martes, 14 de junio de 2016

Fwd: [Nueva entrada] Un debate desdentado




Medios CC/CL publicó:" Juan Carlos Monedero | Comiendo tierra |14 junio, 2016 A los debates desdentados les pasa como al Circo del Sol: lo predecible puede terminar matando al virtuosismo. El primer debate en un bar entre Iglesias y Rivera, que abrió gracias a Jordi Évole la"

Entrada nueva en Iniciativa Debate

Un debate desdentado

by Medios CC/CL

image

Juan Carlos Monedero | Comiendo tierra |14 junio, 2016

A los debates desdentados les pasa como al Circo del Sol: lo predecible puede terminar matando al virtuosismo. El primer debate en un bar entre Iglesias y Rivera, que abrió gracias a Jordi Évole la puerta a una manera diferente de discutir políticamente, ha dejado paso de nuevo a las reglas de los burócratas de la escena, a los acuerdos previos, al acotamiento del espacio, a la dictadura de los directores de campaña que prefieren matar de aburrimiento antes que jugarse nada en un imprevisto.

Este único debate a cuatro en estas elecciones (señal de que nuestra democracia todavía es paleta y sigue permitiendo que existan políticos que no rindan cuentas mediáticas) ha parecido más una primera toma de contacto que un debate en toda regla. ¿No sería sensato que hubiera ahora un segundo? Pero esto es clamar en el desierto. Rajoy no quiere y obtiene más rédito no arriesgando que cumpliendo con el mandato democrático del debate. A fin de cuentas ¿quién se lo va a reprochar? Dio ruedas de prensa a través de una pantalla de plasma y ganó las elecciones.

Quizá lo único interesante del debate de ayer fueron las intenciones con las que cada contrincante preparó su intervención, desentrañar qué buscaban , cuáles fueron las decisiones que tomaron para enfrentar el debate, más allá del resultado final que ha aburrido al común de los mortales y ha apagado una vela en el altar de la reinvención de la política.

Rajoy llegó dispuesto a rescatar, una vez más, al soldado Sánchez. No sabemos qué encuestas manejan, pero deben de dar muy arriba a Unidos Podemos. Lo más sorprendente de la intervención del Presidente del Gobierno en funciones fue el ninguneo exagerado a Pablo Iglesias, a quien las encuestas dan como la segunda fuerza política en España. Rajoy quiere recuperar el bipartidismo turnista en el que se siente tan cómodo, contando con que una Gran Coalición es una garantía de que su partido no lo va a defenestrar, al tiempo que la buena sintonía con Sánchez impediría el escenario buscado por Soraya Sáez de Santamaría y otras gentes, donde la dimisión de Rajoy daría paso a un gobierno de coalición que pudieran justificar con sus bases.

Sánchez sigue empeñado en no salvarse a sí mismo. La única forma de recuperar votos pasaría por dejar claro que apoyará a un gobierno de cambio, pero se le atragantaba en la boca el sí, y cuando fue interrogado por Iglesias para que se expresara con claridad sobre un futuro gobierno Unidos Podemos-PSOE, apenas le salió una risa falsa que seguramente deprimió un poco más a sus votantes. Decidió confrontar más con Iglesias que con Rajoy, y para lo único que sirvió fue para que el gobierno del PP, el mismo que está señalado por el envenenamiento del Ebro, robar dinero de la visita del Papa o de la ayuda a la cooperación, romper a martillazos los discos duros de Bárcena, tener a todos sus tesoreros imputados, ver desfilar por la cárcel o los juzgados a buena parte de sus más preclaros líderes, haber puesto en peligro las pensiones futuras, añadir al acervo de frases políticas europeas la expresión "volquetes de putas", empeorar el empleo, aumentar el número de mujeres asesinadas o manipular las instituciones -desde la policía a la judicatura pasando por la agencia tributaria-, se fuera de rositas. Sánchez parecía un galán en decadencia rehén de una vieja gloria de la que ni siquiera llegó a formar parte. Y que recurrió a la chabacanería cuando quiso hacer sangre con las querellas de Manos Limpias contra Podemos -todas las causas archivadas judicialmente- justo cuando dos de los últimos Presidentes del PSOE -no sólo de Andalucía- se sentaban en el banquillo por delitos graves con dineros públicos, y el responsable de las querellas está en la cárcel.

Rivera pescueceaba y daba cabezazos para hacerse un hueco en el barrio. Interrumpía y repetía el comportamiento impertinente y vulgar como cuando se sintió a sí mismo sembrado diciéndole a Iglesias en el programa de Évole "Maduro, Maduro", para apostillar la afirmación del líder de Podemos de que hacía falta madurez social. Desinflado por el mal comportamiento electoral el 20D, los que financiaron a Ciudadanos para que fuera la muleta del bipartidismo están prefiriendo los originales y el brillo de Rivera regresa al lugar que tenía durante los diez años que hizo política en Cataluña.

Iglesias seguramente ganó a los puntos el debate, prácticamente empatado con Rajoy. La voluntad de aparecer como presidenciable le llevó a limar cualquier agresividad, pero un debate sin confrontación es como un combate de boxeo sin ganchos. No le sientan bien las jaulas a Iglesias y no queda claro que los indecisos vayan a encontrar razones en este debate para decantar su voto. Fue capaz de colocar con claridad la idea que hay dos bandos: un gobierno de gran coalición en cualquiera de sus formas, o un gobierno de cambio entre el PSOE y Unidos Podemos. Aunque Sánchez, con toda seguridad, deberá ser en esta ocasión Vicepresidente al haber dejado pasar el tren de diciembre.

La situación de impasse no se ha roto. Rajoy sobrevive, Sánchez agoniza, Rivera sigue queriendo ser la muleta que antaño fueron CiU y el PNV e Iglesias insiste al PSOE en que busque con él una cuarta socialdemocracia después del fracaso de la tercera vía de Blair, González y compañía. Pero el cansancio ciudadano no se ha ido. Y si no hay emoción en las televisiones, habrá que inventarlo en las calles. Quedan menos de dos semanas.

Medios CC/CL | junio 14, 2016 a las 12:00 pm | Etiquetas: 26J, Debate | Categorías: Opinión | URL: http://wp.me/p7g2LR-kgq

Comentario    Ver todos los comentarios




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada