sábado, 15 de octubre de 2016

Fwd: [Nueva entrada] El reciclaje de nuestras conciencias




Medios CC/CL publicó:"Cuando se le pregunta a alguien si le interesa el medio ambiente, si está preocupado por los problemas que afectan al entorno natural, normalmente la respuesta es sí, y en muchas ocasiones va seguida de una frase que ya se ha convertido casi en una coleti"

Entrada nueva en Iniciativa Debate

El reciclaje de nuestras conciencias

by Medios CC/CL

Cuando se le pregunta a alguien si le interesa el medio ambiente, si está preocupado por los problemas que afectan al entorno natural, normalmente la respuesta es sí, y en muchas ocasiones va seguida de una frase que ya se ha convertido casi en una coletilla: "si yo reciclo". Reciclar, ese mantra que se repite por todos los rincones, eslóganes publicitarios de ONGs, del Estado, y de mucha gente de a pie.

reciclar-cc

Daniel G. (CC)

José Luis Vicente Vicente | El Salmón Contracorriente | 22 septiembre 2016

Antes, las campañas publicitarias no versaban solo sobre reciclar, sino que se aludía a las famosas 3R: Reducir, Reutilizar y Reciclar (por este orden). Así pues, reciclar es la última de las alternativas. Pero, misteriosamente, las dos primeras "R" han desaparecido, y ahora únicamente se habla de reciclar.

Reflexionando sobre cómo hace sentir a la gente el hecho de reciclar, se me ocurrió hace unos días un símil que me parece bastante acertado. Reciclar nos produce esa misma sensación de tranquilidad de conciencia que a los católicos confesarse ante un sacerdote. Da igual si cometes muchos y graves pecados porque éstos son perdonados tras confesarte (previo rezo de algunos Avemarías y Padrenuestros). Del mismo modo, da igual si estás todo el día de compras, si viajas en coche en vez de usar el transporte público, si tu casa en invierno parece un horno o un congelador en verano. Todo eso da igual porque tú reciclas y, por tanto, estás comprometido/a con el medio ambiente. Tu conciencia está tranquila.

Según datos de Ecoembes, en 2015 se reciclaron el 75% de los envases de plásticos, latas, briks y los envases de papel y cartón. ¿Dónde está el problema? Además de que hay un 25% de envases que no se reciclan y que el proceso de recuperación obviamente no es del 100%, el problema radica en que cada vez consumimos más. Es decir, que aunque se reciclase el 100% de los envases con un 100% de eficiencia en el proceso de recuperación aún se necesitaría producir nuevos envases para cubrir la demanda.

Y este es un ejemplo más o menos eficaz. Hay otros ejemplos en los que la situación es peor. Es el caso de los Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEEs). Pongamos un ejemplo. El teléfono móvil. Mucha gente cambia de teléfono móvil cada muy poco tiempo (6 meses, un año). Pero sus dueños normalmente no se preocupan, porque han devuelto el móvil a la tienda y "la compañía se hace cargo". Esos teléfonos muy probablemente acabarán en gigantescos vertederos en algún país de Asia o África golpeados por niños y mujeres para sacar de ellos las partes que todavía son aprovechables mientras están en contacto con compuestos que son dañinos para su salud. Y todo ello sin tener en cuenta que la inmensa mayoría de los aparatos electrónicos llevan materiales de sangre, como el coltán o el oro, procedentes en su mayoría de África. Pero todo ello da igual, porque reciclamos o, mejor dicho, soltamos el móvil en algún lugar y nos creemos que se recicla.

En el supuesto caso de que los aparatos electrónicos se reciclasen, volvemos al mismo problema de los envases. De hecho, desde el año 2006, en España hay más líneas de teléfono móvil que habitantes. En la actualidad, hay más de 50 millones de líneas de teléfono móvil. Si tenemos en cuenta que un ciudadano español tarda de media unos 15 meses en cambiar de móvil podéis haceros una imagen de los millones de residuos que generamos. Pero nuevamente nuestra conciencia está tranquila porque "reciclamos".

Estamos bombardeados por campañas con eslóganes que nos incitan a reciclar. Sin embargo, ¿cuántas campañas hay para reducir el consumo? ¿Cuántas campañas nos incitan a reutilizar? A partir del estallido de la crisis económica en 2007 muchas personas han empezado a reutilizar, ir a talleres de costura, aparecen con fuerza las tiendas de segunda mano, etc. Aunque solo sea por necesidad, y no por una preocupación ambiental, la gente ha empezado a reutilizar y reducir, sin que ninguna campaña de ninguna ONG o del Gobierno incite a ello.

Pero…las grandes empresas se han dado cuenta, sí. Y hay una gran superficie comercial que es experta en incitar al consumo. Su palabra mágica, "estrenar". Puedes estrenar otoño, juventud, toalla y hogar,blanco y negro, fragancias… Pero la joya de la corona es este spot.

En el vídeo el eslogan completo es: "A todos nos gusta ir de compras. Y mirar. Y buscar. Y sorprendernos. Pero lo que más nos gusta es disfrutar de algo por primera vez. Lo que más nos gusta es estrenar". Y lo peor no es solo eso, es que en su informe de Responsabilidad Social Empresarial de 2015 se puede leer el siguiente párrafo:

"Estamos comprometidos con el desarrollo sostenible a través de nuestra participación en foros e iniciativas empresariales de RSE como el Pacto Mundial, BSCI (Business Social Compliance Iniciative), Consumer Goods Forum o más recientemente Forética (desde marzo de 2016). De este modo, adoptamos compromisos conjuntos con la industria y aunamos esfuerzos. De hecho, en la última reunión internacional del Consumer Goods Forum que reúne a fabricantes y minoristas, El Corte Inglés participó explicando su estrategia contra el cambio climático y de lucha contra el desperdicio alimentario".

¿Alguien puede explicarme cómo se puede luchar contra el cambio climático y el desperdicio alimentario a la vez que se incita a consumir? Se trata nuevamente de lavar las conciencias de trabajadores y consumidores: "Sí, mi empresa está incitando al consumo, pero está adherida al Pacto Mundial (sin saber lo que es eso)", o "en la ropa que compro aparece una etiqueta de compromiso social".

La mitigación del cambio climático, el agotamiento de recursos, la contaminación, el hambre, la pobreza…la solución pasa por una reducción drástica en el consumo en los países llamados del Primer Mundo. Sí o sí. Por mucha ciencia, reciclaje o smart cities que desarrollemos esto solo será un lavado de conciencia si no reducimos al mismo tiempo nuestro consumo. Reducir el consumo reutilizando lo que ya tenemos debe ser el eje vertebral que articule el resto de medidas destinadas a paliar la crisis socioambiental que vivimos.

Para ello, el los gobiernos deben legislar en favor de una reducción drástica e inmediata del consumo, trasladando esta idea al mismo tiempo al consumidor. Porque, al fin y al cabo, un mayor consumo no nos hace más felices (por mucho que reciclemos), al contrario, nos genera cada vez una mayor insatisfacción. Precisamente eso es lo que busca el sistema capitalista, nuestra insatisfacción. Tal y como leí hace un tiempo, "la felicidad no es rentable porque la gente feliz no consume".


Entrevista a Albert Cañigueral sobre economía colaborativa

"El consumo hay que entenderlo como un acto de acceso y no de compra y posesión"

entrevista

Por Yago Álvarez

Albert Cañigueral es el autor del blog Consumo Colaborativo y del libro "Vivir mejor con menos". Desde que creó el blog, este ingeniero de profesión, se ha convertido en un referente dentro de la economía colaborativa (EC) y se dedica a promover los valores de esta nueva forma de consumir y producir.   más +

Medios CC/CL | septiembre 22, 2016 a las 5:09 pm | URL: http://wp.me/p7g2LR-lzr
Comentario    Ver todos los comentarios

Cancelar la suscripción para no recibir entradas de Iniciativa Debate.
Modifica los ajustes de tu correo electrónico en Administrar suscripciones.

¿Tienes problemas haciendo clic? Copia y pega esta URL en tu navegador:
http://iniciativadebate.org/2016/09/22/el-reciclaje-de-nuestras-conciencias/



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada