martes, 9 de agosto de 2016

Fwd: [Nueva entrada] La gran mentira: España no necesita gobierno | lamarea.com


-

Medios CC/CL publicó:" Los grandes imperios mediáticos y económicos están construyendo la realidad de que España y sus ciudadanos necesitan un ejecutivo. Ocultan que hablan de un gobierno determinado favorable a sus intereses y con unas políticas muy concretas. Antonio Maes"

Entrada nueva en Iniciativa Debate

La gran mentira: España no necesita gobierno | lamarea.com

by Medios CC/CL

Los grandes imperios mediáticos y económicos están construyendo la realidad de que España y sus ciudadanos necesitan un ejecutivo. Ocultan que hablan de un gobierno determinado favorable a sus intereses y con unas políticas muy concretas.

 | lamarea.com | 09/08/2016

Han pasado 233 días desde que los españoles acudieron a las urnas el pasado 20 de diciembre. 33 semanas en las que los líderes de los partidos políticos han dicho una cosa y la contraria sin ruborizarse. 5.591 horas de hastío ciudadano que, incrementado con la canícula de agosto, favorecen que se instaure un pensamiento de parte. España necesita gobierno. Pero no un gobierno, sino uno determinado con unos intereses muy particulares.

En el nuevo ciclo político abierto tras el 26 de junio se ha instalado en la agenda pública la necesidad de formar Ejecutivo por encima de cualquier circunstancia antes de acudir a unas terceras elecciones. Para evitar la nueva coyuntura electoral se está presionando al PSOE para que se abstenga y permita gobernar al PP de Mariano Rajoy a pesar de que el partido de Pedro Sánchez tenía como línea principal de su campaña electoral el no frontal al Partido Popular. La apelación a la responsabilidad institucional y los intereses de España se esgrimen para favorecer una determinada posición que esconde unos intereses concretos muy diferentes a los que tiene la ciudadanía, que a tenor de lo mostrado en las urnas el pasado mes de junio es muy diversa y heterodoxa.

La principal circunstancia que ha impedido que en España haya un gobierno, del color que sea, ha sido la decisión de los ciudadanos en las urnas. Los votantes han elegido un parlamento multicolor con abundancia de diferencias y vetos cruzados. Apelar a que la ciudadanía quiere un gobierno determinado por encima de cualquier otra consideración es hablar de espaldas a las urnas y atribuyendo una portavocía genérica que no es posible. Si los ciudadanos hubieran querido que Mariano Rajoy gobernara hubieran votado esa opción de forma mayoritaria, sin embargo los datos arrojan una realidad diferente. De los 35 millones de ciudadanos llamados a las urnas 28 millones eligieron una opción distinta a la que ofrecía el PP.

El régimen parlamentario que rige en España dicta la posibilidad de que Rajoy gobierne con su 33% de los votos y sus casi 8 millones de apoyos, pero ésa no es ni mucho menos la opción elegida de forma mayoritaria por los españoles, ni la única posible, ni sobre todo la prioritaria por encima de unas terceras elecciones. Ese alegato es una posición política, muy particular, pero no es la única aceptable ni la única que evitaría unas terceras elecciones, que parecen ser el mal a evitar según los editoriales cebrianinos. Lo cierto es que los vetos y bloqueos, y las necesidades de conseguir apoyos para gobernar, no tienen nada que ver con la responsabilidad de Estado e institucional, sino que se deben a simples intereses partidistas y un cuidado exquisito de los egos y bienes personales.

El Partido Popular empuja al PSOE con el mantra de la responsabilidad y la sensatez. Pide a Pedro Sánchez que se abstenga para facilitar el gobierno por el bien de España, que necesita un Ejecutivo para afrontar sus compromisos con Europa y no perjudicar más la economía. Ignoramos dónde estaba la responsabilidad de Estado del PP cuando votó en contra de un acuerdo del PSOE y Ciudadanos para formar gobierno. Un acuerdo que ahora esgrime en 125 puntos coincidentes para acercar a Ferraz a sus postulados. Parece ser que en marzo la economía no sufría y no había compromisos que cumplir con Europa. Y Rajoy no se toca, todos los partidos coinciden en que su presencia es el mayor obstáculo, pero por encima de España está la carrera profesional del señor Brey.

Ciudadanos ha cambiado su negativa radical a Rajoy por una abstención "responsable", pero no por los españoles, ni por esa supuesta visión de Estado, sino por el miedo a desaparecer cual CDS sepultados por el voto útil en favor del PP en unas hipotéticas terceras elecciones. Los medios de comunicación de forma mayoritaria, una vez más, alaban a Albert Rivera lo que llevan años criticando del resto de formaciones. Que digan una cosa en campaña y cuando consiguen los apoyos cambien de posición. Al menos Ciudadanos miente a los electores de forma orgullosa. Fernando de Páramo, secretario de comunicación de Ciudadanos, lanzaba un aviso a navegantes, no les importa la hemeroteca y cambiarán su palabra las veces que haga falta por el bien de los españoles. Aunque no sabemos qué españoles son esos de los que habla a los que se miente por su bien.

El PSOE bastante tiene con soportarse. Lo único coherente que han hecho en la última década es mantener, por ahora, el no a Rajoy. Cualquier lector interesado en política tiene que asistir asombrado a cómo los periodistas más ilustres y los editoriales de los diarios antaño respetados exigen a Pedro Sánchez que rompa el compromiso electoral que firmó con los votantes. Vivimos tiempos extraños. Años pidiendo desde páginas de periódicos, cadenas de televisión, tribunas académicas y consejos de administración a los políticos que no mientan en campaña y cuando por fin un partido se mantiene en su posición prometida se le presiona para que la cambie.

Víctima de la agenda mediática de esta nueva etapa, el PSOE es a pesar de todo el único responsable de su situación. Sus propios vetos a aceptar abstenciones de independentistas para intentar un gobierno de izquierdas le mantiene anquilosado. Otrora partido de izquierdas, hoy vive acomplejado por la repercusión que tendría acercarse a los independentistas para negociar una salida cordial con los nacionalistas en Cataluña. Los antiguos compromisos del PSC para convocar un referéndum han sido borrados del ideario socialista, como una nebulosa, para no aceptar que su actual política con Cataluña es un complejo socialista con la posición de la derecha en lo que respecta a la organización territorial.

Pedro Sánchez tiene miedo de desatar la ira furibunda de los medios de masas por "romper España" y ha dejado que Susana Díaz imponga el veto a los nacionalistas para arrinconar al secretario general en una posición imposible y ocupar su lugar cuando fracase. Díaz sabe que imponiendo el veto a los nacionalistas impide un posible acuerdo con Podemos, sabe que sin esos votos no dan los números. Y, mientras, espera silente desde el sur verse despeñar a su compañero con su vara de mando y pajes a los flancos.

Aunque todo esto no sería posible sin Podemos. El verdadero stopper de la constitución de gobierno. Si no existe un Ejecutivo es por el partido de Pablo Iglesias, que tras el golpe sufrido en las pasadas elecciones asiste en cuarto plano a la constitución de una legislatura que impide con su simple existencia. Iglesias atusa sus barbas esperando un paso en falso del PSOE sabiendo que su mera abstención pone a Podemos en una situación privilegiada. La oposición ante el gobierno de la casta. Término que sería convenientemente recuperado. La ocasión sería propicia: PP y Ciudadanos gobernando con la connivencia del PSOE. Casi el sueño húmedo de Pablo Iglesias, que preferiría una gran coalición que los dejara como única alternativa. Sin Podemos, sin Pablo Iglesias, el PSOE ya habría negociado una abstención técnica, si no la Große Koalition. Pero la amenaza por la izquierda los mantiene atemorizados y atenazados.

El miedo ganó en las pasadas elecciones. Unos comicios polarizados favorecieron la pervivencia del statu quo y que los intereses del establishment permanecieran a salvo. Al miedo se le está sumando el hartazgo, y los creadores de la agenda son conscientes de los réditos que otorga manejar estos sentimientos en su propio interés. No es cierto que España necesite gobierno, este gobierno. Existen muchas alternativas que los que no están interesados en ellas se encargan de que parezcan imposibles o perjudiciales. Nos están engañando. España no necesita un gobierno. Su España necesita este gobierno.

Medios CC/CL | agosto 9, 2016 a las 1:53 pm | Etiquetas: C's, Gobierno, Investidura, Mariano Rajoy, PSOE | Categorías: Estado español | URL: http://wp.me/p7g2LR-kXn

Comentario    Ver todos los comentarios




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada