martes, 28 de junio de 2016

Fwd: [Nueva entrada] Solo hay dos opciones para explicar lo que ha ocurrido, y ninguna es positiva





Paco Bello publicó:"Lo que ha ocurrido es de una gravedad sin precedentes especialmente en la actual coyuntura, hasta tal punto que todavía es muy difícil asimilarlo. Y lo peor de todo es que en esta tesitura lo único que estoy leyendo son burlas, miedos, revanchas, desinfor"

Entrada nueva en Iniciativa Debate

Solo hay dos opciones para explicar lo que ha ocurrido, y ninguna es positiva

by Paco Bello

Lo que ha ocurrido es de una gravedad sin precedentes especialmente en la actual coyuntura, hasta tal punto que todavía es muy difícil asimilarlo. Y lo peor de todo es que en esta tesitura lo único que estoy leyendo son burlas, miedos, revanchas, desinformaciones y escepticismos bobos. Pero esto va a haber que afrontarlo porque el horizonte no puede ser más negro.

Partamos por lo que me parece fundamental, y después razono el porqué.

Estamos ante las elecciones con menor participación de la historia 'democrática' de este país. Los porcentajes de participación que se muestran ahora, y que están confundiendo a mucha gente, no contabilizan todavía el censo exterior (1.924.012 electores).

participación

Fuente: Ministerio de Interior

En la información del Ministerio de Interior que puedes ver arriba se están comparando porcentajes de cómputos diferentes. En las elecciones de 2016 falta por sumar el voto y la abstención de los residentes en el extranjero. El caso es que ya tenemos un dato muy aproximado de lo que se contabilizará como abstención, porque el voto CERA efectivo no superará el 5 o 6% (en las pasadas elecciones fue de un 4,72% gracias a las infinitas trabas e irregularidades del voto rogado, que siguen siendo las mismas): 1.820.000 electores que pasarán a engrosar la cifra de abstención. Así el porcentaje definitivo de participación rondará el 66,4%

Más allá de que por sí mismo este récord negativo de participación en unas Generales, con 1,2 millones de votantes menos ya sea una noticia importante, lo fundamental no es eso. Lo que hace esta información es desmentir esa supuesta movilización de los abstencionistas que se supone (según demasiadas informaciones en prensa) que han logrado los partidos del régimen, y especialmente el PP.

Ahora debemos creer que el partido que según el último CIS tiene el electorado con mayor fidelidad de voto (con la suma de Unidos Podemos ya efectiva en ese barómetro), ha sido precisamente el que ha perdido exactamente la totalidad de las nuevas abstenciones, y que el PP, en este escenario único, no solo no ha perdido ningún voto sino que ha ganado cientos de miles.

4

Gráfico de Politikon elaborado con los datos de la encuesta preelectoral del CIS (junio 2016)

Dicho de otra forma, hemos de creer que el PP ha sido tan convincente con los nuevos casos de corrupción y las conspiraciones de Fernández Díaz que ha conseguido obnubilar a los 500.000 votantes que han perdido PSOE y C's, y hasta llevarse 200.000 más de no sé qué otros partidos. Y que Unidos Podemos ha sido el castigado consiguiendo menos votos que los previos a la coalición con IU, pese a que en la militancia de ambos partidos barrió la opción de la apuesta por la confluencia.

Aclaro que soy el primero que acepta que en este país hay mucho necio de baba y más masoquistas si cabe, pero no asumo que haya tantos porque no me cuadran las cuentas, las pruebas ni las tendencias. Ni tampoco asumo las explicaciones peregrinas ni las ganas que tienen algunos de sentirse mártires con causa por no aceptar que sí haya podido haber tongo, porque son demasiado listos para aceptarlo, o porque de verdad saben más de la cuenta.

Y no, tampoco ha sido el Brexit, porque las encuestas a pie de urna lo descartan, ni han sido los ancianos engañados o los manipulados por las 'monjitas', que total en comparación son cuatro votos mal contados, que por otra parte siempre han estado ahí. Ni son las cuatro irregularidades en los colegios electorales, porque eso es una auténtica miseria, también redundante. Y no, desde luego no ha sido ese especial desencanto ultraselectivo. Ni la suma de todas esas posibilidades añejas.

Y aseguro que no me mueve a esta sospecha ningún tipo de sectarismo ni nada que se le parezca porque huyo de ellos como de la peste. Cuando lo he creído conveniente he sido muy crítico con Podemos, y creo además que esta última campaña ha sido una auténtica porquería, que falta desatar la sangre que a algunos aún les corre por las venas (porque además si se copia al podrido resto la gente acaba apostando por el original), llamar a cada cual por su nombre, y que sobran toneladas de tacticismo contraproducente. Pero todo eso que ya viene de largo, si acaso, no suma votos, pero obviamente tampoco los resta en un panorama en el que no hay nada mejor que echarse a la urna. Y aunque a algunos les joda mucho, porque, insisto: son muy 'listos' y creen que es imposible alterar el resultado de unas elecciones porque nadie sería tan irresponsable como para intentarlo, habría que decirles que más de uno y más de mil, que no acabamos de caernos de un guindo y solemos medir lo que decimos, pondríamos las dos manos en el fuego apostando por que sí ha existido.

Y es que el que no lo ha habido no es tan obvio como algunos creen, hay que dejarse de simplezas, porque no es ni mucho menos fácil detectarlo, porque no son las cuentas de la abuela, y mucho menos es fácil demostrarlo. De momento habría que hacer que se cumpla la ley electoral en lo que respecta al recuento general, y hasta ahora no se ha hecho nunca, por lo que no debe ser llegar y besar el santo. Pero habría que hacerlo porque no sirve de mucho calcular una aproximación con las actas de los delegados, excepto para hacerse de una idea del porcentaje probable de desviación. Pero ojo, lo que hay que calcular es el total, porque las actas en posesión de los partidos se corresponderán sin diferencias con las que tiene el Ministerio de Interior, porque si ha habido fraude no ha sido manipulando las actas, sino en el recuento informático de la empresa concesionaria. Y esa empresa solo ofrece datos en bruto no comparables al detalle. Dicho de otra forma, para detectar un fraude de estas características (que difícilmente pasaría del 5% de los votos) habría que cotejar y sumar todas las actas de las elecciones. Algo que por otra parte ampara (y exige) una LOREG que parece que es papel mojado en este aspecto. Y hay que exigirlo este próximo jueves. Porque entre que te llamen mal perdedor y primo, mejor siempre lo primero, y más en este caso.

Pero hay que hacerlo principalmente porque la segunda posibilidad para explicar lo que ha ocurrido es mucho peor.

Si con la que está cayendo y tras unir a todo lo que podía ser unido, el resultado es perder un 20% de los votos; y que con la menor participación electoral del periodo constitucional el PP consiga mejorar sus resultados hasta los ocho millones de votos, habría que plantearse que lo mejor sería retirarse, o como mínimo dejarse de milongas.

Porque si este resultado se confirma, la primera repercusión va a tener que ver con grandes tensiones territoriales con muy mal horizonte, y no precisamente porque alguien vaya a conseguir la independencia, que por otro lado es algo que a mí personalmente no me quita el sueño porque no tengo la suerte de sentir arraigos diferenciales. Pero no hay que tener muy buena vista para otear lo que ya se está produciendo. Existe una reacción lógica tras la decepción y la apariencia de invulnerabilidad de este sistema hegemónico. Y esa lógica busca posibilidades mínimamente factibles, y la primera en los territorios soberanistas es sumarse al carro del independentismo, como de hecho ya están declarando muchísimas personas no independentistas pero hartas de ver que nada cambia pase lo que pase. Y es normal.

El problema es que esta tensión es precisamente lo que persiguen ciertos grupos de poder, político y económico. Y quizá se debería profundizar más en este tema, pero si algunos 'pensadores' ya se tiran de los pelos cuando se habla de fraude electoral, no quiero ni pensar lo que harían si escarbamos en la podredumbre del sistema. Y todo ello a pesar de lo que estamos viendo y viviendo con la lucha entre comisarios y lo poco de lo que vamos conociendo de lo mucho que ocurre en el Ministerio de Interior.

Pero esa sería solo la primera parte, porque si el país verdaderamente ha decidido lo que nos cuentan, a nivel económico y de derechos sociales, laborales y civiles nos espera un verdadero drama. Pero lo que es peor es que a nivel de esperanza de cambio solo viene un enorme vacío oscuro como un pozo, y la capitulación. Así que mejor arriesgar y apostar por menear el avispero del fraude, y dejarnos las apariencias y los cálculos en el armario, porque de lo contrario estamos jodidos, pero bien jodidos.

Paco Bello | junio 28, 2016 a las 11:33 am | Etiquetas: Desengaño, Encuestas, fraude electoral, Participación, pucherazo, Revanchismo | Categorías: Opinión | URL: http://wp.me/p7g2LR-kuD

Comentario    Ver todos los comentarios




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada