domingo, 30 de octubre de 2016

Fwd: [Nueva entrada] Por las buenas no va a funcionar. Democracia o servidumbre





Paco Bello publicó:"Están enfermos y son obsesivos. Su vida solo tiene un objetivo y es al que dedican todo su tiempo y esfuerzo. Controlan la educación, los medios de comunicación, el Código Penal y la justicia que debe aplicarlo. Y entre unas cosas y otras su ubicuo brazo "

Entrada nueva en Iniciativa Debate

Por las buenas no va a funcionar. Democracia o servidumbre

by Paco Bello

Están enfermos y son obsesivos. Su vida solo tiene un objetivo y es al que dedican todo su tiempo y esfuerzo. Controlan la educación, los medios de comunicación, el Código Penal y la justicia que debe aplicarlo. Y entre unas cosas y otras su ubicuo brazo político tiene el apoyo de 17 millones de votantes con síndrome de Estocolmo. A nadie se le debe escapar que contra estos monstruos el enfrentamiento nunca se dará en igualdad de condiciones, y que nunca ganaremos jugando con su baraja: con sus cartas marcadas. El régimen tiene las herramientas necesarias para mantener el statu quo de señores y siervos... si el pueblo otorga.

Las clases subalternas pierden día a día poder adquisitivo mientras soportan en un porcentaje cercano a la totalidad la financiación del Estado por medio de una presión fiscal absolutamente regresiva. En un mundo que cada día produce más bienes básicos y de consumo con menor intervención de la mano de obra humana se da la fraudulenta consecuencia de que no hay presupuesto para protección social y prestaciones (incluyendo a las pensiones). En medio de lo que han denominado una crisis global se han disparado por trasvase los beneficios de las grandes empresas y una desigualdad que no parece tener límite. Hemos perdido derechos civiles y laborales a pasos agigantados, y en uno de los países con menor delincuencia común del mundo ya se hace imposible seguir la cuenta de las veces que se ha endurecido el Código Penal desde 1983, aunque sí se sabe que la peor parte se concentra en los últimos ocho años con el colofón de la Ley Mordaza. Se externalizan, encarecen y deterioran muchos de los servicios públicos que dábamos por eficientes y afianzados. Mientras a conciencia nos endeudan muy por encima de nuestras posibilidades se reduce año a año el presupuesto dedicado a la vertiente pública de Sanidad y Educación, y se malvende la poca participación del Estado en las empresas que hoy dominan los sectores estratégicos de la economía, y al mismo tiempo las familias soportan el coste de una de las energías más caras del mundo en uno de los países con peores salarios de la OCDE. Seguimos sin una banca pública que pudiera actuar simplemente como advertencia para frenar la codicia del cada día más voraz, despiadado e irracional sector financiero. A esas colas de los comedores sociales que parece que no existan se han unido personas con trabajo. Y de democracia mejor no hablemos cuando, en una partitocracia y más allá de lo evidente, hasta los principales representantes de un partido que se dice socialista se atreven a manifestar públicamente que el PSOE no tiene cultura plebiscitaria. ¿Qué más se podría añadir? Suma y sigue.

Las ILP de este país son papel mojado, la población no tiene acceso alguno a la participación en las decisiones del Estado. Lo más que tenemos permitido es decidir en quién delegamos para que tome las decisiones por el pueblo sin consultar al pueblo y sin tener que cumplir el programa por el que fue elegido. Como relatara el siempre presente Galeano, solo podemos elegir la salsa con la que seremos cocinados. Pero es que incluso la oposición parlamentaria tampoco cumple otro papel que el testimonial, pues su capacidad legislativa, incluso siendo mayoría en el Congreso, es nula.

Es verdad que no hay ningún paraíso, que todos los países tienen sus propio déficits y defectos propios, pero es absurdo buscar alivio comparativo en ello: hay muy pocos lugares en occidente, si es que existe alguno, con el nivel de corrupción, desigualdad e injusticia de este estercolero llamado España con el que a algunos cínicos se les llena la boca.

Es esta tesitura es sencillo entender que va a ser muy difícil que alguna oposición real, incluso no rupturista, y llámese a ésta Unidos Podemos o cualquier otra cosa, tenga alguna posibilidad de gobierno en un futuro próximo. Ni el más optimista apostaría hoy a que esos partidos del régimen vayan a ver reducido su apoyo a la mitad de votantes, que es justo lo que haría falta para que una formación con voluntad de cambio tuviese alguna posibilidad de decidir. ¿Y qué nos queda entonces?

Nos queda lo mismo que hemos tenido siempre: la presión pública que crea opinión. Hay que tomar las calles con un mensaje, y solo un mensaje, por muchas aristas que tenga para pulir: queremos poder decidir: exigimos democracia y no una representatividad blindada que es un invento de unas élites advenedizas. Como primer paso de nada sirve complicar lo que es sencillo en apariencia. Ningún sistema está legitimado si puede obrar sin consultar al pueblo. No hay mensaje más transversal que ese. Ni más pacífico, ni más limpio. Y es a partir de él desde donde se abren todas las puertas. Pero cuando parece que ya lo hemos entendido se nos olvida y caemos una y otra vez en la trampa de la confusión para acabar discutiendo de lo accesorio: de con qué salsa nos cocinan.

Habrá que volver a estudiar esta vía. Insistir en ella. Y si de verdad tiene continuidad participar y apoyar en todo lo que se pueda. Es un camino que merece la pena andar. Y por si fuera poco, además no hay otro.

P.S. Al nombrar a los señores y los siervos he recordado, además de a Nietzsche o Schopenhauer y por diferentes motivos, también este tema de Depeche Mode, que por superficial que resulte también bebe de la misma esencia (y la esencia es el vector):

Paco Bello | octubre 29, 2016 a las 7:35 pm | Etiquetas: dominación, Señores y siervos, sistema de partidos | URL: http://wp.me/p7g2LR-mbR
Comentario    Ver todos los comentarios




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada