miércoles, 21 de septiembre de 2016

Fwd: [Nueva entrada] Aquellos felices días del #BipartidismoPerfecto





Medios CC/CL publicó:" Rosa María Artal | El Diario | 20/09/2016 Si algo ha demostrado el largo tiempo sin formar nuevo gobierno en España ha sido la descomposición de la política hegemónica en las últimas décadas. Como esos enfermos que van tirando por"

Entrada nueva en Iniciativa Debate

Aquellos felices días del #BipartidismoPerfecto

by Medios CC/CL

Los años dorados del bipartidismo

Figuras de los años dorados del bipartidismo.

Rosa María Artal | El Diario | 20/09/2016

Si algo ha demostrado el largo tiempo sin formar nuevo gobierno en España ha sido la descomposición de la política hegemónica en las últimas décadas. Como esos enfermos que van tirando por inercia y un día se derrumban, los principales partidos españoles hasta ahora están quedando con sus averías al descubierto. Los estamos viendo desintegrarse mientras su prensa de apoyo –que tanto calló– lucha por mantenerlos en pie, creando opinión favorable a la época en la que, supuestamente, las gallinas ponían huevos de oro. Idílicos tiempos aquellos del "bipartidismo perfecto" –como llega a calificarlo El País en un artículo este martes–. Y de repente, surgiendo de la nada, las fuerzas oscuras del Mal hicieron brotar la indignación en gran parte de la ciudadanía por un sistema que consideraban injusto. No, muchos abrieron los ojos y vieron por sí mismos.

Es su Sistema el que se hunde. La crisis financiera internacional que provocó el capitalismo por sus errores y abusos se está saldando de una forma muy similar al crack del 29. El fascismo con diferentes matices –llámenle si quieren ultraderecha xenófoba y racista y plagada de agravantes– prende ya en numerosos países de Europa. Imaginen un mundo con Trump en EEUU y Marine Le Pen en Francia secundada por toda esa plaga que se sienta ya en Parlamentos y gobierna en algunos países como Hungría y Polonia. La prensa convencional se preocupa más de otros intereses que, según está evidenciando, no son los de la mayoría social.

El "bipartidismo perfecto" que añoran tenía por cierto unos partidos nacionalistas con voz y voto a compartir hemiciclo. Menos mal que todo se solucionaba hablando su idioma en la intimidad. Una perfección, por tanto, con ciertos apéndices. Y con enormes disfunciones. ¿Se han preguntado cómo es posible que creciera de tal forma la corrupción en España sin que el periodismo estuviera atento a su labor de vigilancia del poder? O cómo en servicios del Estado del Bienestar o sueldos siempre se nos colocaba "a la cola de Europa"… "junto a Grecia y Portugal". Con los recortes practicados por el PP el panorama no ha mejorado precisamente. Hemos de recordar que el "bipartidismo perfecto" cambió la Constitución para primar sobre cualquier necesidad de los ciudadanos, el pago de la deuda –esa que crece y crece ahora como nunca–. El texto fija "prioridad absoluta".

En funciones, aunque gobernando, el PP se desintegra por la corrupción que le corroe y por las luchas de poder en su seno que no trascienden tanto como las de otros partidos, dado que son aún los dueños de la caja fuerte. Lo estamos viendo deshacerse a jirones y todo sigue igual. Allí tenemos a sus valedores oficiales y oficiosos apoyando su continuidad. Y paseando a sus baluartes como esa joya que presidía Lehman Brothers en España y Portugal cuando su empresa detonó la carga que demolió las altas torres, De Guindos. Sin complejos. Todos metiendo miedo: paralización, bochorno, ridículo, estupor, ruina. Lo que alarma o debería alarmar es sostener un gobierno como el del actual PP. Es obsceno; si se piensa, hasta punible. Las imputaciones del ERE andaluz llegaron oportunas para avalar la tesis oficial de que entre iguales hay que lamerse las heridas. Y a espaldas de la gente.

Los cuchillos vuelan ya por la otra pata del bipartidismo. El PSOE vive un "clima asfixiante", en palabras de Rubalcaba. Los "críticos" –como son llamados eufemísticamente–, quieren cortar cualquier pacto con Unidos Podemos, como ya hicieron en diciembre, y empieza a exasperarles la insistencia de Pedro Sánchez con el 'No' al PP. Viejas glorias demasiado aposentadas, varias baronías con Susana Díaz o Fernández Vara en cabeza, y agraviados por el secretario general que no son pocos ni menores, prefieren pasar a la oposición.  Se trata de derribar a Pedro Sánchez y dejar gobernar a Rajoy –o si acaso otro parecido que tranquilice a la galería– para ver si retorna al "bipartidismo perfecto". La derecha, con una pátina más presentable, y el "socialismo moderno".

La cruzada lleva mucho tiempo ya en marcha. Un profesor "de liderazgo" que opera en Francia y Singapur según paréntesis, explicaba, hace poco otra vez, la antigualla que representa no ser socioliberal. "Para sobrevivir, los partidos de centroizquierda están luchando con la izquierda por conquistar el voto de protesta, emocional y desinformado sobre la globalización, un voto anclado en el pasado y al margen de los retos del futuro", repetía el firmante. Tan informado él, que desde que los socialistas franceses siguen con entusiasmo estos mandatos han logrado que sus principales cabezas, François Hollande y Manuel Valls, estén bajo mínimos. Emmanuel Macron, su ministro de Economía, les supera ampliamente en intención de voto. Y lo que es mucho peor: la batalla electoral por la Presidencia de la República está a día de hoy entre la derecha de Sarkozy cada vez más radicalizada y la ultraderecha de Marine Le Pen. Y esto sí que debe preocuparnos y muy hondamente por el futuro que se dibuja.

El decepcionante gobierno de Hollande –que tantas esperanzas despertó– no es ajeno a esta tragedia. Manuel Valls avisó al poco tiempo de acceder a la jefatura del gobierno en una memorable entrevista: "La izquierda puede morir si no se reinventa y renuncia al progreso" y aludía a la "falta de coraje" para hacer reformas profundas. La laboral, por ejemplo, calcada –en suave– de Rajoy que impuso por decreto. Cuajada de protestas, apenas difundidas por la prensa española, ha sido el colofón de un persistente fracaso. Un poco más de progreso de este cariz y regresamos al feudalismo.

La socialdemocracia alemana, por su parte, acaba de perder 7 puntos en Berlín, aunque conserva la Alcaldía por la debacle del partido de Merkel. Paradójico que a la adalid de la austeridad europea le pase factura no ser tan despiadada como la ultraderecha que le pisa los talones. Hablar de ascenso de derecha extrema en Alemania es cruzar una barrera muy preocupante, es abrir la Caja de Pandora. Y no parece que el SPD sea capaz de frenarla. Crece Die Linke, los postcomunistas.

El único partido socialista que goza de una notable aceptación popular es el portugués. En el gobierno, coaligado a comunistas y el Bloque de Izquierdas, mantiene un 53% de apoyo. Pese al acoso de la UE neoliberal. Se conoce que funciona mejor ser de izquierdas aun siendo menos "moderno".

Pedro Sánchez se dice en la línea de Valls y éste en la de Blair.  Y fue a Lisboa a ver cómo se había formado el gobierno progresista. Le echa coraje, siquiera por supervivencia. Es decisivo para la formación de gobierno. Las elecciones del domingo en Galicia y País Vasco marcarán tendencias.

El  bipartidismo que añoran las élites es el que contiene un PSOE socioliberal. Apuntalado por Ciudadanos y un Albert Rivera que hace cuanto haga falta –hasta sucesivos harakiris– "por el bien de España", la de los que mandan hasta ahora para entendernos. Unidos Podemos parece seguir un tanto tocado por un resultado electoral que no esperaba. O por el futuro escrito. Ése que diseñan mucho más allá de todos nosotros que no somos su prioridad. También tiene discrepancias internas, las expone en público y son aireadas mucho más. Es lo que hay y con ello hay que bregar.

El bipartidismo era y es perfecto. El mensaje cala en sectores amplios de la ciudadanía demasiado perezosos para prestar atención  más allá de titulares de voz o escritos. En los adictos al "me gusta" antes de al "reflexiono". Lo dañaron los mismos que pretenden seguir manteniéndolo vivo a cualquier precio, hasta sujeto a cables y tubos. La plaga ultraderechista se extiende por Occidente, entretanto, causando mucha menor preocupación.

La gravedad del momento exigiría medidas sensatas. Ver qué y quiénes quedan medianamente sanos en decencia y eficacia –que los hay– para formar gobierno. Uno que tenga como meta tomar decisiones drásticas que palíen los daños producidos por el nefasto mandato de Rajoy y, en general, por el "bipartidismo perfecto" de élites y aprovechados. Porca miseria, con lo felices que eran.

Medios CC/CL | septiembre 21, 2016 a las 8:32 am | URL: http://wp.me/p7g2LR-lyq

Comentario    Ver todos los comentarios

/



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada