lunes, 19 de septiembre de 2016

Fwd: Iniciativa Debate Público




Iniciativa Debate Público


Poder popular para derrocar la austeridad, salir del euro y la UE

Posted: 19 Sep 2016 09:34 AM PDT

Leonidas Vatikiotis | Rebelión | 19/09/2016

Un año después del victorioso referendum del pueblo griego contra las políticas de austeridad (el 5 de Julio del 2015) y la humillante traición del partido izquierdista SYRIZA (en Agosto del 2015) una pregunta crucial surge por toda Europa:

¿Cuál es la precondición para la derrota del neoliberalismo?

En otras palabras, ¿Por qué SYRIZA y los otros partidos políticos de la periferia europea no lograron crear una alternativa real? ¿Cuál es la meta que facilitará e contraataque del pueblo trabajador y la juventud, acabando con la larga crisis económica y política?

Antes de que SYRIZA ganara las primeras elecciones en Enero del 2015, había un intenso debate dentro de la Izquierda griega. Intelectuales, organizaciones políticas de movimientos de ex-parlamentarios izquierdistas y radicales probaban el rol catalizador de la UE en la implementación de esta política. Esta opinión nunca fue mayoritaria. SYRIZA marginalizó este concepto. Por el contrario, insistió que una mayoría parlamentaria clara era suficiente para persuadir a los europeos de que la austeridad era una muy mala idea, lo cual no funcionó. Todos saben la continuación…

La austeridad está trabajando perfectamente incluso bajo un supuesto gobierno de izquierda (como parece la continua merma en los salarios y pensiones a favor de los pagos de la deuda). Las manifestaciones durante el año pasado, dada la decepción política, han sido borradas de las calles y ya nadie desafía públicamente a las políticas de la Troika (FMI, BCE y la Comisión Europea). No es accidental que las escenas de batalla entre la policía griega y los manifestantes que gritaban contra la Troika en el nuevo filme de aventura de Jason Brown no hayan sido filmadas en Atenas sino en Tenerife, España…

En el mundo real, las ilusiones de SYRIZA fueron demolidas por la UE. El Banco Central Europeo detuvo la provisión de liquidez para los bancos griegos, impuso controles de capital y unas cuantas semanas después SYRIZA repetía que si queríamos evitar una bancarrota debemos aceptar un nuevo memorándum. Una vez más el pueblo griego tuvo que responder a la extorsión de "bancarrota o Memorándum".

Bajo esta experiencia podemos argumentar que la derrota del movimiento popular contra la austeridad ha ocurrido cuando habíamos derrotado el objetivo de la lucha contra la UE y el Euro. La traición de Agosto del 2015 había sido presagiada dos años antes.

Los de SYRIZA fácilmente predijeron que la capitulación demostraría también que la dirección de la UE no es tema de resultados electorales. La Unión Europea no es una institución que cambie sus contenidos según las urnas electorales. A cada vez en las elecciones del Parlamento Europeo el porcentaje de participación es más bajo. Los números son chocantes:

1979 1984 1989 1994 1999 2004 2009 2014
61,99% 58,98% 58,41% 56,67% 49,51% 45,47 42,97 42,61

Fuente: http://www.europarl.europa.eu/elections2014-results/el/turnout.html

El pueblo europeo da la espalda porque entienden que Bruselas tiene su propia agenda y no da importancia a las opiniones e intereses de la gente. Por ejemplo los temas más importantes son decididos en la Comisión, la cual no es elegida y no tiene obligación de rendir cuentas. El Parlamento Europeo tiene un rol decorativo. De hecho no son tan raros los casos donde el Parlamento decide a favor de relaciones laborales más flexibles o medidas de austeridad más estrictas (i.e. "pack de seis" y "pack de dos"), mostrando cuán falsa es la noción de que el PE puede hacerle contrapeso a la Comisión Europea.

Sin embargo, sabemos que hay una larga distancia al final de la historia. Las políticas de austeridad draconiana genera nuevas contradicciones y es un tema de cuándo, y no "si", renacerá un nuevo movimiento masivo contra la pobreza de los memorándums, privatizaciones y recortes en gastos públicos.

Dos son las precondiciones sine qua non si queremos que este movimiento no reproduzca las enfermedades infantiles del pasado: La demanda de una doble salida del euro y la UE y la Asambea Constituyente como un medio de ruptura con el pasado del actual sistema político.

Es debido a los siguientes motivos que la salida doble de la actual moneda y de la Unión Europea es necesaria para derrotar al neoliberalismo:

  1. La recuperación de una soberanía monetaria es necesaria para recobrar la soberanía económica. Hasta ahora, el BCE decide las cantidades de dinero en circulación y las tasas de interés. Dada la asimetría de las economías europeas, estas decisiones son tomadas según los intereses de Alemania. Como resultado, estos últimos años Alemania, junto con otros países del centro de la Eurozona, como los Países Bajos, disfruta de unos excedentes crecientes en su capital y actual cuenta, que se encuentran opuestos a los déficits de la periferia de la Eurozona.
  2. La salida de la Unión Europea es condición previa a implementar una economía política expansiva, dando aumentos en salarios y pensiones (lo cual es la prueba más segura de la progresividad de una economía política) y expandiendo el espacio público. La salida, por supuesto, no es un golpe al neoliberalismo per se, como lo demuestra el Reino Unido, donde el Brexit fue incitado por la clase dominante como un medio de enfrentar el peligro de un cuarto Reich alemán. La lección del Reino Unido no es seguir a Berlín, como hace la Izquierda Europea, sino construir una verdadera alternativa, un lexit (left exit) por todo el continente Europeo.

La demanda de una Asamblea Constituyente, la cual es la segunda condición previa, significa el final del viejo orden político y el reinicio del sistema político. Tal vez, por este motivo, SYRIZA y el partido de ultraderecha Griegos Independientes, que participa en el gobierno, como confirmación de la naturaleza oportunista de este gobierno, nunca apoyaron y nunca adoptaron esta demanda antes de su victoria electoral. Su distancia puede ser fácilmente explicada viendo el año pasado. La pseudo-izquierda nunca quiso contabilidad, porque el pueblo griego ahora chequearía la consistencia de su actuar político contra las promesas pre-electorales y el gobierno debería respetar o renunciar a tales promesas.

En consecuencia, la Asamblea Constituyente, como se discute en el 8vo Congreso Internacional Poder Constituyente en Chile, donde fue probado por primera vez el más venenoso experimento económico del neoliberalismo, debería y puede desenredar este nudo gordiano entre la actual retirada democrática y la institucionalización-constitucionalización de las estrictas políticas de austeridad.

Poder al pueblo para derrocar los cortes en gastos públicos, reducción de salarios, elasticidad laboral, y el nuevo totalitarismo que está emergiendo para escudar estas odiadas políticas económicas. Ésta es la lección del país donde el ya mencionado venenoso experimento económico lleva siendo probado por los últimos seis años.

Felicidades a todos quienes trabajaron para este congreso y gracias por su atención.

VIII Congreso internacional poder constituyente, Una vía para enfrentar la crisis mundial, Chile.

Blog del autor: http://leonidasvatikiotis.wordpress.com/

"Exxon conocía la verdad sobre el cambio climático y mintió"

Posted: 19 Sep 2016 09:11 AM PDT

La liberación de CO2 a la atmósfera es una de las principales causas del cambio climático.

 | La Marea | 19 septiembre 2016

La polémica en torno al supuesto conocimiento que la petrolera Exxon tenía, hace casi cinco décadas, sobre la peligrosidad que las emisiones de dióxido de carbono asociadas al uso de combustibles fósiles tenían para el medio ambiente se ha recrudecido estos últimos días en EEUU. En un gesto de claro apoyo a la multinacional con sede en Texas, el republicano Lamar Smith (que casualmente preside el Comité de Ciencia del Congreso), ha  defendido su decisión de requerir cualquier documentación relacionada con la presunta ocultación de información sobre el cambio climático por parte de ExxonMobil.

Hace dos meses, los fiscales generales de los Estados de Nueva York y Massachusetts, así como nueve ONG, recibieron citaciones por parte del comité. Smith -que representa al Estado de Texas- justificó esta acción para, en teoría, defender la libertad de expresión de la petrolera y de ciertas instituciones científicas. Sin embargo, miembros demócratas de la comisión, así como las partes requeridas, afirmaron que la citación responde a motivaciones políticas. De hecho, todos los citados han anunciado su intención de apelar en contra del requerimiento, argumentando que está más allá de las capacidades del parlamento estadounidense.

May Boeve, la directora ejecutiva de 350.org, una de las organizaciones citadas por Smith, dijo en una nota de prensa que la vista del comité "bien podría estar patrocinada por ExxonMobil". Boeve denunció que el político tejano ha recibido, a lo largo de su carrera, cerca de 700.000 dólares en donaciones de la industria de los combustibles fósiles para sus campañas electorales. Su conclusión es clara: "Smith está tratando de distraernos de la cuestión: Exxon sabía la verdad sobre el cambio climático y mintió".

Informe con serias advertencias

En 1968, científicos del Instituto de Investigación de Standford (SRI) advirtieron a la patronal petrolera API del riesgo que las emisiones de dióxido de carbono procedentes de la combustión fósil suponían para el clima global. Uno de los autores del informe, Elmer Robinson, afirmó que el CO2 es "la única sustancia contaminante cuya importancia global para el hábitat humano ha sido demostrada en base a un periodo largo de investigación científica". El documento ya preveía posibles consecuencias como el derretimiento de los casquetes polares y la subida del nivel del mar.

En los 20 años que siguieron al informe, Exxon se convirtió en uno de los líderes de la investigación climática a escala mundial. Como consecuencia, la compañía acondicionó sus infraestructuras a algunos de los efectos del calentamiento global. Entre otras medidas, sus plataformas petrolíferas fueron preparadas para una eventual subida del nivel del mar, y el casco de su mayor buque fue adaptado para el aumento de la acidez que supondría una mayor absorción de dióxido de carbono por las aguas oceánicas.

A finales de los 80, cuando la mayoría de países del mundo y Naciones Unidas empezaron a considerar la gravedad del problema, Exxon entendió que la rentabilidad de la empresa no sería compatible con la adopción de medidas para reducir las emisiones. En una nota interna emitida en 1988, recogida por el diario Los Angeles Times, la compañía adoptaba la posición de "enfatizar la incertidumbre de las conclusiones científicas acerca del potencial incremento del efecto invernadero".

A principios del siglo XXI, la posición de Exxon, para entonces conocida como ExxonMobil, ya estaba consolidada a nivel federal. La llegada de George W. Bush a la Casa Blanca allanó el camino. Por ejemplo, el 6 de febrero de 2001, sólo 17 días después de la investidura del magnate tejano del petróleo como presidente de EEUU, la Casa Blanca recibió un fax del principal lobbista petrolero, Randy Randol, en el que se señalaba a Michael MacCracken, jefe de investigación sobre cambio climático del Gobierno, como prejuicioso a nivel político y científico. MacCracken, que iba a representar a Estados Unidos en el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU, fue despedido poco después.

Durante los 15 años siguientes, mientras el consenso científico internacional sobre el origen antropogénico del cambio climático crecía, los escépticos se apoyaron en los pocos científicos que señalaban orígenes distintos. Escándalos como el del ingeniero aeroespacial Wei-Hock Soon, que ocultó el conflicto de intereses que suponía el más de un millón de dólares que aceptó de compañías de la industria de los combustibles fósiles, han minado el apoyo la oposición a la opinión científica mayoritaria: que el cambio climático tiene un origen humano ligado a la combustión de petróleo y gas.

Investigación contra la petrolera

En noviembre de 2015, el Fiscal General de Nueva York, Eric Schneiderman, abrió una investigación para determinar si la petrolera había mentido al público sobre las causas y efectos del calentamiento global. Con esta acción, Schneiderman trata de esclarecer si las posiciones públicas de ExxonMobil están de acuerdo con la información obtenida de sus propias investigaciones. Asimismo, el fiscal neoyorquino quiere verificar si la compañía petrolera financió a organizaciones o individuos para sembrar la duda sobre la evidencia científica acerca de las causas y efectos del cambio climático.

Otros 16 fiscales de Estados Unidos y las Islas Vírgenes se han unido a la investigación de Eric Schneiderman, incluyendo la Fiscal General de Massachusetts, Maura Healey, que ha sido denunciada por la petrolera.

La parte de culpa que nos corresponde

Posted: 19 Sep 2016 08:35 AM PDT

politico

Juan Carlos Monedero | Comiendo tierra |19 septiembre, 2016

Los dioses escriben recto con renglones torcidos. En España nos tocó uno disléxico que escribe torcido con renglones torcidos. La historia avanza a trompicones, en círculos ascendentes -es la única posibilidad para ser progresistas- pero con recaídas ominosas. Es cuando regresa el pasado con sus modos de felón. A veces la historia se pone fea.

Reviso El precio de la transición, el imprescindible libro de Gregorio Morán recientemente reeditado. Miro los muros derruidos de la democracia actual con el ejemplo de lo que ocurrió a la muerte de Franco. La tristeza se adueña de los geranios. Como si nada dejara huella reflexiva. Nadie, es verdad, escarmienta en cabeza ajena. Cabe añadir: ¿y tampoco en la propia? En una reseña de 1992, cuando salió la primera edición del implacable libro de Morán, Charles Powell, un autor que contribuyó desde la academia al mito de la Inmaculada Transición, tachó al periodista de "maniqueo", "amargado", "estridente", "ofuscado". Todo por no comprar la versión oficial que dice que la democracia la trajo el rey, por negarse a ese mandato que nos reclama sumisos y obedientes. Siempre en nombre de un consenso sinónimo de resignación. No hace falta grandes sentencias revolucionarias para ser laminado. El pasaporte para recibir tales calificativos pasa por afirmar cosas tan terribles como que Franco , un dictador sangriento, murió en la cama, que los reformistas del franquismo pudieron dirigir la Transición sólo por la debilidad de la oposición, o que las divisiones entre los rupturistas tuvieron mucho que ver con la incapacidad de las fuerzas de la izquierda para confrontar el franquismo. Y también el posfranquismo. Porque se quedaron durante décadas. ¿Cómo repetir sin sonrojo "no pasarán"? No sólo pasaron en el 36 sino que se quedaron los cuarenta años de la dictadura y una buena parte de los decenios posteriores. Mucho tiene que ver con este impasse que vivimos esa celebración falangista del "¡Pasamos!" que resuena aún verbalmente en Rafael Hernando, en Dolores de Cospedal, en Rivera o en Girauta, y en los modos de sus partidos. Cuando un pueblo se gana a pulso la democracia y su relato -también su relato-, no le pasa un Rajoy y su estela de corrupción e ineficiencia con esta impunidad. Tenía razón aquella pancarta del 15-M: "Qué largo se me está haciendo el franquismo". ¿Por qué la izquierda y sus aires de familia ampliada no se enteran?

A la la muerte de Franco, el régimen estaba fuertemente debilitado -lo demostraba el protagonismo popular de la calle o la necesidad que tuvieron de cambiar a Arias Navarro por Suárez-. Las fuerzas políticas franquistas andaban desorientadas e improvisaban constantemente. Pero la oposición no estaba mejor. La maldita desunión. La misma que subió a Hitler al poder -¿por qué demonios los sindicatos marcharon el 1 de mayo del 1933 con los nazis para celebrar el día del trabajo?- y hoy hace que el neoliberalismo campe por sus respetos con la extrema derecha subiendo y subiendo en Europa y Donald Trump acariciando al lado de su gato el gobierno con más armas nucleares del planeta.

Si en los setentas y ochentas la recuperación de la democracia en España vino de la mano de los actores provenientes del franquismo, hoy podríamos repetir la jugada y permitir que los herederos de aquél régimen sean los encargados de rehacer el nuevo contrato social en España, es decir, uno sin derechos sociales ni laborales, con una judicatura amenazada y rodeada y con unos medios con más capacidad de lijar alternativas que cuando había solamente dos cadenas. Si ayer la permanencia de lo viejo lo logró la división de la izquierda y el miedo al ejército y al terrorismo, hoy lo protagoniza de nuevo la división interna entre las fuerzas de la izquierda -también dentro de las fuerzas del cambio- y el miedo al terrorismo islámico y a las mafias que dirigen la dictadura financiera.

El gran aporte del PCE a la Transición tiene dos lecturas. Desde el régimen del 78 se celebra el "enorme sentido común" que habría demostrado Carrillo, elogiado incluso por los que quisieron matarle durante décadas. Desde una mirada progresista, su gran logro fue, bien al contrario, desactivar la calle. Lo hizo con los Pactos de la Moncloa en 1977 (gracias a lo que les dieron un puesto en la ponencia constitucional) y con la asunción del consenso como entrega impotente. No fue aceptar la bandera, sino negar la movilización popular. Nadie que disfrute de un privilegio lo entrega sin presión.

Hoy no hay movilización popular en el reino de España -salvo en Cataluña- porque se está esperando que Podemos ponga en marcha la regeneración democrática. Y está tardando. Pero se vuelven a repetir esquemas de división interna y externa jaleados por los bancos, los partidos, las empresas y los medios de comunicación a su servicio. ¿Vamos a cometer otra vez el mismo error? ¿Vamos a tener que explicar dentro de veinte años que no pudismo salvar la democracia porque se repitió una "correlación de debilidades"? ¿Van a ser las ambiciones personales y la debilidad democrática interna de las fuerzas del cambio responsables de que se vaya de rositas el PP de Barberá, Bárcenas, Cotino, De la Serna, Fabra, Rus, Arístegui, Rato, González, Granados, Figar, Soria, Cañete, Cospedal, Fernández (y mil más), o el PSOE de Cháves, Griñan, González, Villa, de la reforma del 135, de las peleas de poder internas propias de una empresa mafiosa más que de un partido?

Rajoy se puede suceder a sí mismo de la misma manera que el rey Juan Carlos se sucedió a sí mismo, como Cebrián y la prensa del régimen se sucedieron a sí mismos, como Fraga, Suárez, Cisneros, Pérez Llorca, Fernández Miranda, como los jueces, catedráticos, policías, políticos, empresarios de la dictadura se sucedieron a sí mismos. Y mientras, las fuerzas del cambio se enredan en un juego propio de niños caprichosos que dan prioridad a su ambición antes que al interés del país. Los partidos, con creciente arrogancia, se están presentando como los responsables de que la democracia no crezca. Y ese posfranquismo sociológico penetra incluso en los nuevos partidos (véase el comportamiento de Ciudadanos o algunas de las discusiones que tiene en su seno Podemos). Esa división paraliza a las fuerzas del cambio y es la alfombra roja por donde regresan siempre los de siempre. Como en el Tratado de Maastricht, cuando las fuerzas del cambio, con una confusión proverbial, estaban a favor, en contra y a favor de la abstención, además del "sí crítico" que defendía CC.OO para terminar de confundir a quien aún no lo estuviera. La derecha nunca se equivoca y siempre va junta. Su realismo es quizá su mayor virtud. En España, incluso han hecho un hueco dentro de sus filas para la extrema derecha. Por el contrario, las fuerzas de cambio, en todo su espectro, siempre parecen un paisaje después de la batalla.

¿Parálisis en España? ¿Terceras elecciones? ¿Acuerdo quirúrjico camino de alguna suerte de gran coalición? Y las fuerzas que debieran estar en el cambio afirman: si, no, abstención y apoyo crítico. O como dicen en el Caribe, un arroz con mango. Y en Argentina, un quilombo. Vamos, que un mejunje que no hay quien se lo lleve a la boca. Mientras tanto, los partidos pensando más en ellos mismos que en el país. Culpa de la gente, que les deja solos.

El espectáculo del PSOE es a mayor gloria del esperpento: en el Consejo Federal socialista no saben qué va a hacer su Secretario General, Pedro Sánchez, porque no se hablan con él. Pedro Sánchez ya no sabe qué hacer, obsesionado con ganar tiempo, por el odio que le profesa su Consejo Federal. Susana Díaz, el elefante blanco de la vieja guardia socialista, se desinfla día a día y encima piden cárcel para sus padrinos políticos (el fiscal, una vez más obedeciendo a los intereses del PP, lo anuncia apresuradamente para compensar la imputación de Rita Barberá). Fuera cual fuese el resultado de unas terceras elecciones, el PSOE no está en circunstancias de gestionar nada. Estamos echando aceite y aceite a la mayonesa cortada. A Podemos, después de dos años de elección tras elección, le toca prestarle un poco de atención a lo interno y saber qué quiere ser de mayor. Es normal que tenga ruido. No lo será si no habla con claridad y expresa en qué consisten sus diferencias internas, más allá de los síntomas del "mal de piedra" que muestras ya algunos de sus miembros. Si quiere parchear lo viejo o si quiere abrir nuevas posibilidades. Si quiere ser un partido más o si está dispuesto a enfrentar los enormes retos que amenazan a la Unión Europea. Si se atreve y apuesta fuerte por la democracia o se asusta y quiere intentar ganar credibilidad en el estado de partidos metiéndose en la cama con quienes vino a sustituir. Lo hizo Lula y Dilma Roussef en Brasil. Ya hemos visto cómo se lo han pagado. Volvemos a olvidarnos de que el verdadero viaje empieza cuando se acaban los caminos. Y que lo nuevo nació para ayudar a que lo viejo se marchara. ¿Nos acordamos de aquello del 15-M? Vamos despacio porque vamos lejos.

Ladrillo, capitalismo y cocaína en la burbuja

Posted: 19 Sep 2016 07:29 AM PDT

Litoral quemado por un incendio en Jávea (Alicante). / DAVID FERNÁNDEZ

Joan Miquel Gual, Barcelona | Diagonal | 19/09/16

El gran historiador del Mediterráneo Ferdinand Braudel dejó escrito que los novelistas debían colorear con sus propias tintas la grisura del texto histórico. Es decir, resultaba necesario completar la información empírica sobre el pasado con otros registros más libres, complementarios con la tarea del historiador.

Rafael Chirbes tomó en mano esta idea no solamente en Mediterráneos, libro de viajes encabezado con la cita del francés, sino también en Crematorio, sin duda la novela más paradigmática de la burbuja inmobiliaria española.

'Crematorio' explica la singularidad de la camorra valenciana: la relación entre cocaína, construcción y capitalismo

Equiparable en crudeza al filme italiano de Mateo Garrone Gomorra, explica la singularidad de la camorra valenciana: la relación entre cocaína, construcción y capitalismo. Realismo descarnado y encarnado en las coordenadas de la devastación paisajística de la burbuja y la historia de vencedores y vencidos que gravita a su alrededor.

Misent, cualquier pueblo

A principios del siglo XX quienes dibujaban el paisaje mediterráneo eran los pintores y escritores románticos e impresionistas. En los inicios del siglo XXI lo hacen los constructores, grandes y pequeños, que tienen en las imágenes promocionales de cada nuevo complejo sus lienzos (también pintan mucho las cámaras fotográficas del "yo estuve aquí" vacacional del turismo de masas).

El desmantelamiento del imaginario de Sorolla comenzó durante el franquismo, justo al final de la autarquía y el inicio del desarrollo inmobiliario.

Ya sólo el recuerdo media en el tiempo entre los dos mediterráneos: aquel de los niños jugando en las orillas, las barcas a vela de pescadores y los pueblos blancos, frente al actual de muros de hormigón y grúas alzándose hacia el cielo.

Las comparaciones visuales entre pasado y presente han devenido un género informativo en sí. Un terremoto ha devastado el paisaje hispano, pero en lugar de la mera destrucción ha ido arrasándolo todo, erigiendo infraestructuras y edificios a lo ancho y a lo alto del territorio.

Destrucción creativa según los defensores del modelo político económico, que lo venden como un win-win en el que nadie pierde. Destrucción a toda costa titulan en Greenpeace sus informes acerca de una insostenibilidad edificativa que, en lugares como La Manga del Mar Menor, ya empieza a ahogar los hoteles más cercanos al agua a causa del calentamiento global.

Tres de los diez municipios más destruidos (Calp, Oliva y Oropesa) se encuentran en la costa valenciana. Cualquiera de ellos podría ser Misent, el pueblo imaginario en el que se ubica Crematorio.

En una de las muchas discusiones que enfrentan a Rubén Bertomeu –padre de familia y arquitecto especulador– con su hija Silvia, ésta le espeta: "Lo que se construye por aquí es tan cutre. No han dejado ni una de esas viviendas que los arquitectos europeos venían a estudiar por su armonía y funcionalidad (sin ir más lejos Le Corbusier estudió esas viejas casas mediterráneas. Se lo trajo Sert aquí al lado, a Ibiza, para que viera la casa ibicenca, el casament, un modelo canónico de arquitectura popular que también hubo aquí y del que no habéis dejado ni rastro)".

Hay dos maneras de describir el paisaje en Crematorio. La primera es emocional: las memorias de los personajes. La segunda se encuentra inscrita en el lenguaje mismo del texto, una narración sin pausas, sin ningún punto y aparte, construida precisamente con la intención de que la o el lector no pueda ni respirar. Una forma hipnótica de escritura que contiene una estética parecida a la de los escenarios del cine expresionista alemán.

La densidad léxica nos acerca a la vivencia atormentada del autor al respecto de un lugar y las relaciones corruptas que ocurren en él: la realidad como algo que se experimenta desde la propia corporalidad, apelando a las emociones del mundo, a la primacía de la expresión subjetiva por encima de la representación de objetividad.

En este sentido, la ausencia de horizonte, o mejor dicho, la reconversión del horizonte en privilegio de unos pocos –como Rubén Bertomeu– forma parte de aquello que está en juego en la novela.

Vida privada de la nación

A otro nivel, el paisaje también funciona como una metáfora de unas relaciones de familia que son, al mismo tiempo, metonimia de la nación.

El paisaje también funciona como una metáfora de unas relaciones de familia que son, al mismo tiempo, metonimia de la nación

En un bando está Rubén Bertomeu, personaje que supone exactamente la antítesis de Benito González, interpretado excepcionalmente por Javier Bardem en Huevos de oro (dirigida por Bigas Luna en 1993).

El primero encarna la viva imagen del éxito y la masculinidad, un self-made man orgulloso de su trabajo y que a los sesenta años va a tener un hijo con una ambiciosa mujer cuarenta años menor que él, Mónica, a quien muy probablemente ha conocido en un burdel.

El segundo, en cambio, resulta castigado a causa de su deseo de ascensión social: desgraciado en el amor y en el oficio de construir rascacielos como falos, el tiempo lo acaba recolocando en su lugar de pobre del que no puede escapar.

En el otro bando se encuentran Silvia (hija), Juan (marido de Silvia), Matías (hermano de Rubén) y Federico Brouard (antiguo amigo de Rubén). Todos ellos escriben artículos en prensa cuestionando la forma de desarrollo económico que ha adquirido Misent. Brouard escribe también la novela La voluntad errática, cuyo protagonista todo el mundo reconoce que es Rubén.

Todos ellos cuestionan en lo privado y en lo público al triunfador indiscutible, al portador del zeitgeist o espíritu del tiempo que convierte su proyecto empresarial en paisaje.

La manera de protestar en su contra se acerca más a la neurosis que a la política: no rechazan el dinero y los regalos del paterfamilias. De hecho, Matías sufre en vida una clara humillación por parte de su hermano: después de resistir la venta de terrenos familiares durante años, se los ofrece a un precio muy caro que Rubén no acepta. Sin embargo, este último le enviará a los depredadores locales con el gusto de saber que regatearán el monto al máximo. Todo ello, perversamente, en tono de favor a la familia.

De esta manera la modificación del paisaje y las relaciones que se dan en él actúan como una síntesis de la sociedad española, con una sociedad civil crítica muy débil y unas elites fuertes, a pesar de su condición minoritaria.

Tal como dice el economista José Manuel Naredo, la democracia trajo consigo una refundación oligárquica de un poder "más neocaciquil que neoliberal", consistente en el mandato ejercido triplemente por la nueva clase empresarial –a la que pertenece Rubén–, los gobiernos del bipartidismo y las entidades financieras. Es de la dimensión privada de esta refundación de lo que trata Crematorio.

No hay riqueza inocente

¿Qué subyace en el subsuelo de la riqueza? ¿es imposible desvincular riqueza económica y crimen, tal y cómo expresó Balzac? Chirbes está convencido de que, al menos en la España posterior a la Guerra Civil, no existe riqueza inocente.

Chirbes está convencido de que, al menos en la España posterior a la Guerra Civil, no existe riqueza inocente

El imperio de Rubén Bertomeu comienza con el tráfico de cocaína a gran escala. Es en la ilegalidad donde obtiene la suficiente acumulación de capital como para dedicarse a los negocios legítimos. En algún momento de la novela, justo en el marco del inicio de una obra, afloran los esqueletos de caballos enterrados con los que trajo cargamentos de droga que permitieron su ascenso.

Crematorio fue publicada en 2007, antes del estallido y de los múltiples casos de corrupción que acecharían a la Comunidad Valenciana. A pesar de ello, Chirbes no es un visionario. Escribe más bien como anatomista, como cirujano que da parte de la realidad a partir de la observación del día a día.

No predijo nada, simplemente supo plasmar una narrativa de la mediocridad, el éxito y el fracaso de diferentes generaciones y sus modos de relacionarse con la burbuja. De hecho, Crematorio narra el triunfo indiscutible de personas como Rubén Bertomeu. Habrá que esperar hasta En la orilla (2013), publicada ya en plena crisis y último título editado en vida del autor, para vislumbrar su decadencia.

La CGT francesa: ¿giro a la izquierda contra la ley El Khomri?

Posted: 19 Sep 2016 03:22 AM PDT

Robert Pelletier | SinPermiso | 18/09/2016

El pasado 15 de septiembre, convocados por los sindicatos CGT, FO, FSU, UNEF, UNL y FIDL para exigir la abrogación de la Ley de Trabajo El Khomry, promulgada por el gobierno durante las vacaciones de verano, unas 170.000 personas han vuelto a manifestarse en las principales ciudades de Francia. La perspectiva es un endurecimiento de las protestas, ante la actitud cerrada del Gobierno Hollande-Valls, en la perspectiva de las elecciones presidenciales. En este proceso ha tenido un protagonismo muy destacado la CGT francesa que, tras algunas vacilaciones, se ha convertido en la columna vertebral de las movilizaciones, en un importante giro a la izquierda de su orientación sindical. SP

Durante semanas, el gobierno y la patronal, acompañados por gran parte de los medios de comunicación, han atacado a la CGT y especialmente a su secretario general, Philippe Martínez. Unos meses atrás, ningún militantes hubiera previsto una movilización de más de cuatro meses contra un proyecto de ley del gobierno estaría dirigida por la intersindical animada por la CGT. El contraste es grande con una CGT al borde de un ataque de nervios cuando Thierry Lepaon, en enero de 2015, se vio obligado a dimitir de la secretaria general.

Los orígenes de la crisis

Los desafíos a los que se enfrenta la CGT surgen de la evolución del sistema económico, los cambios en la organización de la producción y el comercio, como consecuencia de los profundos cambios tecnológicos. La especificidad de la CGT reside en sus relaciones con el PCF: la política impuesta durante mucho tiempo por ese partido, a través de su dominio de la organización, causó una profunda esterilización burocrática, con graves consecuencias sobre la capacidad de la CGT para tener en cuenta la evolución económica, social y empresarial.

A la huelga general de mayo de 68 la CGT fue con la estrategia marco de la política del PCF, la unidad de los partidos de izquierda y el encuadramiento de las movilizaciones de los trabajadores. En el mejor de los casos, la CGT fue entonces percibida por una gran parte de los trabajadores como ausente de la vanguardia de la movilización; en el peor, como responsable en buena parte de su fracaso por su negativa a la centralización, la auto-organización, la "politización" del movimiento, así como el establecimiento un cordón sanitario para separarse de la juventud y los "izquierdistas".

Esta actitud dio lugar a un débil crecimiento de su afiliación. Después de junio de 1936, la CGT había aumentado en un año de 785.278 a 3,958,825 de miembros. Sobrepaso los 1,4 millones de afiliados en 1967, 1,87 millones en 1969, compensando la erosión de los veinte años anteriores. Quienes se unieron a sus filas y después accedieron a posiciones de responsabilidad eran representativas de la línea sectaria y la contemporizadora que siguió a la tormenta de mayo-junio del 68. El aparato que desarrollo estaba compuesto de militantes cada vez más separados de los asalariados y sus movilizaciones.

Después de mayo del 68, la burguesía se apoyó en las transformaciones del aparato productivo para desestabilizar el movimiento obrero en profundidad y sobre todo su estructura sindical. El crecimiento del paro y de la precariedad masivas han pesado sobre la combatividad obrera y la influencia sindical de los trabajadores. En un contexto de individualización y judicialización de las respuestas, el número de afiliados sindicales se redujo de un 25% de los asalariados en 1975 a menos del 10% a finales de 1980.

La participación de la CGT junto con el PCF en la política de la Unión de la Izquierda y más tarde de la Izquierda Plural la llevó a frenar las luchas en nombre de la responsabilidad del gobierno. En 1981, pasados los primeros meses y la falta de medidas que se esperaban de un gobierno de izquierda, llegó la desilusión: la desindexación de los salarios en relación a la inflación, las reestructuraciones, la flexibilización del derecho laboral.

La CGT ha pasado de 1,38 millones de miembros en 1980 a 639.000 en víspera del movimiento huelguístico de noviembre-diciembre de 1995. El gobierno intentó marginar al sindicalismo de "clase" para apoyar al sindicalismo de "diálogo social": multiplicación de negociaciones y reuniones de consulta. La caída del muro de Berlín, los reveses electorales del PCF aceleraron la desmoralización de los militantes más comprometidos, al mismo tiempo que el distanciamiento del PCF llevó a una pérdida de identidad política. Los débiles resultados en las elecciones sindicales y la reducción de los equipos militantes fueron de tal calibre que un texto del Congreso de 1992, el año que cerró sus puertas la "fortaleza obrera" de Billancourt, afirmaba que "la existencia misma de la CGT está en juego".

Viannet, secretario general en 1992, tanteó las vías para una renovación de la CGT, obviamente sin ponerle nombre, alentado por los "modernizadores", muchos de ellos responsables de la UGICT (Unión General Interprofesional de ejecutivos y técnicos de la CGT). La implementación de la semana de 35 horas inició el compromiso de la CGT con la reducción del tiempo de trabajo contra la anualización. Más allá de los debates internos fuera de tono, la aplicación de esa línea sindical ha reforzado a menudo las dudas sobre la acción sindical reivindicativa. La intensificación del trabajo y su monotonía, la cuasi congelación de los salarios, han dejado un sabor amargo en un contexto de negociaciones, a menudo complejas, que prevalecen sobre las movilizaciones.

Cambio de paradigma

De hecho, fue toda la orientación política CGT-PCF la que fue cuestionada. Esta se basa en ganar posiciones en la cogestión del aparato estatal, incluyendo sus extensiones industriales (sector nacionalizado en la industria automotriz, acero, energía …) y la banca, así como en todos los servicios públicos. Esta implantación permitía garantizar en gran parte la financiación de la Confederación a través de múltiples capas de negociación, las delegaciones de funciones transferidas a los militantes sindicales y diversas fuentes de financiación (comités de empresa, subsidios directos, locales, de equipos). Se suponía que iban a facilitar la aplicación de una política de democratización del Estado y la producción, como figuraba en el programa del PCF.

El acompañamiento de la privatización de EDF y GDF es emblemático de esta tendencia [ 1 ]. En un sector económico fundamental como la energía, la dirección de uno de los bastiones de la CGT se comprometió por completo con la privatización, en contra de la mayoría de los empleados. La liquidación del sector público continuó bajo la dirección del Gobierno y con el apoyo del PCF, a través de la "apertura al capital" que los sindicatos CGT afectados han tolerado o no han sabido como responder. Air France, Correos y Telecomunicaciones, banca, siderurgia, Renault, etc., todos los cambios de propiedad, una de cuyas consecuencias ha sido el debilitamiento de los sindicatos de la CGT.

Mientras tanto, la dirección nacional ha llevado a cabo una reorganización de sus estructuras. Fue el momento del cambio de nombres, del establecimiento de comisiones para el desarrollo de las instancias sindicales sobre el terreno en vez de sus estructuras elegidas, las llamadas sistemáticas a los expertos, la proliferación de las encuestas. La integración en la Federación Europea de Metalúrgicos y la Confederación Europea de Sindicatos ha aumentado aún más el número de expertos, economistas, especialistas internacionales sin ningún vínculo con las estructuras del sindicato, por no hablar de sus bases.

Esta reorganización ha hecho surgir muchas objeciones. El cambio del sistema de cotizaciones duró varios años antes de ser operativo. La reorganización de las estructuras que prevé la eliminación y la consolidación de muchas federaciones, la tutela de las Uniones Locales y Departamentales, incluso por encima de otras estructuras, siempre aplazada, es un auténtico guadiana del debate interno que aparece y desaparece continuamente.

En general, perfectamente alineada con las orientaciones del PCF, la CGT solo ha tenido respuestas incorrectas a las transformaciones iniciadas a marchas forzadas por la burguesía [ 2 ].

De la crisis a la guerra abierta

Todas estas resistencias se cristalizaron en la imposición de votar No en el referéndum de 2005 sobre el Tratado constitucional europeo. En estos "años Thibault", la CGT permaneció a la busca de una estrategia. A pesar del fracaso de la movilización sobre las pensiones, la seguridad social y los regímenes especiales, la estrategia sindical en su conjunto no ha sido cuestionada. Peor aún, la victoria de Sarkozy en 2007, teorizada como un reflujo durable de las fuerzas políticas izquierda, llevó a un distanciamiento aún más claro con "la política". Para Thibault, en aquel momento, "no estamos ni en la oposición ni en el acompañamiento, juzgaremos los actos del gobierno uno a uno". Con la excusa de la degradación de las fuerzas, la dirección confederal comprometió a la CGT con la lógica de los diagnósticos compartidos y las soluciones comunes intersindicales frente a la ofensiva del gobierno.

El acuerdo CGT-CFDT de 2008 sobre la representatividad demostró tanto la voluntad de diálogo con el Gobierno como el compromiso con un sindicalismo de representación, burocráticamente centralizado y cada vez más lejos de las empresas y sus luchas, con la firma de múltiples acuerdos nacionales: sobre la formación profesional, la igualdad hombre/mujer, el estrés en el trabajo.

Pero la sucesión de Bernard Thibault ha sacado a la luz las muchas contradicciones y causas de crisis que atraviesan a la CGT. A pesar de muchos comentarios, esta crisis no fue un asunto de personas, sino el reflejo de fracturas profundas en la CGT y de las dificultades encontradas por la confederación en las luchas, en su funcionamiento y en su relación con los asalariados.

A menudo se ha mencionado la voluntad de feminización de la estructura de la CGT, o el pasivo acumulado por Thibault y Aubin (responsable de una federación de la construcción que se había opuesto a la dirección nacional), pero son explicaciones marginales con respecto a las posiciones de fondo que representaba cada uno de los candidatos a la secretaria general. Los problemas que antes se resolvían previamente en el PCF ahora se plantean públicamente, debido a la perdida del control de la fracción del PCF, cuya hegemonía fue cuestionada por las corrientes próximas al PS, a través de una red de comisiones y expertos que no rinden cuentas a las instancias regulares de la Confederación.

Lepaon surgió entonces como el mal menor, menos intrusivo, para las estructuras que deseen mantener sus márgenes de maniobra tanto organizativas como políticas. Sus preocupaciones políticas podían ser muy diferentes. Por un lado los "tradicionalistas" (las federaciones de química, agroindustria, construcción, puertos y muelles, etc.) que aún forman parte de la Federación Sindical Mundial (FSM) [ 3 ], con un funcionamiento inspirado en gran parte en los antiguos métodos "estalinistas", pero que también pueden ser portadores de un verdadero espíritu de lucha, que se encuentra por ejemplo en Goodyear. En las otras estructuras, a menudo calificados peyorativamente de "modernistas" (Servicio Público), hay disposición para un funcionamiento más democrático, abierto a la "política" y asociativo. Muchas UD también se ven afectadas por estas divisiones y sobre todo por la amenaza que se cierne sobre ellas de la tutela por parte de estructuras establecidas por la confederación para controlarlas.

¿Cambiar la cabeza para que nada cambie?

Pero la supuesta neutralidad de Lepaon desapareció rápidamente ante la política que impulsó. Su apuesta por el diálogo social, forjada a su paso por el el CESE (Consejo económico, social y ambiental), su autoritarismo – menos tolerado si cabe por carecer de la autoridad moral de Thibault-, unificaron a la oposición abigarrada que sumaba la crítica al diálogo social con reivindicaciones democráticas y la unidad de acción con los partidos y asociaciones.

Los "asuntos dudosos" habidos no son el resultado de los deslices personales sino de unos métodos de funcionamiento ampliamente compartidos, que deberían haber llevado a una reflexión real, transparente, sobre la financiación y la gestión de la confederación. La mera posibilidad de que se aborden los problemas de financiación o gestión de la confederación aterrorizó, sin embargo, a todo el aparato sindical, que hizo sordina de sus diferencias y rápidamente tomó medidas para acabar con la apertura. En resumen, estos expedientes se cerrarán pronto, Lepaon fue cuasi perdonado y oportunamente reclasificado.

La sustitución de Lepaon por Philippe Martínez no ha resuelto ninguna de las preguntas formuladas a y en la CGT. Las maniobras en la cúspide del aparato sindical implican que la sucesión aparece como un nuevo parche. La voluntad de que nada cambie se ha confirmado en los meses siguientes a la puesta en funcionamiento del nuevo equipo. Lo que ha provocado un malestar importante dados los nuevos y graves ataques del gobierno y la debilidad de las respuestas de resistencia. Bajo el pretexto de buscar la unidad sindical, de los avances en los TPE-PYME en la ley Rebsamen, las respuestas fueron más tímidas, incluso contra la Ley Macron. Las dudas en última instancia han llevado a la no participación en la Conferencia Social de octubre de 2015. Las vacilaciones frente a un presidente y un gobierno de la izquierda, a cuyo triunfo electoral la CGT había contribuido en gran medida, continuaron, aunque cada vez con más críticas internas. Al mismo tiempo, a través de sus 2.000 reuniones con los sindicatos, el nuevo secretario general trataba de establecer su autoridad en un laberinto de aparatitos que defendían sus propias prerrogativas.

En los meses previos al 51° Congreso (del 18 al 22 de abril de 2016), esta política ha sido una de las causas del fracaso de movilización como la del sector hospitalario contra la Ley Hirsch-Touraine, o en Radio France en contra del plan Gallet. El sindicalismo contenido, la negativa a una confrontación con el gobierno, determinó la línea de toda la panoplia de los equipos sindicales en busca de una estrategia ganadora, con un liderazgo nacional cuya principal cualificación fue la discreción. El congreso de varias federaciones (comercio, transporte, sanidad) y UDs dio lugar a grandes enfrentamientos. Si, como en la federación de sanidad, las reivindicaciones democráticas a menudo eran importantes, las críticas a las orientaciones de las direcciones sindicales rara vez se hicieron explícitas, y menos aún desembocaron en una nueva estrategia de lucha.

Un Congreso en medio de la movilización …

En este contexto, la preparación del 51° Congreso no ha sido siempre visible. Si los "grandes congresos" a menudo dejan indiferentes a la mayoría de los afiliados, es la oportunidad para que las direcciones demuestren que son representativas de sus bases, que la democracia prevalezca y que la CGT es el sindicato que representa los intereses de los trabajadores. Esto requiere una cuidadosa preparación en la que los debates de fondo están prácticamente ausentes y el "filtrado" de los delegados es la norma. Este Congreso ha visto poner en práctica un doble filtrado de las delegaciones: por la estructura profesional, y por la estructura geográfica e interprofesional. Además, los criterios "sociológicos" multiplican los obstáculos con la imposición de cuotas para la juventud, las mujeres, los técnicos, así como la cobertura de los distintos territorios y los diferentes tipos de empresas.

Pero la movilización contra la ley El Khomri de las semanas anteriores ha revolucionado el desarrollo del congreso. Aunque esta movilización surgió fuera de una iniciativa sindical en general y, en particular de la CGT, su desarrollo rápido y masivo ha impuesto una hoja de ruta diferente de la prevista al principio.

Todo comenzó con la desastrosa declaración Intersindical, unitaria, de 23 de febrero de 2016, que no exigía la retirada del proyecto de ley y casi colocaba en pie de igualdad la unidad para no hacer nada con la CFDT y una unidad más combativa con el frente de las "siete" organizaciones que apoyan la movilización hasta la fecha. Ante la amplitud de la petición en Internet, y bajo la presión de las estructuras sindicales que ya participaban en la movilización, la dirección nacional de la CGT hizo importantes ajustes de orientación desde la manifestación del 9 de marzo, aceptando la convergencia de las concentraciones de mañana de la Intersindical con las de la "juventud" por las tardes. Y el apoyó de la movilización de muchas estructuras de la CGT, incluyendo interprofesionales, le ha obligado a mantener el rumbo.

… Y de repente, la cosa se anima

Con el eco de las grandes manifestaciones del 31 de marzo comenzó el congreso confederal. Desde su intervención inicial, Martínez marcó el tono con un radicalismo asumido. Esta postura ha evitado las críticas que podrían haber surgido a las vacilaciones de sus primeros meses de mandato. Y esto, sobre todo porque los medios de comunicación habían subrayado desde el comienzo la radicalidad de las luchas, denunciando la violencia de la CGT: la camiseta de DRH de Air France y las 36 horas de secuestro de dos ejecutivos de Goodyear. Pero las acusaciones se centraron sobre todo en el cartel del sindicato Infocom, que se "atrevió"  reproducir la foto de un policía al lado de un charco de sangre. Aún así, el voto sobre el informe de gestión pone de relieve un descontento alimentado por las secuelas del caso Lepaon, con un nivel en contra (31%) inédito y una abstención del 13%.

El Congreso se desarrollo entre el radicalismo y la confusión, combinando la reactivación del sentido de "fortaleza sitiada" y las dificultades muy reales de la movilización. Las intervenciones más combativas fueron recibidas con gritos de "todos juntos, juntos, no a la Ley El Khomri " y "Todos juntos, todos juntos, huelga general". Pero la resolución sobre el movimiento contra la ley El Khomri contiene ambigüedades. A pesar de varias intervenciones intentando "izquierdizarla", el texto llama a la huelga general el 28 de abril, condicionada a las decisiones de las asambleas generales de empresa. En gran parte votado a mano alzada, el texto fue presentado por la "gran prensa" como un endurecimiento, un "giro a la izquierda" de la CGT.

Por otra parte, la multiplicación de las intervenciones contra "sindicalismo unitarista" (subordinación a la CFDT), recogidas en la intervención inicial de Martínez, no dio lugar a ningún cambio. El radicalismo, sin embargo, no llega hasta recoger las experiencias de la movilización en empresas como Goodyear, cuya presencia en el Congreso fue marginada, llevando a Mickael Wamen y a sus camaradas a denunciar este exceso de prudencia. Las dos últimas votaciones del Congreso lo resumen muy bien: el documento de orientación fue aprobada por el 62,77% de los delegados, mientras que la nueva dirección confederal fue elegida con el 91% de los votos.

¡La lucha continúa!

Con esta hoja de ruta de la batalla, la dirección nacional se vio doblemente obligada a permanecer en la vanguardia de la movilización. Por un lado, por la intransigencia de un gobierno bunquerizado, que no duda en utilizar todas las armas para desacreditar y dividir al movimiento. Por el otro, por el compromiso de muchos activistas decididos a ajustar cuentas, todas las cuentas. El alto rechazo en las encuestas de la Ley El Khomri, ha fortalecido a los militantes en su compromiso y presionan a la Intersindical.

Quedan por encontrar formas para lograr una victoria en un momento en que la movilización esta luchando para ganar profundidad. A pesar de la denuncia de los provocadores, la dirección nacional sigue haciendo responsable de toda la responsabilidad de la "violencia" al gobierno y de las órdenes e instrucciones que da a las fuerzas del "orden".

A falta de huelga general los equipos del sindicato más decididos han impulsado la movilización. Se trata de muchas estructuras interprofesionales, uniones locales desde Marsella a Le Havre, uniones departamentales desde el Sena Marítimo a Bouches-du-Rhône, de París a Haute-Garonne que organizan e impulsan, a veces a golpe de voluntarismo, la movilización. Las repetidas manifestaciones, los bloqueos de polígonos industriales, puertos o de plataformas de carreteras han mantenido un ambiente de lucha combativo y radical. Es la oportunidad que esperaban tanto los equipos militantes como los militantes aislados para luchar, para cuestionar a la patronal, el gobierno y sus policías ….

Al mismo tiempo, la batalla arrastra a estructuras más "verticales". Las luchas de los químicos en las refinerías, los puertos y muelles con los estibadores, los servicios públicos con los centros de tratamiento de residuos también han permitido mantener viva la movilización entre dos huelgas y / o las manifestaciones nacionales. Todo esto no hubiera sido posible sin el visto bueno o incluso el impulso de la dirección nacional, incluso para sumarse a la nebulosa de las concentraciones de las Nuits debout!. Por el contrario, la actitud especialmente prudente, por no decir otra cosa, de la CGT ferrocarriles, ilustra el margen de maniobra que aun tienen dichas estructuras.

Tras las vacaciones, con los duros ataques del gobierno y el debilitamiento de la movilización, la dirección confederal parece buscar una salida. En primer lugar las declaraciones de Martínez: "No estoy seguro que frenar a quienes nos apoyan sea la mejor imagen que podemos dar de la CGT". En segundo lugar, y más importante, a través de las propuestas presentadas en la reunión con el ministro El Khomri, que tienden a aceptar la lógica del artículo 2 de la Ley del Trabajo y ha subordinarse a la intención del gobierno de reformar el Código de Trabajo. Pero en sentido contrario, el apoyo a la manifestación "estática" del 23 de junio, entre la Bastilla y la Bastilla …

Nuevos desafios

Las dificultades de la CGT no sólo tienen que ver con su preocupación de salvaguardar la credibilidad de un aparato debilitado por el cuestionamiento de sus vínculos con el aparato del Estado. El otro problema es el debilitamiento militante, por la disminución de sus afiliados y la falta de puntos de referencia políticos, incluso reformistas.

El radicalismo demostrado contra de la ley del trabajo, así como el compromiso de la CGT en el campo de la lucha contra la discriminación (de género, raza, orientación sexual) o en contra de la represión antisindical, no debe pasarse por alto ni excusarse como meros cálculos electoralistas o afiliativos. Las consecuencias internas de la orientación adoptada en la movilización por algunas federaciones y muchas estructuras interprofesionales podrían ser significativas.

Más que la lucha por el primer lugar en la carrera por la representación sindical, las cuestiones estratégicas y la construcción de la organización estarán en el corazón de las batallas en los próximos meses.

notas:

[ 1 ] Ver  Une privatisation négociée. La CGT à l'épreuve de la modification du régime des retraites des agents d'EDF-GDF , Adrien Thomas, L'Harmattan Questions contemporaines, 2006..

[ 2 ] Un interesante estudio sobre este tema, aunque centrado en el PCF es Le Communisme désarmé. Le PCF et les classes populaires depuis les années 70, de Julian Mischi, Marseille, Éditions Agone, 2014.

[ 3 ] Fundada en 1945 bajo dirección estalinista, el FSM está presidida por un representante de la corriente sindical del Partido Comunista Griego (KKE). La CGT se desafilió en 1985, pero algunos de sus federaciones se mantuvieron y la química se adhirió de nuevo.


Veterano militante de la extinta LCR francesa, es militante del sindicato siderúrgico de la CGT.

Traducción: G. Buster

EEUU-UE: ¿Adios al TTIP?

Posted: 19 Sep 2016 03:10 AM PDT

Alejandro NadalJean-Luc Mélenchon | SinPermiso | 15/09/2016

¿Francia entierra el TTIP?

Alejandro Nadal

La historia de la liberalización comercial a nivel mundial no es muy larga. Desde la posguerra se sucedieron diferentes rondas de negociaciones multilaterales al amparo de los Acuerdos generales sobre aranceles y comercio (GATT). Pero el momento decisivo vino con la ronda Uruguay, que culminó con los Acuerdos de Marrakech (1994) y el nacimiento de la Organización Mundial de Comercio.

El objetivo del lobby mundial de grandes empresas multinacionales y centros financieros se logró ampliamente en 1995. No sólo se obtuvo la reducción de aranceles y la casi desaparición de las restricciones cuantitativas para todo tipo de productos, sino que también se consiguió ampliar lo que se llamó la agenda de los acuerdos comerciales. En efecto, la cobertura de dichos acuerdos había quedado restringida a lo que fue su tema medular desde 1947: aranceles, cuotas, subsidios y prácticas comerciales desleales. Pero en Marrakech se introducen otros temas en la agenda: inversiones, requisitos de desempeño, propiedad intelectual, compras de gobierno y servicios financieros, entre otros. Junto con la intervención activa del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, la OMC terminó por consolidar los dogmas del Consenso de Washington en la segunda mitad de los años noventa. Se impuso la privatización de todo tipo de servicios públicos (desde la salud y educación) y se restringió la aplicación de políticas para el desarrollo industrial y agrícola.

Hoy la liberalización comercial a escala global es un hecho. Los promedios arancelarios a nivel mundial no son altos y las restricciones cuantitativas no son un obstáculo importante al comercio. Pero como si la tarea estuviera inacabada, Estados Unidos ha promovido dos grandes proyectos de tratados comerciales, el Acuerdo TransPacífico y el Acuerdo TransAtlántico sobre comercio e inversiones (TTIP por sus siglas en inglés). El objetivo de estos tratados ya no es reducir los aranceles y extirpar lo que queda de los sistemas de cuotas. Su finalidad es consolidar y fortalecer los instrumentos que utilizan las grandes corporaciones que dominan el comercio internacional para extender su poder oligopólico.

Obama ha puesto todo su empeño por sacar adelante estos dos acuerdos comerciales, casi como si se tratara de su legado presidencial. Pero la controversia ha rodeado los dos proyectos. De hecho, Francia acaba (el 30 de agosto) de asestar lo que podría ser el golpe terminal en contra del TTIP. Después de apoyar la iniciativa del TTIP desde 2013, el gobierno de François Hollande ha decidido abandonar las negociaciones a partir de este mes. El anuncio lo hizo su secretario de comercio Fekl Matthias y las razones invocadas se vinculan con la intransigencia estadunidense en materia de solución de controversias, energía, salud, servicios públicos y cultura.

Sin embargo, Francia no tiene el poder para detener las negociaciones. La Comisión europea en Bruselas conserva el poder para continuar las pláticas con Estados Unidos todo el tiempo que juzgue necesario. Este es otro ejemplo absurdo de como la soberanía de los países europeos ha sido gravemente comprometida por la arquitectura de la integración en el viejo continente. Todavía en la cumbre de junio pasado los jefes de estado de la Unión Europea ratificaron el mandato de Jean-Claude Junker para proseguir las negociaciones del TTIP. Por eso el anuncio francés no parece haber impresionado demasiado a la comisionada europea sobre comercio, Cecilia Malmström, quien ya ha declarado que las negociaciones continuarían y ha reafirmado la meta irrealista de concluir un acuerdo antes de fin de año.

Pero es un hecho que las negociaciones se encuentran en mal estado. El TTIP tiene mucho apoyo todavía, pero el anuncio de Fekl se hace eco de las declaraciones del vice-canciller alemán, Sigmar Gabriel, en el sentido de que de facto las negociaciones ya han fracasado. Aún si la Comisión europea logra mantener el tren de negociaciones sin descarrilarse, el ritmo tendrá que ser más lento.

Las objeciones que hoy señala el gobierno francés frente al TTIP tienen que ver con la falta de transparencia en las negociaciones, así como con los temas de solución de controversias (en paneles de arbitraje privado), medio ambiente y salud pública. Es posible que el gobierno francés esté endureciendo el tono frente al TTIP por la presión que enfrenta de cara a las elecciones presidenciales de 2017. De cualquier modo, rechazar el TTIP es un paso en la dirección correcta. Pero al mismo tiempo que anuncia la oposición al acuerdo transatlántico, el gobierno francés mantiene su apoyo al Tratado de libre comercio entre Europa y Canadá (CETA, por sus siglas en inglés), firmado en 2013 y que debe ser ratificado por la mayoría de países europeos para entrar en vigor en 2018. La opacidad en las negociaciones, la cláusula de solución de controversias con tribunales privados y las deficiencias en materia ambiental y estándares sociales son también la marca del CETA. Son los mismos defectos del TTIP: ¿por qué no rechazarlo también?

http://www.jornada.unam.mx/2016/09/14/opinion/025a1eco

———

CETA, el tratado caballo de Troya

Jean- Luc Mélenchon

Finalmente, el famoso tratado transatlántico, el TAFTA ¿se firmará o no? Las posiciones del gobierno francés han consistido en una serie de piruetas incoherentes y contradictorias. El lunes, Hollande y Fekl se pronunciaron en contra. El viernes, el ministro de asuntos exteriores Jean-Marc Ayrault, dijo lo contrario y Pierre Moscovici añadió que él estaba a favor. Sin embargo, durante esta tormenta, otro proyecto de gran mercado transatlántico está en marcha. Es el CETA (Acuerdo económico y comercial global) o, por ejemplo en francés: Acuerdo Económico y Comercial Global (CETA). Se trata de un gran acuerdo comercial negociado entre Canadá y la Unión Europea. ¿Sabía que esta negociación se inició en 2009? En estos siete años, ¿qué altos funcionarios han hablado públicamente de él?

Los pronunciamientos con respecto a CETA permiten evaluar seriamente el grado de hipocresía de aquellos que dicen oponerse a TAFTA. Porque cuando algunos líderes europeos fingen estar preocupados por el estado de las negociaciones con los EE.UU. en el marco del TAFTA, es para alabar a CETA. Es lo que ha hecho Sigmar Gabriel, ministro de economía alemán para condenar TAFTA. Sin embargo, CETA es una réplica exacta de TAFTA. Su objetivo es reducir las barreras no arancelarias al comercio entre la UE y Canadá. Y eso incluye todo lo que rechazamos de TAFTA. Porque incluye todas las consecuencias que condenamos: la flexibilización de las normas ambientales con la importación de aceites de esquisto, la negativa a reconocer la Indicación Geográfica Protegida (IGP) europea. Sólo se reconocen ¡el 10% de los IGP europeos!. Todo lo demás podrá ser imitado con la misma marca legalmente.

Parece que la CETA sirve como pruebas de choque del TTIP. Por otra parte, el proyecto tuvo que ser rediseñado en secreto a la carrera en vista de la oposición. En los aspectos relacionados con la protección de las inversiones. Los famosos tribunales de arbitraje que se habían previsto inicialmente, exactamente como en TAFTA, han sido sustituidas recientemente. Esta vez, se trata de crear un "Tribunal de la inversión" (ICS). Pero más allá del vocabulario, el mecanismo sigue siendo el mismo.

Y la misma tendencia gobierna el procedimiento de ratificación. Después de ser considerado legalmente como un acuerdo "no-mixto" por la Comisión Europea, es decir, sólo de la competencia de la UE, Juncker finalmente le concedió la condición de "acuerdo mixto". No se puede demostrar mejor que la interpretación de los textos es más política que jurídica. Ese estado "mixto" requiere la ratificación de los estados-miembros, con la consulta de los parlamentos nacionales o referendos. Pero Junker dice que las partes del acuerdo considerados por él "no mixtos" pueden implementarse sin esperar la decisión de los parlamentos nacionales … increíble pero cierto. En resumen, de acuerdo con Junker, tendremos CETA, pase lo que pase, sea cual sea la oposición. Esta es la "Europa que nos protege."

http://melenchon.fr/2016/09/13/ceta-le-traite-cheval-de-troie/


Economista. Miembro del Consejo Editorial de Sin Permiso.
Co-portavoz del Partido de la Izquierda. Candidato a la presidencia de la República francesa.
Fuente:Traducción: Enrique García

Porque Dios lo quiere…

Posted: 19 Sep 2016 02:40 AM PDT

En 'Los internados del miedo', Montse Armengou y Ricard Belis documentan malos tratos sobre niñas y niños.

María José Esteso Poves | Diagonal | 19/09/16

Abusos sexuales a niñas y niños, maltratos psicológicos y físicos, experimentos médicos y explotación laboral. Eso fue lo que sufrieron muchas niñas y niños en el franquismo y entrada la democracia. De forma exhaustiva, con decenas de testimonios, Los internados del miedo (Now Books, 2016) de Montse Armengou y Ricard Belis, documenta esta realidad silenciada.

En la postguerra, niñas y niños pasaron por una dictadura que marcó a sus familias a sangre y fuego. Pero también por la represión del régimen ejercida por muchos curas y monjas.

Con total impunidad, con el argumento de que "Dios lo quiere y si dices algo, tu familia va a sufrir cosas malas", como le dijo un sacerdote a Dolores Zamorano, una de las protagonistas de Los internados del miedo, se cometieron crímenes de lesa humanidad contra los más indefensos. Así lo documenta el relato de Dolores y demás víctimas en este libro.

"Nada más llegar nos separaron en filas […]. Empezaron a llamarnos y a raparnos el pelo: '¡Qué asco estas piojosas! ¡Piojosas asquerosas, muertas de hambre!'", revive Dolores Zamorano. Era el año 1956 y tenía nueve años. Ella y su hermana fueron a parar al Preventorio Antituberculosos de Guadarrama, en Madrid. Iban de vacaciones. Entonces, familias con pocos recursos mandaban a sus hijos a estos 'retiros', aunque no tenían ninguna enfermedad, para que salieran de una sociedad gris.

Tras el silencio

En Los internados del miedo se da voz a decenas de personas que sufrieron el adoctri­namiento nacionalcatólico. Pero los afectos al régi­men fueron más allá: practicaron violaciones y torturas contra niños. Muchos eran hijos de madres solteras o separadas a las que se les había quitado la custodia.

Un día,el cura le dijo: "Hoy haremos algo que no puedes contar"

A partir de estos testimonios valientes, tras años de silencio y daño psicológico, Armengou y Belis realizaron el documental Els internats de la por (Los internados del miedo). Ahora el libro pone negro sobre blanco estas terribles historias, aunque el franquismo se arrogaba el cuidado 'exquisito' de los pequeños.

El terror era lo habitual. Dolores recuerda su primer desayuno allí: "Probé la primera cucharada, pero la segunda vomité", entonces la cuidadora le dijo: "Agáchate, marrana, puta, ahora te comerás lo que has vomitado…".

Pero no sólo eso. "Entrábamos a las duchas por grupos. Mientras esperábamos nuestro turno empezamos a oír unos gritos. De repente salió una niña llorando de las duchas con sangre que le corría piernas abajo. Yo en ese momento no entendía nada", continúa Dolores en el libro.

Después lo entendió. El cura del preventorio la llamó varias veces a su despacho. Un día le dijo: "Hoy haremos algo que no puedes contar a nadie", porque "si Dios se enfada contigo nunca volverás a ver a tus padres".

Dolores explica: "El capellán me puso el miembro en la boca hasta que sentí que me empezaba a escurrir una cosa asquerosa". Pero el cura siguió: "Y por detrás también me hizo lo que quiso", completa el relato. Al salir, una cuidadora le dijo que tenía que guardar silencio y curó las heridas de la niña con normalidad.

Estas mismas empleadas del preventorio vejaban a las niñas si se hacían pis en la cama, frotaban con ortigas los genitales de las pequeñas. De esto también da cuenta Las desterradas hijas de Eva (Algon, 2012), de Consuelo del Cid, interna en ese preventorio, que recopiló muchos testimonios que Armengou y Belis amplían.

Ni el Estado ni la Iglesia han pedido perdón por los crímenes del franquismo. Tampoco a los niños de entonces. "Son los olvidados de los olvidados2, afirman los autores del libro.

En Los internados del miedo traspasan también los muros de Hogares Mundet, en Catalunya, reconocidos como 'una gran institución' donde algunos Salesianos practicaban el sadismo. Varios de estos casos son ahora parte de la Causa Argentina contra los Crímenes del Franquismo.

Lo que sufrieron estas niñas y niños, hoy mujeres y hombres, no fue anecdótico.

El multimillonario Juan Abelló logra beneficios récord con el monopolio del opio en España

Posted: 19 Sep 2016 02:33 AM PDT

Antonio M. Vélez | El Diario | 18/09/2016

Alcaliber, la empresa del grupo Torreal (del multimillonario Juan Abelló Gallo) que tiene el monopolio del cultivo y explotación del opio legal en España, se apuntó el año pasado el mejor ejercicio de su historia por ventas y beneficios.

La compañía registró en el ejercicio 2015 (cerrado el 31 de diciembre) un beneficio neto de 9.291.803 euros, un 26,9% más. Sus ventas crecieron un 11,6%, hasta 60.485.589 euros, según sus cuentas anuales, recientemente depositadas en el Registro Mercantil.

Torreal controla el 60% de Alcaliber y el 40% restante es de la multinacional Sanofi. La empresa tiene por política no hablar con periodistas: se remite al gabinete de prensa de la Agencia Española del Medicamento, que, como es natural, no comenta sus resultados. Se dedica a "la producción de materias primas estupefacientes, mediante el cultivo en España de la adormidera" y su posterior transformación en concentrado de paja de adormidera (CPA), así como a la extracción de sus alcaloides (morfina, codeínas).

Los ejercicios 2015 y 2014 arrojan cifras récord para la empresa, que en diez años ha aumentado exponencialmente su facturación y sus beneficios. Desde 2005, sus ventas se han triplicado y sus ganancias se han multiplicado por treinta. No obstante, conviene analizar con cierta prudencia los datos declarados en sus cuentas: en 2012, El Confidencial publicó que la Agencia Tributaria había sancionado a Alcaliber y otras dos empresas de Abelló con 2 millones de euros por una trama de facturas falsas para defraudar a Hacienda).

La compañía, que  ha destinado a dividendos para sus accionistas un 42% de sus ganancias en 2015, 3.974.681 euros, atribuye en sus cuentas el incremento de su cifra de negocio el año pasado al "buen desarrollo de la actividad" y a la entrada en funcionamiento de una nueva línea de extracción a finales de 2014. El 93% de sus ventas corresponden a exportaciones realizadas a 78 clientes repartidos en 33 países. La empresa destaca que "es un referente en la Industria Mundial de Estupefacientes siendo en el ejercicio 2015 el mayor productor mundial de Morfina, con el 27% de la producción global, y el 18% de Tebaína".

Históricos del opio

La familia Abelló está históricamente ligada al negocio del opio. La primera autorización para la fabricación de alcaloides derivados del opio en España se otorgó en 1934 a Fábrica de Productos Químicos y Farmacéuticos Abelló, fundada en 1925 por Juan Abelló Pascual, padre del multimillonario, que en diciembre cumplirá 75 años. La firma de inversiones de Juan Abelló Gallo, Torreal, es uno de los patronos de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD). El representante es Cristian Abelló, primogénito del magnate.

Fundada en 1973, Alcaliber fue la única filial de Antibióticos SA que Abelló y su entonces socio, el exbanquero y presunto blanqueador Mario Conde, conservaron en la operación de venta de esa empresa a la italiana Montedison en 1987. El de Antibióticos fue el primero de una serie de pelotazos cuyo mayor exponente fue la venta, en 2000, de la participación de Abelló en Airtel a Vodafone. El pasado martes, la agencia Bloomberg avanzaba que Torreal ha puesto en venta otra de sus inversiones, su 23% del grupo audiovisual Imagina, que estaría valorado en unos 460 millones.

Los resultados de 2015 pulverizan el récord de beneficios que Alcaliber ya logró en 2014, en un contexto de crecimiento del consumo mundial de opioides (medicamentos que alivian el dolor y se derivan del opio), que se ha triplicado en 20 años. La superficie plantada ha crecido un 62,5% en un año en España, que tras Australia es el segundo productor mundial de adormidera, con 13.000 hectáreas sembradas esta campaña.

Presidida por el propio Juan Abelló, Alcaliber tiene 129 empleados y domicilio en la planta 13 de una de las Torres de Colón de Madrid. Controla, con autorización del Gobierno, toda la cadena de valor del opio, desde la siembra hasta la cosecha y la exportación del producto. La empresa contrata la producción de la amapola a agricultores de las diferentes comunidades autónomas bajo el control del Ministerio de Sanidad.

El cultivo de adormidera en España está regulado a nivel nacional por una ley de 1967. Depende del área de Estupefacientes y Psicótropos de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEPMS) del ministerio, que autoriza anualmente las hectáreas de cultivo de cada campaña, "atendiendo a las recomendaciones de Naciones Unidas en base a la oferta y la demanda de opiáceos", y los permisos para cada parcela.

En los archivos de la AEMPS "sólo existen dos solicitudes de autorización presentadas por otras entidades" diferentes a Alcaliber para la fabricación de derivados del opio o de la paja de adormidera, según fuentes de Sanidad. Ambas fueron denegadas.

Todo apunta a que el ejercicio 2016 será todavía mejor para Alcaliber. En esta campaña, según informó El País en agosto, han sido 536 los agricultores autorizados a cultivar esta planta (frente a los 313 de la anterior) en explotaciones en Andalucía, Castilla-La Mancha, Castilla y León, La Rioja y País Vasco.

Esa es toda la información que el diario obtuvo tras cursar una solicitud a través del Portal de Transparencia. La localización exacta de las plantaciones es secreta y está sometida a la vigilancia de los cuerpos policiales, principalmente la Guardia Civil, que también controla "asentamientos de riesgo (colectivos marginales de consumidores)" y escolta y protege los transportes de la cosecha y de la materia prima ya transformada. Incluso se vigilan unos misteriosos "depósitos acorazados oficiales" sobre los que el Gobierno no da más explicaciones.

La familia Suqué Mateu: los dueños del juego catalán que ya han ganado con BCN World

Posted: 19 Sep 2016 02:12 AM PDT

Oriol Solé Altimira | Catalunyaplural.cat | 18/09/2016

El centro de ocio y juego BCN World será una apuesta segura para los Suqué Mateu, la familia que controla el sector de los casinos en Catalunya. Los tres casinos catalanes de esta familia de la alta burguesía pagarán menos impuestos aunque su Grup Peralada no logre la licencia para un casino del complejo por la que compite contra Hard Rock y Melco. El motivo es que la rebaja fiscal que impusieron los primeros promotores de BCN World no entrará en vigor hasta que el complejo abra sus puertas, pero luego se beneficiarán de la misma todos los casinos del resto de Catalunya.

De lograr la licencia, el Grup Peralada –que se ha aliado con el operador malayo Genting para conseguir un casino en BCN World– reforzaría su dominio del sector del juego catalán. Pero, si pierden, los tres casinos del grupo disfrutarán por igual de la rebaja fiscal al juego que aprobaron CiU y PSC en 2014 con la oposición de ERC: pasarán a tributar al 10%, frente al anterior tipo impositivo aplicable a los casinos de juego del 55%. La fiscalidad es de los pocos capítulos de BCN World que no han cambiado después de la entrada en el Govern de ERC, partido que siempre tuvo suspicacias respecto BCN World durante los ejecutivos de Mas.

Además de apostar por un centro de juego en el nuevo BCN World, los Suqué Mateu controlan tres de los cuatro casinos de Catalunya –el de Barcelona, el de Tarragona y el de Peralada. El otro casino, el de Lloret de Mar, está en manos de la familia Lao. Este último centro de juego, inaugurado el último año del gobierno tripartit, rompió casi 40 años de monopolio de los Suqué Mateu.

El matrimonio en 1957 entre Artur Suqué y Carmen Mateu unió a una de las familias tradicionales de la alta burguesía catalana con otra que formó parte del poder franquista en Catalunya tras la Guerra Civil. La familia Suqué es una notable dinastía del sector textil catalán. Por el lado de la novia, el padre de Carmen Mateu, Miquel Mateu (conocido popularmente como Mateu el dels Ferros), fue el primer alcalde franquista de Barcelona tras la Guerra Civil. Después dirigió la Caixa de Pensions y la patronal Foment del Treball. También fue consejero nacional de la Falange y procurador de las Cortes franquistas.  La relación con el poder de la familia siguió con la llegada de la democracia. Suqué, compañero de pupitre de Jordi Pujol en el Colegio Alemán, logró la concesión de la Generalitat para explotar los cuatro casinos catalanes.

La cercanía de Suqué a Convergència acabó en los tribunales. Suqué estuvo investigado en los años 90 por desviar presuntamente 3.000 millones de pesetas de Casinos, de los cuales 1.000 se habrían dirigido a CDC de forma irregular. El llamado  'caso Casinos' terminó archivado tras una instrucción con fallos "alarmantes", a juicio del propio TSJC.

A día de hoy, el Grup Peralada, además de los casinos en Catalunya, tiene dos en Argentina y otros dos en Uruguay. El grupo, ahora en manos de los hijos del matrimonio Suqué Mateu, tiene un negocio diversificado con empresas hoteleras, de restauración, vitivinícolas y culturales, con el Festival de Peralada como estandarte. Según el ránquing Forbes, la fortuna familiar asciende a los 500 millones de euros.

Recaudación a la baja

"Los casinos pagarán todo el IVA, todo el impuesto de sociedades, pagarán el 10% sobre la actividad del juego y el 1% del total de la inversión se destinará a proyectos socioculturales", defendió el vicepresident y conseller de Economía, Oriol Junqueras, cuando presentó el nuevo BCN World, aunque cuando era el líder de la oposición se mostró "totalmente en contra de rebajar los impuestos al juego". Junqueras también previó doblar la recaudación proveniente del juego pese a la rebaja fiscal.

Con todo, la recaudación del impuesto sobre los casinos ha caído en los últimos años. En 2010, se ingresaron 24,55 millones de euros, mientras que el año pasado se quedaron en 19,04 millones. Hasta junio de este año, la cantidad recaudada ascendía a 8,15 millones.

En conjunto, los tributos sobre el juego –que gravan, además de los casinos, a las máquinas recreativas, los bingos o el juego on-line– aportaron a las arcas de la Generalitat el año pasado 206,35 millones de euros. En 2010 fueron 272,15 millones. La mayor parte de estos ingresos provienen de las máquinas de azar, cuyo impuesto recaudó el año pasado 136,76 millones y 147,18 hace seis años.

Proyecto reducido

El espacio destinado al juego en el nuevo BCN World se ha recortado un 50% hasta 30.000 metros cuadrados y un máximo de dos casinos. El proyecto inicial, impulsado por Veremonte y el empresario del ladrillo Enrique Bañuelos, preveía hasta seis. El techo hotelero ha disminuido  un 29,2% hasta 425.000 metros cuadrados.

Según la previsión del Govern, el complejo heredero de BCN World quedará definido en noviembre y urbanizado en 2019. El plazo para presentar alegaciones al plan urbanístico concluirá este 27 de septiembre. Respeto al PDU aprobado inicialmente en 2015, se ha reducido en un 25,5% el techo máximo, pasando de un millón de metros cuadrados a 745.000.

El cambio de contrata del 'búnker' de Banco Santander destapa las condiciones de precariedad de la plantilla

Posted: 19 Sep 2016 02:06 AM PDT

El 'búnker' almacena y garantiza la transacción de todas las operaciones bancarias del Santander. | JAVO DÍAZ
El 'búnker' almacena y garantiza la transacción de todas las operaciones bancarias del Santander. | JAVO DÍAZ

Rubén Vivar | El Diario | 18/09/2016

Los dos Centros de Procesos de Datos (CPD) que el Banco Santander tiene en Madrid y Cantabria pasarán a estar gestionados a partir del próximo mes de noviembre por el gigante Indra. La multinacional española, participada por el Estado en un 20%, sustituirá a Cibernos Outosourcing después de que su vinculación contractual con la entidad bancaria haya llegado a su fin.

Este cambio en la gestión ha provocado un gran revuelo entre las 111 personas que trabajan en ambos centros (83 en Cantabria y 28 en Madrid) debido a que el nuevo contrato no obliga a Indra a subrogar al personal. Ello propició que Cibernos iniciara a finales de verano la tramitación de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) con el objetivo de despedir al 80% de la plantilla.

Finalmente, tras la denuncia hecha pública por el sindicato CCOO a través de un comunicado, Indra se ha comprometido en  una asamblea celebrada este jueves en el CPD de Cantabria a mantener todos los puestos de trabajo.

Pese a ello, la preocupación de los empleados sigue latente. Según cuentan a eldiario.es, las condiciones de trabajo que han tenido que soportar con Cibernos han sido "más que precarias" y la información que les llega sobre otros centros gestionados por Indra no son muy halagüeñas.

"Lo que hemos pasado ha sido terrible", afirma el presidente del comité de empresa, José Luis Cobo. Hasta ahora los trabajadores han optado por guardar silencio debido a las "presiones" que han sufrido por parte de los jefes de Cibernos. Sin embargo, la tramitación de este ERE, que finalmente ha sido paralizado, ha sido la gota que ha colmado el vaso.

Varios empleados y antiguos trabajadores cuentan a este diario que han tenido que soportar "amenazas", "faltas de respeto", "actitudes despóticas" y "tratos inadmisibles" por parte de sus superiores prácticamente desde que el 'búnker' del Banco Santander -conocido así por guardar su información a varios metros bajo tierra en una instalación a prueba de terremotos- iniciara su actividad en diciembre de 2011 en la localidad cántabra de Medio Cudeyo.

"Todo lo que te cuentan es verdad", confirma Cobo al otro lado del teléfono. El presidente del comité de empresa explica que la situación laboral está viciada desde el prinicipio porque "entras a trabajar a través de una subcontrata, y desde esa distancia que tienen con el banco se permiten cualquier tipo de libertad".

"Uno de los principales problemas que tenemos , prosigue, es que la actividad del CPD es 24 horas al día 365 días al año; trabajamos igual festivos, que noches, que fines de semana, y no hay ninguna diferencia con un martes por la mañana". "Se nos aplica el convenio de una consultoría y todo esto no está contemplado. No hay reducción horaria, descanso, ni retribución especial bien en tiempo libre u horas extra. La única festividad que se reconoce son Navidad y Año Nuevo. Ninguna más", añade.

Incluidos los extra por nocturnidad y festivos, el sueldo medio de un empleado del 'búnker' es de 15.000 euros, y la plantilla está compuesta en su mayoría por técnicos. Las últimas seis incorporaciones que se realizaron fueron por 12.000 euros, "una cantidad, si se me permite, ridícula para gente que trabaja a turnos, con horarios y calendarios que están hechos a mano y que contemplan días de trabajo por encima de convenio y de Estatuto".

En esta línea, señala que el calendario es "artesanal", se entrega mensualmente pocos días antes de comenzar el mes y contempla tandas de trabajo superiores "en muchos casos a los siete, ocho y nueve días consecutivos, tras lo cual podemos librar uno o dos días. Esto supone meses sin un solo fin de semana libre". "Organizar una vida fuera del 'bunker' se veía como algo negativo", apostilla Cobo.

Igualmente, el portavoz de los trabajadores apunta que en cinco años no se ha realizado la evaluación de riegos del puesto de trabajo ni se han pasado reconocimientos médicos.

El comité "clandestino" y el servicio de "mierda"

Esa precariedad impulsó la creación de un comité de empresa "casi de forma clandestina". "Una semana después de crear el comité, un jefe fue llamando a una sala uno a uno a cada empleado para pedirle que firmara un documento en blanco para revocar al comité, con la intención de despedirlos, o de lo contrario nos decía que ya sabía de parte de quién estábamos. Varios compañeros bajaron de estas reuniones llorando, reconociendo que había firmado bajo amenazas y coacción", relata uno de los afectados.

Después de "salvar la caza de brujas", el comité intentó negociar con recursos humanos de Cibernos tanto en Cantabria como en Madrid pero "se nos dejó claro desde el primer momento que no se nos iba a dar nada, que prestábamos un servicio de mierda (literal) y que por tanto teníamos unas condiciones de mierda".

"En cuanto a alguien no le gustaba este panorama o se le ocurría la 'locura' de pedir que se cumpliese la ley o se revisasen nuestras condiciones, porque ni siquiera este convenio se estaba respetando íntegramente, iba a la calle", lamenta el presidente del comité.

Ante este escenario, los trabajadores decidieron poner en marcha una demanda de cesión ilegal, denunciando las condiciones del contrato entre Cibernos y Produban -sociedad contratante cuya propiedad es del cien por cien del Banco Santander y que se encarga de la gestión de los servicios informáticos-. Tras largos meses de reuniones, la plantilla aceptó por mayoría retirar la denuncia a cambio de una serie de concesiones, principalmente dirigidas a reglar y regularizar la ordenación de los turnos y las horas máximas anuales.

Pero el calvario no terminó ahí porque tan solo un mes después de firmar ese acuerdo, Cibernos, "a petición de Produban", comunicó su intención de acometer un traslado colectivo forzoso a Madrid, comunidad desde la cual se había trasladado el servicio casi cuatro años antes. Después de varios intentos, se llegó a un acuerdo, si bien no se ha hecho efectivo a la espera de que Indra se haga con las riendas del servicio.

Imagen exterior del Centro de Proceso de Datos del Banco Santander en Medio Cudeyo. | JAVO DÍAZ
Imagen exterior del Centro de Proceso de Datos del Banco Santander en Medio Cudeyo. | JAVO DÍAZ

"Hemos pasado el desierto y no queremos volver"

Preguntado si cree que estas declaraciones, entre las cuales también se incluyen personas que han preferido guardar el anonimato, puedan perjudicarle, Cobo responde: "Recordar el pasado, saber de dónde venimos y por lo que hemos pasado, entiendo que servirá para evitar volver a repetir estos errores en el futuro con la nueva empresa que venga. Hemos pasado el desierto y ya no tenemos intención de volver a pasar por ahí", sentencia.

El presidente del comité de empresa también lamenta que Produban no haya querido nunca implicarse. "Si tuviéramos una línea de comunicación más directa con ellos se podrían solucionar muchísimas historias, pero se escudan en que la responsabilidad es de la empresa", lamenta.

Por último, otro de los trabajañadores añade: "Durante todos estos procesos siempre nos han dicho que no hiciéramos ruido porque si salía en prensa iba a ser mucho peor; el banco se lo iba a tomar a mal e iba a haber despidos por todas partes".

Produban y Cibernos se pasan la pelota

eldiario.es se ha puesto en contacto con el Banco Santander y desde su gabinete de comunicación recuerdan que el personal del CPD está subcontratado y por ello, nos invitan a hablar con Cibernos, que "es quien establece las condiciones de trabajo". "Nosotros no podemos aportar mucho", concluyen.

Por su parte, desde Cibernos destacan que las condiciones laborales "están totalmente ajustadas a la legalidad" y subrayan que "las tarifas de nuestra gente, estando con nosotros, están muy por encima de lo que hay en el mercado". "La propia Indra marca una franja salarial más baja", aseguran.

Además, sostienen que "las condiciones de salario también se fijan por lo que te paga el cliente". "Nosotros como empresa tenemos que tener unos márgenes y una rentabilidad. Si el cliente paga uno, no puedes tener a los trabajadores ganando dos. Es de sentido común".

Ayuda pública

El Banco Santander tiene repartidos en el mundo cinco Centros de Procesos de Datos, que almacenan toda la información y garantizan la eficacia de las operaciones bancarias. El de Medio Cudeyo, inaugurado a finales de 2011, es el último construido y se suma a los anteriormente inaugurados en Madrid, Londres, Sao Paulo y Querétaro.

Su inversión alcanzó los 240 millones de euros y contó con la participación del Gobierno de Cantabria a través de la empresa pública Sodercan, la cual aportó 5 millones de euros ligados a que el centro mantuviera 250 puestos de trabajo, según ha informado El Faradio.

El Banco Santander tiene cinco CPDs en el mundo, el último inaugurado en 2011 en Medio Cudeyo. | JAVO DÍAZ
El Santander tiene cinco CPDs en el mundo, el último inaugurado en 2011 en Medio Cudeyo. | JAVO DÍAZ
You are subscribed to email updates from Iniciativa Debate.
To stop receiving these emails, you may unsubscribe now.
Email delivery powered by Google
Google Inc., 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View, CA 94043, United States

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada