jueves, 11 de agosto de 2016

Fwd: Iniciativa Debate Público





Iniciativa Debate Público


Un vecino de Arbo graba cómo prenden cinco focos en un incendio provocado

Posted: 11 Aug 2016 05:51 AM PDT

En las imágenes que fueron grabadas ayer a las 21 horas por un vecino del municipio gallego de Arbo, puede comprobarse cómo se inician cinco focos de incendio en una zona de monte próxima a la localidad y situada entre San Felipe y Cabeiras.

A estas horas, el incendio, que ya ha quemado más de 500 hectáreas, sigue activo.

Por España y los españoles

Posted: 11 Aug 2016 03:51 AM PDT

La historia nos ha enseñado que cuando alguien dice "por España y los españoles", lo peor está todavía por llegar

Iker Armentia | eldiario.es | 10/08/2016

Cuenta el actor Matthew McConaughey que todas las comedias románticas son iguales. Todos sabemos cómo van a terminar. El único interés del espectador reside en si lo que pasa en medio tendrá sustancia y nos entretendrá. A Albert Rivera le pasa lo mismo. Todo el mundo preveía que terminaría pidiendo audiencia para facilitar un Gobierno de Rajoy. Ahora nos está tocando ver lo del medio. El argumento de esta película protagonizada por Rivera es más o menos así: "No, no, no, no, no, no… bueno, abstención… bueno, venga… sí".

La curiosa táctica de Albert Rivera para propiciar el aterrizaje es pactar la lucha contra la corrupción con el partido más corrupto de España. Rivera, por ejemplo, no quiere políticos imputados en activo pero sobre los partidos imputados por destruir discos duros con pruebas sobre corrupción, ya tal. La mayoría de las propuestas son asumibles por el PP,  o tan genéricas que se pueden matizar, o no están en su mano y el Congreso proveerá. Seguro que se le puede echar la culpa a otro si no salen adelante.

Así que Rajoy está tranquilo, choteándose de los periodistas, y a la fecha de investidura que le pide Rivera, Rajoy responde que se va de puente a Pontevedra y que a la vuelta va a consultar a un comité del partido para que le diga lo que él quiere escuchar. Rivera puede ponerse corbata y jugar al Estadistanova pero Rajoy marca los plazos, Rajoy lleva el ritmo. Y el ritmo de Rajoy siempre hace que sus contrincantes parezcan más desesperados hoy que hace dos semanas.

Rivera teme unas terceras elecciones y ni siquiera se ha atrevido a pedir la cabeza de Rajoy para apoyar un Gobierno del PP (y aunque sea ponerle un poco de suspense durante dos o tres semanas a este teatro de sometimiento naranja y victoria popular). Pero esto no es más que una jugada de ajedrez para intentar tumbar la siguiente pieza: Pedro Sánchez. Al PSOE le va a tocar la misma medicina de presión mediática que administró a Podemos en la anterior legislatura.

Sabido es que el gatopardismo pretende que todo cambie para que todo siga igual, que aboga por que se produzca un espejismo que redima a las almas inquietas y sublime el rencor de los más peligrosos para que al final sigan mandando los de siempre y haciendo lo de siempre. En estos días de política española agosteña el gatopardismo se está afinando tanto que la fórmula se ha desprendido incluso de cualquier truco de prestidigitación con el que embaucar al público y se decanta por un "si todo va a seguir igual, para que cambiar todo, con un par de brochazos, suficiente".

Durante un tiempo se especuló con un proceso constituyente en España para romper amarras con el lastre de haber pactado la democracia con una dictadura. Después se habló de que la cosa se quedaría en una regeneración propiciada por un cambio de élites. Pero cada elección que se celebra, cada mes que pasa, cada jornada inédita que nos ha tocado vivir está reforzando a un sistema político (económico, judicial, mediático…) podrido que es capaz de alimentarse de sus propias heces para sobrevivir.

Decía Albert Rivera tras su encuentro con Rajoy que "por España y los españoles" está dispuesto a sentarse en la mesa con aquellos que no se merecen gobernar, pero la historia nos ha enseñado que cuando alguien dice "por España y los españoles", lo peor está todavía por llegar.

Dos de cada tres palabras de Albert Rivera ya llevan la letra eñe

Posted: 11 Aug 2016 03:42 AM PDT

Redacción/Rokambol/11.08.16

"Si sigue así, pronto no entenderemos absolutamente nada de lo que diga", aseguran los lingüistas.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, podría haber contraído lo que los expertos llaman "Ñeismo", una alteración del lenguaje que afecta especialmente a los ciudadanos con un brutal y desinteresado amor por España y que puede afectar finalmente a su capacidad de comunicación. Mariano Rajoy, Francisco Franco y José María Aznar, entre otros, son también algunos de los personajes ilustres aquejados por esta anomalía.

El ñeismo, en su etapa más temprana, provoca que los afectados por esta patología incluyan las palabras "España" y "españoles" en el setenta por ciento de las frases trascendentales que pronuncian, llegando a formar oraciones tan tremendamente patrióticas que erizan el vello de las personas más vehementes y hacen llorar a los animales de compañía más pequeños. Muchas de ellas ni siquiera tienen sentido, como "Españando la España españante que españolea españada", pronunciada ayer por el miso Albert Rivera.   

Más tarde, el ñeismo se propaga al resto de las frases que construyen estos desgraciados, y se comienza a sustituir las enes por las eñes, provocando los primeros equívocos y malentendidos con  algunas palabras como "Uraño", que consigue irritar tanto a los astrónomos como a los escritores, o "coño", cuando se trabaja con diferentes volúmenes en un problema de geometría.

En un último estadio de la enfermedad, los ñeistas ponen las eñes donde les da la gana, no solo en las enes sino en el resto de las consonantes, con lo que la comunicación ya es prácticamente ininteligible. "Ñu ñaso ñs ñu ñaso y ñu ñlato ñs ñu ñlato", llegó a decir ayer Pablo Casado, otro conocido ñeista, para recordar a los españoles la magnífica recuperación económica conseguida por el timonel Mariano Rajoy.   Más en Rokambol

El paradero de Pablo Iglesias

Posted: 10 Aug 2016 01:49 PM PDT

Félix Población | diariodelaire.com | 09/08/2016

Parece como si determinados medios no pudieran sostener el interés de sus páginas sin referirse al líder de Podemos, siempre que sea para mal, por supuesto. Los mismos que antes disparaban contra el partido morado por considerar que su nacimiento, desarrollo y éxito electoral se debían a las plataformas mediáticas de los platós, ahora lo hacen contra el silencio informativo en que se ha sumido Pablo Iglesias tras los resultados de las últimas elecciones generales.

Hubo algunos gacetilleros que dieron por supuesto que Iglesias se encontraba deprimido, esto es, abatido y triste, como si pretendieran con ello fabricar la teoría de que la personalidad política más dinámica y que más ha conmocionado la vida pública en España en los últimos años se hubiera quebrado con un repentino golpe de melancolía ante el revés de los pasados comicios, o sea, la pérdida de un millón y pico de votos.

Pero como para esa información los correveidiles falsarios carecían de datos probatorios, han juntado a ese bulo, una vez más, la contumaz e insidiosa sombra de la división en el interior de Unidos Podemos, esta vez entre Íñigo Errejón y el líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón, al que se uniría Irene Montero en la estrategia de mantener una actitud inmovilista mientras la derecha y el PSOE no se aclaren. Errejón, al parecer, sería partidario de promover iniciativas legislativas, en contra de la opinión de Iglesias, y de seguir intentando la posibilidad de un acuerdo con Pedro Sánchez Pérez-Castejón.

Se da por hecho en algún medio que estas diferencias de criterio acabarán con el silencio informativo de Pablo Iglesias, cuyo paradero se desconoce, y que pronto lo tendremos a luz de foco en los estudios televisivos y en los telediarios. Nadie al parecer es capaz de recapacitar en que pueden existir líderes políticos que, en lugar de exhibirse antes las cámaras andando a toda velocidad como don Mariano con su descoordinado y chambón braceo, prefieran tener el derecho a pensar en la soledad de un ameno retiro. Esta actitud me parece la más digna ante el deplorable espectáculo que están ofreciendo otros líderes políticos, incapaces de evitar hasta ahora una cada vez menos improbables tercera convocatoria electoral.

¿Y SI CAMBIAMOS DE VOTANTES PARA QUE NO SE EQUIVOQUEN POR TERCERA VEZ?

PS.- No me resisto a insertar, a modo de coda, el agudo comentario de mi estimado amigo Manuel Antonio Goiti del Sol, que con la ironía propia de nuestra tierra glosa así la actual coyuntura política, ante la perspectiva de que una tercera votación dé similares resultados a las anteriores: Los ciudadanos votan y eligen a unos representantes que se muestran incapaces de configurar un gobierno. Vuelven a votar y lo hacen por los mismos que fracasaron en la primera intentona. Digo yo que, de tener que celebrarse unas nuevas elecciones, sería muy conveniente cambiar de votantes, no vaya a suceder que se equivoquen una tercera vez.

Una jueza condena a devolver miles de euros a un usuario de tarjeta de crédito por usura

Posted: 10 Aug 2016 01:19 PM PDT

yometiroalmonte.es | 10/08/2016

La magistrada titular del juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Avilés (Asturias), ha condenado a un banco a devolver miles de euros a un usuario de tarjeta de crédito por los intereses que le aplicó durante años al considerarlos "usurarios". El interés excesivo e ilícito está prohibido por la ley de la Represión de la Usura desde 1908, señala la sentencia.

El cliente presentó una denuncia para anular el contrato de una tarjeta de crédito Visa, reclamando que se le devolviese todos los cargos en concepto de intereses y comisiones. La entidad defendió que el titular había disfrutado muchos años de ella (desde 2007) sin oponerse al interés que se le cobraba y sin reclamar. También subrayó que el interés de la tarjeta es el normal que usan normalmente las entidades emisoras de tarjetas de crédito, informa el diario La nueva España.

La jueza, no obstante, concluyó que la entidad demandada incumplió la ley de Represión de la Usura por establecer un interés notablemente superior al normal del dinero y desproporcionado, sin probar además qué circunstancias excepcionales justificaban la imposición de un interés tan elevado (del 26,82%).

Según el letrado que asistió al denunciante, "todo esto está deliberadamente estudiado y planificado por la entidad bancaria o la financiera de turno, que incluso regala estas tarjetas en aeropuertos y grandes superficies sembrando así la semilla de la usura, que el juzgado de Avilés ha declarado nula". La sentencia establece que el consumidor tendrá que devolver sólo la suma de dinero de la que dispuso, sin intereses, y el banco tendrá que descontar de ese importe todas las comisiones e intereses cobrados.

¡Viva mi dueño!

Posted: 10 Aug 2016 12:36 PM PDT

Viva mi dueño o cómo el Partido Popular hace primar su estrategia por encima de los intereses ciudadanos que obedecen a ciegas sus dictados.

Miguel Sánchez-Ostiz | cuartopoder.es | 10/08/2016

Esa es leyenda de puñal de pícaro y de navaja de chulo, pero también berrido lacayuno de la tropa que vitorea con devoción a quien tiene el poder por el hecho de tenerlo y ejercerlo de manera abusiva. Cuando Étienne de la Boétie escribe de la servidumbre voluntaria y de la lealtad, lo hace de otra cosa, aquí se habla del gusto por la sumisión.

Viva mi dueño escribe Valle Inclán en los amenes, dice él, del régimen isabelino, en su franca descomposición. En los amenes del esperpento nacional en que llevamos años viviendo quisiéramos estar y no estamos, sino en una suerte de vísperas incruentas de matadero por agotamiento, por derribo, en el tiempo de «la conjura de embozados, el misterio de santos y contraseñas en voz baja», dice Valle, antes de admitir que la Niña, esa constitución tan necesaria entonces y ahora renovada, duerme en las afueras.

En estas vísperas de apagados entusiasmos, los Ministros del Real Despacho no son fantoches de cortas luces por tradición, sino que son astutos y malintencionados como tahúres, trapaceros como puntos de patio de Monipodio donde se celebran las hazañas de éste, como las del peperoque hace méritos ante la policía política de Fernández inscribiendo a su nombre los dominios de internet con el de los opositores políticos del régimen. ¿Abuso de derecho, mala fe…? Que eso sea noticia sin consecuencias debería ser grave, pero no lo es. Es una festejada listeza. «¡Que se jodan!»… Ya se dijo en escenario parlamentario. No vivimos en el país de las ideas políticas, sino de los zascas, los descabellos, las majezas y los ases en la manga que tu público aplaude en el bar de la tribu y en los mentideros.

Mete miedo que la política nacional se solucione no por verdaderos pactos sobre los asuntos de urgencia nacional sino por la astucia del trampero, del aquí te pillo y aquí te mato y que se reivindique el derecho a la mentira y al cambio de programas electorales como mero cambio de planes estratégicos sin otro horizonte que el hacerse con el poder y ostentarlo. Prima la estrategia de gobierno sobre las necesidades del ciudadano que entrega su voto y que sólo para eso es necesario y requerido, de modo que sus prioridades, sus urgencias vitales, quedan en un muy segundo plano. Ese voto que es el aval de todos los abusos y el tapabocas de las mínimas rebeliones.

«¡Viva mi dueño!» es el grito de quien acepta la invitación del ministerio del Interior de Fernández a delatar a sus vecinos si observa en éstos algo que se sale de lo común, para lo que previamente tiene que espiarlos, ponderar su singularidad y rareza, su no ser como todo el mundo y ser potencialmente peligrosos a juicio del delator. Yihadistas o feroces etarroides o bolivarianos ruidosos (contra los que ya advertían los Reales Despachos de Valle), es lo mismo. Y no pasa nada, la indiferencia es la respuesta, el entreguismo de admitir que sólo es «una más»… y luego, enseguida otra. No hay verdadera respuesta ciudadana a la extensión de lo policíaco o esta es mínima. El tiempo de las grandes movilizaciones pasó, conviene admitirlo. Estamos en el tiempo de las quinielas, el viva mi dueño es el santo y seña de quien no tiene por ello nada que temer, de momento. Imposible no acordarse de los vientres sentados de Luis Cernuda, porque el tiempo del verso y su historia profunda no pasa: Esa seguridad de sentir vuestro saco/ Bien resguardado por vuestro trasero.

Tiempo de quinielas y tiempo de obedecer a ciegas los dictados de lo políticamente correcto de tu tribu, de tu bando mejor dicho. Nada de disentir en el seno del cotarro, eso no conviene, no trae más que problemas de convivencia. Hay gurús de sobra para marcar el camino que mejor convenga.

«¡Viva mi dueño!» es el grito de quienes votan con entusiasmo al que saquea lo público y lo privado, les empuja a vivir en la precariedad y recorta sus derechos sociales más elementales, porque sólo así es posible explicarse que entre los ocho millones de votantes del Partido Popular no solo haya pletóricos beneficiarios del régimen, sino seriamente perjudicados por éste.

Detrás de ese grito es fácil advertir un gusto rancio por el autoritarismo y lo policíaco, ese orden que no es más que arbitrariedad y desorden más fuerza, mucha, algo que viene de lejos, de un tiempo ominoso que sus beneficiarios se cuidan de condenar.

Del «¡Viva mi dueño!» de los pícaros y los chulos al «¡Vivan las caenas!» de los serviles no hay ningún paso porque me temo que, si nada lo remedia, es el mismo peldaño del descalabro nacional.

(*) Miguel Sánchez-Ostiz es escritor y autor del blog Vivir de buena gana. Su última obra publicada es El Botín (Pamiela, 2015).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada