro a una parte de la represión que sufrieron las mujeres durante la dictadura por el hecho de serlo. Ellas soportaron agresiones sexuales, violaciones, insultos sexistas o purgas con aceite de ricino. A Falcón todavía se le saltan las lágrimas cuando recuerda la primera vez en la que sus dos hijos fueron a visitarla a la madrileña cárcel de mujeres de Yeserías, donde estuvo nueve meses condenada a muerte. "No les dije que pensaban matarme", afirma.
Por eso, dice, por sus hijos, estuvo tanto tiempo sumida en el silencio. "No quería que se enteraran de lo que viví, pero es una forma de apoyar el trabajo que están haciendo las víctimas y las asociaciones de memoria histórica", explica. "Lo que viví" son las humillaciones y las palizas que Falcón sufrió en la Dirección General de Seguridad de Madrid, donde se encontró con el comisario Roberto Conesa, implicado en la ejecución de 'Las Trece Rosas' y con Antonio González Pacheco, alias 'Billy el Niño', uno de los símbolos de la tortura franquista.

Nueve días en las dependencias franquistas

Antes de entrar en prisión, Falcón estuvo nueve días en aquellas temidas dependencias franquistas, "un sitio lúgubre y terrorífico", según lo define. Allí fue brutalmente apaleada y sufrió los interrogatorios de 'Billy el Niño', sobre el que la justicia pidió una orden de captura internacional en el marco de la querella argentina, que fue rechazada por la Audiencia Nacional en 2014. Falcón coincide con otras de las víctimas del policía al afirmar que "disfrutaba con lo que hacía".
La abogada fue detenida en Barcelona por la Brigada Político Social en septiembre de 1974. "Vinieron a buscarme al despacho y salí de allí esposada a la una de la madrugada camino a Madrid". Hicieron lo mismo con su compañero, Eliseo Bayo, y con su hija. "A las pocas horas de llegar comenzaron a apalearme. Los policías hacían lo que llamaban 'la rueda': paseaban a tu alrededor y cada uno que pasaba te pegaba un puñetazo". Pero lo peor, que duró los nueve días, estaba por venir.
"Al principio uno me sostenía los brazos y tiraba de ellos mientras otro me pegaba puñetazos en el abdomen al grito de 'puta, así ya no parirás más', pero terminaron cansándose", recuerda. A partir de entonces la torturaban con las muñecas agarradas con cuerdas que permanecían atadas a dos ganchos que colgaban del techo. "Cuando me desmayaba, me tendían en el suelo y me lanzaban cubos de agua, al despertar estaba completamente mojada", sostiene Falcón, que recuerda la sensación "de pensar que no vas a salir de allí".
Al día siguiente las torturas continuaban, pero al final "me dolían tanto los brazos que a los pocos minutos me desmayaba, yo no podía contestar y ellos no se divertían". Aquellos golpes son ahora cicatrices producto de las varias operaciones a las que ha tenido que someterse la también escritora para intentar paliar las consecuencias. "Me rompieron los dos tendones supraespinosos de los brazos y me dejaron secuelas en el abdomen", afirma.

El origen de su detención

Dos días antes de su detención, ETA había cometido un atentado en la madrileña cafetería Rolando de la calle del Correo que acabó con la vida de 13 personas, con el que la vincularon. Todo comienza con el piso que Falcón había comprado en la capital para montar un despacho en el que tenía que hacer obras. "Una amiga, Eva Forest, me recomienda a un albañil que hace armarios ocultos en la pared, yo accedo y le envío las llaves y el dinero".
En agosto de ese año, detienen a dos presuntos etarras a los que encuentran una agenda con una anotación: 'Rolando 2:15-2:30'. "Cuando ocurre el atentado, vuelven a ellos, que afirman tener un enlace en Madrid que se llama Eva Forest que les había alojado en pisos francos". Falcón supo después que uno de ellos era el suyo. "A los pocos días detuvieron a Forest y al hacer los registros encontraron las llaves del piso. Ella, según me contó después, fue la que les comunicó que eran mías".
Por aquel atentado "detuvieron a unas 200 personas relacionadas con Forest, pero quedamos 22 procesados". Nunca juzgaron a ninguno de ellos. "Salimos de la cárcel en uno de los indultos a los pocos días de la muerte de Franco", rememora. Falcón describe con pelos y señales este episodio porque, dice, "es el más duro". Pero fue detenida otras seis veces por el régimen debido a su actividad política y estuvo seis meses en la cárcel Trinidad de Barcelona en 1972. Su experiencia carcelaria le sirvió para escribir En el infierno: ser mujer en las cárceles de España.
Respecto a la querella que se acaba de presentar, Falcón apunta que "es importante investigar" desde una perspectiva de género "los crímenes cometidos". Para ejemplificar esa represión específica que sufrieron ellas afirma que "los insultos sexistas y frases como 'puta, zorra, te reventaré los ovarios' eran constantes y a otras compañeras las violaban y desnudaban". En otros países como Argentina  ya existen once condenas por delitos sexuales contra mujeres durante la dictadura.
La entrada Lidia Falcón, torturada por el franquismo: "Frases como 'puta, zorra, te reventaré los ovarios' eran constantes" aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 31 Mar 2016 01:11 AM PDT
Pedro Costa Morata * | Cuartopoder |29/3/2016
La aversión que Mario Vargas Llosa viene mostrando hacia el presidente boliviano Evo Morales merece una atención que no sea sólo política ya que es bien conocido que el escritor peruano castiga con su propia profesión de demócrata y liberal a los regímenes latinoamericanos que no le gustan, como el boliviano, a los que suele calificar de populistas y antidemocráticos; sino que también incluya el análisis de otros aspectos de este aborrecimiento, y concretamente los de tipo socio-étnico.
De la ideología de este escritor (recreada sobre una inestabilidad de carácter que ha resultado evidente, al menos, en lo político) ya tomé buena nota cuando leí el discurso que pronunció en la ceremonia en que fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura, en diciembre de 2010, de claros reflejos criollos por sus referencias a lo indígena y por su incapacidad –malamente disimulada por el brillo de su discurso y las alusiones de ocasión a la injusticia con que se trata a los indígenas– para entender un problema tan profundo y consistente en América como es el racismo estructural, tanto el político-institucional como el sociológico, aunados ambos para sostener un sistema secular discriminador e injusto; lo que resulta especialmente insoportable cuando la mayoría demográfica es indígena (Bolivia, Guatemala). Aludía Vargas Llosa entonces, al hilo de su regocijo por la disminución de las dictaduras en el continente en los últimos años, a "algunas pseudodemocracias populistas y payasas, como las de Bolivia y Nicaragua", pasando a continuación a citar, entre los datos positivos de una América "en el buen camino", una "izquierda y una derecha que… respetan la legalidad, la libertad de crítica, las elecciones y la renovación en el poder".
A Evo Morales (véase 'La derrota de Evo') le atribuye el "populismo más desenfrenado", calificando su derrota en el referéndum convocado para alargar su presidencia con un mandato más, como "una gran esperanza para Bolivia", queriendo neutralizar la popularidad de este líder con la observación de que esta cualidad ha servido "para acallar la corrupción" de los años de su gobierno. El caso de la manía anti Evo por parte del escritor peruano viene ilustrado por la significativa realidad del neto predominio indígena en la población boliviana, pese a lo cual ha habido que esperar siglos (a 2005) para que esa mayoría natural estuviera representada por un mandatario extraído de ella misma. Ataca esta novedad trascendente con la curiosa observación de que la simpatía de la opinión pública internacional hacia el primer indígena que llegó a ser presidente de Bolivia es "en última instancia discriminatoria y racista"; sin dejar de criticar que muchos europeos "han jaleado al divertido gobernante que se lucía en las reuniones oficiales sin corbata y con una descolorida champita de alpaca…". Y contrapone a Evo Morales y a quienes le rodean ("que no han hecho avanzar un ápice el progreso de Bolivia") los políticos de oposición que, enfrentados ahora a la adversidad, son "la verdadera cara de Bolivia" y rechazan un país "pintoresco y folclórico, una anomalía divertida…".
Nuestro ideólogo disfraza de liberalismo consagrado e impecable su inquina hacia Evo, Chávez/Maduro, Correa y otros líderes suramericanos (de origen indígena o mestizo, de tendencia indigenista) llevados al poder por las urnas en procesos electorales canónicamente liberales, pretendiendo que pase desapercibido un ideario persistente de reconocible tipología criolla, al que sustentan tanto su genealogía, blanca y española, poco o nada mestizada, como sobre todo la cepa elitista de la sociedad, dominante, en la que se crió y desarrolló. Interesante es también su relato identitario –sigo con el discurso de Estocolmo– de "heredero de las culturas prehispánicas" que tan notable civilización dejaron: pero no de los indígenas pobladores del continente a la llegada de los españoles, lo que ha de tomarse por una verdadera profesión de pureza de sangre y de distanciamiento cultural. (Conozco gente culta en Guatemala que muestra una gran emoción ante la civilización maya… antigua, cuidando mucho de diferenciar a "aquellos mayas", a los que reconocen méritos extraordinarios, de "éstos de ahora").
En su declaración de orígenes, orgullosa y emocionada, también aludía a "los españoles que, con sus alforjas, espadas y caballos trajeron a Perú a Grecia, Roma, la tradición judeocristiana…", que es un enunciado típicamente criollo, que pretende la desconexión respecto de las responsabilidades genocidas de conquistadores y colonos, ancestros del criollo y precedentes, con su violencia, de un predominio constituido de la apropiación de las tierras y el trabajo de los indígenas, primero esclavo y, hasta ayer mismo, servil. De personaje tan culto y bien informado como Mario Vargas se hubiera debido esperar alguna alusión a estos crímenes, al menos los perpetrados con la cuasi aniquilación de las culturas prehispánicas, tan de su devoción, imponiendo a sangre y fuego la judeocristiana de marras, tan ajena.
Anotación vergonzante resultó el remate de tan peculiar proclama de mestizaje literario, celebrando que "de España llegara también el África con su reciedumbre, su música…", haciendo como que el tráfico de esclavos africanos hacia las fincas y encomiendas de los explotadores fuese una alegre romería cultural con la que seres humanos remotos (que llegaban cargados de cadenas) regalaban a la sensibilidad de los invasores españoles. Una distracción que tampoco describe la doble explicación de la presencia de africanos en las colonias españolas: la declaración de la Corona (Leyes de Indias, 1542), de que los indios fuesen considerados vasallos libres, que no esclavos (de muy escasos efectos, por cierto) y el reemplazo de las poblaciones indígenas mortalmente agotadas por la guerra, el trabajo o las enfermedades.
El criollo de la colonia y de las repúblicas que la sucedieron está suficientemente descrito en innumerables trabajos. Uno de ellos es el del guatemalteco Severo Martínez Peláez, La patria del criollo (1970), de aplicación a toda la América hispana en su análisis fundamental, que es la relación de esa caracterización étnica y esa mentalidad socioeconómica –es decir, de la clase criolla privilegiada, sustento y beneficiaria a la vez del régimen colonial, que oprime y saquea– con la tierra usurpada y con el núcleo de su objetivo e ideal: la explotación del indio.
Pero no es de esperar que la curiosidad intelectual de nuestro escritor, pese a ser notable, le lleve a entender desde un prisma no clasista (de clase o casta dominante) estas realidades suramericanas, que se prolongan hasta hoy mismo con formas siempre renovadas de esclavitud de hecho, de marginación socio-étnica y de ausencia de horizontes. Ni que le vaya a servir de gran cosa el análisis del autor que cito sobre el patriotismo del criollo –"idea reaccionaria… lujo de una clase infatuada y haragana"–, bien distinta de la visión poética y nostálgica, ergo falaz e hipócrita, del patriotismo del de Arequipa, que describió en la memorable jornada del Nobel  con un racimo de melancolías y añoranzas de muy difícil disfrute para la gran mayoría de la población del continente, sea indígena o, simplemente, pobre.
Sostengo, en resumen, que el admirado autor literario peruano viene explicando sus ideas políticas en un elaborado discurso sociopolítico que –revistiéndose con cáscara liberal y democrática ortodoxa– representa en realidad la actualización ideológica, en grado modélico, del decir y sentir del criollo americano del siglo XXI, cuyo peso y trasfondo sigue estando nutrido de racismo y depredación.
(*) Pedro Costa Morata es ingeniero, sociólogo y periodista.
La entrada Vargas Llosa, en racista: el discurso del criollo aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 31 Mar 2016 12:53 AM PDT

Marchas_21_marzo_2015Cabecera de la manifestación celebrada por las Marchas de la Dignidad el 21 de marzo del año pasado. / Sato Díaz
SATO DÍAZ | Cuartopoder | 30/3/2016
Las Marchas de la Dignidad, la iniciativa conjunta entre organizaciones sociales, sindicales y políticas de izquierdas, que ha llenado las calles de Madrid y otras ciudades en varias ocasiones exigiendo "pan, trabajo, techo y dignidad", volverán a las calles el próximo 28 de mayo. En esta ocasión, la convocatoria de las protestas será descentralizada y se desarrollará el mismo día en las principales ciudades del Estado, como antesala de lo que será una manifestación unitaria en Madrid, con personas provenientes de distintos lugares, durante el otoño. A sus reclamaciones históricas, las Marchas incorporan la petición del respeto de los derechos de las personas refugiadas.
Uno de los organizadores de las Marchas, Ginés Fernández, explica al respecto a cuartopoder.es: "A nuestras exigencias de siempre, siempre se añaden algunas nuevas que van a apareciendo, en este caso, hay un marco de trabajo muy importante, el tema de la guerra, la solidaridad internacional y los derechos de los refugiados". "En este asunto estamos volviendo a comprobar cómo esta Unión Europea no está al servicio de las personas, sino de la élite, esta Unión Europea va rumbo a la potenciación del fascismo y es algo que, evidentemente, nosotros queremos contrarrestar", añade Fernández.
Marchas ccCartel de la convocatoria. / Marchas de la Dignidad
Esta petición internacionalista, por la paz y por los derechos de las personas migrantes y refugiadas se suma a reclamaciones por las que ya han salido a la calle en años anteriores, como el no pago de la deuda, el rechazo a las políticas de la troika, la soberanía de los pueblos… En definitiva, según la organización explica, "las reivindicaciones de una mayoría social que lucha por transformar esos espacios, además de sufrir directamente las políticas de recortes y negación de derechos".
En este sentido, las Marchas de la Dignidad pretenden retomar el pulso de la calle y la movilización social, después de un año de distintos ciclos electorales en el que reconocen que la movilización ha disminuido. Además, en caso de una repetición de las elecciones generales, la movilización de mayo coincidiría con la eventual precampaña electoral. Para Fernández, esto no cambia nada: "No modificaría para nada nuestras reivindicaciones, hemos visto en las diferentes negociaciones para la composición de un nuevo Gobierno que parece que no se van a plasmar las reivindicaciones de las Marchas, creemos que es la movilización el verdadero motor de fuerza para un cambio político". "Nosotros planteamos, en nuestra asamblea del pasado 31 de enero, que ha aflojado la movilización con todo el tema electoral, pero la movilización seguirá teniendo siempre un papel fundamental en el proceso de cambio político, económico y social de este país", reitera.
Por otro lado, la fecha del 28 de mayo es también la elegida por el Plan B para llevar a cabo una movilización europea contra la austeridad, al coincidir con el aniversario de la proclamación de la Comuna de París. Para Fernández, esto no debe ser un problema. "Para las Marchas teníamos fijada esta fecha y en las Marchas participamos colectivos sociales y políticos muy diversos, no veo ningún problema en que el Plan B y otras organizaciones de distinto tipo se sumen a la convocatoria", explica. Una convocatoria que, como hemos dicho, en mayo será descentralizada, "para ir tomando contacto y calentando motores para volver a colapsar Madrid en otoño", según asegura este activista de las Marchas de la Dignidad.
La entrada Las Marchas de la Dignidad regresan el 28 de mayo exigiendo también derechos para los refugiados aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 31 Mar 2016 12:39 AM PDT
  • El portavoz parlamentario de Podemos cree que "Ciudadanos puede formar parte de un acuerdo y apoyar un Gobierno de cambio a la valenciana".
  • El número dos de Pablo Iglesias no cree que la relación con su secretario general se haya roto tras la destitución de Sergio Pascual: "Ha madurado una relación que es personal y también política".
  • Errejón defiende que cuando cese la vorágine política, Podemos debe parar y orientarse hacia un movimiento popular más distribuido en los territorios, aunque suponga que la dirección estatal ceda poder.
El secretario político de Podemos, Íñigo Errejón. / Marta JaraEl secretario político de Podemos, Íñigo Errejón. / Marta Jara
Andrés Gil / Aitor Riveiro | El Diario | 30/03/2016
Íñigo Errejón (Madrid, 1983) ha reaparecido después de dos semanas de silencio. El número dos de Podemos se ha apartado de los focos tras la destitución del secretario de Organización, Sergio Pascual, en una decisión tomada por Pablo Iglesias y que el propio Errejón ha confesado no compartir. "Han sido unas semanas en las que he querido tomar distancia, para levantar la vista y dejar de mirarnos a nosotros mismos y volver a mirar hacia afuera, hacia la gente que espera tanto de nosotros", explica Errejón, quien asegura que más que romperse algo entre él e Iglesias, "la relación ha madurado".
En este proceso de investidura, bloqueado por lo "endiablado" de la aritmética parlamentaria, Errejón insiste en que la única vía que apoyarán será la que pase por un "Gobierno de coalición con PSOE, IU y Compromís", sin concurso de Ciudadanos, más que como facilitador por activa o por pasiva.
¿La reunión de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias aleja o acerca las nuevas elecciones?
Acerca la posibilidad de un Gobierno de cambio. Eso no significa que esté ya aquí pero hay mejor voluntad, mejor tono. A priori una disposición mejor, un reconocimiento de que un Gobierno de cambio tiene que ser un Gobierno de coalición y Pablo hoy [por este miércoles] ha hecho un ejercicio de generosidad diciendo: 'Yo no voy a ser en ningún caso el obstáculo y estoy dispuesto a remangarme y a ponerme a trabajar en la comisión negociadora si hace falta'. Eso es reconstruir un puente que estaba maltrecho.
¿Era un obstáculo Pablo Iglesias para ese Gobierno de coalición?
No lo sé. Pablo en todo caso lo ha descartado. Parece que para algunos de los sectores del PSOE la presencia de Pablo podía ser un obstáculo. Puede que fuera un obstáculo o una excusa. En todo caso, Pablo ha dicho: 'Si esto era un obstáculo, por mí no va a ser'. Nadie va a poder encontrar en él un obstáculo para un Gobierno de cambio, que va a ser de coalición y que tiene que ser un Gobierno progresista para sacar al PP y a sus políticas, no sólo para sacar a Rajoy y dejar intacta su herencia. Es un gesto de generosidad que reconstruye el puente y permite que avancemos más. Ahora es hora de retratarse.
¿Ese Gobierno de coalición sería con Ciudadanos?
Me parece dificilísimo. Ciudadanos puede formar parte de un acuerdo de gobierno y apoyar por activa o por pasiva un Gobierno de cambio. Imagínate, ¿un ministro de Igualdad de Ciudadanos después de lo que han dicho? ¿Ministro de Trabajo después de avanzar en el abaratamiento del despido? ¿Un ministro de Hacienda, después de haberle puesto barrera a una reforma fiscal para que nos homologuemos a Europa y pague más quien más tiene? No es compatible con lo que nosotros defendemos.
¿Cómo se pueden encajar las piezas que parecen incompatibles desde el primer día? ¿No se ha avanzado nada?
El 20D dejó una aritmética endiablada en la que cualquier acuerdo pasaba por el PSOE. Ellos lo han descrito como una fortaleza, pero en realidad es también una dificultad, porque el PSOE tenía que elegir entre el PP y nosotros. El PSOE no quiso elegir porque la presión de los poderes fácticos era muy dura. Como no podía decidirse ni hacia un lado ni hacia otro, decidió tirar por la calle de en medio con Ciudadanos, pero 130 [diputados] no dan Gobierno. Si Ciudadanos quiere apoyar por activa o por pasiva, pues mejor. Podremos apoyar con Ciudadanos en el Parlamento muchísimas cosas de regeneración democrática, de mayor independencia de medios de comunicación públicos, de un sistema electoral más justo, del reglamento de la Cámara.
Ciudadanos ya ha descartado un apoyo a un Gobierno del PSOE y Podemos.
La vía que suma es con nosotros. Una vía de inspiración a la valenciana que puede contar o no con el apoyo de Ciudadanos. A lo mejor el PSOE tiene que hacer un trabajo de pedagogía con Ciudadanos para decirle que el acuerdo tiene que buscar a Podemos. Y ese Gobierno puede ser un Gobierno que haga medidas de regeneración democrática con las que Ciudadanos puede estar de acuerdo.
¿En caso de que se repitan las elecciones, las confluencias se reeditarán?
Sí, han tenido un resultado magnífico. Hemos sido la segunda fuerza en el País Valenciano y Galicia, y la primera en Catalunya. Y creo que ha ido mucho más allá de la suma. No ha sido una coalición de partidos, hemos sido capaces de despertar una ilusión en gente que no se identificaba con algunos componentes de la coalición. Hemos conseguido generar algo superador que multiplica, y creo que el camino es repetirlas.
¿Las listas de Podemos serían las mismas? ¿Habría un proceso nuevo de primarias?
No es una cosa que hayamos discutido, primero porque la prioridad es la conformación de Gobierno. Si eso fracasara, habría que discutirlo. Pero en lo fundamental tuvimos un proceso de primarias que eligieron listas y conformaron buenas candidaturas.
Enric Juliana, alguien a quien tanto Iglesias como usted leen con interés, escribió este miércoles en La Vanguardia que el principal miedo del PSOE es una confluencia con IU. ¿Está esa posibilidad encima de la mesa para lograr elsorpasso?
Lo dudo. Estuvimos muy cerca de ser la segunda fuerza, solo nos separaron 300.000 votos, y cualquiera que estudie cómo fue nuestra proyección en los últimos días de campaña, 300.000 votos podrían haber sido tres días de campaña, o un debate más, o un par de actos más. Llevábamos una trayectoria ascendente y creo que nos quedamos francamente cerca aunque nuestro sistema electoral distorsione un poco eso en la traducción en escaños. Y esa posibilidad desorpasso se hizo con gente que venía de sitios muy diferentes. Con gente que venía de la abstención, de votar en blanco, del PSOE, con gente que venía de dudar si votar Ciudadanos, y seguramente con gente que se planteaba votar a IU.
La línea política que hay que mantener para seguir creciendo tiene que ver con seguir teniendo la capacidad de seducir a gente muy diferente en una identidad política nueva, que no sea un refrito ni una suma de siglas de lo de antes. ¿En esa identidad política nueva hay muchos componentes, personas y tradiciones de IU que pueden sumar? Estoy convencido. Pero no es una coalición entre partidos ni una suma de siglas. Ese no es el camino ni el instrumento ganador para completar un camino que hemos recorrido pero que el 20D nos dejó a la mitad.
¿Se ha roto algo entre usted y Pablo Iglesias en estos días tras la destitución de Sergio Pascual?
No. Yo creo que ha madurado una relación que es personal y también política. Cuando son las dos cosas a la vez, tiene que conciliar.
El martes rompió 15 días de silencio autoimpuesto, ¿por qué ha estado dos semanas fuera del foco mediático?
Ha coincidido la Semana Santa y un fin de semana que tenía un compromiso académico en Londres desde hace tiempo. Pero también es verdad que tomo la decisión de forma voluntaria y consciente de apartarme del foco. Lo hago por dos cosas. Primero, para conciliar la lealtad al proyecto y a todos sus integrantes con la disconformidad y el desacuerdo con algunas decisiones. Segundo, porque quiero pensar. Veo una situación complicada y a veces el circuito parlamentario y mediático impide levantar la cabeza y mirar con más perspectiva.
¿Mirar hacia dónde?
No son necesariamente cosas muy sesudas, sino que tiene que ver con qué espera de nosotros los cinco millones que han depositado la confianza en nosotros o los que no lo han hecho pero nos siguen teniendo alguna esperanza o con simpatía aunque todavía no se han decidido a dar el paso.
¿Y qué esperan de ustedes?
Todo lo contrario a ese ensimismamiento de mirarse hacia dentro. No hay organizaciones políticas sin trabajo de construcción orgánica. Y estos nunca son fáciles. Ni en un partido ni en una asociación de vecinos. Pero por encima de eso, están los para qué. Nunca hemos encarado los modelos organizativos desligándolos de los objetivos políticos. De hechos los hicimos al revés. Hemos tomado decisiones organizativas duras y bruscas precisamente por anteponer los intereses políticos, ha primado el para qué. Y el para qué es una mayoría popular nueva en España que entendemos que pasa por la transversalidad.
¿Y ya no están en eso?
Si se nos olvidara, que el objetivo es la transversalidad, podríamos entrar en ese proceso que aleja a los partidos de la gente. No digo que hayamos entrado, pero ese riesgo es consustancial a los partidos.
¿15 días de silencio no han echado más leña a un fuego que probablemente no querían atizar?
Para mí, era fundamentalmente una reacción de responsabilidad, de ser dueño de mi silencio para poder pausar las cosas. Ha sido leído como una muestra de desacuerdo, y es una lectura correcta, pero también ha sido leído como una opción de responsabilidad y no dejarse llevar por la vorágine organizativa que hace que las decisiones se tomen en horas. Me ha sentado bien y lo agradezco. Creo que ha sido una decisión correcta y entendida.
La destitución de Sergio Pascual se desencadena por la crisis de Madrid. ¿Actuó Sergio Pascual de parte en esa crisis?
No lo creo. Esa crisis no se debería leer con anteojos estatales. Es un problema de Madrid que tendrán que solucionar los compañeros en Madrid. Un secretario de Organización es siempre culpable porque a menudo hace tareas no hermosas. Yo he viajado a sitios a hacer actos mientras el secretario de Organización viaja a otro a cosas que no brillan tanto y que son más ásperas pero fundamentales para hacer el partido. No habría habido Podemos sin los compañeros que han trabajado en la Secretaría de Organización.
¿Qué ha provocado la crisis de Madrid?
Las tensiones organizativas derivan de haber aplazado cosas que se debían de haber hecho de forma más sosegada para correr y llegar a las elecciones del 20 de diciembre. Siempre supimos que esas decisiones tenían costes. Lo que pasa es que llegas al 20 de diciembre y en vez de ser un cambio de ciclo es una prórroga de la fase anterior. Y en este periodo salen las tensiones, que tienen que ver con una discusión estructural y de modelo más que con nombres propios. Si después de esta prórroga se abre un periodo de tiempo más sosegado, hay que mutar. Vistalegre no es un mantra, sino una decisión concreta para hacer una cosa concreta.
¿Mutar hacia dónde?
Tenemos que pasar de la maquinaria de guerra electoral a un movimiento popular más sosegado, que a lo mejor no corra tanto pero que esté más distribuido, más centralizado, con más capacidad de integrar las diferencias, con más raíz en el territorio y más capacidad de formar cuadros y multiplicarlos.
Dijo en la rueda de prensa del martes que Podemos debe ir hacia un modelo más federalizado y arraigado al territorio. ¿Esta postura es personal, de Íñigo Errejón, o es compartida por la dirección? ¿Es una posición en la que coincide Pablo Iglesias?
Es una reflexión mía, pero creo que la comparte una mayoría de la organización y que comparte Pablo [Iglesias], de eso no tengo la menor duda. Y la comparten las organizaciones territoriales de Podemos, autonómicas, municipales y los círculos, que han soportado sobre sus hombros no siempre con muchos recursos un año y medio muy intenso. Y todo a un ritmo, con un rumbo y una orientación muy marcada desde una dirección elegida para una tarea muy concreta. Y creo que entre nuestra militancia, y los que faltan, se comparte la idea de un Podemos más amable hacia dentro y hacia fuera, para seducir.
¿En qué se concreta ese modelo?
Tenemos que completar en lo organizativo el viaje que ya hemos hecho en lo político. El 20 de diciembre la plurinacional se reveló como un éxito electoral y político. Esto no tiene que ver solo con las confluencias porque ganamos las elecciones en Euskadi como Podemos pero con un discurso como nunca había tenido una fuerza estatal. Hicimos algo que nunca se ha podido hacer en España desde el campo progresista: reivindicarnos a la vez patriotas y los más firmes defensores de la existencia de naciones y comunidades políticas en diferentes territorios del Estado. Una idea de patria que no es la patria de los de arriba, sino de la gente común, de los de abajo, y a la vez es plural en la que caben diferentes naciones. Eso no es solo un artefacto electoral. Es una idea crucial para reinventar nuestro país. Dimos el paso en lo político y lo discursivo y ahora toca en lo organizativo, con un modelo federal o confederal.
Esto implica que la dirección estatal perderá poder y capacidad de decisión.
El de ahora es un modelo más plebiscitario en el que ganar una vez permite ganar todo. Eso ha sido, creo, útil durante todo este ciclo. Creo que no estaríamos aquí sin esa decisión. Ahora hay que solucionar la investidura y desbloquear la opción de un Gobierno de cambio y, en el peor de los casos, afrontar una campaña electoral. Pero cuando eso pase hay que tener discusiones que no son de nombres, son políticas: qué modelo nos ha traído hasta aquí y qué modelo es el mejor de aquí en adelante. ¿Eso significa perder poder? Es posible, pero también es ejercerlo de otra manera.
¿Y cómo se hace esa transición?
Esto no es un decreto que digas "movimiento popular y organización confederal". Decirlo aquí es una manera de lanzar ideas y abrir la discusión, que será lenta. La tarea de formar cuadros, abrir Moradas [sedes sociales de Podemos] como espacios de creación comunitaria o de socialización diferente, mejorar la relación con la sociedad civil, poner más atención a los símbolos, las canciones y los hitos que construyan la identidad política cultural nueva. Todo es lento, mucho más que preparar una campaña. Hay compañeros que seguirán con el trabajo institucional y otros que se les da mejor revitalizar la organización, pensar los contornos culturales de esta nueva identidad política que tiene que ser transversal y desde abajo.
¿Este proceso requiere un momento constituyente como Vistalegre?
Se ha convertido en un animal mitológico. No soy muy amigo de las apelaciones sin más a la refundación, que son siempre muy hermosas pero son gratuitas porque no dicen nada. Lo que hay que decidir es en qué sentido hay que avanzar. Podemos no está hecho del todo y veo más útil discutir sobre hacia qué lugar nos movemos que aplazarlo todo a un momento en el que todo se solucionará.
La refundación es la traslación a lo organizativo del mito tradicional de la izquierda de la revolución o el cielo de los cristianos. Pero Podemos no puede llegar a ningún proceso interno como llegó a Vistalegre, cuando éramos un conjunto de gente desorganizada y algunos liderazgos, uno fundamentalmente muy carismático. Era lo que había que hacer, pero ahora Podemos no es eso. Ahora somos una organización más madura, con más compañeros organizados, más estructuras, más discusión, más hábito. Más que proyectar hacia el horizonte una especie de tierra prometida, discutiría en lo concreto hacia qué tenemos que ir avanzando cuando el ciclo se calme porque nuestras prioridades son conformar un Gobierno de cambio y otra cosa que no sea eso es distraer.
Después de dos años haciendo mucha política fuera de la institución, en estos 100 días en el 'teatro' del Congreso, con ruedas de prensa casi diarias en ese escenario, y al hilo de la transversalidad que reivindica, ¿cree que en estos 100 días se han envejecido y se han vuelto a situar, por causas propias y ajenas, a la izquierda del tablero?
Es la pregunta, en realidad. La relación con las instituciones es compleja, porque tú las cambias y ellas te cambian. El Congreso no es igual desde que hemos entrado nosotros, pero nosotros tampoco somos iguales. ¿Quién ha cambiado más a quién? Yo diría que este Congreso es diferente y se ve de forma diferente, pero también seríamos ingenuos si no creemos que el parlamentarismo está bien diseñado por una cultura del compromiso que tiende a diluir las diferencias y aumentar los consensos. Yo eso lo veo mucho desde mi posición de portavoz parlamentario: me paso la vida negociando por cosas a veces muy pequeñas con los portavoces de los otros grupos parlamentarios, y esas negociaciones no son épicas, en ellas no hay pasión política y, es más, las diferencias políticas fundamentales de deseo de modelo de país, de a quién queremos satisfacer, de en qué tipo de vida estamos pensando para la gente no se ven nunca. Y el parlamentarismo está bien diseñado en ese sentido.
El parlamentarismo acolcha a veces las diferencias y ayuda a una cierta cultura del acuerdo, pero dificulta también que los cambios sean más profundos. Nuestra hipótesis política y nuestra forma de construcción narrativa y discursiva se llevaría mejor con un sistema de tipo presidencialista, en el que si ganas, ganas todo, y en el que la posibilidad de dibujar la diferencia entre nosotros y ellos la dibuja el propio sistema político y, sin embargo, el que tenemos, que tiene virtudes, tiene también esa inercia que tiende a reconducirte. Hay que resistirse a eso, pero también hay que pensar que resistirse a eso no es un ejercicio sólo de ética…
¿Como no coger taxis?
Claro, pero eso es lo de menos en realidad. Lo importante es ser capaces de despertar iniciativas políticas que vayan más allá del Congreso, no ceder nunca a que el Congreso es el lugar de la política: el Congreso es el lugar de una parte de la política que sucede en España, pero no de toda. Y claro, no es muy fácil hacer eso cuando pasas 12 horas en el Congreso, y tampoco en un momento de reflujo de la movilización social. Pero es importante no perder de vista que las instituciones son equilibrios congelados de fuerzas. Tú llegas a ellos, impactas sobre ellos y los cambias un poco. Ellos te cambian un poco para que te adaptes, porque la gente tampoco nos ha votado para ser un Pepito Grillo y lleves una camiseta diferente en el Congreso todos los días. Pero también tenemos que ser capaces de demostrar cómo se hacen las cosas.
Las tareas de transformar tu país no son siempre épicas, hay toda una serie de tareas grises de gestión que son las que diferencian que puedes hacerlo mejor que el adversario, como están demostrando los compañeros de los ayuntamientos del cambio: gestionando diferente y en sentido contrario.
Tienes que intentar desbordar el mecanismo de captura que es el Congreso, sabiendo que está diseñado en parte para eso, y que tienes que estar con un pie dentro y un pie fuera. Pero es más fácil de enunciar que de hacer, y teparlamentarizas, es inevitable.
¿Y sobre si han quedado más atrapados simbólicamente en la izquierda?
Es un riesgo que existe, y hay que esquivarlo. El Parlamento como teatro simbólico que todos tenemos en la cabeza remite al eje izquierda-derecha, un eje por el cual PP y PSOE se han podido repartir las posiciones centrales y de representación de mayorías y dejar a los que no están de acuerdo a sus márgenes. El PP casi no dejaba margen, y el PSOE dejaba un margen existente pero incapaz de transformar. Ese eje tiene que ser desbordado, y el 15M pone en marcha una percepción que apunta a la posibilidad de desbordarlo, y el Parlamento reordena otra vez las identidades políticas en el eje viejo. Ese eje viejo es lo que mejor contribuye al mantenimiento del orden viejo y del régimen del 78 en última instancia.
Pero todos los símbolos refieren a eso, y nosotros tenemos que hacer permanentemente el ejercicio de atravesarlos. El problema que estamos hablando es: ¿hay un gobierno para la mayoría, sí o no? Y tiene que ver con medidas concretas pero también con garantías concretas para que alguien las desarrolle sí o no. Y por tanto con equilibrios de poder, que para nosotros es que sea un Gobierno de coalición y no nos fiamos de las etiquetas.
Si nos fiáramos de las etiquetas izquierda-derecha, imagínate un partido que lleva socialista en las siglas, y obrero y español; supongo que defenderá la soberanía popular, la soberanía nacional y a los más desfavorecidos. Precisamente porque no nos parecen etiquetas que describan lo más importante de la política española hacemos esta propuesta, pero el Parlamento contribuye a ese riesgo y tenemos que hacer un sobreesfuerzo de recuperar transversalidad y posibilidad de mayorías porque así hemos llegado hasta aquí: no es que cinco millones de personas de repente se hayan vuelto muy de izquierdas en España y de repente han votado a Podemos. Es que hemos sido capaces de poner en juego una identidad política nueva y para mí ese es el camino.
La entrada "El PSOE tiene que hacer pedagogía con Ciudadanos para que el acuerdo busque a Podemos" aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 31 Mar 2016 12:26 AM PDT
Pedro Águeda | El Diario | 30/03/2016
El empresario Javier López Madrid intenta evitar que una jueza de Madrid encargue a la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil la investigación pendiente por una denuncia que presentó el consejero del Grupo Villar Mir contra la doctora Elisa Pinto por acoso. Su defensa ha presentado un escrito oponiéndose a la solicitud de la mujer que, de ser satisfecha, supondría la segunda investigación de la UCO sobre López Madrid,presunto donante de dinero negro al PP de Madrid en el caso Púnica.
Pinto ha denunciado  un montaje policial para favorecer al amigo o antiguo amigo de Felipe VI en el contencioso judicial que la doctora y el empresario mantienen. A finales del pasado año, la Policía Nacional presentó una serie de informes que exculpan a López Madrid y vienen a señalar como responsable del acoso a la mujer. Esos informes fueron asumidos por la Fiscalía y posteriormente por la jueza Belén Sánchez para archivar la causa contra López Madrid, decisión recurrida por la defensa de la doctora.
La Unidad Central Operativa (UCO) solo ha participado hasta ahora con un informe en estas investigaciones. La jueza Concepción Jerez, que investiga la denuncia del empresario contra la doctora, entregó un teléfono de López Madrid a la UCO y le pidió que recuperara la información contenida en él. Los investigadores encontraron hasta seis números de destacados miembros de la Policía Nacional que hablaban con López Madrid en momentos clave del caso. La UCO aludía en su informe a una "estrecha relación" entre el empresario y los comisarios de Policía.
Al creer la doctora que están contaminados varios mandos policiales, ha solicitado a la jueza Jerez que ordene diligencias pendientes a la Guardia Civil, en concreto a la unidad de élite del Instituto Armado para asuntos distintos del terrorismo, la UCO.
En el escrito de la defensa de López Madrid, al que ha tenido acceso eldiario.es, el abogado asegura que el empresario es la "víctima" en el proceso que se sigue en el Juzgado número 26, "por lo que se están investigando los hechos que él ha denunciado". "Lo que pretende la investigada es una investigación cuyas conclusiones se ajusten a sus intereses, pero no basada en datos objetivos", escribe.

Presunto donante del PP

Javier López Madrid es investigado por la Audiencia Nacional en la Operación Púnica. Concretamente en la pieza que el juez Eloy Velasco mantiene bajo secreto, relacionada con la confesión de David Marjaliza, el antiguo amigo y socio de Francisco Granados y pieza clave de la trama. Según Marjaliza, las iniciales "JLM" de una agenda incautada al antiguo hombre fuerte del PP madrileño corresponden a Javier López Madrid. El empresario, yerno de Juan Miguel Villar Mir, habría entregado al PP de Madrid, en fechas que es imposible concretar por las anotaciones, alrededor de 1,8 millones de euros de dinero negro.
Ante el juez, López Madrid ha negado haber realizado los pagos. Aunque no fue detenido, una información periodística precipitó el registro de su domicilio y despachos profesionales. De allí, los agentes de la UCO se llevaron información contenida en distintos soportes para contrariedad del empresario, según fuentes presentes en los registros.
Ahora, su defensa afirma que "carece de todo sentido que se aparte de la investigación a la Brigada de Extorsiones y Secuestros (de la Policía Nacional) para poner a una unidad  (UCO) que está inmersa en la investigación de una causa criminal que nada tiene que ver con los hechos que aquí se investigan" (la denuncia contra la doctora).
Además de contactos en la Policía y en la Casa del Rey, López Madrid mantenía una intensa relación con el PP madrileño, según consta en la información que la Guardia Civil recuperó de su teléfono. Hasta 36 llamadas se intercambió con Ignacio González y su esposa, Lourdes Cavero, en apenas dos días.
El empresario logró compaginar una relación fluida con el expresidente de la Comunidad y su mayor enemigo en el partido, Francisco Granados. López Madrid dijo en el juzgado que le investiga por acoso que fue Granados quien le presentó al comisario de la Policía Nacional José Manuel Villarejo.
La entrada López Madrid intenta que la Guardia Civil no se haga también con la investigación por acoso aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 31 Mar 2016 12:10 AM PDT
  • Los tribunales exigen al Estado indemnizar a familiares de varios soldados muertos tras sus misiones en el extranjero.
  • En España, el entonces ministro Federico Trillo siempre negó esta vinculación.
La justicia obliga a Italia a reconocer los efectos del uranio empobrecido
 | La Marea | 30 marzo 2016
Este reportaje está incluido en La Marea 36.
Hace 25 años, en la primera guerra del Golfo, Estados Unidos reconoció por primera vez haber utilizado municiones de uranio empobrecido. Desde entonces, el caso ha ido apareciendo intermitentemente en la prensa, sin saber muy bien si se trataba de noticias contrastadas o alarmas infundadas, o si era más bien una estrategia de silencio. Además del reconocimiento por parte de Estados Unidos y Gran Bretaña de su uso en 1991 y en la invasión de Iraq, la OTAN admitió en 2003 haber disparado 31.000 proyectiles de este material en Kosovo a finales de los 1990, y 10.800 en Bosnia entre 1994 y 1995. Se especula con su posible uso en escenarios bélicos como Afganistán, Somalia, Líbano, Libia o Mali pero nunca se ha reconocido oficialmente.
Los datos de la Coalición Internacional para la prohibición de las armas de uranio (ICBUW) indican que al menos 18 países poseen este tipo de armamento, Rusia, Francia e Israel, entre ellos. Poco después de 1991, algunas informaciones especulaban con la posible relación entre la toxicidad del material bélico usado y una serie de problemas de salud que estaban padeciendo los militares estadounidenses y británicos que participaron en la guerra de Iraq. El síndrome del Golfo provocaba desde fatiga hasta malformaciones en sus hijos.
Algo más tarde se empezó a hablar de los efectos entre la población iraquí, del mayor número de leucemias, linfomas y otros tumores y también de las anomalías genéticas con las que nacían muchos niños, pero era difícil conocer el alcance real de la situación: no había datos, ni transparencia alguna sobre el número y lugar de proyectiles de uranio empobrecido disparados. Las investigaciones eran limitadas, se hacían con pocos recursos y por eso resultaban fáciles de criticar. Pero todavía hoy se siguen multiplicando desde Iraq las denuncias que atribuyen al armamento utilizado por Estados Unidos y Gran Bretaña el aumento de estos problemas de salud. Se repiten también las peticiones a Naciones Unidas para afrontar la descontaminación de muchas zonas del país.
Los primeros casos denunciados en el continente europeo se producen en el año 2000 y se refieren a soldados italianos destinados a Bosnia en 1995 o a Kosovo en 1999. En esos años, hubo soldados fallecidos en muchos países europeos. Sin embargo, el Ministerio de Defensa español, con Federico Trillo a la cabeza, nunca admitió que existiera una relación causa efecto entre esas enfermedades y la participación en misiones militares en el extranjero. El 16 de enero de 2001, el entonces ministro admitió en una comparecencia en el Congreso que "los aviones de ataque contracarro norteamericano A-10 Warthog, empleados por el ejército de los Estados Unidos durante el bombardeo de Kosovo, llevaban proyectiles de uranio empobrecido y que hubo 112 misiones en las que se usó esta munición pero negó que existiera una relación causa efecto entre la radiación emitida por el uranio empobrecido y los cánceres de los tres militares fallecidos hasta entonces.
Sus palabras demostraron que sí tenía conocimiento de la existencia de óxido de uranio producido por las explosiones, pero en ningún momento aludió a su peligrosidad diciendo únicamente que "se convierte en vapor al chocar con un blindaje, oxidándose y depositándose en forma de polvo fino", pero demostrando que había sido objeto de estudio, ya que se había llegado a la conclusión de que, "por cada disparo, sólo se generan 100 gramos de ese polvo, lo que supone un total de 400 kilos de polvo de uranio oxidado que pudiera estar depositado en la zona de Kosovo". Y, poco más, en España las advertencias sobre los efectos del uranio empobrecido pronto perdieron fuerza.
En Italia no se calmaron las aguas tan fácilmente: una asociación, L'Osservatorio Militare, se ha encargado de recopilar y actualizar los datos de los soldados muertos. El goteo es continuo y la lista va ya por la víctima 327. Según sus datos, sólo en enero han fallecido cuatro militares. En total son cerca de 3.700 los casos recogidos por esta asociación, que se encarga también de la asistencia jurídica de los militares que desean llevar su caso ante los tribunales.
En este tiempo ha habido más de 40 sentencias de distintos tribunales civiles que obligan al Ministerio de Defensa a reconocer la vinculación entre los tumores de otros tantos militares con sus misiones en el extranjero. La última, el pasado mes de enero, establecía una indemnización de 882.322 euros para la hija y la viuda de Pasquale Cinelli. Este paracaidista de los Carabinieri murió poco después de volver de sus misiones en el extranjero, Somalia y Bosnia principalmente, donde estuvo en contacto. Según la sentencia que hizo pública el programa Report de la radiotelevisión italiana RAI, estuvo expuesto a "numerosos factores de riesgo como la contaminación atmosférica, las contaminaciones tóxicas provocadas por el impacto y la explosión de las municiones de uranio empobrecido" sin que el Ejército le proporcionase la indumentaria y el equipo necesario para su protección. La sentencia hace referencia también a "las partículas exógenas (de unos 800 nanómetros y con contenidos de hierro, aluminio, cobre, zinc y cloro) susceptibles de provocar patologías tumorales" encontradas en las células de Cinelli.
Eludir responsabilidades
El abogado de L'Osservatorio Militare, Angelo Fiore Tartaglia, que ha llevado la mayor parte de las causas, afirma que las sentencias que los tribunales han dictado hasta el momento "han obligado al Estado a intervenir con medidas en el ámbito de la seguridad social que, sin embargo, no cubren todos los daños sufridos por el militar y sus familias". Pero, en su opinión, "si estas causas judiciales no se hubiesen llevado adelante y, además, no se hubiesen ganado, el problema del uranio jamás habría existido". La actitud del Estado, que pese a las condenas no ha asumido ninguna responsabilidad, se debe, según otro de los miembros de la asociación, Domenico Leggiero, a "la voluntad de ocultar las responsabilidades de los altos cargos políticos y militares de la época".
A pesar de los pequeños avances políticos, durante los últimos 15 años las historias de muchos militares han sido contadas en reportajes periodísticos y documentales que, de vez en cuando, ofrecía alguna televisión. Una de ellas es la de Luciano Cipriani, suboficial del Ejército del Aire, cuyo fallecimiento fue noticia el pasado 7 de enero. Cuatro días antes, un equipo de la RAI había estado en el hospital filmándole y recogiendo las palabras de su hermana Maria Grazia, que explicaba que en el cerebro de Luciano se habían encontrado nanopartículas de acero. En el mismo documental, otro militar, Gianluca Danise, que murió seis días después, rememoraba la imagen de los americanos bajando de los camiones: "Con sus escafandras amarillas mientras nosotros solo teníamos unas mascarillas blancas antipolvo adquiridas por nosotros mismos y tal vez unos guantes de usar y tirar". Entre los grados bajos de la jerarquía militar, es común el lamento de sentirse abandonados por las instituciones estatales.
En estos momentos hay en el Parlamento italiano una comisión de investigación, en concreto la quinta que se crea para estudiar el problema. Domenico Leggiero, quien será uno de estos asesores, no oculta el escepticismo que le producen estos órganos: "No han llegado hasta ahora a ninguna conclusión útil y por ello preferimos confiar en la autoridad judicial, con más autoridad, objetividad e independencia". La actual comisión se denomina, para abreviar, del uranio empobrecido, pero en realidad tiene un nombre más largo que merece la pena traducir. En la Gazzetta Ufficiale, el Boletín Oficial, del 13 de julio de 2015, se recoge la "Institución de una Comisión parlamentaria de investigación sobre los casos de muerte y de graves enfermedades que han afectado al personal italiano empleado en misiones militares en el extranjero, en los polígonos de tiro y en los lugares de almacenamiento de municiones, en relación con la exposición a particulares factores químicos, tóxicos y radiológicos con posible efecto patógeno y la administración de vacunas, con especial atención a los efectos del uso de proyectiles de uranio empobrecido y de la dispersión en el ambiente de nanopartículas de metales pesados producidas por las explosiones de material bélico y a posibles interacciones".
Como se aprecia en el título de la comisión, en Italia las denuncias sobre los efectos del uranio empobrecido se dirigen también a los efectos en el ambiente y sobre todo en la población de la zona de la actividad realizada en los polígonos de tiro, principalmente de Cerdeña. En esta isla del Mediterráneo hay tres polígonos de tiro, Teulada, Capo Frasca y Salto di Quirra. El pasado otoño estas instalaciones fueron escenario de la Operación Trident, la mayor ejercitación militar de la OTAN desde la guerra, que también se desarrolló en suelo español y que logró pasar bastante inadvertida, aunque se desplegaron 36.000 soldados (20.000 en España) y 230 unidades terrestres, aéreas y navales.
Síndrome de Quirra
Salto di Quirra es el mayor polígono militar de Europa, un recinto experimental para misiles balísticos a cargo del Ejército del Aire italiano y a disposición de la OTAN, pero que puede ser alquilado y usado por ejércitos o industrias de otros países por unos 50.000 euros por hora, según informaba el diario L'Unitá en 2011. Una investigación del diario La Repubblica señalaba que en esta base han entrenado "israelíes, turcos, alemanes, ingleses, países de la OTAN, pero también del Este, e incluso en el pasado los libios de Gaddafi".
Entre los habitantes de las localidades cercanas a Salto di Quirra se han dado enfermedades y malformaciones similares a las denunciadas por algunos militares a la vuelta de sus misiones en el extranjero. Tanto es así que se ha acuñado el término síndrome de Quirra para hablar de estos problemas de salud. El Comité popular para la defensa del ambiente y de la salud en el Sarrabus (región a la que pertenece la base), en Villaputzu, municipio de 5.000 habitantes al que pertenece Quirra, de 1998 a 2011 se produjeron 28 casos de leucemia. Entre los 150 habitantes de Quirra, 10 de los 18 pastores que llevaban a pastar a sus animales a la zona del polígono tuvieron cáncer.
Domenico Fiordalisi, el fiscal que en enero de 2011 abrió una investigación sobre la relación de estas enfermedades con las actividades desarrolladas en el polígono militar y con los residuos militares acumulados en él, afirmaba en una entrevista en 2012 al periódico Il fatto quotidiano que la causa del síndrome de Quirra era principalmente una fuente radiactiva contenida en los misiles Milan disparados en la base.
Dentro de este proceso judicial se llevó a cabo la exhumación de los cadáveres de varios pastores de la zona fallecidos por leucemia o linfomas. En ellos se halló una cantidad anómala de torio, empleado en los mencionados misiles en la versión fabricada hasta 1999. El Ejército español también posee proyectiles Milan de procedencia alemana y francesa, como se puede ver en la página web de Defensa. El País informaba en 1990 de la compra por parte del Instituto Nacional de Industria de este tipo de misiles por 6.500 millones de pesetas, más de 39 millones de euros.
Si las explosiones de uranio empobrecido son sospechosas de haber causado importantes problemas de salud entre los militares occidentales participantes en las guerras de Irak y de la antigua Yugoslavia, es lógico pensar que las consecuencias entre las poblaciones de la zona han sido incluso mayores. Pero como en el caso de Iraq, las denuncias del aumento de cánceres en Kosovo y en Bosnia, cifradas en ocasiones en el 200%, y en poblaciones cada vez más jóvenes, apenas llegan a los medios de información occidentales y, en consecuencia, tampoco a la opinión pública.
Pese a que muchas organizaciones exigen la prohibición de las armas con uranio empobrecido y en 2001 hubo incluso una resolución del Parlamento Europeo pidiéndola, Bélgica es el único país europeo en el que desde 1999 está prohibida la producción, el uso y la venta de este tipo de armamento.
Un desecho nuclear
El uranio empobrecido es en realidad un residuo industrial. En la naturaleza, el uranio se compone de tres isótopos: U 234, U 235 y U 238. Enriquecer el uranio para su uso militar o industrial significa aumentar la concentración de U 235, el isótopo más radiactivo. El resto, mayoritariamente U 238, es lo que llamamos uranio empobrecido, que al continuar siendo radiactivo, aunque menos, también necesitaría almacenarse como residuo nuclear. Como detalla un documento de la Organización Mundial de la Salud (OMS), "el uranio empobrecido puede ser también un subproducto del reprocesamiento del combustible ya utilizado en los reactores nucleares. En esas condiciones puede encontrarse también otro isótopo del uranio, U 236 junto con muy pequeñas cantidades de los elementos transuránicos plutonio, americio y neptunio y del producto de fisión tecnecio-99".
La alta densidad del uranio empobrecido le confiere mucho poder de perforación del blindaje de tanques y otros vehículos militares. Esto, unido a su bajo precio, lo hace especialmente interesante para la industria armamentística, aparte de que es una forma de "reciclar" un residuo nuclear.
Pero los proyectiles con uranio empobrecido cuando impactan en su objetivo arden a temperaturas altísimas, lo que provoca la liberación a modo de aerosol de minúsculas partículas de óxido de uranio y tal vez de otros metales pesados, dependiendo de la composición del objetivo alcanzado. En la inhalación o ingestión de estas micropartículas es donde podría residir la peligrosidad del uranio empobrecido.
La entrada La justicia obliga a Italia a reconocer los efectos del uranio empobrecido aparece primero en Iniciativa Debate.
Posted: 30 Mar 2016 12:45 PM PDT
No hace falta enumerar todas las aberraciones de ese país 'hermano' de nuestra jefatura del Estado y fiel aliado de occidente, basta con saber que las ejecuciones en mitad de la calle, decapitaciones, condenas a latigazos, crucifixiones, penas de prisión y castigos físicos, cuando no condenas a muerte por 'delitos' como la homosexualidad, el adulterio o la conducción femenina son el día a día de los ciudadanos saudíes, pero sobre todo de las mujeres y los empleados extranjeros, acostumbrados a vivir en un país donde los Derechos Humanos no existen. En cualquier caso no es lo mismo decirlo que verlo, y este documental grabado con cámara oculta por un equipo de reporteros ingleses durante seis meses da testimonio gráfico de lo que solo sabemos de oídas.
El documental está en inglés, y se pueden activar los subtítulos, pero no son demasiado precisos. De todas formas, aunque sí es recomendable, tampoco es imprescindible entender la locución, algunas de sus imágenes hablan un idioma universal.

La entrada Saudi Arabia Uncovered, by ITV. Documental completo aparece primero en Iniciativa Debate.
You are subscribed to email updates from Iniciativa Debate.
To stop receiving these emails, you may unsubscribe now.
Email delivery powered by Google
Google Inc., 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, CA 94043, United States

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada