domingo, 8 de mayo de 2016

Iniciativa Debate Público





Iniciativa Debate Público


Posted: 06 May 2016 06:42 AM PDT
No es que pueda decir mucho Pablo Iglesias, porque en la estimación de este nuevo barómetro hay pocas novedades, y porque teniendo en cuenta lo que pudimos ver en su anterior estimación preelectoral para el pasado 20D, y comprobando que quienes mejoran o empeoran en intención de voto son casualmente los mismos que en sus anteriores encuestas (aunque finalmente no tengan nada que ver con el resultado real), no parece que exista propósito de enmienda en este CIS de la etapa 'Popular'. Y de lo de Eduardo Inda, pues sí habría mucho que decir, pero sería como lavar la cabeza al burro (perder el tiempo y el jabón). Con Xavier Trias ya se lució el presunto periodista, y ahora vuelve a presentar un documento sin firma y sin siquiera indicios de veracidad ni utilidad legal (nada que ver con los documentos firmados del 'caso Panamá'). Para lo que sí debiera servir este nuevo despropósito del pseudoperiodista, es para que responda civil y/o penalmente (si hay falsedad documental, por ejemplo) si se demuestra que la información es falsa o se ha utilizado para fines más allá del informativo.
Posted: 06 May 2016 04:35 AM PDT

Aitor Riveiro | eldiario.es | 06/05/2016
Pablo Iglesias prepara acciones legales contra el periodista Eduardo Inda y el medio que dirige, OkDiario, por haber publicado este viernes que el secretario general de Podemos  cobró de Venezuela 272.325 dólares a través de una cuenta en un paraíso fiscal y cuando el partido ya estaba fundado. El líder del partido presentará una demanda por calumnias contra el honor y propia imagen.
La información de OkDiario asegura que la Policía española, sin especificar qué cuerpo ni bajo qué jurisdicción, ha recibido unos documentos procedentes de "archivos secretos y encriptados del Gobierno venezolano" entre los que destaca una supuesta orden de pago en favor de "Pablo Iglesias Turrión" en una cuenta del Euro Pacific Bank, una entidad "con sede en las islas caribeñas de San Vicente y las Granadinas", según la información.
Según la información, la cuenta en la que supuestamente se hizo el ingreso no está a nombre de Iglesias, sino de "Santa María". OkDiario relaciona este nombre con el segundo apellido de la madre de Iglesias, que coincide.
Podemos defiende que el documento que publica OkDiario es falso. "El papel es una falsificación", ha asegurado un portavoz del partido a eldiario.es. El partido ha decidido recurrir a los tribunales, según fuentes oficiales.
El propio Pablo Iglesias ha asegurado en declaraciones a los medios que la información es "totalmente falsa" y que el asunto está "en manos de los abogados de Podemos, que preparan acciones legales". Iglesias ha negado tener ninguna cuenta fuera de España y ha recordado que "el Tribunal Supremo ha respondido hasta cuatro veces" ante denuncias por la supuesta financiación ilegal de Podemos.
Fuentes del partido añaden que ni Iglesias ni nadie de su familia tiene cuentas en paraísos fiscales.
Posted: 06 May 2016 03:13 AM PDT

elventano.es | 06/05/2016
Ni cultura ni bravura. El toro lo único que busca en el ruedo es una puerta por donde salir de la plaza y volver al campo del que lo secuestraron. Nada de cornear por instinto si no se les provoca. Nada del toro bravo con que se llenan la boca los taurinos. Es lo que quiso demostrar un profesor a sus alumnos con un ejercicio práctico algo arriesgado.
Para ello colocó a unas decenas de jóvenes alineados en el ruedo con la orden de no moverse. Luego soltó un ejemplar joven de toro de lidia que correteó como un niño en busca de una escapatoria, ante los chavales clavados como estatuas sobre la arena.
El vídeo, que se ha hecho viral por las redes sociales, lo colgó el pasado martes el youtuber Salvador Raya en su muro de Facebook, aunque no indica dónde se llevó a cabo la iniciativa, ni el nombre del profesor. En su comentario que acompaña al vídeo, el autor se limita a señalar: "Un profesor demuestra que si no agreden al toro este no ataca. El animal sólo busca escapar de la plaza".
Posted: 06 May 2016 02:29 AM PDT
Pequeño en territorio pero grande en volumen de negocios, Delaware pasa por ser el primer gran paraíso fiscal de la historia. Hoy, muchos norteamericanos no ven la necesidad de irse a Suiza, Panamá o Hong Kong para poner a buen recaudo sus fortunas, ya que cuentan en su propio país con esta especie de gran superficie de las finanzas sospechosas. Delaware recibe el nombre de Primer Estado (The First State, si no nos falla el inglés) por haber sido la primera de las trece colonias originales en aprobar la Constitución norteamericana. Pero se le ha apodado también como el Estado de la Gallina Azul (quizá porque es una especie de gallina de los huevos de oro) la Pequeña Maravilla o el Estado Diamante, sin duda por la gran cantidad de tesoros evadidos al fisco que se ocultan tras las paredes blindadas de sus entidades financieras. Su capital es Dover, y entre las ciudades más importantes destacan Wilmington y Newark. A tiro de piedra queda Georgetown, famosa entre otras cosas por su añeja universidad, donde han impartido célebres conferencias hombres preclaros del planeta, entre ellos José María Aznar, que debió colarse por la puerta giratoria de atrás para chapurrear sus primeras palabrejas en la lengua de Shakespeare.
Bienvenidos-a-Delaware
Un cartel da la bienvenida a Delaware, estado con posibilidades de "evasión".
Hoy Delaware tiene una población de 897.000 habitantes. Solo un ocho por ciento desciende de hispanos o latinos. Se ve que allí el patrón es anglosajón, valga el bonito pareado. Además de ser el primer paraíso fiscal de que se tiene constancia, Delaware se enorgullece de su importante sector avícola y ganadero, además del cultivo de soya, maíz y patatas. Pero no es la cría de cerdos o de coliflores lo que da dinero en Delaware, ni siquiera su potente industria de productos químicos, papeleras o automóviles. Lo que rinde beneficios a lo grande en Delaware es tener una offshore, una tapadera, una empresa opaca.
indios-lenape
Indios honrados de Delaware.
Pero antes de entrar en materia hagamos un poco de historia, que nunca viene mal. Lo primero que el hombre blanco se encontró al llegar a aquellas fértiles tierras fue un buen montón de indios lenape (también conocidos como los delaware o los nanticoke) una de las 564 naciones indígenas norteamericanas que vivían tranquilamente entre Nueva Jersey, Pensilvania, sur del estado de Nueva York y Delaware. Traducido del nativo original, lenape significa la "gente de verdad", pero poco queda ya de la autenticidad de aquellos cándidos indígenas, puesto que hoy casi todo en ese estado federal es tapadera, artificio, fraude, mayormente fiscal.
El primer europeo en poner sus botas en Delaware fue el explorador inglés Henry Hudson (1609), cuyo apellido da nombre a la célebre bahía neoyorquina. Manda narices, un viaje tan largo solo para que le pongan tu nombre a una playa, si al menos fuera una calle… Más tarde holandeses y suecos empezaron a repoblar la región. No extraña que aquellos pioneros fueran los padres de la patria porque hoy todos se hacen los suecos en cuanto llegan los inspectores de Hacienda. Lo llevan en la sangre.
Delaware fue una de las trece colonias norteamericanas que se rebelaron contra el dominio británico, después de que su graciosa majestad decidiera adoptar una medida política altamente impopular: subir los impuestos a las colonias para sufragar los gastos del imperio. La Sugar Act y la Currency Act de 1764, así como la Stamp Act de 1765 (vaya lío de leyes) no debieron gustar demasiado a los colonos de Delaware, a los que ya entonces les provocaba urticaria oír hablar de impuestos. Se estaba forjando un carácter fiscal irredento entre los habitantes de ese rincón del planeta. Sin duda, la desobediencia tributaria ante la city londinense fue toda una declaración de intenciones de lo que, dos siglos más tarde, ha sido Delaware: un paraíso fiscal apetecible para millonarios de todo el mundo. Como no podía ser de otra manera, la revolución de los colonos contra el Reino Unido estalló al grito de No taxation without representation, o sea "ningún impuesto sin representación", o lo que es lo mismo: ningún rey inglés va a decirnos cuántos impuestos tenemos que pagar en nuestro rancho. Faltaría más.
El desafío independentista fue tan fuerte que el gobernador de la colonia de Virginia, además de proclamar la ley marcial, prometió la libertad a los esclavos negros que se unieran al ejército del rey. Como no había ingleses suficientes para hacer la guerra tuvieron que convencer a los negros, que ya se sabe siempre mueren los primeros en todas las películas. Lo que pasó después es bien conocido: la guerra, los ejércitos británicos derrotados por George Washington en Saratoga y Yorktown, la Declaración de Independencia de 1776, el nacimiento de los Estados Unidos de América. Tras la guerra, los tres condados de la región de Delaware se convirtieron en el Estado de Delaware y sus habitantes, por fin, respiraron aliviados al saber que no tendrían que pagar más impuestos a un rey que estaba al otro lado del océano y al que ni siquiera conocían de vista. Aviso para navegantes monarcas, sean estuardos o borbónicos: conviene hacerse un viaje a las colonias periféricas al menos una vez al año, mayormente para que no se olviden de uno.
compania-de-ferrocarril
Primera compañía ferroviaria que se puso en marcha en Delaware.
En tiempos coloniales, antes del final de la Guerra de Secesión, Delaware era un estado esclavista, y sus prácticas contra los trabajadores negros se extendían por todo el sur del país. Lo hemos leído en Raíces, pobre Kunta Kinte. Después, cuando estalló la guerra civil, Delaware no tomó partido abiertamente por ningún bando, qué chaqueteros. La ciudad y su estación de ferrocarril se convirtieron en punto de partida para los soldados destinados a las guarniciones de la Unión en los frentes de Pensilvania y Nueva Jersey, eso lo sabemos por Lo que el viento se llevó, ay señorita Escarlata. Tras la guerra, Delaware conoció una fase de prosperidad económica sin precedentes. Floreció el sector industrial, nació una nueva elite económica que construía grandes mansiones con columnas de estilo neoclásico y los chicos de las mejores familias eran enviados a Washington como abogados, senadores y congresistas. Las elites siempre fastidiando al personal. Durante décadas, los habitantes de Delaware se jactaron de ser los que mejor vivían de todos los Estados Unidos, hasta que estalló la tragedia: el crack del 29. La gran depresión provocó estragos en la población, el endeudamiento de empresas y familias, la suspensión de pagos y el cierre de decenas de fábricas. La ruina del Estado. Nadie podía explicarse cómo de la noche a la mañana ese pedazo de tierra de promisión norteamericana había caído en el desastre, el desempleo y la miseria. Algunos magnates arruinados se arrojaron al vacío, pero como no había rascacielos en Delaware lo hicieron desde el entresuelo de sus mansiones, y solo se descalabraron un poco.
El gobierno de Roosevelt impulsó medidas intervencionistas para salir de la recesión (¡viva Roosevelt!), programas de asistencia social y planes de ayuda para los cientos de miles de personas que se habían quedado sin trabajo y sin techo. Más tarde, la Segunda Guerra Mundial actuaría como motor de la recuperación económica, ya saben, cuando sobra gente en el mundo se arma una guerra y a otra cosa butteffly.
familia-du-pont
Las elites impulsaron leyes para pagar menos impuestos.
Delaware conoció un nuevo periodo de expansión industrial y económico, se abrieron plantas petroquímicas y el estado volvió a crecer. Pero llegó la crisis del petróleo de los años 70 y volvieron a desatarse los fantasmas del pasado que habían llevado al crack del 29. Se aprobaron enmiendas a la Constitución para limitar el nivel de gasto público y en 1981, en respuesta a la caída del crecimiento económico debido a la crisis, fue aprobada la Financial Center Development Act, una ley con un nombre muy campanudo con una finalidad: hacerse un 'simpa' y pagar menos impuestos. Fue una especie de decretazo que relajó notablemente el cobro de tributos a empresas y bancos que invirtieran en aquel Estado. Había nacido Delaware, paraíso fiscal. La Development Act fue como abrir el panal de la rica miel para atraer a las abejas, aunque la abeja reina de Rumasa nunca fue por allí, era más de Belice. La medida atrajo a grandes multinacionales y poderosas instituciones financieras, que se instalaron principalmente en Wilmington, una de las ciudades más prósperas del Estado. Dicen los economistas que todo aquello generó una reactivación del mercado laboral, que se creó un gran número de puestos de trabajo y que se aumentó el gasto dedicado a la asistencia social de los necesitados. En realidad eso no lo sabemos porque Delaware es un modelo de opacidad y allí no se dan estadísticas tan alegremente. Faltaría más. Lo que sí es cierto es que, sea como fuere, Delaware volvió a recuperar el esplendor de sus años dorados, el crecimiento económico anual, aunque fuera a costa de crear un Estado tolerante con la evasión fiscal. ¡Evasores del mundo, uníos en Delaware!, debió ser el lema.
En la década de los 80, el Gobierno estatal decidió dar una vuelta de tuerca a la relajación fiscal al reducir el impuesto sobre la renta hasta cuatro veces, lo que produjo gran alborozo en Delaware. Se prefirió convertir el Estado en un paraíso fiscal antes de ver cómo se arruinaba de nuevo, tal como sucedió a finales de los años 20. Como resultado, más de dieciséis de los principales holdings bancarios mundiales, incluyendo JP Morgan, First Union Corporation, MBNA America y Citibank, así como otras muchas instituciones financieras, compraron o abrieron sucursales en Wilmington, convirtiendo a esta ciudad en un floreciente centro financiero nacional e internacional. En la actualidad hay dieciocho bancos en Delaware con activos financieros superiores a los mil millones de dólares y uno con activos por valor de más de diez mil millones. Nada, una calderilla.
hombres-de-negocios
Dos hombres de principios de siglo XX hacen negocio en la calle.
Actualmente Delaware tiene unos 800.000 habitantes censados, pero a pesar de su pequeña extensión cuenta con más de 200.000 empresas inscritas a través de sociedades offshore (ya llegamos a la extraña palabreja, con lo bonito que es el término tapadera, mucho más nuestro y castizo). Es decir, una empresa por cada cuatro habitantes. Se puede decir que en aquellas tierras todo el mundo es empresario o al menos juega a serlo. Más del cincuenta por ciento de las compañías que cotizan en la Bolsa de Nueva York se constituyeron como corporaciones radicadas en ese Estado. Hay tal acumulación de empresas por metro cuadrado que los expertos han apodado a este fenómeno económico como el "camarote de los hermanos Marx". Groucho dijo en cierta ocasión que nunca sería miembro de un club que lo admitiera como socio, pero en este cabe todo el mundo. Basta con una condición: tener mucho dinero y querer esconderlo. Según The New York Times, en una sola calle tienen su sede social más de 65.000 empresas, algunas de ellas filiales de grandes compañías españolas. Pero la cosa no queda ahí. Corporation Trust Center, una sociedad offshore radicada en Delaware, es el domicilio social de aproximadamente 285.000 empresas. Con semejante trajín de gente a buen seguro que la máquina del café estará todo el día ocupada.
¿Pero qué se puede hacer en Delaware, además de pasarse todo el día de banco en banco y de  offshore en offshore escondiendo dinero a mansalva? Pues uno se puede ir de compras, por ejemplo. Hay unos centros comerciales bien bonitos y muy asequibles, así como tiendas outlet, aunque bien pensado no sabemos para qué demonios querrán los de Delaware los outlets, si allí todo el mundo está forrado y pasan mucho de la ropa podemita de Alcampo.
A una hora y media de Wilmington, al sur de Delaware, están algunas de las mejores playas del Estado, como Rehoboth Beach, Dewey Beach o Bethany Beach, mucho "beach" y mucho bicho, o mejor, mucho tiburón defraudando a todas horas. En este área el verano es muy movido y divertido, según dicen las guías turísticas, las piscinas están de bote en bote, todo el mundo a remojo, y los camareros le llevan a uno el daikiri a la tumbona. Hay conciertos y música en directo todas las noches, que nunca viene mal para relajar las tensiones que genera tanta corruptela y evasión. Sin embargo, durante el invierno el país es más bien tranquilo y muermo. Será por el frío, porque miedo al FBI no es que haya mucho. Eso sí, hay tela de restaurantes de todo tipo, italianos, españoles y mexicanos, para que cualquier evasor esté a gustito, se sienta  como en su casa y no ponga pegas a la comida. Es el paraíso de todo bon vivant y aquí Arias Cañete sería feliz como una perdiz.
salon-chino-museo-de-winterthur-delaware
Lujoso interior de una mansión colonial. Nada, un caprichito.
Delaware posee una rica tradición de museos y monumentos, como no podía ser menos en un estado culto y elitista como éste. Hay museos de todo tipo, de Agricultura, de Historia, de Arte, de Arqueología, de Historia Natural, de Juguetes y hasta de Miniaturas (menuda tontería). A falta de historia los americanos se la inventan y abren el museo de Barbie y Ken, si hace falta, con tal de atraer turistas e inversores. Lo que no hay todavía es un museo dedicado al escamoteo fiscal. Las guías dicen que merece la pena conocer sus bosques, ríos, parques y sitios para acampar, lugares bellos y hermosos donde expandir la mente y quitarse remordimientos después de haber firmado un contrato falso. El Fuerte Delaware merece una visita, ya no hay vaqueros e indios, pero sirve para darse una vuelta y disimular entre banco y banco. En ninguna guía comercial aparece, de momento, una ruta por los mejores despachos de abogados y entidades financieras dedicadas al jugoso negocio de evadir impuestos. Eso es un fallo.
Otra cosa es alquilar una habitación: nunca menos de 900 dólares al mes. Qué os habías creído, los arrendatarios de Delaware pueda que sean evasores pero no tontos y allí los casoplones son como los del programa Españoles (ricos) por el mundo. Mainstreet,  en  Newark,  o  Trolley  Square,  en  Wilmington, son  barrios muy  populares  para  disfrutar de las horas felices, el happy hours, como dicen los americanos, vamos la cañita española de toda la vida de después del trabajo. Aunque en Delaware, horas felices, lo que se dice horas felices, son todas las del día. La verdad es que allí se vive como dios. Sin embargo, a la hora de ir de discotecas y de meterse en harinas nocturnas, hay que salir de Wilmington, según advierte una guía turística, porque la ciudad se acuesta temprano, que al día siguiente hay que levantarse pronto para defraudar a conciencia. Para los fines de semana resulta fácil y cómodo darse una vuelta por ciudades cercanas como Filadelfia, Atlantic City, Lancaster e incluso Nueva York o Washington DC. El Washington  Post  anuncia con todo lujo de detalles las actividades culturales de la zona, pero no dice ni una palabra de los tejemanejes financieros que se cuecen en los pasillos bancarios de este estado americano.
"No es un paraíso fiscal"
Muchos famosos han paseado por las calles sospechosas de Delaware, como el chapo Guzmán y su novia bomba de culebrón. Para la historia quedará la mítica frase del expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, quien no hace mucho, y en un alarde de cinismo insuperable, llegó a asegurar que Delaware "no es un paraíso fiscal". Solo que el presidente madrileño disfruta desde el año 2008 de un ático de quinientos metros cuadrados en la Urbanización La Alhambra del Golf, en Marbella, que supuestamente fue adquirido por un testaferro profesional, el mexicano Rudy Valner, a través de una sociedad creada a propósito algunos días antes: Coast Investors LLC, radicada, como no, en Delaware. Nos ha contado tantos cuentos el señor González que por una mentirijilla más no nos vamos a rasgar las vestiduras.
Seis de cada diez compañías del conocido listado Forbes 500 tienen una de sus sedes entre las paredes de esos despachos: American Airlines, Apple, Bank of America, Coca-Cola, Ford, General Electric, Google, JP Morgan, Wal-Mart… Delaware ofrece algunas ventajas tributarias y empresariales nada desdeñables. Así que ya lo sabe todo aquel a quien pueda interesar echarse una canita tributaria al aire en Delaware. En Wilmington, a tan solo cien millas de Washington, se puede eludir casi cualquier impuesto sin ningún problema. Es fácil y barato y la Policía no le pone pegas a uno, siempre que no aparques en doble fila frente al despacho de la offshore, que para eso los polis yanquis sí se ponen tiquismiquis. El fraude se hace siempre con elegancia, sin atascos ni atropellos. En Delaware todo es elegante. Elegante, sofisticado y secreto. Todo invisible, todo opaco. Así es la vida en el Estado Diamante. Cómoda y llena de lujos. Por algo lleva ese sobrenombre.
Posted: 06 May 2016 02:11 AM PDT

Redacción/Rokambol/6.05.16
La conocida, insulsa y simple expresión "Esto es un atraco" ha dejado de ser el grito de guerra proferido en nuestro país por la mayoría de los delincuentes demócratas para ser sustituido por otras fórmulas con mucho más significado y carga emocional. "Lo estoy haciendo por España", o "Es por amor a la Patria", son ahora las frases que suelen espetar los malhechores cada vez que dejan de pagar impuestos para que otros imbéciles los paguen por él, cuando se atiborran de marisco fresco o adquieren un buen automóvil con el dinero destinado a construir colegios o cuando simplemente trasladan el dinero de los ciudadanos al bolsillo de su chaqueta y de allí a un país tropical.
Según ha contado a esta redacción uno de los alcaldes encarcelados durante los últimos minutos, la expresión "Esto es un atraco" es una obviedad absolutamente manida y carente de contenido, que no aporta ninguna información adicional a quien se está desvalijando. "Claro que esto es un atraco, coño, ¿o no lo estás viendo?", señalaba el condenado para explicar la necesidad de encontrar una nueva construcción gramatical más reveladora, más honesta y más acorde con esta democracia.   
La Policía teme, sin embargo, que los delincuentes comunes comiencen también a presentar su amor por la Patria a la hora de cometer sus atracos y que sus víctimas no se consideren entonces objeto de un verdadero robo sino parte sustancial e indivisa de una unidad de destino en lo universal.   Más en Rokambol
Posted: 06 May 2016 02:07 AM PDT
Dos años y medio de desencuentros entre IU y Podemos, hasta que el 20D unos tocaron suelo y otros techo, y asumieron sus respectivas debilidades

Isaac Rosa | eldiario.es | 05/05/2015
"Si me preguntas si quiero convencer a Izquierda Unida de que participe con nosotros, te digo: evidentemente. Tengo claro que en este camino, más tarde o más temprano, tenemos que encontrarnos."
Quien así hablaba era Pablo Iglesias, en enero de 2014, al presentar lo que entonces era solo un proyecto de candidatura a las Europeas y que acabó siendo Podemos. Está bien recordar sus palabras ahora, cuando parece que Podemos e IU se asoman a un acuerdo que se iba a producir "más tarde o más temprano", y que al final habría tardado dos años y medio.
Dos años y medio de pequeños encuentros y grandes desencuentros. De complicidades personales y desconfianza orgánica. De competencia feroz por un electorado común. De heridas, sobre todo para IU, que por el camino de la frustrada confluencia se ha dejado a muchos militantes y muchos más votantes.
Dos años y medio de comprobar, una y otra vez, que la confluencia multiplica, y que es la única alternativa. Se vio en las municipales, donde los Ganemos sumaban más que Podemos en autonómicas. Sirvió para aprender y no repetir errores en el gatillazo de las catalanas. Y se demostró con rotundidad el 20D, cuando mareas y confluencias triunfaron en sus territorios y lograron un efecto arrastre para Podemos en el resto de España.
Pero sobre todo, dos años y medio de correlación de fuerzas y debilidades. Desde aquella IU que en 2014 todavía se creía las encuestas que le prometían crecer como nunca; y desde el Podemos que a principios de 2015 se creía otras encuestas que le daban como primera fuerza; hasta que el pasado 20D ambos aterrizaron. Con resultados dispares, sí, pero ambos tocaron sólido: Podemos comprobó que su techo electoral estaba todavía demasiado lejos del cielo; mientras IU descubría que su suelo electoral no era tan profundo y le permitía al menos mantener la cabeza fuera del agua.
Ha hecho falta que unos y otros se golpeen en las urnas: unos con la cabeza en el techo al saltar; otros con el culo en el suelo al caer. Ha hecho falta que Podemos asumiese su débil fortaleza (débil para conseguir el deseado asalto a los cielos) y que IU valorase su fuerte debilidad (fuerte como para no desaparecer en su peor momento). Y el reconocimiento mutuo: que Podemos entendiese que IU no va a desaparecer y ceder su espacio sin más; y que IU aceptase que Podemos está en condiciones de llegar adonde IU nunca soñó.
Por eso en ambas formaciones hay quienes piensan que con el techo de Podemos, el suelo de IU y el efecto multiplicador de las confluencias territoriales, se puede aspirar a ese 'sorpasso' que durante tantos años fue el unicornio de la izquierda española. Parafraseando el conocido poema de Benedetti, tan querido por la izquierda ("con tu quiero y mi puedo, vamos juntos compañero"), estos días los negociadores se cantan en las reuniones: "con tu techo y mi suelo, vamos juntos compañero".
Si me preguntan, yo soy de los que piensan que una confluencia bien hecha no va a restar, sumará con seguridad, y quizás logre multiplicar. Pero para eso no vale con una suma de debilidades, de poner tu techo y mi suelo; ni una gélida coalición cogida con pinzas y acomplejada. Es necesario ampliar esa confluencia mucho más allá de un apretón de manos entre dos partidos, sumando movimientos sociales y movilizando ciudadanos para un viaje que no termina el 26J, sino que empieza ese día. Venga.

Posted: 06 May 2016 01:15 AM PDT

TVE investiga si 'Cuéntame' infló los costes de producción y facturó en exceso

La productora de Cuéntame está siendo investigada por la Audiencia Nacional y por la propia Televisión Española. La oficina antifraude de la Agencia Tributaria ha denunciado a Ganga Producciones –cuyo dueño y productor ejecutivo es Miguel Ángel Bernardeau, marido de la protagonista Ana Duato– por usar sociedades pantalla e interpuestas para desviar dinero y no tributar en España, según ha adelantado El Español, que ha tenido acceso al sumario.
Además, Hacienda sospecha que Ana Duato ha defraudado 800.000 euros e Imanol Arias –que también apareció en los Papeles de Panamá– ha escondido al fisco 1,6 millones de sus honorarios. Además, se habría detectado que sus auditores tenían relación con una empresa dedicada a crear sociedades opacas, Nummaria, por la que ha empezado toda la operación, como ha publicado El Confidencial.
La productora ha negado en un comunicado que le hayan embargado las cuentas, como se ha publicado, y dice que no han recibido ninguna notificación judicial. Ana Duato, que también ha difundido un comunicado, asegura: "Cotizo mis impuestos en España. No he desviado nunca dinero hacia ninguna cuenta en el extranjero. Hago aquí mi declaración de la renta y estoy al corriente de mis obligaciones fiscales. Estoy deseando colaborar con la justicia". La productora también niega tener cuentas en el extranjero. El caso lo lleva el juez Ismael Moreno, y la querella apunta a fraude fiscal y, si ese dinero se reinvirtió al sistema oficial, posible blanqueo de capitales.
Ana Duato e Imanol Arias en un fotograma de la última temporada de CuéntameAna Duato e Imanol Arias en un fotograma de la última temporada de Cuéntame
Pero no solo la justicia está indagando en las facturas de la productora. Televisión Española, que lleva 15 años comprando la serie y que acaba de emitir su capítulo 308, ha abierto una auditoría interna y aún secreta que no ha concluido pero en la que se han revelado indicios de irregularidades. Está analizando las liquidaciones de los últimos años.

La denuncia de una actriz

La corporación pública inició una investigación después de que la actriz Pilar Punzano, la que fuera hija de Imanol Arias y Ana Duato en la ficción,  denunciara a través de su Facebook que la habían despedido por exigir transparencia en las cuentas: "Les pedí claridad en la contabilidad y que restituyeran el dinero que la empresa se quedaba por la cara de mi nómina y el resultado es que me han echado de mi puesto de trabajo".
Esta declaración pública de la actriz desencadenó que Televisión Española abriera una auditoría interna a la productora. Investigaron el caso del despido y los expertos en contabilidad no encontraron nada irregular. Sin embargo, abrieron un melón que aún está en investigación: se toparon con prácticas que podrían ser irregulares, entre ellas en la facturación.
La familia Alcántara en una imagen de promoción de RTVE. A la izquierda, Pilar PunzanoLa familia Alcántara en una imagen de promoción de RTVE. A la izquierda, Pilar Punzano
El auditor ha constatado que hay una decena de empresas satélites de Ganga Producciones que le prestan todo tipo de servicios para hacer la serie, lo que es legal, pero ha sembrado dudas entre los fiscalizadores. El problema está en que la productora podría estar facturando por gastos que no existen o con precios fuera de mercado, ya que no ha habido un control público de esas facturas. La ley impide que el beneficio industrial por cada capítulo emitido sea mayor del 10%, de modo que una empresa que quisiera aumentar ese porcentaje en la sombra, solo tendría que inventar gastos que en realidad no se han producido o costes mayores de los reales.
Aunque el resultado de la auditoría aún es secreto, esta es una de las líneas de investigación. Ahora se indaga si esos precios están ajustados a mercado o si verdaderamente la productora ha incurrido en esos costes por los que han facturado. "No tenemos información que aportar, las auditorías son habituales y bienvenidas", han dicho a eldiario.es desde el Grupo Ganga.

Falta de control

Fuentes del sector audiovisual explican que los costes de producción no son siempre fáciles de fiscalizar. Por ejemplo, si una productora presupuesta un servicio de grúa durante dos jornadas y en realidad solo la ha usado durante una, se podría camuflar fácilmente. No hay personal de RTVE vigilando y ni siquiera se revisan todas las facturas, solo las que obliga la ley. De modo que esta auditoría interna revela también cierta falta de control de los presupuestos y gastos que presentan las productoras a la corporación pública.
Cuéntame ha sido una máquina de hacer dinero. Va por la temporada 17º y, según la última auditoría pública de RTVE, por cada temporada cobra más de 15 millones de euros. Es la serie más vista (ronda el 17% y 18% de share) y también la más cara de la televisión pública. Cada capítulo cuesta unos 800.000 euros. O lo que es lo mismo, cada minuto cuesta a TVE casi 12.000 euros.
Tantos beneficios ha dado, especialmente cuando había publicidad en la cadena, que el productor ejecutivo y marido de Ana Duato montó Marqueño Capital en 2012, una sociedad de inversión de capital variable (sicav). El patrimonio de esta sociedad es de 7,2 millones, según sus últimas cuentas. Se trata de un instrumento financiero utilizado por grandes fortunas cuya existencia, aunque legal, es polémica. Su fiscalidad es muy reducida (1%). Su regulación es compleja y tiene algunas lagunas que pueden favorecer el fraude y la evasión de impuestos en algunos casos.
La auditoría interna sobre Cuéntame se hará pública en unas semanas y la investigación se tratará a final de mes en el Consejo de Administración de la corporación pública. RTVE está sujeta a la Ley de Contratos del Sector Público, que especifica en su artículo 60 la prohibición de contratar a empresas o personas con deudas al fisco. Para ello han de estar condenados por la justicia, y de momento el caso de Ganga producciones está solo en investigación.
Otro de los requisitos para contratar en la televisión pública es ser solvente. De cara a la próxima temporada y con los bienes inmobilizados, la continuidad de los Alcántara se podría complicar.
La televisión pública ha rechazado contestar a eldiario.es si va a tomar alguna medida, si va a rescindir el contrato, a modificarlo o sobre los resultados de esa auditoría específica a Cuéntame.
Posted: 06 May 2016 12:29 AM PDT
José Luis Morcillo elaboró un informe repleto de irregularidades para una adjudicación que acaba de ser anulada por el Tribunal de Contratación Pública. Dirigió una empresa de seguridad privada y Ana Botella lo destinó a la unidad que decide sobre ese sector cuando regresó a la Policía Municipal.

Pedro Águeda | eldiario.es | 05/05/2016
El equipo de Manuela Carmena ha apartado de sus funciones al mando de la Policía Municipal José Luis Morcillo, quien fuera máximo responsable del Cuerpo en la época de alcalde de Alberto Ruiz-Gallardón. Morcillo era en los últimos tiempos jefe de la División de Seguridad Patrimonial y, como tal, responsable del informe técnico en el que se basó la adjudicación a una empresa de seguridad privada que un tribunal administrativo acaba de tumbar.
El fallo del Tribunal Administrativo de Contratación Pública (TACP) ha ordenado anular la adjudicación a la empresa Segural S.L de la protección y seguridad de todos los edificios dependientes del distrito madrileño de Chamartín durante un año, entre el 31 de marzo de 2015 y el 1 de abril de 2016. Por este concepto, Segural iba a recibir 389.856,96 euros de los fondos públicos.
El acuerdo del tribunal, fechado el 13 de abril, incluye la "anulación de la valoración realizada" por el grupo policial de Morcillo y la repetición de todo el proceso de licitación. El TACP atiende así el recurso de otra empresa, Eulen, una de las cinco que concurrieron al concurso. El contenido del fallo es el motivo de la destitución de Morcillo, según trasladaron a eldiario.es fuentes del Consistorio. Ni el policía, ni la Asociación de Jefes de la Policía Municipal de Madrid (AJPMM) han querido pronunciarse sobre la destitución.
José Luis Morcillo es uno de los cinco subinspectores que hay en la actualidad en la Policía Municipal de Madrid, un Cuerpo con alrededor de 6.000 agentes. Su trayectoria se vio interrumpida en 2007, cuando solicitó una excedencia para convertirse en director general de Falcon, una empresa de seguridad privada.
En 2014, con Ana Botella en la Alcaldía, regresó a la Policía Municipal y fue destinado a la División de Seguridad Patrimonial, de la que ahora ha sido destituido, tras unos primeros meses en el centro de formación de policías y bomberos del Ayuntamiento. Se trata del grupo que debe, entre otras funciones, valorar a las firmas del poderoso sector empresarial de la seguridad, donde también trabaja su mujer.
Entre un periodo y otro, Morcillo pasó dos años en la Empresa Municipal de Transportes (EMT), en un cargo que no existía hasta que él llegó, el Departamento de Seguridad, Salud y Prevención. La UGT se quejó por entonces de que la EMT se había convertido en  un refugio para 70 "enchufados" del PP de Madrid, entre los que ubicó a José Luis Morcillo.
El acuerdo del TACP invalida la concesión firmada por el presidente del distrito de Chamartín, Mauricio Valiente, el 11 de marzo. Fuentes municipales aseguran que se revisan en la actualidad otros "informes técnicos" que han servido para realizar adjudicaciones en el ámbito de la seguridad privada, con el objetivo de que no se repita el caso de Chamartín y la administración local pueda ser la primera en actuar.
El fallo del tribunal administrativo es tajante respecto al "informe de valoración" de la Policía Municipal. Así, concluye que "en todos los criterios y subapartados no ha sido debidamente justificado y ponderado en su apreciación de las dos ofertas analizadas".
Incluso viene a concluir que el informe técnico miente. Por ejemplo, al asegurar que Eulen "hace una mención casi nula del concepto de riesgo, sin definirlo, ni mencionar otros conceptos análogos que permitan la mejor comprensión del mismo". No solo no es así, sino que Eulen hace una "definición de riesgos, inventario de riesgos asiduos, divididos según el agente causante, en los que constan, riesgos derivados de la naturaleza, de origen antisocial y del fuego" y "además se especifica en cada uno de los apartados los diferentes tipos de riesgo y sus variantes".
El acuerdo del tribunal se refiere directamente a Morcillo cuando afirma: "Hemos de suponer que los técnicos que elaboraron el informe, Inspector Jefe de la División de Seguridad Patrimonial y jefa de Departamento de Seguridad Privada, no deben necesitar que se les suministren otros conceptos análogos para comprender el concepto de riesgo en un contrato de seguridad".
La discriminación es tan descarada que la empresa adjudicataria obtiene en un apartado 4 puntos frente a los 0,5 de Eulen, a pesar de que ésta última hace un análisis de riesgo individualizado de cada uno de los edificios que va a proteger y Segural, la adjudicataria, se limita a establecer una media.
Además, el tribunal detecta que se ha penalizado a Eulen por unos conceptos que "no procedería tener en cuenta en la puntuación" y, sin embargo, se han obviado otras prestaciones de la empresa que deberían haber mejorado su puntuación. "Adolece el informe de valoración de falta de motivación suficiente que acredite la diferencia en las puntuaciones otorgadas a ambas empresas", añade.

Aupado por Álvarez del Manzano

La trayectoria de Morcillo al frente de la Policía Municipal estuvo salpicada de varias polémicas desde el mismo momento en que fue nombrado inspector jefe del Cuerpo por el entonces alcalde José María Álvarez del Manzano. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid anuló el 23 de enero de 2003 el nombramiento por un defecto de forma que fue subsanado más tarde.
Al frente de la Policía Municipal, Morcillo denunció a tres concejales de la oposición por desobediencia e incitación a la violencia durante una protesta contra la tala de árboles para construir la M-30. Los ediles denunciaron la carga policial y abuso de autoridad. Un juez archivó la causa en 2006. Uno de esos concejales era Inés Sabanés, en la actualidad concejala delegada de Movilidad y Medio Ambiente y portavoz adjunta del Consistorio.
Ese mismo año, un mando de la Policía Municipal cursó la orden de ampliar el número de agentes antibotellón en las proximidades del domicilio particular de Ruiz-Gallardón. Ese mando fue destituido a pesar de que la instrucción partió de José Luis Morcillo, según informó entonces  El País.
Los defensores del subinspector destacan su lucha contra prácticas como el botellón al frente de la comisaría del distrito Centro de Madrid o su labor de coordinación en los atentados del 11-M, siendo ya máximo responsable de la Policía Municipal. Las mismas fuentes aseguran que en sus 36 años de servicio se ha convertido en una de las dos personas más condecoradas de la institución.
Poco antes de la victoria de Ahora Madrid en las elecciones de 2015, fue creada la Asociación de Jefes de la Policía Municipal de Madrid (AJPMM), de la que Morcillo es presidente. La AJPMM considera que el Plan Director creado por el equipo de Carmena para acercar la Policía Municipal a los ciudadanos es una forma de imposición de "un ideario político" que perjudica los intereses de los agentes.
La AJPMM ya ha anunciado que llevará a los tribunales al director general del Cuerpo, Andrés Serrano, por eliminar la permanencia obligatoria en un destino durante un periodo mínimo. Esta asociación de mandos policiales también ha amenazado con la justicia ordinaria al delegado de Seguridad, Javier Barbero, tras el anuncio del Ayuntamiento de crear un comité ético para investigar de oficio la actuación policial en determinados incidentes y supervisar el tratamiento de quejas referentes al servicio de este Cuerpo, con el objetivo de "proteger los derechos humanos".
El fallo del Tribunal Administrativo de Contratación Pública de la Comunidad de Madrid es recurrible por la vía contencioso-administrativa ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid en el plazo de dos meses.
Posted: 05 May 2016 12:38 PM PDT

Pedro Águeda | eldiario.es | 05/05/2016
La fiscal Marisa Morando se ha opuesto al recurso de la defensa de Rita Maestre contra la portavoz del Ayuntamiento de Madrid en un extenso escrito del que destacan afirmaciones como la siguiente: "Las señoritas están en su derecho de alardear de ser putas, libres, bolleras, o lo que quieran ser, pero esa conducta realizada en el Altar (…) implica un ánimo evidente de ofender".
Maestre fue condenada al pago de una multa de 4.320 por un delito contra los sentimientos religiosos, vinculado a su participación en una protesta universitaria de hace cinco años contra la presencia de una capilla en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense. Morando se refiere con la anterior frase a las expresiones que algunas de las participantes en la protesta pintaron en su cuerpo.
Escrito de la fiscal Marisa MorandoEscrito de la fiscal Marisa Morando
La concejala defendió durante la vista que se trataba también de una protesta contra el machismo imperante en la jerarquía de la Iglesia católica. Para la fiscal, sin embargo, los estudiantes se dedicaron a la "ridiculización del papel de la mujer en la Iglesia". Esto, unido a "frases con rimas pretendidamente ingeniosas, el mostrar el torso desnudo o el sujetador en un espacio que para los católicos es sagrado, el alarde de su forma de vivir que implica las expresiones que llevaban pintadas en sus torsos (…) supera con mucho la libertad de expresión", añade Morando en su escrito, al que ha tenido acceso eldiario.es y que fue adelantado porLa Razón.
En el recurso impugnado, l a defensa de Maestre criticaba que la sentencia aludiera a los "valores y principios" de una "sociedad libre" para condenar y que pusiera los sentimientos religiosos por encima de la libertad de expresión. Para el abogado de la concejala, se trata de "un craso error" sentenciar a alguien por participar en una protesta pacífica.
La fiscal, por el contrario, cree que los estudiantes no actuaron pacíficamente porque apartaron al capellán para poder entrar en la capilla. "Es un ejercicio lamentable que grupos universitarios pretendidamente liberales y progresisas quieran imponer sus ideas y sus pretensiones por la fuerza atacando a quienes no les han atacado. Y es un ejercicio de cinismo pretender amparar esa conducta en el ejercicio de la libertad de expresión", añade Morando.
El escrito de la fiscal incluye otras disquisiciones, como cuando la fiscal afirma: "Quitarse el sujetador, sin más, no es un delito. Pero en nuestra cultura la forma de vestir o no vestir implica una falta de respeto y consideración frente al otro. En la playa es normal estar sin sujetador para broncearse todo el cuerpo. Pero era un templo, no una playa". Y añade: "Falta de protocolo o saber estar sería que se quedara en sujetador en un pleno del Ayuntamiento o quedarse en sujetador en una recepción oficial. Pero eso, no lo ha hecho, seguramente porque respeta esos actos y lo que representan".
La fiscal también afirma que las disculpas que presentó Maestre al arzobispo de Madrid no tienen relevancia penal y añade que si fueron aceptadas es porque "los católicos perdonan las ofensas por principio".
Posted: 05 May 2016 09:15 AM PDT
El presidente de Prisa responde por primera vez sobre la aparición de su exesposa en la documentación de Mossack Fonseca y su participación en una petrolera con sede en un paraíso fiscal
"Desde que tuvimos éxito hemos tenido que sufrir algunos ataques injustificados, pero además falsarios", asegura Cebrián en una entrevista en la Cadena SER sobre el anuncio de demanda a eldiario.es, La Sexta y El Confidencial
eldiario.es | 05/05/2016
Que varios medios como eldiario.es, La Sexta y El Confidencial hayan contado que su exesposa Teresa Aranda aparece en los papeles de Panamá y que él tiene una participación en una petrolera controlada desde un paraíso fiscal es, según Juan Luis Cebrián, el precio a pagar por "el éxito" que ha tenido en su carrera profesional.
Así lo ha asegurado el presidente del grupo Prisa en una entrevista en la Cadena SER, realizada con motivo del 40º aniversario del diario El País, del que fue primer director. Es su primera respuesta pública tras desvelarse, hace una semana, que su entonces mujer aparecía en los papeles de Panamá como apoderada en una sociedad en las Seychelles: Granite Corporation. En Granite, junto a su ex esposa,también figuraba como apoderado el administrador de una petrolera, Star Petroleum, de la que Cebrián fue consejero y posee un 2% de las acciones, y que está también controlada desde paraísos fiscales.
Según Cebrián, las informaciones sobre él son "ataques injustificados, pero además falsarios". Todo dentro de "una campaña de difamación de ciertos sectores, de las más pequeñas que hemos sufrido". Para comparar la poca importancia que le da a lo publicado, el exdirector de El País ha recordado los intentos de ataque que ha sufrido por parte de los servicios secretos del franquismo o el caso Sogecable.
Para el presidente de Prisa, estas noticias que él considera ataques "no contribuyen a nada". También ha insistido en que no utilizará a los medios del grupo para esta batalla legal que ha anunciado.
En la entrevista, Cebrián en ningún momento explica por qué la que era entonces su esposa tenía poderes sobre una sociedad en las islas Seychelles creada por el bufete panameño Mossack Fonseca ni cuáles son sus negocios con el empresario de origen iraní  Massoud Farshad Zandi en la petrolera Star Petroleum, una compañía que también enmascaró su propiedad a través de paraísos fiscales con la ayuda del bufete Mossack Fonseca.
"Creemos que la libertad de expresión no supone la libertad de difamación", ha insistido el periodista, que ha reforzado su argumento citando al tenista Rafa Nadal como ejemplo. "También ha iniciado acciones legales contra alguien que le ha acusado de doparse", ha relatado Cebrián. Por ahora, dichas acciones legales no se han concretado: ni en eldiario.es ni en La Sexta ni en El Confidencial se ha recibido aún demanda o querella alguna ni por parte de Prisa ni por parte de Juan Luis Cebrián.
Este miércoles, durante el discurso ante la plantilla de El País por el 40 aniversario del periódico, Juan Luis Cebrián  calificó como "revolucioncita de las redes sociales" las informaciones sobre sus vínculos con paraísos fiscales.
You are subscribed to email updates from Iniciativa Debate.
To stop receiving these emails, you may unsubscribe now.
Email delivery powered by Google
Google Inc., 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, CA 94043, United States

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada