domingo, 28 de agosto de 2016

Fwd: [New post] La adhesión de las clases populares a la causa neoliberal





Medios CC/CL posted: " Manuel Guerrero Boldó, ATTAC | El Salmón Contracorriente | 26 de agosto de 2016 Esto ocurre -según el pensador italiano- tras un proceso de vulgarización de la filosofía de la clase dominante creada por grandes intelectuales afines a ésta. Dicha "

New post on Iniciativa Debate

La adhesión de las clases populares a la causa neoliberal

by Medios CC/CL

La adhesión de las clases populares a la causa neoliberal

Kues (CC)  

Manuel Guerrero BoldóATTAC | El Salmón Contracorriente | 26 de agosto de 2016

Esto ocurre -según el pensador italiano- tras un proceso de vulgarización de la filosofía de la clase dominante creada por grandes intelectuales afines a ésta. Dicha vulgarización sería, en gran medida, llevada a cabo por los intelectuales medios que se han dedicado a la difusión de esta Weltanschauung o hegemonía cultural burguesa [1].

Hoy, podríamos decir que, por poner dos ejemplos ilustres, los Friedrich Hayek y Milton Friedman actúan como grandes intelectuales de la clase dominante, creadores de la concepción hegemónica de la vida en la que estamos insertos. Intelectuales medios, omnipresentes en las universidades y los medios de comunicación, se han encargado de vulgarizar (en el sentido de hacerla asequible para todos los públicos) y difundir la filosofía de la clase dominante para, de este modo, lograr que las clases populares se hayan adherido a la causa neoliberal hasta el punto de convertirla en un sentido común.

Podemos encontrar ejemplos de ello constantemente. Uno de los más tristemente célebres es el famoso mantra de "habéis vivido por encima de vuestras posibilidades". Esto podría considerarse la vulgarización de un consenso alrededor de las medidas de contracción del gasto público y la devaluación salarial, y el aumento del desempleo. Percibidas, estas políticas económicas y sus efectos, como una consecuencia lógica de nuestra irresponsabilidad (la de las clases populares) y la de gobiernos, derrochadores y sostenedores de vagos, de corte socialista.

Hace unos meses, en un capítulo del programa Salvados, dedicado al concepto tradicional de clase social, y el uso que se hace de él hoy mediante su simplificación en clase media, podíamos ver ejemplos ilustrativos al respecto. El parado, para muchos, se ha convertido en una lacra social culpable de su situación económica y del despilfarro de los recursos estatales con la complicidad de los gobiernos de izquierda.Owen Jones explicaba que hoy culpabilizamos en horizontal y no en vertical. Nos enfadamos con el vecino y no con el poderoso, lo que nos lleva a votar en contra de nuestros intereses económicos. Veíamos en dicho capítulo como un ciudadano del distrito madrileño de Villaverde (al que paradójicamente definía como barrio obrero), que se autodefinía como mileurista y aseguraba que él y sus vecinos llegan a fin de mes "como podemos", defendía el voto al PP porque "es el partido que mejor gestiona la economía". Sostenía también que: "seguimos con ese mito de que la derecha es de ricos, la izquierda es de pobres"; "ha habido recortes pero ha sido necesario si queríamos salir de la crisis económica, es un cuento de la izquierda para hacer ver que la derecha no mira por los ciudadanos más humildes"; "hay mucha gente que se ha acostumbrado a que papá Estado se lo pague todo", etc.

Nos enfadamos con el vecino y no con el poderoso

Más allá de los errores y las políticas neoliberales implementadas por los partidos social liberales en toda Europa, en el discurso de este ciudadano, perteneciente a la clase trabajadora, subyace una clara adhesión a la visión del mundo de la clase dominante. La facilidad con la que se otorgaban créditos o préstamos (medida por la cual se enriquecía el sector financiero), la falacia de la falsa analogía entre la economía nacional y la economía doméstica, la llamada al emprendimiento, etc, eran también argumentos utilizados por otros representantes de la clase trabajadora, entrevistados en el citado programa, para justificar los recortes.

Hace un par de días me comentaban que una solución óptima para los problemas de saturación y otras consecuencias de los recortes en la sanidad pública, era derivar a los pacientes al ámbito privado. Ante mi cuestionamiento, el interlocutor -un parado de larga duración- me respondía, plenamente convencido, que "los ciudadanos nos quejamos demasiado pero hacemos muy poco". Con lo de "hacemos muy poco", se refería a que si no estás conforme porque tu médico no accede a prescribir, por ejemplo, las pruebas de imagen necesarias, siempre puedes exigir un cambio de médico y/o presionar para que te deriven a la sanidad privada en caso de saturación por unos bajos presupuestos que dificultan la fase de prevención y diagnóstico en la pública. La mayor parte de culpa recae sobre sus iguales en su visión del mundo. Esta conformidad con el discurso hegemónico es evidente en amplios sectores de la sociedad, no caigamos en el error de pensar que estos ejemplos son los representantes de una minoría ideologizada de derechas entre la clase trabajadora. Se ha construido una nueva moral y formas de conducta institucionalizadas que obtienen una amplia adhesión entre las clases populares. Cada día nos acercamos más a la normalización de aquello de que no hay pobres sino losers.

Gramsci sostenía que para que el proletariado lograse la victoria, era primordial plantear el problema de la alianza de clases. El proletariado tenía que conseguir atraer a las demás clases explotadas a su causa, en especial al campesinado, para así poder conformar un bloque histórico que consiguiera convertirse en dominante y hegemónico. Para ello, el papel de los intelectuales era fundamental en la tesis de Gramsci. Como se comentaba más arriba, no solo se ha de tener en cuenta la capacidad coercitiva de la clase dominante sino también su capacidad para crear una concepción de la vida hegemónica a través, primero, de grandes intelectuales y después, difundirla al conjunto de la sociedad mediante su vulgarización por los intelectuales medios. Para batallar en el terreno cultural, era básico para Gramsci favorecer la formación de un grupo de intelectuales que disputase la hegemonía cultural burguesa o Weltanschauung y, de este modo, apartar al campesinado de la influencia de la filosofía de la clase dominante.

Hoy tenemos la obligación de disputar algo tan necesario para la lucha y tan maleable como es el sentido común. Si no entendemos lo decisivo de este campo de batalla, desde luego que no encontraremos la explicación a los batacazos electorales en nuestra supuesta superioridad moral. Quizás encontremos un cómodo refugio, eso sí.

Notas

[1Giuseppe FIORI: Antonio Gramsci, vida de un revolucionario, Madrid, Capintan Swing, 2015. 2013, p. 262. Para una mayor profundización de la tesis gramsciana, véase: Antonio GRAMSCI: Quaderni del carcele. Torino, Einaudi, 1975, Giuseppe VACCA: Vita e pensieri di Antonio Gramsci (1926-1937), Torino, Einaudi, 2012 y Antología. Selección, traducción y notas de Manuel Sacristán, Madrid, Akal, 2013.

Medios CC/CL | August 27, 2016 at 8:58 pm | URL: http://wp.me/p7g2LR-laD

Comment    See all comments




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada